Cincuenta y dos relatos #2 — La nariz

Enlarge

52-2

Mikel Álvarez alias Mikelodigas

Incluso en­tre las per­so­nas des­gra­cia­das exis­ten cla­ses. En lo más al­to, aque­llos que ape­nas sí son des­gra­cia­dos, es­tán quie­nes, sea por un gol­pe de suer­te o por un es­fuer­zo no­ta­ble y con­ti­nua­do, tie­nen la po­si­bi­li­dad de es­ca­par de su des­gra­cia; más aba­jo, en­tre los bas­tan­te des­gra­cia­dos, es­tán aque­llos que, só­lo con un gran gol­pe de suer­te y un es­fuer­zo no­ta­ble y con­ti­nua­do, po­drían lle­gar a con­se­guir una vi­da ra­zo­na­ble­men­te bue­na; y ya en el fon­do, en­tre quie­nes por­tan el sino mis­mo de la des­gra­cia, es­ta nues­tro hom­bre: un ejem­plo de per­so­na que no pue­de ha­cer na­da pa­ra evi­tar su mons­truo­sa con­de­na.

Alberto Naisu te­nía una na­riz gran­de. Enorme. Superlativa. Algo más cer­ca de un tu­mor o de un en­te con vi­da au­tó­no­ma que la par­te del cuer­po de una per­so­na ra­zo­na­ble­men­te nor­mal.

Sobresaliendo va­rios pal­mos del ros­tro, ca­yen­do por de­ba­jo de su bar­bi­lla, su vi­da se ha­bía vis­to trun­ca­da des­de su na­ci­mien­to a cau­sa de aquel des­pro­por­cio­na­do tro­zo de car­tí­la­go. No po­día dor­mir más que mi­ran­do el te­cho por la mis­ma ra­zón que no po­día be­ber na­da sin pa­ji­ta o ce­rrar cual­quier puer­ta sin ase­gu­rar­se pri­me­ro de es­tar al me­nos a un me­tro del por­tal: por­que su na­riz siem­pre es­ta­ba en me­dio.

A pe­sar de to­do, Naisu no po­día que­jar­se. Había si­do un buen es­tu­dian­te, nun­ca le ha­bían dis­traí­do co­sas co­mo el se­xo o los ami­gos, por­que tam­po­co ha­bía te­ni­do la po­si­bi­li­dad de te­ner­los, y ha­bía con­se­gui­do una pla­za de in­terino en un buen ins­ti­tu­to de su ciu­dad. Y si bien ese era su sue­ño, ser pro­fe­sor de len­gua y li­te­ra­tu­ra pa­ra chi­cos de la ESO, a ve­ces sen­tía que le fal­ta­ba al­go. Que le so­bra­ba al­go.

Siempre ha­bía que­ri­do mi­rar­se en un es­pe­jo pu­dien­do ver más allá de lo que pa­re­cía un enor­me sal­chi­chón ca­yen­do sin gra­cia so­bre su ca­ra.


Aquel día en cla­se los chi­cos es­ta­ban re­vo­lu­cio­na­dos. Nada nue­vo. Eran pre-adolescentes, el al­bo­ro­to era su es­ta­do na­tu­ral, más aún cuan­do los te­nían ha­ci­na­dos en cla­ses de más de cua­ren­ta alum­nos. Pero co­mo era cos­tum­bre en él, fin­gía no en­te­rar­se de la con­mo­ción mien­tras se­guía dan­do cla­se. A quie­nes les in­tere­sa­ba, le se­gui­rían; a quie­nes no, ya se arre­pen­ti­rían des­pués; y quie­nes no le ne­ce­si­ta­ban, ¿aca­so de­bían en­trar en sus cálcu­los?

El pro­ble­ma no era ese. No era el run­rún ge­ne­ra­li­za­do. Tampoco que, de vez en cuan­do, vo­la­ran aquí o allá go­mas de bo­rrar. Es que, cuan­to más ca­lla­dos es­ta­ban, más evi­den­te era que no pa­ra­ban de ju­gue­tear con sus te­lé­fo­nos.

Eso nor­mal­men­te no le hu­bie­ra mo­les­ta­do. Era más fá­cil ha­cer la vis­ta gor­da. Pero te­nía un acuer­do tá­ci­to con sus alum­nos que, aquel día, un pu­ña­do de ellos ha­bía de­ci­di­do desoír: es­ta­ba bien que tu­vie­ran los te­lé­fo­nos en cla­se sí y só­lo sí los man­te­nían le­jos de su vis­ta y con el so­ni­do qui­ta­do. Algo que des­de lue­go no es­ta­ban cum­plien­do, da­do que es­ta­ba oyen­do el in­con­fun­di­ble so­ni­do del te­cleo. De ese mo­do, se vio en la obli­ga­ción de in­ter­ve­nir. Cuando se gi­ró y vio cla­ra­men­te a uno de sus alum­nos con la ca­be­za ga­cha, con oji­llos de co­ma­dre­ja y con al­go so­nan­do co­mo un tac-tac-tac de­ba­jo de su me­sa, se acer­có ha­cia él. Se que­dó allí plan­ta­do, es­pe­ran­do que aca­ba­ra, en si­len­cio, con to­da la cla­se acom­pa­ñán­do­le en la au­sen­cia de to­do so­ni­do. Y cuan­do por fin le­van­tó la vis­ta, al mi­rar ha­cia arri­ba, só­lo vio la te­rro­rí­fi­ca ima­gen de dos enor­mes fo­sas na­sa­les mi­rán­do­le des­de el cie­lo mien­tras le de­cían que les en­tre­ga­ra su te­lé­fono en ese mis­mo ins­tan­te.

No hu­bo nin­gún otro in­ci­den­te a lo lar­go del día. Todos se ol­vi­da­ron re­pen­ti­na­men­te de sus te­lé­fo­nos y, aun­que el chi­co se acer­co al fi­nal de la cla­se pa­ra pe­dir el su­yo, Naisu se ne­gó a en­tre­gár­se­lo has­ta que no aca­ba­ran las cla­ses. «Nada per­so­nal, po­lí­ti­ca del cen­tro».


Con una ho­ra li­bre por de­lan­te, sin na­da que ha­cer, se pu­so a co­rre­gir de­be­res. Algo tan inú­til co­mo de­cep­cio­nan­te. No im­por­ta­ba cuan­tas ve­ces les ex­pli­ca­ra lo que era una me­tá­fo­ra o có­mo de­be cons­truir­se un ar­gu­men­to, sus alum­nos siem­pre pa­re­cían en­ten­der to­do de for­ma li­te­ral, des­or­de­na­da y sin cri­te­rio. Pero aun­que qui­so la­men­tar­se, no pu­do es­tar ni diez mi­nu­tos con­cen­tra­do en su de­ber. Antes de po­der ha­ber lle­ga­do ni a la mi­tad bue­na de aquel mon­tón in­fer­nal, de los que ha­bían en­tre­ga­do el examen en un tiem­po ra­zo­na­ble y no na­da más em­pe­zar o apu­ran­do has­ta el fi­nal es­pe­ran­do al­gu­na cla­se de in­ter­ven­ción di­vi­na o de­ma­sia­do hu­ma­na pa­ra su con­gé­ni­ta tor­pe­za, el te­lé­fono mó­vil que ha­bía re­qui­sa­do em­pe­zó a emi­tir to­da cla­se de pi­ti­dos, lu­ces y vi­bra­cio­nes.

Primero in­ten­tó ig­no­rar­lo. Siguió le­yen­do, co­rri­gien­do las fal­tas y los ar­gu­men­tos sin jus­ti­fi­ca­ción, pe­ro no tar­dó ni dos mi­nu­tos en dis­traer­se con aquel fes­ti­val apo­ca­líp­ti­co don­de só­lo fal­ta­ban los án­ge­les y las trom­pe­tas.

«No me ex­tra­ña que no se con­cen­tren, ¡ni que fue­ra po­si­ble con es­tos ca­cha­rros!» —di­jo co­gien­do el mó­vil, al­go aver­gon­za­do de ce­der an­te se­me­jan­te dis­trac­ción — . «Supongo que ha­brá al­gún mo­do de apa­gar­lo».

Había un mo­do, pe­ro no es­ta­ba al al­can­ce de Naisu. Buscando bo­to­nes que no en­con­tra­ba, to­can­do la pan­ta­lla co­mo les ha­bía vis­to ha­cer mil ve­ces a sus alum­nos, sin sa­ber ni có­mo de­bía co­ger­se aquel apa­ra­to que le era en to­do ajeno, aca­bó, no su­po muy bien có­mo, des­blo­quean­do la pan­ta­lla. Y al ha­cer­lo, sal­tó el úl­ti­mo pro­gra­ma que ha­bía es­ta­do usan­do su alumno. WhatsApp. Y allí, di­rec­to an­te sus ojos, un par de fo­tos por­no­grá­fi­cas don­de po­día dis­tin­guir­se, sin nin­gún gé­ne­ro de du­das, el ros­tro de su pro­fe­so­ra de ma­te­má­ti­cas, la se­ño­ri­ta Alvarez.


Delante te­nía un gru­po de cin­co chi­cos al­tos, des­gar­ba­dos, a me­dio for­mar. «Deberíais sa­ber que al­go así es inacep­ta­ble». Permanecían de pie, me­dio che­po­sos, pe­ro no pa­re­cían ha­ber de­ma­sia­do ca­so. «Esta cla­se de co­sas no só­lo per­ju­di­ca a los de­más, tam­bién os per­ju­di­ca a vo­so­tros». La úni­ca ex­cep­ción eran un chi­co anor­mal­men­te al­to, con las ce­jas muy po­bla­das, y una chi­ca más bien pe­que­ña, con un par de tren­zas, que per­ma­ne­cían fir­mes, se­rios, mi­ran­do al sue­lo. «No me im­por­ta có­mo ha­yáis con­se­gui­do es­tas fo­tos, ¡pe­ro es­tá cla­ro que ten­dre­mos que ha­blar con di­rec­ción!». Pero, el res­to, no trans­mi­tían na­da más que un bru­tal abu­rri­mien­to. «Como vues­tro tu­tor no pue­do pa­sar es­to por al­to». Y eso es lo que más ca­brea­ba a Naisu.

— ¿Acaso me es­táis es­cu­chan­do?

Todos asin­tie­ron con des­ga­na.

— Creo que no sa­béis en la cla­se de lío en el que os ha­béis me­ti­do.

— Y lo di­ce el na­ri­gu­do, tú —di­jo el chi­co más al­to, dán­do­le un co­da­zo a la chi­ca pe­que­ña, que, ha­cien­do un es­fuer­zo en apa­rien­cia im­po­si­ble, hun­dió to­da­vía más la ca­be­za en su pe­cho — . Como si a al­guien le im­por­ta­ra lo que di­je­ra.

— Perdona, me ha pa­re­ci­do oír­te mal, Roberto —di­jo Naisu di­ri­gién­do­se ha­cia él — . ¿Qué me has lla­ma­do?

— ¿No me ha oí­do? Yo ju­ra­ría que he si­do bas­tan­te cla­ro.

— No, no lo he oí­do. ¿Podrías re­pe­tir­lo, por fa­vor?

— Mejor te lo de­le­treo: Na. Ri. Gu. Do.

Ambos se que­da­ron mi­ran­do fi­ja­men­te el uno al otro, desafian­tes. Pero Nausu era un adul­to y el otro no era na­da más que un ni­ño, por más que hu­bie­ra des­cu­bier­to de re­pen­te la tes­tos­te­ro­na, así que de­ci­dió en­vai­nár­se­la an­tes de ha­cer al­go de lo que pu­die­ra arre­pen­tir­se.

— Cuando yo te­nía vues­tra edad era más res­pe­tuo­so con los pro­fe­so­res.

— Ya, cla­ro. Con esa na­riz no me ex­tra­ña.

Todos se echa­ron a reír. Todos me­nos Naisu. Y si bien Naisu fue el úni­co que es­ta­ba ro­jo, aca­lo­ra­do, con su na­riz ya más cer­ca de pa­re­cer un pi­mien­to enor­me y de­for­me que al­go si­quie­ra re­mo­ta­men­te hu­mano, la chi­ca, con la ri­sa con­ge­la­da en el pe­cho, aga­rrán­do­se una de las tren­zas, ha­cien­do ga­la de una pre­sen­cia ca­si in­vi­si­ble, di­jo al­go con un hi­li­llo de voz prác­ti­ca­men­te im­per­cep­ti­ble.

— ¿Tienes al­go que aña­dir, Patricia?

— Que pue­do ofre­cer­le al­go a cam­bio de ol­vi­dar to­do es­to.

— ¿Ofrecerme al­go? —di­jo Naisu, con el ce­ño frun­ci­do, es­pe­rán­do­se ya cual­quier co­sa de aque­lla cua­dri­lla de des­ver­gon­za­dos — . ¿Con quién te crees que ha­blas? ¿Con un co­rrup­tor de me­no­res?

— Usted só­lo ha­ga el fa­vor de es­cu­char­me.


Al día si­guien­te Naisu mi­ra­ba em­be­le­sa­do su nue­vo te­lé­fono mó­vil. Durante la pri­me­ra se­ma­na no pa­ró de ha­cer­lo en prác­ti­ca­men­te nin­gún mo­men­to. Al le­van­tar­se, mien­tras be­bía su ca­fé con le­che en pa­ji­ta, na­da más sa­lir de la du­cha mien­tras se pei­na­ba cui­da­do­sa­men­te sin aten­der si­quie­ra a lo que le de­cía el es­pe­jo. Tenía per­fec­ta­men­te co­gi­da las pro­por­cio­nes a su cor­te, así que no ne­ce­si­ta­ba mi­rar­se pa­ra sa­ber si es­ta­ba bien. Y así, con­ti­nuan­do con aque­lla es­ce­na mien­tras sa­lía de ca­sa sin de­jar de aten­der al te­lé­fono, dis­traí­do has­ta el pun­to de ca­si ser atro­pe­lla­do va­rias ve­ces a lo lar­go de la se­ma­na, no de­ja­ba el mó­vil en su bol­si­llo has­ta que no ter­mi­na­ba de en­trar el úl­ti­mo de sus alum­nos.

Algo que po­día di­la­tar­se has­ta diez mi­nu­tos des­pués de que hu­bie­ra so­na­do el tim­bre.

Esa nue­va ac­ti­tud de Naisu hi­zo las de­li­cias de sus alum­nos. Todos fe­li­ci­ta­ban a Patricia por lo que ha­bía con­se­gui­do, quien acep­ta­ba los elo­gios sin le­van­tar la ca­be­za de la me­sa, me­dio dor­mi­da. Todos es­ta­ban con­ten­tos. Naisu ya no só­lo pa­sa­ba por al­to sus en­tre­te­ni­mien­tos más dis­cre­tos, sino que ha­cía oí­dos sor­dos in­clu­so a los más rui­do­sos y apa­ren­tes de sus des­cui­dos. O al me­nos así fue du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na. Porque al lu­nes si­guien­te no só­lo re­gre­só a su es­ta­do an­te­rior, don­de no po­dían ha­cer lo que qui­sie­ran sin con­se­cuen­cia al­gu­na, sino que se vol­vió li­ge­ra­men­te más pi­ca­jo­so.

Mandando ca­llar de for­ma re­gu­lar, qui­tan­do un par de te­lé­fo­nos mó­vi­les y frun­cien­do el ce­ño con una re­gu­la­ri­dad preo­cu­pan­te, con­si­guió que sus alum­nos, más que ca­brea­dos, se sin­tie­ran des­con­cer­ta­dos. Y da­do que al día si­guien­te la co­sa no me­jo­ró, Roberto y los de­más le co­men­ta­ron a Patricia que se­ría me­jor que vol­vie­ra a ha­blar con él. Que vol­vie­ra a ha­cer­le un fa­vor.

Algo que fue su­fi­cien­te pa­ra re­ver­tir de nue­vo la si­tua­ción.

A par­tir de en­ton­ces se su­ce­die­ron un ci­clo sin fin de vai­ve­nes emo­cio­na­les en el au­la de Naisu. De miér­co­les a vier­nes es­ta­ba sua­ve, des­preo­cu­pa­do, em­be­le­sa­do con su te­lé­fono; de los fi­nes de se­ma­na no te­nían da­tos, así que no po­dían sa­ber qué pa­sa­ba; y los lu­nes y los mar­tes, has­ta que Patricia iba a ha­blar con él, se mos­tra­ba aris­co y des­agra­da­ble. El pro­ble­ma ra­di­ca­ba en que, mien­tras que sus días de enamo­ra­mien­to con su te­lé­fono per­ma­ne­cían idén­ti­cos a tra­vés del tiem­po, sus días más fle­má­ti­cos iban vol­vién­do­se ca­da vez más des­agra­da­bles. Más ru­bi­cun­dos. Y cuan­do por fin se con­vir­tió en un dic­ta­dor, re­qui­san­do mó­vi­les al mí­ni­mo rui­do, po­nien­do par­tes an­te la pre­sen­cia de cual­quier mur­mu­llo y gri­tan­do has­ta por lo que no ocu­rría más que en su ima­gi­na­ción, no hi­zo fal­ta que pa­sa­ra una se­ma­na pa­ra que co­gie­ran por ban­da a Patricia. Culpándola de lo ocu­rri­do, Roberto y sus ami­gos le de­ja­ron cla­ro que o les de­vol­vía al Naisu me­dio ton­to o co­no­ce­ría el ba­ño de chi­cos mu­cho más de cer­ca de lo que nun­ca hu­bie­ra desea­do.


Patricia, des­de pe­que­ña, ha­bía te­ni­do bue­na mano pa­ra los or­de­na­do­res. O más que bue­na mano, mu­cha cu­rio­si­dad. Donde sus com­pa­ñe­ros ju­ga­ban vi­deo­jue­gos, ella siem­pre es­ta­ba to­que­tean­do Photoshop e Illustrator. Y da­do que te­nía una ta­ble­ta grá­fi­ca y mu­cha cu­rio­si­dad por el di­se­ño y el di­bu­jo, a la hu­mil­de edad de do­ce años ya te­nía un co­no­ci­mien­to no­to­rio en am­bas ma­te­rias. Suficientes co­mo pa­ra que, no mu­chos años des­pués, le fue­ra otor­ga­da una be­ca pa­ra po­der es­tu­diar en el ex­tran­je­ro en una pres­ti­gio­sa aca­de­mia de di­se­ño grá­fi­co.

Pero an­tes de aque­llo, cuan­do pu­do des­cu­brir que exis­te mun­do más allá del as­fi­xian­te en­torno del co­le­gio, ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do to­da su vi­da un bull­ying cons­tan­te.

No era un bull­ying bru­tal. Ni la gol­pea­ban ni la hu­mi­lla­ban de for­ma sis­te­má­ti­ca. Era al­go más su­til. Era un li­ge­ro, len­to y cons­tan­te aco­so y de­rri­bo en el plano psi­co­ló­gi­co que la iba mar­can­do po­co a po­co, ha­cien­do que, si de pe­que­ña te­nía fa­ci­li­dad pa­ra ha­blar cuan­do al­go le in­tere­sa­ba, por aquel en­ton­ces pre­fi­rie­ra no abrir la bo­ca pa­ra evi­tar que na­die le di­je­ra al­go hi­rien­te o hu­mi­llan­te. Ya sea bur­lán­do­se de que se es­for­za­ra mu­cho en sus tra­ba­jos pa­ra plás­ti­ca o in­for­má­ti­ca, que usa­ra pa­la­bras que sus com­pa­ñe­ros no co­no­cían o que sa­ca­ra unas no­tas por en­ci­ma de la me­dia, esa cons­tan­te ero­sión ac­tuó so­bre ella co­mo el agua ac­túa so­bre la ro­ca: go­ta a go­ta con­si­guió so­ca­var in­clu­so la más fuer­te de las con­vic­cio­nes. Patricia pen­sa­ba que to­do lo que ha­cía ha­bía de es­tar ne­ce­sa­ria­men­te mal. Algo que le ha­cía desear no ha­cer na­da. Si con­se­guía vol­ver­se in­vi­si­ble pa­ra los otros, ¿có­mo po­drían di­ri­gir sus dar­dos con­tra ella?

Así, cris­ta­li­na, be­lla y res­plan­de­cien­te a la luz de su ho­gar, in­vi­si­ble en las pe­num­bras de su cla­se, con­si­guió pa­sar va­rios años a cos­ta de ser cla­si­fi­ca­da co­mo «la ra­ra». Al me­nos has­ta que, a prin­ci­pios de cur­so, esa trans­pa­ren­cia se ti­ñe­ra de opa­ci­dad.

Con Naisu co­mo tu­tor, sa­bien­do que con él no se­ría di­fí­cil pa­sar des­aper­ci­bi­do, pen­sa­ba que po­dría se­guir co­mo has­ta en­ton­ces. Pero en eso se equi­vo­ca­ba. Roberto, quien has­ta en­ton­ces ha­bía si­do el chi­co más pe­que­ño y en­de­ble de la cla­se, ha­bía pe­ga­do el es­ti­rón du­ran­te el ve­rano, le ha­bía cre­ci­do ve­llo por to­das par­tes de su cuer­po y aho­ra ex­pe­ri­men­ta­ba nue­vas ur­gen­cias fi­sio­ló­gi­cas que, a pe­sar de no com­pren­der del to­do bien, le hi­cie­ron apo­de­rar­se con fa­ci­li­dad del in­te­rés de otros chi­cos de la cla­se aún no tan desa­rro­lla­dos. Y da­das sus ur­gen­cias y el in­te­rés que des­per­ta­ban en los otros, da­do que sa­bían que Patricia te­nía unas no­tas ex­cep­cio­na­les en in­for­má­ti­ca gra­cias a sus co­no­ci­mien­tos de soft­wa­re de edi­ción de imá­ge­nes, no tar­da­ron en di­ri­gir­se ha­cia ella pa­ra con­ver­tir­la en una par­te más del en­gra­na­je ne­ce­sa­rio pa­ra su en­tre­te­ni­mien­to.

Conseguir porno en Internet era fá­cil, pe­ro no era di­ver­ti­do. Conseguir porno en Internet, ha­cer fo­tos de las pro­fe­so­ras del ins­ti­tu­to y mez­clar los cuer­pos de un la­do con las ca­be­zas del otro pa­ra des­pués dis­tri­buir­los a tra­vés de WhatsApp sí era al­go, a sus ojos pre­ma­tu­ra­men­te adul­tos, fran­ca­men­te di­ver­ti­do.

Patricia acep­tó por mie­do. Miedo de lo que po­día ha­cer chi­co en apa­rien­cia gi­gan­te, con ur­gen­cias ex­tra­ñas y ate­rra­do­ras, que le gus­ta­ba aga­rrar­le del cue­llo y en­se­ñar­le ví­deos inapro­pia­dos, que no que­ría ver, co­mo si fue­ra otro chi­co más. Vídeos de los cua­les tu­vo que ex­traer imá­ge­nes pa­ra mez­clar­las y con­se­guir unos fo­to mon­ta­jes que co­rrían ale­gres en­tre los te­lé­fo­nos de los es­tu­dian­tes, al me­nos has­ta que Naisu des­cu­brió en el te­lé­fono de uno de los chi­cos de cla­se esas imá­ge­nes. Algo que le lle­vó sin di­fi­cul­tad has­ta Patricia y Roberto, ade­más de los otros in­te­gran­tes de su cua­dri­lla, to­dos de­ma­sia­do fa­mo­sos de es­tar siem­pre jun­tos co­mo pa­ra que la bron­ca no aca­ba­ra sien­do co­lec­ti­va.

Tras eso ocu­rrió lo sa­bi­do. La bron­ca, la chu­le­ría de Roberto, la pre­sen­cia dis­cre­ta de Patricia. ¿Y qué es lo que le ofre­ció es­ta al pro­fe­sor Naisu? Algo muy sim­ple: uti­li­za­ría Photoshop pa­ra re­du­cir su na­riz, al me­nos, en lo que a las fo­tos se re­fie­re.

Naisu acep­tó no por­que tu­vie­ra un es­pe­cial in­te­rés en las ha­bi­li­da­des de Patricia, sino por­que se apia­da­ba de aque­lla po­bre chi­qui­lla. Sabía que no pin­ta­ba na­da con sus com­pa­ñe­ros, que pro­ba­ble­men­te ha­bía si­do ex­tor­sio­na­do pa­ra ver­se in­vo­lu­cra­da en aque­llo, por lo que de­ci­dió acep­tar só­lo pa­ra que así pu­die­ra li­brar­se de un cas­ti­go in­jus­to. Era pre­fe­ri­ble te­ner cin­co cul­pa­bles sa­lién­do­se de ro­si­tas que una san­ta te­nien­do que pa­gar por un cri­men que no era su­yo. Pero ade­más de eso, pron­to des­cu­brió las ven­ta­jas de su mag­na­ni­mi­dad. Patricia era real­men­te bue­na en su tra­ba­jo.

Aunque su na­riz se­guía pa­re­cien­do gran­de, aho­ra en las fo­tos pa­re­cía al­go ra­zo­na­ble. Empezaba a pa­re­cer una na­riz. Por eso se pa­sa­ba el día mi­ran­do al te­lé­fono: es­ta­ba em­be­le­sa­do con su ima­gen, con la idea de un Naisu que no fue­ra to­do na­riz. Podía so­ñar con la idea de sí mis­mo sien­do al­go más que una na­riz pe­ga­da a un hom­bre.

Podía so­ñar tan­to que se atre­vió a ha­cer lo que siem­pre ha­bía desea­do, pe­ro nun­ca se ha­bía atre­vi­do. Se com­pró un smarthp­ho­ne, con­tra­tó una lí­nea de Internet mó­vil y se ba­jó una APP de ci­tas.

Fue me­jor de lo que es­pe­ra­ba. Aunque no con­si­guió en­con­trar una ci­ta de in­me­dia­to, tras in­sis­tir du­ran­te unos días, con­si­guió que­dar con una chi­ca pa­ra ce­nar la no­che del sá­ba­do. Eso es­po­leo to­da­vía más su fe­li­ci­dad. ¿Era po­si­ble que las mu­je­res se fi­ja­ran en él? Parecía al­go in­creí­ble. Utópico. En su vi­da na­die se ha­bía fi­ja­do más allá de su na­riz. Y, con­fia­ba, que ha­bien­do vis­to aque­lla na­riz gran­de, pe­ro no mons­truo­sa, y ha­bien­do ha­bla­do con él, des­cu­brien­do que te­nía bue­na con­ver­sa­ción y te­nía un tra­ba­jo in­tere­san­te y en­ri­que­ce­dor, aque­lla chi­ca ve­ría con otros ojos su na­riz, aún tan enor­me co­mo de cos­tum­bre. Gracias a aquel re­to­que ella es­ta­ría va­cu­na­da an­te el ho­rror de su ór­gano in­hu­mano, per­mi­tien­do que, por pri­me­ra vez, Naisu pu­die­ra sa­bo­rear los pla­ce­res del amor y la amis­tad.

De ese mo­do, se pa­só to­da la se­ma­na so­ñan­do con el fin de se­ma­na.


Cuando por fin lle­gó la ci­ta, to­do lo que po­día sa­lir mal sa­lió mal. Casi se aho­gó en la co­pa de vino, la chi­ca se mos­tró ho­rro­ri­za­da an­te su na­riz y to­da su con­ver­sa­ción se re­du­cía a as­pec­tos de su vi­da co­ti­dia­na. Qué ha­cia si se res­fria­ba, si un pa­ñue­lo nor­mal le ser­vía pa­ra al­go, que có­mo po­día afei­tar­se si ni si­quie­ra po­día ver­se el bi­go­te. Naisu aguan­tó es­toi­co, in­ten­tan­do de­ri­var la con­ver­sa­ción ha­cia otros te­mas, pe­ro ella siem­pre vol­vía so­bre lo mis­mo, de­mos­tran­do una ab­so­lu­ta fal­ta de tac­to. Por eso, a pe­sar de que ella le in­vi­tó a to­mar una co­pa des­pués de ce­nar, él pre­fi­rió mar­char­se. Entre pa­sar el res­to de la no­che so­lo o con al­guien que só­lo era ca­paz de ver a su dop­pel­gän­ger con for­ma de pi­mien­to po­cho, te­nía cla­ro que nin­gu­na no­che iba a ser lo su­fi­cien­te­men­te in­hós­pi­ta co­mo pa­ra te­ner que aguan­tar tan­to des­ca­ro.


Irritado. Molesto. Incluso un po­co fu­rio­so. Ese fue el es­ta­do de Naisu des­de el sá­ba­do por la no­che has­ta la tar­de del mar­tes, cuan­do una Patricia cons­cien­te de que no te­nía otro re­me­dio, fue a ha­blar con él. Escuchó lo ocu­rri­do y, sin sa­ber muy bien qué de­cir­le, le ofre­ció la úni­ca so­lu­ción que te­nía a mano: po­día re­du­cir aún más su na­riz. Hacerla más atrac­ti­va. Tal vez eso se­ría su­fi­cien­te.

Ahí em­pe­zó su par­ti­cu­lar tour de for­ce. Cada se­ma­na su na­riz se iba re­du­cien­do de for­ma más no­to­ria en las fo­tos, su enamo­ra­mien­to con­si­go mis­mo con­ti­nua­ba su cur­so de­sigual, pe­ro sus ci­tas re­sul­ta­ban ca­da vez más de­cep­cio­nan­tes y su ira con­si­go mis­mo por ha­ber con­fia­do en las ha­bi­li­da­des de Patricia, en quien em­pe­za­ba a ver una es­pe­cie de tram­po­so Mefistófeles de do­ce años con un or­de­na­dor por con­tra­to y una na­riz por go­ta de san­gre, iban en au­men­to. Tan en au­men­to fue, que, pa­sa­das va­rias se­ma­nas, la úni­ca per­so­na que po­día di­ri­gir­le la pa­la­bra en cla­se sin que se arran­ca­ra a gri­tar fu­rio­so era la pro­pia Patricia, a la cual te­mía, res­pe­ta­ba y odia­ba de un mo­do ca­si re­ve­ren­cial.

Ella le ayu­da­ba, le com­pren­día, le con­de­na­ba a aquel ci­clo sin fin de de­ses­pe­ra­ción.


Al día si­guien­te del ul­ti­ma­tum a Patricia por par­te de Roberto, Naisu acu­dió a cla­se co­mo lo hi­zo el día an­te­rior. Furioso, evi­tan­do ver­se en nin­gún es­pe­jo y mi­ran­do de vez en cuan­do el mó­vil con des­pre­cio, don­de ha­bía una fo­to su­ya don­de su na­riz ya no só­lo era de ta­ma­ño nor­mal, sino anor­mal­men­te pe­que­ña in­clu­so pa­ra los cá­no­nes hu­ma­nos. Casi más un si­mio, un ca­dá­ver, o in­clu­so una víc­ti­ma par­ti­cu­lar­men­te ex­tre­ma de una ri­no­plas­tia que ha­bía sa­li­do mal.

Distraído, só­lo pu­dien­do re­vi­sar la APP de ci­tas ob­se­si­va­men­te bus­can­do si al­gu­na mu­jer le ha­bía ha­bla­do des­de la úl­ti­ma vez que ha­bía mi­ra­do el te­lé­fono cin­co se­gun­dos atrás, no no­tó que, cuan­to más se acer­ca­ba al ins­ti­tu­to, más ri­sas le­van­ta­ba a su pa­so.

No es que fue­ra al­go inusual, a fin de cuen­tas, es­ta­ba acos­tum­bra­do a atraer las ri­sas de los de­más, pe­ro aque­llo se sa­lía de lo nor­mal. Incluso pa­ra él. Por eso, cuan­do ya es­ta­ba a dos­cien­tos me­tros del ins­ti­tu­to y a pe­sar de que se­guía ac­tua­li­zan­do la apli­ca­ción una vez tras otras, las ri­sas ge­ne­ra­li­za­das de alum­nos, pa­dres y co­no­ci­dos le hi­cie­ron sos­pe­char que aque­llo iba mu­cho más allá del jol­go­rio na­tu­ral an­te un apén­di­ce des­pro­por­cio­na­do. ¿Tendría un mo­co col­gan­do? ¿Se ha­bría co­gi­do la na­riz con la cor­ba­ta? Saliendo de la apli­ca­ción y po­nien­do su cá­ma­ra en mo­do sel­fie, com­pro­bó que no te­nía na­da ra­ro en la ca­ra. Y da­do que tam­po­co ha­bía na­da ra­ro en su ro­pa o en su as­pec­to ha­bi­tual, su­pu­so, mien­tras re­gre­sa­ba a su en­fer­mi­zo ac­tua­li­zar en bus­ca de apro­ba­ción, que la gen­te es­ta­ba aquel día aún más idio­ta de lo que era ha­bi­tual en ellos.

Entrando en el ins­ti­tu­to dis­traí­do, sin tiem­po pa­ra pa­sar por la sa­la de pro­fe­so­res, fue di­rec­to a cla­se y, có­mo ha­bía co­gi­do por cos­tum­bre, em­pe­zó la cla­se aun cuan­do fal­ta­ban un par de mi­nu­tos pa­ra que so­na­ra el tim­bre. Algo que, le­jos de in­dig­nar a sus alum­nos, hi­zo que es­tu­vie­ran ex­tra­ña­men­te ca­lla­dos y son­rien­tes.

Aunque Naisu in­ten­ta­ba fin­gir que no le da­ba ma­yor im­por­tan­cia, aquel si­len­cio so­lem­ne re­ple­to de ma­ni­quíes son­rien­tes le ha­cía sen­tir in­có­mo­do. Se sen­tía co­mo si se es­tu­vie­ran bur­lan­do de él. Sólo que­ría gri­tar­les, de­cir­les que se arran­ca­ran sus ca­ras de idio­tas y le de­ja­ran en paz, pe­ro no te­nía mo­ti­vo nin­guno pa­ra de­cir­les na­da. Todos te­nían un com­por­ta­mien­to ejem­plar. Demasiado ejem­plar. Pero, cuan­do pa­sa­da más de me­dia ho­ra de cla­se, te­nien­do la na­riz su­mer­gi­da en­tre las pá­gi­nas del li­bro de tex­to mien­tras uno de sus alum­nos leía un tex­to, oyó el in­con­fun­di­ble so­ni­do de un ob­tu­ra­dor y al­guien aho­gan­do un gri­ti­to de de­ses­pe­ra­ción.

Aquella era su opor­tu­ni­dad.

Completamente fue­ra de sus ca­si­llas se le­van­tó co­mo un re­sor­te y se acer­có ha­cia la chi­ca, le arran­có el mó­vil de las ma­nos y em­pe­zó a gri­tar­le. Pero a di­fe­ren­cia de días an­te­rio­res, na­die se que­dó ca­lla­do. Todos em­pe­za­ron a mur­mu­rar al­go. Primero de for­ma des­or­de­na­da, des­pués de for­ma sin­cro­ni­za­da. Levantando la voz po­co a po­co. Con la chi­ca unién­do­se a ellos mien­tras él se­guía gri­tan­do sin pres­tar aten­ción. Hasta que le­van­ta­ron la voz lo su­fi­cien­te pa­ra oír­se a tra­vés de sus gri­tos. La Nariz. La Nariz. La Nariz. La Nariz. Como si fue­ra al­gu­na cla­se de man­tra. La Nariz. La Nariz. La Nariz. La Nariz.. Perfectamente au­di­ble. La Nariz. La Nariz. La Nariz. La Nariz. Sólo Patricia pa­re­cía aver­gon­za­da, con la ca­be­za ga­cha, pe­ro to­da­vía mur­mu­rán­do­lo. La Nariz. La Nariz. La Nariz. La Nariz. Hasta que Naisu, aver­gon­za­do, que­dán­do­se mu­do de re­pen­te y sin­tién­do­se atur­di­do y sin sa­ber qué de­cir o qué ha­cer, sa­lió co­rrien­do de la cla­se.

Nada de eso sir­vió pa­ra ago­tar su in­fierno pri­va­do. Al sa­lir al pa­si­llo los chi­cos de su cla­se le si­guie­ron (La Nariz. La Nariz. La Nariz. La Nariz.), co­rean­do lo mis­mo (La Nariz. La Nariz. La Nariz. La Nariz.), pe­ro chi­cos de otras cla­ses sa­lían de las su­yas co­reán­do­lo tam­bién (La Nariz. La Nariz. La Nariz. La Nariz.), sin que sus pro­fe­so­res di­je­ran na­da.

Entonces se dio de bru­ces con la reali­dad. Había de­ce­nas de fo­tos pe­ga­das por los pa­si­llos. Fotos que él hu­bie­ra ju­ra­do que an­tes no es­ta­ban ahí. Fotos gran­des co­mo car­te­les y pe­que­ñas co­mo fo­tos de ta­ma­ño car­né, ade­más de po­la­roids, im­pre­sio­nes ta­ma­ño fo­lio y fo­tos de im­pre­sión fo­to­grá­fi­ca. En to­das ellas sa­lía una na­riz enor­me , mons­truo­sa, con en­ti­dad pro­pia, una na­riz sin hom­bre, sus­ti­tu­yén­do­le en to­da cla­se de si­tua­cio­nes.

Una na­riz dan­do cla­se, una na­riz ce­nan­do con una mu­jer, una na­riz le­yen­do tran­qui­la­men­te en la bi­blio­te­ca del ins­ti­tu­to.

Y mien­tras él iba cho­cán­do­se con nue­vos mon­ta­jes (una na­riz aho­gán­do­se en la pis­ci­na es­co­lar, una na­riz ha­cien­do de ora­dor en la ga­la de fin de cur­so, una na­riz es­ni­fan­do la co­mi­da) y los chi­cos iban ha­cien­do un pa­si­llo co­reán­do­le ca­da vez más y más al­to (La Nariz. La Nariz. La Nariz. La Nariz.) él iba per­dien­do el sen­ti­do del es­pa­cio (una na­riz en el es­pa­cio, una na­riz vien­do una pe­lí­cu­la en el ci­ne, una na­riz ha­cien­do puen­ting) y del tiem­po (La Nariz. La Nariz. La Nariz. La Nariz.), ase­dia­do por mul­ti­tud de imá­ge­nes y vo­ces (una na­riz ha­cien­do ba­llet, una na­riz sus­ti­tu­yen­do a la Mona Lisa, una na­riz que afir­ma­ba a pie de fo­to que no era una na­riz) que le acom­pa­ña­ron has­ta la puer­ta del ins­ti­tu­to (La Nariz. La Nariz. La Nariz. La Nariz.).

Diluyéndose a su pa­so (la na­riz. la na­riz. la na­riz. la na­riz.) mien­tras él sa­lía co­rrien­do por la puer­ta.


Naisu es­tu­vo ca­si cua­tro me­ses de ba­ja. Medicado, con aten­ción psi­co­ló­gi­ca y con su na­riz in­tac­ta, se pa­só los cua­tro me­ses prác­ti­ca­men­te ais­la­do del res­to de la hu­ma­ni­dad. Pero cuan­do por fin le die­ron el al­ta, el día de vol­ver al ins­ti­tu­to, hi­zo lo que to­dos los de­más días. Se le­van­tó de la ca­ma, be­bió su ca­fé con le­che con su pa­ji­ta fa­vo­ri­ta y se ase­gu­ró de que no se co­gía la na­riz an­tes de ce­rrar la puer­ta de la ca­sa. Tras eso só­lo que­da­ba la par­te más di­fí­cil. Hacer el tra­yec­to has­ta el ins­ti­tu­to.

Aunque era bre­ve, no más de diez mi­nu­tos a pie, él no po­día evi­tar pen­sar que to­do el mun­do le mi­ra­ba. Pero co­mo le en­se­ñó su psi­quia­tra, eso eran de­li­rios pa­ra­noi­des: de­bía tra­tar de ig­no­rar­los, en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des. De ese mo­do, se re­pe­tía co­mo un man­tra «no te mi­ran a ti, no mi­ran tu na­riz, só­lo es tu ima­gi­na­ción, vien­do lo que quie­re ver». Y re­pi­tién­do­lo de for­ma cons­tan­te, con­ven­cién­do­se de que no ha­bía na­die que mi­ra­ra su na­riz, ocu­rrió al­go sor­pren­den­te: to­da la gen­te mi­ra­ba al fren­te, aten­to a sus mó­vi­les o sus pies. Todos in­mer­sos en sus pen­sa­mien­tos. Nadie preo­cu­pa­do de su na­riz o de cual­quier otra co­sa, sal­vo qui­zás de sí mis­mos, co­mo él lo fue cuan­do por fin lle­gó al ins­ti­tu­to.

Al en­trar por la puer­ta de cla­se, tras pa­sar por la sa­la de pro­fe­so­res y ne­gar­se a que le acom­pa­ña­ran la di­rec­to­ra o al­gún otro pro­fe­sor, se hi­zo el si­len­cio. Nadie di­jo na­da. Sólo el gru­po de Roberto se reía en voz ba­ja, co­rean­do el nom­bre de Patricia, quien es­ta­ba ca­biz­ba­ja y llo­ro­sa, in­tu­yen­do la cla­se de in­fierno en que se con­ver­ti­ría su vi­da aca­dé­mi­ca a par­tir de aquel día.

Naisu, pa­ra­do en el um­bral de la puer­ta, res­pi­ró hon­do. Con pa­so de­ci­di­do, cons­cien­te de ca­da pa­so, ca­da res­pi­ra­ción, ca­da ges­to, se mo­vió a lo lar­go de la cla­se, di­rec­to ha­cia su me­sa. Y al pa­sar por el la­do de Patricia, que es­ta­ba en pri­me­ra fi­la, le re­vol­vió el pe­lo en un ges­to afa­ble que hi­zo que to­dos sus pen­sa­mien­tos os­cu­ros se des­va­ne­cie­ran en aquel mis­mo ins­tan­te. No era el pro­fe­sor Naisu, era Alberto, su pro­fe­sor.

De ese mo­do, cuan­do Alberto lle­gó al fren­te de la pi­za­rra, co­gien­do una ti­za y que­dán­do­se unos se­gun­dos an­te la pi­za­rra, se gi­ró tea­tral­men­te y, di­ri­gién­do­se a to­da la cla­se, di­jo «¿en qué pá­gi­na nos que­da­mos ayer?».

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *