ciudadano del mundo — no se decepcionará / piano en espiral

null

Aquel que fue pa­ra­dig­ma de la re­vo­lu­ción cul­tu­ral en el pa­sa­do en el pre­sen­te pue­de con­ver­tir­se por el sim­ple he­cho del es­ta­tis­mo de su pro­pues­ta, en un fó­sil he­ral­do de tiem­pos pa­sa­dos. Pero tam­po­co de­ben caer en el pro­ce­so con­tra­rio, las le­yen­das tie­nen unas li­neas muy de­fi­ni­das que, de que­brar­se, po­drían ser con­si­de­ra­do una trai­ción ha­cia su pro­pio pa­sa­do. ¿Qué si­tua­ción les que­da en­ton­ces a aque­llos que inau­gu­ra­ron un fu­tu­ro ya pa­sa­do? Encontrar los flu­jos del pre­sen­te que co­nec­tan con su dis­cur­so co­mo ha­ce Ryuichi Sakamoto en Chasm.

Aunque ya des­de su ini­cio jue­ga al en­ga­ño con la ex­ce­len­te Undercooled las cons­tan­tes más evi­den­tes del tra­ba­jo sa­ka­mo­tiano es­tán ahí tan­to en lo mu­si­cal co­mo en lo ideo­ló­gi­co. Pese a to­do Chasm pa­re­ce abo­ca­do al es­pí­ri­tu de un cy­borg, su ba­se or­gá­ni­ca se ve acom­pa­ña­do de una can­ti­dad obs­ce­na de arre­glos elec­tró­ni­cos de van­guar­dia. Los pia­nos des­nu­dos de to­do ar­ti­fi­cio, acom­pa­ña­dos de arre­glos que ter­mi­nen de re­don­dear los fluc­tuan­tes pai­sa­jes que va di­se­mi­nan­do en la me­mo­ria, se es­ta­ble­cen co­mo pun­to cul­men de to­da la obra; po­dría des­nu­dar­se de to­da elec­tró­ni­ca al dis­co y aun guar­da­ría su cohe­ren­cia in­te­rior. Aun cuan­do su esen­cia que­da más di­lui­da en ex­ce­sos só­ni­cos que atra­vie­san ale­gre­men­te el noi­se co­mo en Coro, co­mo in­va­di­do por una cy­ber­psi­co­sis, se pue­de dis­tin­guir ese des­te­llo or­ga­ni­cis­ta a tra­vés de esos gol­pes de piano es­ca­pan­do ha­cia la su­per­fi­cie. De es­te mo­do atra­vie­sa cual­quier es­ti­lo que se val­ga de sus pro­pó­si­tos, des­de el trip‐hop has­ta el break­beat, sien­do pe­ne­tra­do úni­ca­men­te por esas re­mi­nis­cen­cias del pa­sa­do en for­ma de su piano o, co­mo no, su fiel ami­go David Sylvian.

Si al­guien no ne­ce­si­ta­ba ac­tua­li­zar­se en ab­so­lu­to pa­ra se­guir so­nan­do ab­so­lu­ta­men­te con­tem­po­rá­neo es Ryuichi Sakamoto pe­ro, con to­do, se de­ci­de por ello pa­ra atra­ve­sar el hoy pa­ra si­tuar­se en lo que de­be­ría ser un dis­cur­so mu­si­cal del ma­ña­na. Y así ha si­do cuan­do gen­te co­mo Kashiwa Daisuke o World’s End Girlfriend pa­re­cen es­tar ex­pues­tos a la con­di­ción mu­tan­te, exóge­na, de la con­di­ción músico‐temporal de Sakamoto‐sama. El he­cho re­vo­lu­cio­na­rio siem­pre se da en la con­fluen­cia ri­zo­má­ti­ca de las co­ne­xio­nes apa­ren­te­men­te irre­con­ci­lia­bles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *