Cincuenta y dos relatos #22 — Detrás de ti

Enlarge

52-22

Álvaro Arbonés

Espero que en­tien­das que pre­fe­ri­ría ser bre­ve, pe­ro las cir­cuns­tan­cias apre­mian, así que me per­mi­ti­ré ser ace­le­ra­do, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te bre­ve o cui­da­do­so: hay al­guien de­trás, de­trás de ti, al­guien con una más­ca­ra, con un cu­chi­llo, y no pa­re­ce te­ner bue­nas in­ten­cio­nes, pe­ro no sa­bría de­cir­lo, só­lo sé que es­tá de­trás tu­yo, que es­tá es­pe­ran­do, es­pe­ran­do a al­go, por eso, por fa­vor, ¡no te gi­res!, si te gi­ras se­gu­ro que se lo to­ma­rá co­mo una pro­vo­ca­ción, pues pa­re­ce es­tar muy lo­co, o al me­nos de­be es­tar­lo pa­ra ir con una más­ca­ra y un cu­chi­llo en ca­sas aje­nas a las que su­pon­go, es­pe­ro, no han in­vi­ta­do, po­nién­do­se de­trás de la gen­te, en si­len­cio, go­tean­do san­gre no só­lo del cu­chi­llo, sino tam­bién de la ro­pa, que des­pués eso no hay quien lo la­ve y, ¿sa­bes qué? ¿Quién lim­pia­ría to­do si te ma­ta aquí? Él no, des­de lue­go, por­que tan­ta más­ca­ra y tan­ta hos­tia, ¿pe­ro sa­bes a quién le to­ca­ría lim­piar? ¡A mí! Por eso te avi­so, te di­go que no te gi­res, que no le pro­vo­ques, pues lo úl­ti­mo que quie­ro es te­ner que lim­piar ese es­tro­pi­cio; no es que ten­gas un as­pec­to muy pe­sa­do y, por otra par­te, me en­can­ta­ría ver tus vís­ce­ras más de cer­ca, has­ta ese pun­to te quie­ro, pe­ro me­nu­do es­tro­pi­cio te­ner que lim­piar to­do eso, lue­go du­char­me, ha­cer­me un che­queo mé­di­co tras de­vo­rar al­gu­nas de tus par­tes… Quiero de­cir, no es que sea yo el que es­tá de­trás, ¿eh? No, no, ¡no!, no me con­fun­das con eso, con ese, yo soy bue­na gen­te, nos co­no­ce­mos des­de ha­ce mu­cho, ya sa­bes que yo no ha­ría da­ño ni a una mos­ca, sal­vo aque­lla vez que me de­je arras­trar por un fan, be­bi­mos de más, una co­sa lle­vo a la otra y cuan­do me qui­se dar cuen­ta es­ta­ba hu­yen­do por la ven­ta­na, su cuer­po, sin vi­da, en el sue­lo, san­gran­do, y no re­cuer­do có­mo, pe­ro lle­va­ba un cu­chi­llo en las ma­nos y des­pués un chi­co, un cha­val, no sé, ya me en­tien­des, al­guien iba por la ca­lle con una más­ca­ra y yo se la ro­be por­que te­nía mie­do y no que­ría que me re­co­no­cie­ran y en­ton­ces vi tu ca­sa y la puer­ta es­ta­ba abier­ta, en­tré has­ta tu ha­bi­ta­ción, pe­ro no es­ta­bas, te es­pe­ré y te es­pe­ré, pe­ro, cuan­do por fin lle­gas­te, ¡jo­der!, no sé, me asus­té y me me­tí en el ar­ma­rio y no su­pe que ha­cer y tú te pu­sis­te al or­de­na­dor y yo en­ton­ces sa­lí en si­len­cio, len­ta­men­te, te­me­ro­so de que pu­die­ras ver­me en el re­fle­jo de la pan­ta­lla, es­cri­bien­do un men­sa­je ab­sur­da­men­te lar­go, por­que es más bre­ve de­jar­me lle­var por los acon­te­ci­mien­tos que aca­bar con es­ta far­sa, es­ta pan­to­mi­ma, es­ta no­che su­rrea­lis­ta; es de­cir, en­tién­de­me: es más fá­cil ma­tar­te que ter­mi­nar de es­cri­bir es­ta pu­ñe­te­ra fra­se eter­na, hi­jo de pu­ta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *