Colores prohibidos (III) – Resumen semanal (de lo que hago y lo que se está haciendo)

Bienvenidos a Colores prohibidos, el resumen semanal de lo que hago y lo que se está haciendo. Esta semana parece que viene bastante temática: adaptaciones y cyberpunk son lo que más se repite en la selección. Algo lógico, si se juntan el estreno de la adaptación de Ghost in the Shell y no se para de hablar (bien) de Nier: Automata.

En el resto hay un poco de todo. Divulgación científica. Música. Novela negra. Incluso le tocamos las palmas al siempre excelente Sion Sono.

Pero no nos liemos. Vayamos directamente al contenido. A fin de cuentas, de eso trata de Colores prohibidos: de tener todo el contenido bien agrupado, aseado y listo para su consumo en esas tontas tardes de domingo. O de cualquier otro día. Porque aquí seguiremos, si el mundo sigue en pie, el domingo que viene.

Lo que hago

Guía para principiantes – Cyberpunk japonés | Canino

A nadie se le escapa que Japón parece otro mundo. Incluso aún en mayor medida que otros países de su entorno menos occidentalizados. ¿Cómo es posible eso? Se nos ocurren varios motivos. Desde su idiosincrasia hasta sus políticas aislacionistas, pasando por ser el único país que ha experimentado de primera mano dos bombas nucleares y la necesidad posterior de hacer que su emperador se declarara humano por escrito —ya que, hasta entonces, era considerado una emanación de la diosa Amaterasu—, Japón, en términos históricos, siempre ha sido un país extraño que ha seguido sus propias coordenadas. Incluso si resultaban alienigenas para el resto de países del mundo.

Eso también nos sirve para entender el interés que despierta el país. A fin de cuentas, ¿cuántos países pueden decir que su último siglo parece una ensoñación salida de un cuento de ciencia ficción? Sólo Japón. Algo que tendrían en cuenta los autores de ese género, que lo tomarían como referente para crear un subgénero propio: el cyberpunk.

‘Ghost in the Shell’, o cuando en Hollywood piensan que lo blanco es lo neutro | Canino

Ghost in the Shell ha tenido un remake americano. Y para sorpresa de nadie, no ha sido demasiado bien recibido. ¿A qué se debe eso? Al whitewashing. A su falta de profundidad. A la escasa personalidad que demuestra. Y si bien esos tres elementos parecen separados entre sí, en realidad están enraizados en un mismo problema común. El nulo respeto a la obra original. O para ser exactos, a la cultura en la que fue concebida.

¡Hollywood, adapta estos anime! (Y hazlo bien) | Cinemania

En Hollywood han encontrado un filón por explotar en Japón. Y no es para menos. Con el estreno de Ghost in the Shell: El alma de la máquina, y con Death Note en el horizonte, el manga y el anime parecen más vivos que nunca en la industria del cine. El problema es que sus responsables no siempre saben manejarse con esa clase de historias. Por eso hemos elegido un puñado de obras japonesas que, en las manos adecuadas, podrían dar lugar a buenos remakes. Al menos, si los estudios se molestan en no intentar vaciar de contenido las obras que están llevando a su terreno.

Jonny Double, de Brian Azzarello y Eduardo Risso | Goodreads

A veces olvidamos que ningún género es sus tropos. Sólo sus tropos. Nadie negará que en el noir el crimen que sale mal, el tipo duro de vuelta de todo y la femme fatale deben estar ahí, pero eso no significa que sea necesario que estén de la forma que cabe esperar. Existe espacio para reinventarlos. Para darles una vuelta de tuerca. E incluso cuando no se hace, todavía queda espacio para otra cosa: ser interesante en la ortodoxia.

The Talent Code: Unlocking the Secret of Skill in Sports, Art, Music, Math, and Just About Everything Else, de Daniel Coyle | Goodreads

Cuando daba clases de diseño de videojuegos, siempre insistía en una cosa: el talento no existe. Existen marcos mentales. Existe motivación. También existe la práctica, el interés y la actitud. Y por supuesto, trabajo duro. Porque la única diferencia entre alguien con talento y alguien sin él es cuan duro necesitan trabajar para llegar hasta cierto punto.

Daniel Coyle ha venido a confirmar mis tesis.

Final Destination 3, de James Wong | Letterboxd

Morir es una putada. Cuando ocurre, ya no puedes hacer todas esas cosas que llevas años posponiendo. Tal vez por eso, en el terror, el motor último de la acción es ese: la muerte, evitar la muerte, cómo la posibilidad de la misma o bien nos vuelve estúpidos o bien nos vuelve supervivientes.

Pero como en todos los ámbitos de la vida, suele ganar la estupidez sobre el pensamiento práctico.

Love & Peace, de Sion Sono | Letterboxd

A Sion Sono se le conoce por su extravagancia. Haciendo cine extraño, colindante con el gore y el terror, sus devaneos existencialistas en conjunción con su estética pop, casi anime, le ha valido no ser todo lo respetado que merecería por la hintelijensia cinéfila. Algo irónico, dada su impecable consistencia técnica incluso en sus películas de encargo.

Office Space, de Mike Judge | Letterboxd

Mike Judge es un sentimental. Detrás de su fachada de eterno adolescente, todas sus películas tocan el tema, de uno u otro modo, del avanzar hacia la edad adulta. Qué implica dejar de ser un niño, enfrentarse a la frustración de la vida cotidiana y no volverse loco en el intento. Su conclusión, por supuesto, siempre es más o menos la misma: madurar significa que te importen una mierda las pequeñas minucias de la vida. No la responsabilidad. No hacer lo que debes. Sólo aprender a vivir haciendo aquello que te hace feliz.

Ghost in the Shell, de Rupert Sanders | Letterboxd

Ghost in the Shell (2017) no es Ghost in the Shell (1995). Algo evidente para cualquiera que conozca la concordancia numérica. Pero incluso si es obvio, no lo es en un sentido más primitivo: esta adaptación de Ghost in the Shell tiene un problema nominalista. Tiene un nombre equivocado.

Debería llamarse Blade Runner 2. Ahora (incluso más) etnocéntrista.

Hablemos de holística. Dirk Gently (y Max Landis) a la luz de su primera temporada | The Sky Was Pink

En la narrativa siempre hay un acercamiento holístico al mundo. Es natural. Damos por hecho que todo lo que aparece en un relato tiene un propósito. Está conectado. De ahí famosas reglas de la narrativa, como la pistola de Chéjov, o las igualmente famosas quejas sobre la (hipotética) falta de cohesión de ciertas obras, como los agujeros de guión. Porque en un texto, como en la vida, esperamos que todo tenga sentido. Que de una acción devenga una reacción.

Incluso si, en nuestro día a día, eso no es más que nuestro cerebro reordenando nuestros recuerdos para que parezcan tener un propósito último que nunca tuvieron.

Y lo que se está haciendo

[Feature] Reimi is Unbreakable: Female empowerment in Diamond is Unbreakable | Anime Feminist

«Jojo’s Bizarre Adventure by Hirohiko Araki is not exactly a conventional shonen manga. The series, which turns 30 this year, tells the multi-generational epic of the Joestar family and the strange – one might even say bizarre – supernatural forces that touch their lives. The first three arcs featured heroes clashing over the fate of humanity in exotic locales such as Egypt and Peru. The fourth arc, Diamond is Unbreakable, breaks from that tone with a suburban horror tale featuring Josuke Higashikata, the product of Joseph Joestar’s extramarital affair, in the sleepy seaside suburb Morioh».

7 Late Night Shows para no iniciados | La isla de las cabezas cortadas

«La idea es (en apariencia) muy simple. Se necesita un presentador carismático, un par de cámaras, una mesa, una silla un fondo en el que se vea una ciudad y un sofá para los invitados. Por supuesto, invitados interesantes. El formato Late Night está prácticamente muerto en España, pero en Estados Unidos se ha mantenido con fuerza prácticamente desde su creación. ¿Cuáles son sus claves? ¿Qué los hace diferentes? ¿Cómo tienen tanto éxito?».

Bach: The Goldberg Variations | Pitchfork

«Two virtuosic performances of a Bach composition by the eccentric Canadian pianist brought Baroque music into the modern era. Together, they explore how art and taste evolve through time».

toco toco ep.49, Yoko Taro, Game Creator | toco toco

«In this episode, we spend the day in Osaka with Yoko Taro, director of the famous Drakengard and NieR series. Our first stop will be at PlatinumGames, the studio that was in charge of developing Yoko’s most recent title: NieR: Automata. During development, Yoko Taro lived between Tokyo and Osaka, often meeting in Tokyo with Square Enix’s producer Yosuke Saito, who first suggested the game to be developed by PlatinumGames».

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *