Cincuenta y dos relatos

Ray Bradbury de­cía que no es po­si­ble es­cri­bir cin­cuen­ta y dos re­la­tos ma­los se­gui­dos. Por su­pues­to, eso es men­ti­ra. Difícil, pe­ro men­ti­ra. Pero da­do que su pre­ten­sión era de­mos­trar que la es­cri­tu­ra es un pro­ce­so de apren­di­za­je, no de ta­len­to o ins­pi­ra­ción di­vi­na, da­re­mos por bue­na su apre­cia­ción: cin­cuen­ta y dos re­la­tos es de­di­car un año en­te­ro a es­cri­bir y pu­lir un re­la­to se­ma­nal. Algo di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble.

En 52 Relatos pre­ten­do com­pro­bar si Bradbury te­nía ra­zón. Algo pa­ra lo cual ne­ce­si­to ex­pe­rien­cia em­pí­ri­ca. Por eso, a par­tir de aa­qí y has­ta fi­nal del año, pu­bli­ca­ré un re­la­to es­cri­to ex pro­fe­so esa mis­ma se­ma­na. Y ya que yo pon­go las re­glas, no des­car­to ha­cer tram­pas. Especialmente en lo que res­pec­ta a la for­ma. Si un re­la­to es de cin­co o vein­te mil pa­la­bras, si de­be te­ner for­ma li­te­ra­ria o pue­de ser un guión o in­clu­so un có­mic, es al­go que iré de­ci­dien­do ca­da se­ma­na se­gún me ape­tez­ca. Así pues, las con­di­cio­nes son só­lo dos: pu­bli­ca­ré un re­la­to a la se­ma­na aquí en mi blog, The Sky Was Pink, y ten­drá que ser ilus­tra­do, por mí o por otra per­so­na.

Eso sig­ni­fi­ca que es­toy abier­to tan­to a ideas de qué es­cri­bir co­mo ilus­tra­cio­nes que al­guien pue­da apor­tar. No se­rá re­mu­ne­ra­do, pe­ro yo tam­po­co ga­na­ré di­ne­ro con na­da de es­to.

El pro­pó­si­to es, a fin de cuen­tas, pa­ra com­pro­bar una te­sis aje­na. Y, con un po­co de suer­te, pa­ra di­ver­tir­nos. Porque, sea o no po­si­ble es­cri­bir cin­cuen­ta y dos re­la­tos ma­los se­gui­dos, ¿qué da­ño ha­ce in­ten­tar­lo si nos di­ver­ti­mos por el ca­mino?

Relatos

1. El recuerdo que era como yo

2. La nariz