Colores prohibidos (X) – Resumen semanal (de lo que hago y lo que se está haciendo)

Ya es­tá aquí. Ya lle­gó. Es la dé­ci­ma se­ma­na de Colores prohi­bi­dos. Y aun­que pa­ra mu­chos eso no se­ría na­da, ape­nas sí un sus­pi­ro, al­go que se les ha­brá pa­sa­do in­clu­so sin dar­se cuen­ta, lle­var só­lo dos me­ses y me­dio ca­si pa­re­ce po­co: en cier­tos mo­men­tos, sien­to co­mo si lle­va­ra to­da la vi­da ha­cien­do es­tos re­sú­me­nes. Como si ya fue­ran par­te cons­ti­tu­ti­va de la ru­ti­na se­ma­nal. O al me­nos, cuan­do na­da im­pi­de sa­lir al ai­re.

¿Qué trae­mos es­ta se­ma­na? Poco, pe­ro se­lec­to. Hablamos de ani­me cy­ber­punk a cau­sa del es­treno de Blame!, la adap­ta­ción del clá­si­co man­ga de Tsutomu Nihei que ha lle­va­do ade­lan­te Netflix, nos mar­ca­mos una se­sión do­ble con es­pías tan dis­tin­tos co­mo los de U.N.C.L.E. y Anacleto y con­clui­mos nues­tro vi­sio­na­do de Rebuild of Evangelion. También ha­bla­mos de black me­tal y gos­pel y, en las ta­xi­der­mias con­cre­tas, nos cen­tra­mos en los nue­vos sen­ci­llos de Burial y Cruyff in the Bedroom. Eso por un la­do. Por el la­do de lo que ha­go. Y por lo que se es­tá ha­cien­do trae­mos la ce­le­bra­ción del dé­ci­mo aniver­sa­rio del de­but del ya men­ta­do Burial por un la­do y un in­tere­san­te tex­to so­bre 3DCG en el ani­me que vie­ne al pe­lo la se­ma­na del es­treno de Blame!. Especialmente con­si­de­ran­do con los pa­los que ya le es­tán ca­yen­do por no ha­ber si­do ani­ma­do de for­ma tra­di­cio­nal.

Hasta aquí el re­su­men de la se­ma­na. Hasta aquí Colores prohi­bi­dos. El es­pa­cio don­de, an­tes de ir di­rec­ta­men­te al con­te­ni­do, te lo re­su­mi­mos y pe­di­mos dis­cul­pas, por­que siem­pre te­ne­mos al­gún én­fa­sis neu­ró­ti­co del que ha­cer­nos car­go. Por ejem­plo, re­cor­da­ros que la lis­ta de Spotify, Banzai! Banzai! Banzai! si­gue cre­cien­do con no­ve­da­des, ra­re­zas y can­cio­nes que me gus­tan sin más. Eso por no de­cir que, ¿se­ra es­ta se­ma­na en la que ten­dre­mos nue­vo ar­tícu­lo del blog? ¡Quién sa­be si ha­brá tiem­po! Pero só­lo el tiem­po lo di­rá. Y ese tiem­po es la se­ma­na que vie­ne. El do­min­go. En Colores prohi­bi­dos.

Lo que hago

10 animes cyberpunk que deberías ver antes de ‘Blame!’ | Cinemania

El ani­me tie­ne una lar­ga tra­di­ción de obras cy­ber­punk. No por na­da, Japón ya era cy­ber­punk cuan­do William Gibson, Bruce Sterling y Ridley Scott se sa­ca­ron el gé­ne­ro de la man­ga. Por eso, apro­ve­chan­do el es­treno de la adap­ta­ción ani­ma­da de Blame! por par­te de Netflix, he­mos he­cho una lis­ta de los pro­duc­tos de ani­ma­ción ja­po que me­jor ma­ri­dan con la obra de Tsutomu Nihei. Pero co­mo tam­po­co era cues­tión de re­pe­tir ob­vie­da­des, se­ña­lan­do otra vez lo gran­des que son Ghost in the Shell o Akira, he­mos de­ci­di­do ha­cer otro en­fo­que. Buscar otros ani­mes. Algunos añe­jos, otros po­co co­no­ci­dos, otros, sim­ple­men­te más mo­der­nos. Y es­tos son los diez ani­mes que han pa­sa­do nues­tra cri­ba.

Evangelion: 3.0 You Can (Not) Redo | Letterboxd

Y es­ta­lló la bom­ba.

Tras la an­te­rior pe­lí­cu­la de Rebuild of Evangelion era evi­den­te que es­to no era un me­ro re­ma­ke. Que si bien la se­rie tie­ne su pro­pia iden­ti­dad, las pe­lí­cu­las no iban a ser un me­ro la­va­do de ca­ra. Principalmente, por­que ni si­quie­ra lo ne­ce­si­ta.

Anacleto, de Javier Ruiz Caldera | Letterboxd

Anacleto es un te­beo con cier­to en­can­to. Su hu­mor, ju­gan­do con los lí­mi­tes del pro­pio me­dio —plás­ti­co, car­toon, di­bu­ja­do — , me­jo­ra cuan­to más ale­ja­do se man­tie­ne de los in­ten­tos de ser otro pro­duc­to Bruguera más. A fin de cuen­tas, no es Mortadelo y Filemón. Su ma­yor ba­za es­tá en el gag vi­sual y en la tro­pe­lía, no en la sa­cu­di­da cons­tan­te de chis­tes, me­ta­chis­tes y re­fe­ren­cias. Humor que, fue­ra de su me­dio, del có­mic, es prác­ti­ca­men­te irre­pro­du­ci­ble. Salvo, tal vez, pa­ra di­rec­to­res que ten­gan una con­si­de­ra­ción or­gá­ni­ca, plás­ti­ca y no mi­mé­ti­ca del ci­ne. Algo prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble de en­con­trar en el mun­do. E inexis­ten­te en nues­tra in­dus­tria fíl­mi­ca.

Es por eso que Anacleto, la pe­lí­cu­la, no es más que una cu­rio­si­dad des­apro­ve­cha­da.

The Man from U.N.C.L.E., de Guy Ritchie | Letterboxd

Existen con­di­cio­nes muy es­pe­cí­fi­cas pa­ra que al­go sea pop. Hace fal­ta que sea co­lo­ri­do, ac­ce­si­ble, pe­ro tam­bién que ten­ga per­so­na­li­dad, sea ex­tra­va­gan­te, pe­ro de al­gún mo­do fa­mi­liar, sin de­jar, en to­do mo­men­to, de re­sul­tar cer­cano y, en apa­rien­cia, ágil e in­te­li­gen­te.

En otras pa­la­bras, es di­fí­cil crear un buen pro­duc­to pop.

Blame!, de Hiroyuki Seshita | Letterboxd

Blame! es una ra­re­za. Publicado a fi­nal de los 90’s, co­mo man­ga cy­ber­punk es, tal vez, el úni­co que lo­gró ca­rac­te­ri­zar las for­mas más en­fer­mi­zas y fe­bri­les del ci­ne. El im­pac­to vi­sual. El rit­mo opre­si­vo. El va­cío. El cons­tan­te di­ri­gir­se ha­cia la muer­te sin sa­ber có­mo ni por­qué. Y por esa mis­ma ra­zón, fue un man­ga de cul­to sin de­ma­sia­da con­ti­nui­dad en el tiem­po.

Pero en­ton­ces lle­gó Knight of Sidonia.

Zeal & Ardor – Devil is Fine (2017) | Studio Suicide

Como mú­si­ca de van­guar­dia, el black me­tal es­tá des­apro­ve­cha­do. Detrás de to­da su cru­de­za, hay un gé­ne­ro que, co­mo ba­se pa­ra fu­sio­nes e in­ter­pre­ta­cio­nes sui ge­ne­ris, re­sul­ta ex­ce­len­te. Por eso re­sul­ta ri­dícu­lo lo po­co apro­ve­cha­do que es­tá en cier­tos cam­pos te­má­ti­cos. Pues si su prin­ci­pal cam­po de ba­ta­lla es el at­mos­fé­ri­co, el rui­dis­ta y el sa­tá­ni­co, ¿por qué no ex­plo­rar esos mis­mos cam­pos des­de otras óp­ti­cas?

Eso de­bían pen­sar Zeal & Ardor. Mezclando black me­tal con gos­pel, can­tán­do­le al dia­blo co­mo le can­ta­rían a dios, con­si­guen en Devil is Fine un de­but no só­lo sor­pren­den­te, sino mu­si­cal­men­te arries­ga­do.

Taxidermias concretas vol. III | Studio Suicide

Burial si­gue dán­do­nos lan­za­mien­tos a cuen­ta go­tas. Casi co­mo si qui­sie­ra que vea­mos su evo­lu­ción ar­tís­ti­ca a cá­ma­ra len­ta. Algo que se ha­ce no­tar en Subtemple / Beach Fires en un acer­ca­mien­to fa­mi­liar, pe­ro di­fe­ren­te, a su pro­pio so­ni­do. Pues aquí cae más cer­ca del am­bient que del dubs­tep. Es por eso que, mien­tras que Subtemple se sien­te pe­sa­da, una opor­tu­ni­dad per­di­da de ha­ber he­cho al­go di­fe­ren­te, Beach Fires sí cum­ple su pro­pó­si­to. Siendo es­tric­ta­men­te am­bient, su acer­ca­mien­to sin­gu­lar ha­cia el cor­pus del ar­tis­ta re­sul­ta tan ex­tra­ño, pe­ro de al­gún mo­do cohe­ren­te, que jus­ti­fi­ca la exis­ten­cia de es­te sen­ci­llo. Al me­nos, has­ta que vea­mos en dón­de desem­bo­ca cuan­do, por fin, vuel­va al ca­mino del lar­ga du­ra­ción.

Y lo que se está haciendo

Burial turns 10: The roots of a dubstep masterpiece | Fact Magazine

«Burial’s self-titled de­but al­bum was re­lea­sed on May 15, 2006, and it felt li­ke it had been a long ti­me co­ming.

We’d al­ready di­ges­ted the mys­te­rious South London Boroughs EP and we­re des­pe­ra­te for mo­re. Burial pro­vi­ded the fix, and wit­hout gi­ving away any per­so­nal de­tails about William Bevan, who­se na­me hadn’t even been re­vea­led yet. There we­re pre­cious few in­ter­views, and we ne­ver got to see him stan­ding behind a pair of decks on an ele­va­ted sta­ge at so­me cor­po­ra­te fes­ti­val or ot­her. We just got han­ded vi­bes, and that’s all we really nee­ded».

Embracing the 3DCG menace, ambitious action — Girls und Panzer: The Movie | Sakuga Blog

«We must uni­te against 3DCG sin­ce it’s the enemy of hand drawn ani­ma­tion! And all ani­me CGI is com­ple­te gar­ba­ge! – But is it though?»

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someone

One thought on “Colores prohibidos (X) – Resumen semanal (de lo que hago y lo que se está haciendo)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *