abandona el terror si deseas devenir en individuo

null

La ado­les­cen­cia es un mo­men­to pro­ble­má­ti­co de la vi­da por si­tuar­se en los in­te­rreg­nos de la exis­ten­cia: ya no se es un ni­ño pe­ro tam­po­co se es com­ple­ta­men­te adul­to; hay una lu­cha pa­ra­dó­ji­ca por in­ten­tar con­for­mar­se en una en­ti­dad equi­li­bra­da en­tre am­bos po­los. Esta lu­cha que, bien que mal, nos acom­pa­ña­rá el res­to de nues­tros días pro­du­ce el te­rror que le es pro­pio al ado­les­cen­te. Porque si el ado­les­cen­te se mues­tra re­bel­de e in­su­mi­so, no es tan­to por un pro­ble­ma hor­mo­nal ‑co­sa, por otra par­te, per­fec­ta­men­te complementaria- tan­to co­mo por el he­cho de sen­tir la ne­ce­si­dad de re­be­lar­se con­tra el mun­do que le es pa­sa­do y el mun­do que aun le es ne­ga­do. El ado­les­cen­te es re­bel­de por­que aun no ha cru­za­do la puer­ta que le lle­ve ha­cia el mun­do adul­to pe­ro la ca­sa de la in­fan­cia ya le es aje­na; es una en­ti­dad en pa­ra­do­ja pa­ra con­si­go mis­mo.

La puer­ta, siem­pre en­ten­di­do co­mo um­bral que une dos tie­rras, se­ría el sím­bo­lo que le es más cer­ca­na al ado­les­cen­te, pro­te­ge en la mis­ma me­di­da que re­clu­ye y man­tie­ne ajeno dos mun­dos di­fe­ren­cia­dos; in­du­ce el cam­bio en­tre la es­fe­ra de lo pú­bli­co y la de la pri­va­do. Ahora bien, los ado­les­cen­tes se en­fren­tan ‑co­mo una y otra vez nos ex­pli­ci­tó los slashers- an­te el te­rror ab­so­lu­ta­men­te ig­no­to en es­ta eta­pa: el des­cu­bri­mien­to de la se­xua­li­dad. Procediendo de la se­xua­li­dad pe­ro sien­do for­ma aje­na de ella por cau­sa de la es­tig­ma­ti­za­ción so­cial que pro­du­ce el mun­do adul­to so­bre la se­xua­li­dad in­fan­til cuan­do el ado­les­cen­te de­vie­ne en en­ti­dad se­xual se en­cuen­tra que, sus pul­sio­nes, las sien­te co­mo he­cho inapro­pia­do; es in­ca­paz de aban­do­nar el mun­do de la in­fan­cia, es­tig­ma­ti­za­do por el adul­to, por la vi­sión de­pre­da­to­ria del se­xo que le ha si­do im­pues­ta. Esto ex­pli­ca­ría al­gu­nas des­via­cio­nes se­xua­les fas­ci­nan­tes co­mo, por ejem­plo, la mo­da eró­ti­ca ja­po­ne­sa de la­mer po­mos.

Como mo­da ex­ten­di­da a tra­vés de Tumblr, es­pe­cí­fi­ca­men­te del re­po­si­to­rio de imá­ge­nes de chi­cas la­mien­do po­mos Doork Nob Girl (ドアノブ少女), ha ido ad­qui­rien­do un ca­rác­ter glo­bal ‑aun­que siem­pre den­tro del más es­tric­to underground- co­mo una pe­cu­liar re­pre­sen­ta­ción eró­ti­ca; la pul­sión se­xual es en­fo­ca­da ha­cia un ob­je­to que si­mu­la el ob­je­to desea­do pe­ro so­bre el cual sos­te­ne­mos un con­trol ab­so­lu­to. He ahí el re­sul­ta­do de la in­fan­ti­li­za­ción de la so­cie­dad que pro­du­ce que, an­te el te­rror des­afo­ra­do por el se­xo, se bus­que un mo­do de con­ver­tir esa se­xua­li­dad en un me­ro jue­go de som­bras chi­nas don­de no sea po­si­ble la pro­me­ti­da agre­si­vi­dad im­plí­ci­ta del mis­mo. Sin aban­do­nar el es­pa­cio aco­mo­da­ti­cio de la in­fan­cia ex­pre­san sus pul­sio­nes se­xua­les a tra­vés de un mo­do se­gu­ro a tra­vés del cual no es ne­ce­sa­rio aven­tu­rar­se en el pe­li­gro de la agre­sión; si fil­treas con otro ser hu­mano co­rres el ries­go de su­frir una agre­sión ‑se­xual o sentimental- que sin em­bar­go ja­más se po­drá dar cuan­do el ob­je­to de tu ex­pre­sión es un es­pec­ta­dor ideal ‑ima­gi­na­rio o real- que só­lo ve una re­pre­sen­ta­ción del ac­to sin con­tac­to fí­si­co real. Ante el te­rror de la agre­sión el re­fu­gio in­fan­til pro­po­ne ha­cer del se­xo, mi­to.

Ante es­ta te­si­tu­ra es ob­vio que en una so­cie­dad ex­tre­ma­da­men­te pa­ter­na­lis­ta, in­clu­so has­ta caer en lo pa­to­ló­gi­co, que pre­ten­de crear se­res hu­ma­nos fun­cio­na­les sin los ri­go­res de una edu­ca­ción en los va­lo­res de la reali­dad la in­fan­cia se con­vier­ta en el úl­ti­mo re­duc­to de li­ber­tad; no es só­lo que no pue­den asu­mir el mun­do adulto/real, es que les ha si­do in­cul­ca­do que es un mun­do no só­lo in­jus­to, sino in­clu­so mons­truo­so. Su se­xua­li­dad, al­go ma­lo se­gún la so­cie­dad ya que no co­rres­pon­de con su edad, es fla­ge­la­da y ocul­ta­da tras los ve­los que, cuan­do se des­co­rren, no pue­den ser asu­mi­dos. ¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre en­ce­rrar­se en un cuar­to con­vir­tién­do­se en un hi­ki­ko­mo­ri y la­mer po­mos de puer­ta? Ambas son ex­pre­sio­nes de re­be­lión so­cial só­lo que mien­tras los pri­me­ros es­tán en­fo­ca­dos a to­da la vi­da so­cial en sí los se­gun­dos es una for­ma de neu­tra­li­zar la se­xua­li­dad. No es que quie­ran la­mer po­mos, es que en su men­ta­li­dad no ca­be otra po­si­bi­li­dad que no sea la­mer po­mos; ha­cen de la obli­ga­ción jue­go y del mie­do vir­tud. No abren la puer­ta por­que les han en­se­ña­do que to­dos ahí fue­ra son, po­ten­cial­men­te, agre­so­res.

Un ejem­plo de es­ta ex­pre­sión de la se­xua­li­dad lo en­con­tra­ría­mos en la can­ti­dad de es­ce­nas de puer­tas que en­con­tra­mos en Skins. Continuamente unos van en bús­que­da de otros, lla­man a sus puer­tas o abren sus puer­tas a los otros; ha­cen de su pri­va­ci­dad al­go co­mún ‑en ca­so de que sea un só­lo individuo- o al­go pú­bli­co ‑en ca­so de que sea una fiesta- aun a cos­ta de los ries­gos que co­rren. En pa­ra­le­lo la se­xua­li­dad de los per­so­na­jes co­rre li­bre­men­te co­mo la aper­tu­ra de sus puer­tas: si Sid al prin­ci­pio ne­ce­si­ta en­ce­rrar­se en las fan­ta­sías de un cuar­to pro­pio co­nec­ta­do al mun­do a tra­vés de la mas­tur­ba­ción y el porno co­mo un ac­to ver­gon­zo­so que ca­be es­con­der des­pués, cuan­do abra su se­xua­li­dad al es­pa­cio co­mún, asu­mi­rá la mis­ma con la na­tu­ra­li­dad que le es pro­pia al hom­bre. Aunque no siem­pre sal­ga bien co­mo po­de­mos com­pro­bar en la cuar­ta tem­po­ra­da cuan­do Freddy, en bús­que­da de la re­cu­pe­ra­ción del amor de Effy, aca­ba sus días en las ma­nos del Dr. John Foster. Y, aun­que fi­nal­men­te el mi­to se cum­ple y el de­pre­da­dor se­xual se co­bra una víc­ti­ma, los de­más no de­jan de ac­tuar con na­tu­ra­li­dad; si­guen abrien­do sus puer­tas pa­ra ha­cer fies­tas, pa­ra de­ve­nir so­cia­les y se­xua­les, aun a cos­ta del pe­li­gro sub­ya­cen­te.

¿Y por qué no te­men al mons­truo que ha­bi­ta en el ex­te­rior? Porque ese mons­truo pue­de es­tar tam­bién en el in­te­rior. Cuando el co­mien­zo de la ex­ce­len­te Caramelo Asesino las tres com­pa­ñe­ras pro­ta­go­nis­tas ase­si­nan ac­ci­den­tal­men­te a su ami­ga ‑to­do es­to en mi­tad de un jo­co­so se­cues­tro re­mi­nis­cen­cia de cual­quier slasher- en el día de su cum­plea­ños si­mu­lan una agre­sión se­xual por­que “es­to es lo que más te­men los adul­tos”. La con­for­ma­ción del mi­to del agre­sor se­xual, del mons­truo que se es­con­de tras la puer­ta, es una pro­yec­ción del te­rror adul­to que cris­ta­li­za en la inac­ción ado­les­cen­te; el te­rror del ado­les­cen­te es con­se­cuen­cia del pá­ni­co adul­to. Morir atra­gan­ta­da por un ca­ra­me­lo rom­pe­man­di­bu­las tie­ne la mis­ma cla­ve erótico-infantil que chu­par po­mos: en am­bos ca­sos al­go que es un jue­go pro­pio de la in­fan­cia ‑la­mer ob­je­tos inofensivos- se trans­for­ma en pul­sión se­xual o de muer­te res­pec­ti­va­men­te. Porque el pá­ni­co pro­du­ce ce­gue­ra y nos im­pi­de ver que, aun­que les pon­ga­mos una sa­ba­na por en­ci­ma y se­ña­le­mos a otros, los mons­truos pue­den es­tar en ca­sa o en el ins­ti­tu­to; siem­pre tras los dos la­dos de la puer­ta.

He ahí que la úni­ca so­lu­ción no es ate­rrar­nos por to­dos los as­pec­tos de la so­cie­dad, sino ser cons­cien­tes de ellos y ac­tuar con pre­cau­ción pe­ro ja­más de­jar de atra­ve­sar la puer­ta pa­ra­li­za­dos por el mie­do. La la­bor del ado­les­cen­te es apren­der a acep­tar las he­ri­das fí­si­cas del mis­mo mo­do que las sen­ti­men­ta­les, apren­der a de­fen­der­se y evi­tar aque­llo que pue­da ha­cer­le da­ño co­mo mo­do de so­bre­vi­vir en un mun­do hos­til, pe­ro no mons­truo­so. Vivir siem­pre con la puer­ta ce­rra­da te­me­ro­so de lo que ha­ya más allá pe­ro tam­bién de lo que hay en tu pro­pia ha­bi­ta­ción, de eso que se su­po­ne que es só­lo pro­pio de lo que hay fue­ra, só­lo pro­du­ce los mons­truos que se in­ten­tan evi­tar; es el pri­mer pa­so ha­cia la de­sin­te­gra­ción del in­di­vi­duo. Por eso no te­mas a los mons­truos que se es­con­den de­trás de la puer­ta, ellos no te ha­rán da­ño, só­lo es la re­pre­sen­ta­ción de la vo­lun­tad de una ma­sa que ja­más se­rá cons­cien­te de sus pa­sio­nes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *