Cincuenta y dos relatos #7 — Puro como la nieve

Enlarge

52-7

Emma Ríos

No fue bre­ve, no fue sin lá­gri­mas. Desde que se se­pa­ra­ron en el pri­mer lu­gar don­de se re­co­no­cie­ron co­mo ami­gos, Akira Fudo y Ryo Asuka ha­bían pa­sa­do ca­da ins­tan­te de sus días com­ba­tien­do con­tra el des­tino. Pero mien­tras Ryo, tras des­cu­brir­se co­mo Satán, te­nía de su la­do a de­mo­nios y una me­ta cla­ra, ex­ter­mi­nar a la hu­ma­ni­dad co­mo pró­lo­go a su re­torno de allá don­de fue ex­pul­sa­do, Akira, tras des­cu­brir­se co­mo Devilman, te­nía de su la­do a hu­ma­nos po­seí­dos por de­mo­nios y una me­ta di­fu­sa, pro­te­ger a la mis­ma hu­ma­ni­dad que in­sis­tía en no ha­cer di­fe­ren­cia al­gu­na en­tre am­bos ban­dos.

En al­gún mo­men­to de esa gue­rra in­fi­ni­ta don­de el tiem­po se ha­bía per­di­do en­tre la san­gre de­rra­ma­da, Akira se des­per­tó so­bre­sal­ta­do. Aunque es­ta­ba so­lo cuan­do ha­bía ido a dor­mir, aun­que la úni­ca cons­tan­te que ha­bía co­no­ci­do has­ta en­ton­ces es que hu­bie­ra guar­das ve­lan­do por su se­gu­ri­dad las vein­ti­cua­tro ho­ras del día, ha­bía al­guien más en la ha­bi­ta­ción. Una pre­sen­cia omi­no­sa. Unos ojos tan re­don­dos y re­ple­tos de co­lo­res que hu­bie­ran he­cho tem­blar con en­vi­dia in­clu­so a los ar­co iris más per­fec­tos.

Psycho Jenny ha­bía apa­re­ci­do de la na­da.

Akira se le­van­tó de un sal­to, ig­no­ran­do la exis­ten­cia del sue­lo, pa­san­do de flo­tar en­tre las sá­ba­nas pa­ra co­men­zar a vo­lar en­tre ala­ri­dos. Alaridos que no en­co­gie­ron la son­ri­sa de una Psycho Jenny que des­apa­re­ció sin de­jar ras­tro an­tes de que las ga­rras del que dor­mía pu­die­ran des­tri­par­la.

Tras de sí só­lo de­jó un eflu­vio psí­qui­co. Un men­sa­je en for­ma de eco re­bo­tan­do en el ce­re­bro de Akira.

«El maes­tro Ryo quie­re ver­se con­ti­go en el úl­ti­mo lu­gar en don­de fuis­te hu­mano».

En ese mo­men­to, mien­tras un par de guar­dias en­tra­ban en la ha­bi­ta­ción alar­ma­dos por los gri­tos, re­gre­só a su for­ma hu­ma­na. Akira son­rió sa­tis­fe­cho al ver­los en­trar. Y tran­qui­li­zán­do­les, di­cién­do­les que no ha­bía si­do na­da más que una pe­sa­di­lla, les con­mi­nó a mar­char­se mien­tras el pro­me­tía vol­ver ya mis­mo a la ca­ma.

Enfrente de sí te­nía la ca­sa de los Makimura.

Akira no sa­bía por qué es­ta­ba allí. Ni si­quie­ra si era el lu­gar don­de de­bía dar­se el en­cuen­tro. Pero da­do que no ha­bía pi­sa­do aque­lla ca­sa des­de que ha­bía de­ci­di­do lu­char con­tra el que en otro tiem­po fue­se su me­jor ami­go, era ló­gi­co su­po­ner que era allí don­de de­bían en­con­trar­se. Incluso si el me­ro he­cho de vol­ver ya le ha­cía sen­tir co­mo si un de­mo­nio le es­tu­vie­ra des­ga­rran­do el co­ra­zón des­de el in­te­rior de su pe­cho.

Al prin­ci­pio se que­dó en el um­bral. Se sen­tía in­ca­paz de en­trar. Le so­bre­co­gía la sen­sa­ción de que, cuan­do sa­lió por la puer­ta la úl­ti­ma vez, de­jan­do so­la a Miki pa­ra ir al en­cuen­tro de Ryo, ha­bía per­di­do su de­re­cho de vol­ver. De con­si­de­rar­los su fa­mi­lia. Incluso si los Makimura ha­bían si­do pa­ra él más cer­ca­nos y fa­mi­lia­res de lo que nun­ca lo fue­ron sus pa­dres bio­ló­gi­cos.

Pero tras un tiem­po ob­ser­van­do la puer­ta, abo­tar­ga­do por la sen­sa­ción de ser in­digno de to­car­la, de­ci­dió en­trar.

El in­te­rior de la ca­sa era el tes­ti­go si­len­cio­so de una ba­ta­lla cam­pal. Si bien la pro­ver­bial llu­via que apa­gó las lla­mas des­pués de que aca­ba­ran con la fa­mi­lia evi­tó una ca­tás­tro­fe ma­yor, el in­te­rior es­ta­ba en rui­nas. Puertas ro­tas, mue­bles des­tro­za­dos, te­chos hun­di­dos. Eran las rui­nas de una gue­rra a pe­que­ña es­ca­la. Algo es­pe­cial­men­te iró­ni­co con­si­de­ran­do que los de­mo­nios nun­ca ha­bían lle­ga­do a pi­sar aquel ba­rrio.

No que­rien­do per­der­se en­tre los re­cuer­dos de to­dos los rin­co­nes que ha­bían si­do man­ci­lla­dos por una vio­len­cia sin sen­ti­do, Akira se di­ri­gió di­rec­to ha­cia las es­ca­le­ras que lle­va­ban ha­cia la se­gun­da plan­ta.

Había subido aque­llas es­ca­le­ras cien­tos de ve­ces. Seguramente mi­les. Pero la sim­ple idea de su­bir­las se le an­to­ja­ba en­ton­ces una car­ga peor que te­ner que com­ba­tir con­tra el in­ter­mi­na­ble ejér­ci­to de Satán. A ca­da pa­so, a ca­da pel­da­ño, sen­tía que sus pier­nas le pe­sa­ban ca­da vez un po­co más. Como si, a ca­da pa­so que da­ba, la ma­de­ra y su piel, el sue­lo y sus múscu­los y sus hue­sos y sus ner­vios, fue­ran con­vir­tién­do­se en un úni­co en­te in­dis­tin­gui­ble.

Cuando lle­gó ha­cia la mi­tad de las es­ca­le­ras ape­nas sí po­día mo­ver­se. Cada mo­vi­mien­to, ca­da ges­to, era un es­fuer­zo te­rri­ble que lo atra­ve­sa­ba co­mo un do­lor más pro­fun­do que su me­ra trans­crip­ción fí­si­ca, un re­cor­da­to­rio per­fec­to de los ho­rro­res in­he­ren­tes al he­cho de es­tar vi­vo.

Durante un ins­tan­te, mien­tras sen­tía có­mo le aban­do­na­ban las fuer­zas, deseó ha­ber es­ta­do en esa ca­sa cuan­do ocu­rrió to­do. No pa­ra sal­var a los de­más, sino pa­ra po­der ha­ber muer­to con ellos.

Fue en­ton­ces cuan­do el mun­do se des­va­ne­ció an­te sus ojos. Fue ab­sor­bi­do por la os­cu­ri­dad más pro­fun­da.

En me­dio de la na­da, en­vuel­to por aque­lla es­pe­cie de lim­bo, sa­bía que só­lo ha­bía una co­sa por ha­cer: de­jar atrás su cons­cien­cia y de­jar­se lle­var. Cerrar los ojos. Lentamente. Y mien­tras co­men­za­ba a eva­po­rar­se en el va­ció, sin­tió al­go ex­tra­ño. Contacto hu­mano. Como si al­guien es­tu­vie­ra in­ten­tan­do man­te­ner­le a flo­te a tra­vés de al­go tan mun­dano co­mo una mano en la es­pal­da. Incluso si eso no era su­fi­cien­te co­mo pa­ra que de­ja­ra de di­sol­ver­se mien­tras caía por el su­mi­de­ro del ol­vi­do.

Abriendo los ojos de par en par, su pri­mer im­pul­so mien­tras se­guía ca­yen­do ha­cia nin­gu­na par­te fue gi­rar­se, pe­ro al­go den­tro de él le ad­vir­tió que no lo hi­cie­ra. Que aquel se­ría su fi­nal.

Akira de­ci­dió es­cu­char. Escuchar y ac­tuar en con­se­cuen­cia. Se de­jó arro­par por aquel par de ma­nos in­ten­tan­do sal­var­le, co­mo per­mi­tió po­co des­pués que se su­ma­ran otro par. Y otro. Y otro más. Así has­ta que fue­ron su­fi­cien­tes co­mo pa­ra man­te­ner­lo a flo­te pri­me­ro e in­clu­so pa­ra ele­var­lo de re­gre­so ha­cia los cie­los des­pués. Pero pron­to des­cu­brió que tam­bién las ma­nos te­nían sus lí­mi­tes. Que el abis­mo siem­pre re­cla­ma­ba to­do, por­que in­clu­so la to­ta­li­dad en su in­te­rior se tor­na­ba en na­da. Entonces Akira su­po que só­lo te­nía una op­ción. Cerró los ojos, apre­tó los dien­tes y, apro­ve­chan­do un úl­ti­mo im­pul­so de aque­llas ma­nos aje­nas, apro­ve­chó pa­ra echar a vo­lar rom­pien­do así con el em­bru­jo.

De re­gre­so en su cuer­po, an­te las es­ca­le­ras, se­guía sin­tien­do co­mo si car­ga­ra con to­do el pe­so del mun­do a sus es­pal­das. Pero le­jos de ren­dir­se, re­do­bló sus es­fuer­zos. Ignoró có­mo su car­ne y sus múscu­los se des­pe­ga­ban de sus hue­sos, co­mo sus hue­sos se as­ti­lla­ban co­mo la ma­de­ra que iban arras­tran­do con­si­go, có­mo la ma­de­ra pa­re­cía des­pren­der­se de sus me­mo­rias y re­cuer­dos co­mo si se tra­ta­ran del se­rrín que po­día desechar­se de un cor­te nun­ca del to­do lim­pio. Pero al fi­nal, con­si­guió su­bir otro es­ca­lón.

Entonces si­guió es­ca­lan­do. El si­guien­te pa­so fue un po­co más fá­cil, co­mo si ya só­lo car­ga­ra con to­da la gen­te que ha­bía co­no­ci­do en su vi­da; el si­guien­te del si­guien­te fue aún más fá­cil, car­gan­do só­lo con la cons­cien­cia de a quie­nes ha­bía ama­do; y al si­guien­te de aquel, to­do se vol­vió fá­cil: só­lo car­ga­ba con­si­go mis­mo. Ya po­día vol­ver a su­bir las es­ca­le­ras co­mo ha­bía he­cho siem­pre.

Cuando se dio cuen­ta de que es­ta­ba su­bien­do las es­ca­le­ras con nor­ma­li­dad, se pa­ró un se­gun­do. Estaba preo­cu­pa­do. Observó sus pier­nas, sus pies, sus bra­zos, sus ma­nos. Todo pa­re­cía bien. En su si­tio. Y aun­que no po­día ver ni su ca­ra ni su men­te, en prin­ci­pio no te­nía nin­gún do­lor ni nin­gu­na au­sen­cia sos­pe­cho­sa. ¿Qué ha­bía si­do en­ton­ces lo que aca­ba­ba de ex­pe­ri­men­tar? No sa­bría de­cir­lo. Pero en­co­gién­do­se de hom­bros, acep­tan­do que hay co­sas que nun­ca po­dría lle­gar a en­ten­der, si­guió su­bien­do las es­ca­le­ras.

Y al ha­cer­lo, al lle­gar al fi­nal de las mis­mas, se en­con­tró con al­go que no es­ta­ba allí la úl­ti­ma vez que es­tu­vo en la ca­sa: un de­mo­nio atra­pa­do en una es­fe­ra que se en­con­tra­ba flo­tan­do a dos me­tros so­bre el sue­lo.

Akira se acer­có te­me­ro­so. Dispuesto a pe­lear. Pero cuan­do es­tu­vo cer­ca, cuan­do ca­si po­día sen­tir el bri­llo afi­la­do de sus col­mi­llos y sus ga­rras y sus mal­di­cio­nes si­sea­das en­tre dien­tes, la es­fe­ra co­men­zó a ha­cer­se ca­da vez más pe­que­ña. Primero lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra rom­per­le va­rios hue­sos y com­pri­mir­lo has­ta for­mar una for­ma per­fec­ta­men­te es­fé­ri­ca con su car­ne, des­pués co­mo pa­ra de­for­mar­lo en una ca­ri­ca­tu­ra gro­tes­ca de me­nos de la mi­tad de su ta­ma­ño nor­mal, fi­nal­men­te com­pri­mién­do­se has­ta el pun­to de con­ver­tir­lo en un zu­mo san­grien­to de vís­ce­ras y te­ji­dos blan­dos

Inmediatamente des­pués de que se con­vir­tie­ra en na­da más que san­gre oxi­da­da y ór­ga­nos co­rrup­tos, la es­fe­ra es­ta­lló co­mo una bur­bu­ja. Plof. Y de ese mo­do, ca­yó so­bre el re­ci­bi­dor un bre­ve cha­pa­rrón de te­ji­dos, hue­sos y flui­dos a los cua­les Akira no su­po dar­les nom­bre.

Tras el im­pro­vi­sa­do chu­bas­co de­mo­nia­co pu­do ver que, al fi­nal del pa­si­llo, ha­bía otra per­so­na. Ryo Asuka. Pero tal co­mo apa­re­ció, des­apa­re­ció por la puer­ta de la ha­bi­ta­ción de Akira sin de­cir na­da.

Su cuar­to no ha­bía cam­bia­do na­da a pe­sar del tiem­po per­di­do. Su ca­ma es­ta­ba per­fec­ta­men­te he­cha, en la es­tan­te­ría ya­cían sus li­bros sin leer e, in­clu­so las co­sas más pro­sai­cas, una go­ma de bo­rrar so­bre el es­cri­to­rio, una cin­ta de pe­lo de Miki en la se­gun­da bal­da de la es­tan­te­ría, per­ma­ne­cían allí, in­dem­nes, co­mo re­li­quias de un mun­do ex­tran­je­ro. Ni el fue­go ni la tur­ba ni la gue­rra ha­bían con­se­gui­do pe­ne­trar en el lu­gar don­de po­día re­co­ger­se de to­do cuan­to ocu­rrie­ra en el ex­te­rior.

Ni si­quie­ra la pre­sen­cia de Ryo lo­gró per­tur­bar aque­lla paz. Incluso cuan­do se tum­bó so­bre la ca­ma se­gún en­tra­ba Akira por la puer­ta, el te­ji­do ba­jo su piel per­ma­ne­ció inal­te­ra­ble. La ca­ma no se arru­gó. No va­rió en fon­do o for­ma. Como si Ryo no fue­ra un nom­bre o un ser hu­mano, sino una su­til bri­sa de ai­re.

Allí, des­de la ca­ma, hi­zo un ges­to in­vi­tán­do­le a ha­cer lo mis­mo. A tum­bar­se jun­to a él. Pero Akira res­pon­dió frun­cien­do el ce­ño, di­ri­gién­do­se ha­cia el cen­tro de la ha­bi­ta­ción, a lo cual Ryo reac­cio­nó mi­rán­do­le con una in­di­fe­ren­cia ce­les­tial.

No hu­bo in­ter­cam­bios de pa­la­bras. No fue ne­ce­sa­rio. Entre ellos ya ha­cía mu­cho que las pa­la­bras se ha­bían vuel­to re­dun­dan­tes. A ojos de am­bos, el otro no era más que una pie­za trans­lu­ci­da de emo­cio­nes trans­pa­ren­tes. Un cris­tal con ve­tas tin­ta­das que iban cam­bian­do con el tiem­po y las cir­cuns­tan­cias, fá­cil­men­te le­gi­bles pa­ra cual­quie­ra que es­tu­vie­ra lo su­fi­cien­te­men­te fa­mi­lia­ri­za­do con ellas.

Con to­do, eli­gie­ron ha­blar. Pues aun­que in­ne­ce­sa­rias, la pa­la­bras te­nían la cua­li­dad de re­ve­lar lo que el otro in­ten­ta­ba ocul­tar.

— ¿Qué es lo que quie­res de mí? —di­jo Akira mal­hu­mo­ra­do.

— Hablar con­ti­go. Me pa­re­ce evi­den­te.

— Nada es evi­den­te con­ti­go.

— Eso es cier­to —di­jo Ryo, in­cor­po­rán­do­se, con un de­do en­tre los la­bios — . ¿Pero quién es­tá ha­blan­do con tu bo­ca? ¿Akira o Amon?

— ¡Siempre he si­do Akira Fudo!

— Oh, ¿de ve­rás?

Su ce­re­bro se ob­tu­ró re­pen­ti­na­men­te con una des­car­ga te­rro­rí­fi­ca. Un es­pas­mo pri­mor­dial. No una reac­ción an­te el en­torno o las cir­cuns­tan­cias, sino an­te el tiem­po. Durante un ins­tan­te, pu­do ver hie­lo des­que­bra­ján­do­se, una pre­sen­cia omi­no­sa en­ce­rra­da, la vi­da abrién­do­se pa­so.

Akira tar­dó unos ins­tan­tes en ser ca­paz de con­tes­tar.

— Supongo que pa­ra ti eso es irre­le­van­te. Amon o Akira, hu­mano o de­mo­nio; to­do te va­le, siem­pre y cuan­do sir­va pa­ra cum­plir tus de­seos.

— No es­ta­ría­mos aquí si fue­ra tal y co­mo di­ces.

— Entonces, ¿hay una ra­zón pa­ra tor­tu­rar­me de es­te mo­do?

— Psycho Jenny su­gi­rió que en nin­gún lu­gar es­ta­rías tan re­cep­ti­vo co­mo en tu pro­pio cuar­to. Que aquí ten­drías una res­pues­ta emo­cio­nal más po­si­ti­va que en mi apar­ta­men­to.

— ¿Una res­pues­ta emo­cio­nal más po­si­ti­va? —di­jo Akira en­tre dien­tes — . ¿Acaso no sa­bes qué ocu­rrió aquí?

— No veo en que cam­bia­ría eso tu ac­ti­tud.

Sus pu­ños es­ta­ban tan apre­ta­dos que sen­tía has­ta la úl­ti­ma fi­bra de sus ma­nos co­mo un en­te in­de­pen­dien­te. Una po­li­fo­nía de te­ji­dos chas­quean­do al rit­mo irre­gu­lar de su co­ra­zón. Su im­pul­so pri­mor­dial era con­ver­tir­se en Devilman y arran­car­le la ca­be­za a aquel ca­dá­ver ma­quia­vé­li­co que en otro tiem­po ha­bía si­do su ami­go. Pero él no se de­ja­ba lle­var por su ins­tin­to. Estaba muy por en­ci­ma de to­do eso.

— ¿No eres ca­paz de com­pren­der por­qué me afec­ta la muer­te de otras per­so­nas? ¿De los Makimura? ¿De Miki? Por fa­vor, Ryo. ¡Son per­so­nas! ¿Cómo pue­des se­guir ob­vian­do to­do el da­ño que has he­cho?

— ¿Me cul­pas de la muer­te de los Makimura?

— Tú le de­cla­ras­te la gue­rra a la hu­ma­ni­dad, ¡tú re­ve­las­te al mun­do que yo era Devilman!

— Pero no fue­ron de­mo­nios quie­nes los ma­ta­ron, ¿no? —di­jo Ryo, al­ti­vo, mien­tras Akira re­co­gía su ca­be­za en­tre los hom­bros y da­ba un pa­so atrás — . Fueron otras per­so­nas. Gente co­mo ellos. Seres hu­ma­nos. Yo es­ta­ba en te­le­vi­sión des­ve­lan­do la exis­ten­cia del plan de los de­mo­nios, des­ve­lan­do tu exis­ten­cia, Devilman, ¿y qué? Si la hu­ma­ni­dad no tu­vie­ra un de­seo in­he­ren­te de ani­qui­la­ción, de ha­cer­se da­ño los unos a los otros, los Makimura se­gui­rían con vi­da.

Entonces, Ryo se le­van­tó de la ca­ma. Pero no lo hi­zo mo­vien­do sus múscu­los y sus hue­sos y to­do aque­llo que le per­te­ne­cía, sino mo­vien­do la reali­dad en sí, el es­pa­cio y el tiem­po a su al­re­de­dor. En un mo­men­to da­do es­ta­ba en la ca­ma, al si­guien­te es­ta­ba en­fren­te de Akira.

Y mien­tras re­to­ma­ba su dis­cur­so, se de­jó caer con­tra él, apre­tan­do su ros­tro con­tra su pe­cho.

— Sé que pa­ra ti eran im­por­tan­tes y me gus­ta­ría de­cir que lo sien­to. Pero no es así. No sien­to na­da. Amor. Odio. Dolor. Todo me re­sul­ta ajeno y le­jano co­mo el trino de un pá­ja­ro que nun­ca ha­ya vis­to. Para mí es­to no es na­da más que la pre­pa­ra­ción pa­ra aca­bar lo que no lo­gré ha­ce mi­les de años. Algo pa­ra lo cual, tu ayu­da, Akira, me se­ría de mu­cha ayu­da.

— Pero, los Makimura…

— ¿Sabes? Tu co­ra­zón aho­ra la­te más len­ta­men­te —di­jo Ryo des­pe­gán­do­se un mo­men­to de Akira, mi­rán­do­le a los ojos.

Por pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po, Akira se sin­tió pro­te­gi­do. Comprendido. Llevaba tan­to tiem­po lu­chan­do so­lo que no re­cor­da­ba qué era el con­tac­to hu­mano. Una son­ri­sa, un re­cuer­do, un sen­ti­mien­to. Incluso si no ha­bía ol­vi­da­do en to­do ese tiem­po por­qué es­ta­ba pe­lean­do.

Peleaba por la hu­ma­ni­dad. Por to­dos aque­llos que eran co­mo él. Pero en lo más hon­do de su ser anida­ba la du­da de si ha­bía un só­lo hu­mano que me­re­cie­ra la re­den­ción que con tan­to an­he­lo bus­ca­ba. Todos ha­bían ma­ta­do sin ra­zón. Todos. Sin ex­cep­ción. ¿Quien fue el que des­tri­pó a quie­nes que­ma­ron esa ca­sa y pu­sie­ron en pi­cas la ca­be­za de Miki y sus ami­gos? No fue­ron de­mo­nios. Ni si­quie­ra otros se­res hu­ma­nos. Fue él. Akira. Devilman. El auto-erigido cam­peón de la hu­ma­ni­dad. Se de­jó lle­var por el odio y la ra­bia y aca­bó con to­dos ellos. ¿No le ha­cía eso igual a los de­mo­nios? Y de ser así, ¿qué sen­ti­do te­nía en­ton­ces lu­char por una hu­ma­ni­dad que se com­por­ta­ba co­mo las hues­tes del in­fierno?

Pero mien­tras Ryo se apre­ta­ba con­tra su pe­cho con un ar­can­gé­li­co ges­to de inocen­cia, vio lo que te­nía en­fren­te de sus ojos. En la pa­red ha­bía una fo­to en­mar­ca­da don­de apa­re­cían Miki, Tare y los Nakamura. Con ellos, tam­bién él. Akira. Los cin­co es­ta­ban son­rien­tes, fe­li­ces, in­dis­tin­gui­bles de cual­quier otra fa­mi­lia fe­liz.

Entonces cual­quier du­da que tu­vie­ra se es­fu­mó de su co­ra­zón.

Sus lá­gri­mas lim­pia­ron has­ta el úl­ti­mo ras­tro de odio que el tiem­po ha­bía ido ocul­tan­do en­tre los plie­gues más pro­fun­dos de sus en­tra­ñas.

— Ryo, ¿por qué no eres ca­paz de acep­tar lo que ha ocu­rri­do?

Éste le ob­ser­vó con­fu­so, ale­ján­do­se de su pe­cho, sin en­ten­der lo que sig­ni­fi­ca­ban aque­llas pa­la­bras.

— Estás llo­ran­do.

— Tú eres una víc­ti­ma tam­bién, Ryo —di­jo Akira llo­ran­do a bor­bo­to­nes — . Satán anida den­tro de ti, pe­ro tú no eres Satán. Tú tam­bién pue­des com­ba­tir con­tra eso. Sólo ne­ce­si­tas una pa­la­bra. Sólo ne­ce­si­tas que­dar­te a mi la­do —en­ton­ces de­jó de llo­rar, le aga­rró de los hom­bros y son­rió con la tris­te­za pro­pia de al­guien que ha vis­to de­ma­sia­da san­gre ti­ñen­do sus ma­nos — . Juntos po­de­mos en­con­trar una so­lu­ción. Descubrir có­mo po­drían con­vi­vir de­mo­nios, hu­ma­nos y los que son co­mo no­so­tros.

Ryo se lle­vó la mano al pe­cho mien­tras mi­ra­ba ha­cia Akira co­mo si es­tu­vie­ra a mi­llo­nes de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Como si in­ten­ta­ra dis­cer­nir sus fac­cio­nes en un pun­to que só­lo re­si­día en su ima­gi­na­ción, no en lo que era ca­paz de ver.

— Si acep­tas, po­de­mos es­tar siem­pre jun­tos.

Aquello era cá­li­do. Como los hu­ma­nos so­lían des­cri­bir la luz de Dios, in­clu­so si él sa­bía que es­ta en reali­dad era fría y es­té­ril.

— Pero si di­ces que no, en­ton­ces no vol­ve­re­mos a ver­nos has­ta la ba­ta­lla fi­nal.

Pero en­ton­ces Ryo sin­tió co­mo si se le es­ca­pa­ra de en­tre los de­dos. Incluso si só­lo era un pun­to in­cog­nos­ci­ble en su men­te.

Deslizándose de en­tre sus bra­zos co­mo se ha­bía le­van­ta­do de la ca­ma, sin mo­ver­se él sino el mun­do, se di­ri­gió ha­cia la puer­ta. Akira to­da­vía mi­ra­ba ha­cia la pa­red, no por­que no tu­vie­ra tiem­po pa­ra reac­cio­nar, sino por­que no que­ría mi­rar­le. Ryo se re­tra­só unos se­gun­dos, ob­ser­ván­do­lo, an­tes de gi­rar­se y sa­lir por la puer­ta.

— Si das aun­que só­lo sea un pa­so más, ¡te ju­ro que la úl­ti­ma ba­ta­lla se­rá aquí y aho­ra, Ryo!

Ryo se gi­ró. Su son­ri­sa era cá­li­da, cer­ca­na. Hacía que le do­lie­ran los múscu­los de la ca­ra. Era la pri­me­ra vez que son­reía de aquel mo­do.

— Adiós, Akira. Haremos jus­ti­cia a las pro­fe­cías de tu es­pe­cie.

Akira, con­vir­tién­do­se en Devilman, se lan­zó ha­cia él, fu­rio­so, pe­ro don­de en un mo­men­to da­do es­ta­ba Ryo, al si­guien­te só­lo ha­bía una llu­via de plu­mas blan­cas tan pu­ras co­mo la nie­ve.

Unas plu­mas que caían grá­ci­les ha­cia el sue­lo, in­dis­tin­gui­bles de las lá­gri­mas de­rra­ma­das por un de­mo­nio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *