Cincuenta y dos relatos #4 — Cuadrado rojo

Enlarge

52-4

Álvaro Arbonés

En una ha­bi­ta­ción de pa­re­des me­tá­li­cas per­fec­ta­men­te pu­li­men­ta­das, Unidad Operativa A‐23 prac­ti­ca su ru­ti­na dia­ria. Cuadrado ro­jo en es­pa­cio de for­ma de cua­dra­do y bor­des de co­lor ro­jo. Triángulo azul en es­pa­cio de for­ma de trián­gu­lo y bor­des de co­lor azul. Círculo ver­de en es­pa­cio de for­ma de trián­gu­lo y bor­des de co­lor azul. Siempre la mis­ma ru­ti­na. Esperar. Observar el ob­je­to caí­do por el tu­bo só­lo dis­po­ni­ble du­ran­te las ho­ras obli­ga­to­rias de vi­gía. Seleccionar el agu­je­ro que le co­rres­pon­de se­gún có­di­go de for­ma y co­lor de la pa­red só­lo ac­ce­si­ble du­ran­te las ho­ras obli­ga­to­rias de vi­gía. Repetir.

Sus días eran idén­ti­cos en­tre sí. Lo hu­bie­ran si­do si hu­bie­ra com­pren­di­do el con­cep­to de día. Por eso, cuan­do oyó un ex­tra­ño rui­do que no le era fa­mi­liar, no le hi­zo ca­so. Pero tras un ra­to sin que tam­po­co ca­ye­ra na­da por el tu­bo, de­ci­dió mi­rar.

Donde an­tes ha­bía una pa­red, aho­ra no ha­bía na­da.

A‐23 fue in­ca­paz de mo­ver­se. Sentía al­go ex­tra­ño en la par­te in­fe­rior de su cuer­po. Algo nue­vo. Era co­mo cuan­do ig­no­ra­ba el rui­do aso­cia­do a cuan­do caían for­mas con co­lo­res aso­cia­dos del tu­bo y te­nía que me­tér­se­las en el cuer­po vía su ori­fi­cio su­pe­rior, no en la pa­red. Era una sen­sa­ción des­agra­da­ble. Pero cuan­to más in­ten­ta­ba ig­no­rar que al­go ha­bía cam­bia­do en la ha­bi­ta­ción, más sen­tía aque­lla sen­sa­ción.

Y A‐23 no que­ría sen­tir eso.

Con el es­tó­ma­go tran­qui­lo, A‐23 no­tó co­mo las co­mi­su­ras de sus la­bios se le­van­ta­ban anor­mal­men­te, igual que cuan­do re­co­no­cía el pa­trón ade­cua­do en una for­ma y en un co­lor no del to­do cla­ro. Había ol­vi­da­do su ha­bi­tácu­lo. O pa­ra ser exac­tos, no se acor­da­ba de su ha­bi­tácu­lo. Delante de sus ojos, en al­go exac­ta­men­te igual que to­do lo que co­no­cía, me­tal cro­ma­do, li­so, per­fec­to, de don­de se re­ti­ra­ban pla­cas pa­ra de­jar ver es­pa­cios con for­mas con co­lo­res aso­cia­dos, só­lo que no en for­ma cua­dra­da, sino rec­tan­gu­lar, y en apa­rien­cia sin fin, se iban abrien­do di­fe­ren­tes es­pa­cios. Caja ama­ri­lla. Círculo ver­de. Triángulo azul. Iba co­rrien­do o an­dan­do, ha­cién­do­se la re­mo­lo­na o ata­can­do con an­sia, ig­no­rán­do­lo un ra­to o yen­do en se­gui­da, nun­ca de­jan­do de ir ha­cia ade­lan­te, ha­cia ca­da nue­vo es­pa­cio. Porque, an­tes de que lo­gra­ra lle­gar a nin­guno, las pla­cas se ce­rra­ban. Fiush. Plof. El so­ni­do de los agu­je­ros des­apa­re­cien­do. Y si bien A‐23 no en­ten­día por­qué apa­re­cían o des­apa­re­cían o cuál era su fun­ción o cuán­to tiem­po lle­va­ba ha­cién­do­lo, sa­bía que si las lu­ces es­ta­ban en­cen­di­das y no se ha­bía abier­to nin­gún es­pa­cio pa­ra dar lu­gar a un ha­bi­tácu­lo de un ta­ma­ño apro­xi­ma­do al su­yo cuan­do se tum­ba­ba, es que su obli­ga­ción era de ir en es­pa­cio en es­pa­cio.

Sólo te­nía que re­lle­nar es­pa­cios.

Nada más.

A‐23 an­dó du­ran­te bas­tan­tes agu­je­ros. Pero cuan­do se di­ri­gió ha­cia una cruz ro­ja, una for­ma bas­tan­te inusual, se dio cuen­ta se­gún se ce­rró el pa­nel que ya no ha­bía ha­cia don­de di­ri­gir­se. Delante su­yo ha­bía una pa­red. Y mien­tras la mi­ra­ba, lo oyó. Fiush. Plof. Se gi­ró sin dar­se cuen­ta. En un mo­men­to da­ba es­ta­ba de fren­te, al si­guien­te te­nía su ros­tro don­de an­tes es­ta­ba su nu­ca. Efectivamente: se ha­bía ce­rra­do la pa­red de­trás su­yo, de­ján­do­la con­fi­na­da en un ha­bi­tácu­lo más pe­que­ño del que ha­bía sa­li­do.

Algo den­tro de sí le de­cía que de­bía ha­cer al­go. Le hor­mi­guea­ban las pier­nas, le ar­día la ca­ra, te­nía los nu­di­llos pá­li­dos. Pero le­jos de ha­cer na­da, A‐23 só­lo se que­dó mi­ran­do la pa­red que le que­da­ba en­fren­te con los ojos desor­bi­ta­dos. Aquello no era na­da ha­bi­tual. Si ha­bía lu­ces y no ha­bía ni tu­bos ni agu­je­ros, ¿qué de­bía ha­cer? Esperar. Esperar has­ta que apa­re­cie­ran o tu­bos o agu­je­ros o se apa­ga­ran las lu­ces y se abrie­ra un es­pa­cio su­fi­cien­te co­mo pa­ra que ya­cie­ra y se en­cen­die­ran las lu­ces y apa­re­cie­ran o tu­bos o agu­je­ros.

Mientras es­ta­ba allí in­mó­vil, de pie, con los ojos fi­jos, vol­vió a oír el mis­mo so­ni­do. El úni­co so­ni­do que le era fa­mi­liar. Fiush. Plof. Se ha­bía abier­to, a sus es­pal­das, un cua­dra­do ne­gro. No. No era eso. Era un cua­dra­do gris con pe­que­ños cua­dra­dos ne­gros den­tro.

Eso fue to­do lo que hi­zo fal­ta pa­ra que la­dea­ra la ca­be­za y abrie­ra la bo­ca co­mo si se le es­tu­vie­ra ca­yen­do de la po­si­ción na­tu­ral en su ros­tro. Aquello no era ni un agu­je­ro ni era al­go que re­lle­ne un agu­je­ro. ¿Qué era en­ton­ces? No lo sa­bía.

Al acer­car­se y to­car­lo con la mano des­cu­brió que, efec­ti­va­men­te, no era un agu­je­ro. También no­to que los cua­dra­dos ne­gros so­bre­sa­lían del otro cua­dra­do. Entonces pro­bó a to­car­los con el de­do. Al to­car­los se hun­dían. Y al fi­jar­se más en ellos, veía que ha­bía man­chas blan­cas so­bre ellos. Su pri­mer im­pul­so fue in­ten­tar lim­piar­los, pe­ro fue inú­til. Frotaba y fro­ta­ba, pe­ro to­do se­guía igual. Se en­co­gían mien­tras lo pul­sa­ban, emi­tían un ex­tra­ño so­ni­do, y, cuan­do los sol­ta­ba, vol­vían a su po­si­ción de ini­cio. Cada vez que ocu­rría aque­lla ru­ti­na ex­tra­ña sen­tía co­mo su es­tó­ma­go y su na­riz se en­co­gían mien­tras apre­ta­ba los pu­ños y en­tre­ce­rra­ba los ojos. Aquella sen­sa­ción tam­bién era nue­va.

Cada vez que in­ten­ta­ba lim­piar los cua­dra­dos ocu­rría lo mis­mo. Nada. Pero mien­tras no­ta­ba co­mo su ca­be­za em­pe­za­ba a ca­len­tar­se y sus dien­tes a re­chi­nar, sin­tien­do una ex­tra­ña ten­sión en el cue­llo, reapa­ri­ció un so­ni­do que le era fa­mi­liar. Fiush. Plof. Pero a di­fe­ren­cia de las otras oca­sio­nes, no se ha­bía abier­to na­da en la pa­red: apa­re­ció un tu­bo ca­yen­do des­de el te­cho. Y den­tro del tu­bo ha­bía al­go es­fé­ri­co.

A‐23 vol­vió a arru­gar la fren­te y los la­bios. Ella co­no­cía es­fe­ras só­li­das de co­lo­res vi­vos, pe­ro aque­llo era irre­gu­lar, blan­co y se de­for­ma­ba al tac­to. Algo que, tras ha­cer que su ca­be­za vol­vie­ra a es­tar fría pe­ro su cue­llo y sus hom­bros si­guie­ran do­lien­do, le hi­zo le­van­tar le­ve­men­te las co­mi­su­ras de los la­bios mien­tras se le caían li­ge­ra­men­te los pár­pa­dos. Estrujó aque­lla es­fe­ra. Probó a dar­le for­ma. Intentó dar­le for­ma es­fé­ri­ca, pe­ro al no con­se­guir­lo, no per­fec­ta, no co­mo las es­fe­ras que ya co­no­cía, uno de sus ojos em­pe­zó a ti­li­lar co­mo las lu­ces jus­to an­tes de apa­gar­se o en­cen­der­se.

En ese mo­men­to, mien­tras no­ta­ba co­mo su pe­cho subía y ba­ja­ba con di­fi­cul­tad y vol­vía a no­tar ca­lor en la ca­be­za, mi­ran­do la es­fe­ra con dis­tan­cia, no­tó al­go ra­ro: ha­bía par­tes que so­bre­sa­lían. Mirando a de­re­cha e iz­quier­da, arru­gan­do la na­riz mien­tras apre­ta­ba los la­bios, ti­ró len­ta­men­te de una pun­ta.

Al ter­mi­nar de ha­cer­lo, des­cu­brió que aque­llo en reali­dad era co­mo un cu­bo blan­co, só­lo que plano y más blan­do.

Tras mi­rar­lo con cu­rio­si­dad un buen ra­to, po­nién­do­se­lo de­lan­te de los ojos muy cer­ca, muy le­jos, a me­dia dis­tan­cia, dán­do­le la vuel­ta, po­nién­do­lo plano, abrien­do la bo­ca mu­cho cuan­do cam­bia de for­ma o in­clu­so pa­re­cía des­apa­re­cer, com­pro­bó que aque­llo tam­bién te­nía man­chas en su su­per­fi­cie. Tras in­ten­tar bo­rrar­las sin éxi­to, in­ten­to po­ner el pa­pel so­bre el cua­dra­do de la pa­red. Algo que no dio re­sul­ta­do. Pero en vez de pa­tear el sue­lo co­mo ha­cía cuan­do no acer­ta­ba con el agu­je­ro de ca­da nue­va pie­za cuan­do ha­bía mu­chas so­li­ci­tu­des al mis­mo tiem­po y tan­tos co­lo­res y tan­tas for­mas y tan­tas for­mas con tan­tos co­lo­res ha­cía que se con­fun­die­ran sus ojos y sus ma­nos y sus pies en­tre co­lo­res y for­mas y for­mas con co­lo­res y ha­cia don­de di­ri­gir­se pa­ra em­pa­re­jar­los, se pa­ró un se­gun­do. Se fi­jó en las man­chas. Y no­tó que, aun­que de dis­tin­to co­lor, eran las mis­mas man­chas que ha­bía en el cua­dra­do ne­gro con cua­dra­dos blan­cos y man­chas ne­gras.

Pulsó mu­chos cua­dra­dos ne­gros. Uno tras otro. Pero cuan­do pul­só los cin­co cua­dra­dos ne­gros con las man­chas blan­cas en el mis­mo or­den en que sa­lían en el cua­dra­do blan­co con las man­chas ne­gras, pa­só al­go ra­ro. Fiush. Plof. La pa­red se re­ple­gó an­te sus pro­pios ojos.

Según es­ca­la­ba la pa­red pu­do ver una ex­tra­ña luz al fon­do. No era fría, azul, ca­si blan­ca, co­mo la luz que ha­bía vis­to siem­pre; era na­ran­ja, cá­li­da, ex­tra­ña. No era des­agra­da­ble, pe­ro le ha­cía en­tre­ce­rrar los ojos. Fue do­lo­ro­so, pe­ro só­lo unos se­gun­dos. Después pu­do ver de don­de pro­ce­día aque­lla luz. Un es­pa­cio diá­fano, enor­me, sin for­ma de­fi­ni­da que pu­die­ra re­co­no­cer, ilu­mi­na­do por una enor­me es­fe­ra de co­lor na­ran­ja en el cen­tro de la es­ce­na.

A‐23 se acer­có sin­tien­do otra co­sa nue­va. Encogiendo los hom­bros, re­co­gien­do su ca­be­za en­tre ellos, in­ten­tan­do ha­cer­se lo más pe­que­ña po­si­ble, pe­ro acer­cán­do­se. O lo hi­zo has­ta que se cho­có con­tra una pa­red pe­que­ña que evi­tó que si­guie­ra an­dan­do, pe­ro que no le ta­pa­ba la ca­ra ni evi­ta­ba que ex­ten­die­ra los bra­zos.

Enfrente su­yo, muy le­jos, es­ta­ba esa es­fe­ra na­ran­ja que irra­dia­ba no só­lo luz, sino tam­bién una ex­tra­ña sen­sa­ción que le ha­cia sen­tir co­mo si la luz es­tu­vie­ra in­ten­ta­do atra­ve­sar su piel. No era des­agra­da­ble, pe­ro A‐23 es­ta­ba can­sa­da de tan­tas co­sas nue­vas. Prefería des­can­sar. Pero allí, con esa luz ex­tra­ña, sin pa­re­ces que pu­die­ran abrir­se pa­ra mos­trar agu­je­ros con for­mas con co­lo­res aso­cia­dos ni agu­je­ros del ta­ma­ño su­fi­cien­te pa­ra que ya­cie­ra quie­ta has­ta que se en­cen­die­ran las lu­ces, no sa­bía que ha­cer. Así que se que­dó mi­ran­do la es­fe­ra. Pensando si ha­bría al­gún agu­je­ro don­de en­ca­ja­ría la es­fe­ra. Si era eso pre­ci­sa­men­te su de­ber: en­con­trar don­de de­be en­ca­jar.

Observó.

Es al­go que sa­bía ha­cer.

A sus pies, de­ba­jo de la es­fe­ra, ha­bía cu­bos blan­cos, cu­bos pla­nos de co­lor ma­rrón que se cru­za­ban los unos con los otros, al­gu­nas for­mas ver­des irre­gu­la­res y, si se fi­ja­ba bien, lo que pa­re­cían for­mas muy pe­que­ñas, de mu­chos co­lo­res, mo­vién­do­se arri­ba y aba­jo por los cu­bos pla­nos de co­lor ma­rrón que se cru­za­ban los unos con los otros. Arriba, más allá de su ca­be­za, no ha­bía te­cho: ha­bía ex­tra­ños ci­lin­dros don­de for­mas de co­lor blan­co o ro­sa o al­gún otro co­lor no del to­do de­fi­ni­do, pa­re­ci­das a la pro­pia A‐23, ya­cían quie­tas, muy quie­tas.

A‐23 no­tó co­mo su pe­cho subía y ba­ja muy rá­pi­do. Que sus ma­nos tem­bla­ba. Quiso vol­ver atrás, sus pier­nas hor­mi­guea­ban, pe­ro al gi­rar­se des­cu­brió que la pa­red que se ha­bía abier­to pa­ra de­jar­la pa­sar allí ya no es­ta­ba abier­ta.

Con su pe­cho su­bien­do y ba­jan­do ca­da vez más rá­pi­do, con los ojos do­lo­ri­dos, bus­có un cua­dra­do, un co­lor, una for­ma. Allí no ha­bía na­da.

Debía es­pe­rar. Algo su­ce­de­ría. Pero no lo hi­zo. Tocó la pa­red, ob­ser­vó la pa­red, bus­có al­go, el qué, no sé, lo que fue­ra, co­lo­res, for­mas, al­go, por fa­vor. ¿Por fa­vor? Esa pa­la­bra no la co­no­cía, pe­ro sa­lió de sus la­bios. «Por fa­vor». Lo di­jo en voz al­ta. Y por pri­me­ra vez, oyó su voz: por fa­vor.

Esas fue­ron sus pri­me­ras pa­la­bras. Ni si­quie­ra sa­bía lo que era una pa­la­bra. Pero al pro­nun­ciar­las, al ma­te­ria­li­zar­las a tra­vés de sus la­bios, se hi­zo cons­cien­te de lo que sig­ni­fi­ca­ban. Su pe­cho subía y ba­ja­ba aún más rá­pi­do que cuan­do su pe­cho subía y ba­ja­ba ca­da vez más rá­pi­do. Aquello era de­ma­sia­do. Quería co­lo­res, for­mas, so­ni­dos, no pa­la­bras. Hasta que oyó un rui­do de­trás de ella. Un rui­do idén­ti­co al que emi­tía ella mis­ma cuan­do sen­tía co­mo si tu­vie­ra al­go atas­ca­da en la gar­gan­ta, pe­ro al fi­nal só­lo era un so­ni­do. Y al gi­rar­se pa­ra se­guir el es­tí­mu­lo, vio al­go muy pa­re­ci­do a A‐23. Algo muy pa­re­ci­do a ella. Algo con ojos, ori­fi­cio su­pe­rior, un co­lor in­de­fi­ni­do. ¿Por qué se es­ta­ba vien­do a sí mis­ma? ¿Qué es­ta­ba pa­san­do allí?

Entonces su pe­cho de­jó de su­bir y ba­jar ca­da vez más rá­pi­do. A‐23 ca­yó al sue­lo ya­cien­do co­mo lo ha­cía cuan­do se in­tro­du­cía en un agu­je­ro de apro­xi­ma­da­men­te su ta­ma­ño cuan­do se apa­ga­ban las lu­ces de su ha­bi­tácu­lo.

— Demasiados es­tí­mu­los pa­ra una Unidad Operativa, ¿no? —di­jo pa­ra sí aque­lla fi­gu­ra lar­gui­ru­cha, com­ple­ta­men­te ves­ti­da de ne­gro — . Supongo que ten­dre­mos que ir po­co a po­co.

Y di­cien­do eso, car­gán­do­se a A‐23 al hom­bro, abrió de nue­vo la puer­ta al pa­si­llo y se per­dió en el in­fi­ni­to frío del me­tal cro­ma­do.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *