The Sky Was Pink

magnum opus

null

Toda per­so­na tie­ne su obra maes­tra, al­go en su vi­da que pa­sa a ser lo me­jor y más re­nom­bra­do del au­tor que ha­rá que lo re­cuer­den has­ta el fin de los días. Así Magnum Opus nos cuen­ta la obra maes­tra de Deadpool, la ab­sur­da ven­gan­za y ro­bo a Norman Osborn, nue­vo hé­roe de la hu­ma­ni­dad.

Todo em­pie­za con el ro­bo de Deadpool de unos da­tos so­bre la bio­lo­gía Skrull que Norman Osborn le in­ter­cep­ta­ría y con ello aca­ba­ría con la in­va­sión Skrull, de­bi­do a es­to Osborn se de­cla­ra­ría sal­va­dor de la hu­ma­ni­dad y Deadpool de­ja­ría de co­brar un sus­tan­cio­so che­que de Nick Furia. Y de­bi­do a que el ho­nor no va con Deadpool se en­ca­mi­na ha­cia el asal­tán­do­le en la pro­pia for­ta­le­za de Los Vengadores pa­ra exi­gir­le que le de el di­ne­ro que le hi­zo per­der. A par­tir de aquí to­do son dis­pa­ros y ab­sur­do. Estamos an­te una aven­tu­ra clá­si­ca de Deadpool con su ca­rac­te­rís­ti­co hu­mor y es­tu­pi­dez, des­de el pseudo‐romance con Black Widow has­ta el pa­go a Taskmaster en 15 ca­je­ros au­to­má­ti­cos di­fe­ren­tes con la tar­je­ta de cré­di­to de Norman Osborn sin ol­vi­dar las de­ci­sio­nes a pie­dra, pa­pel o ti­je­ra. Así to­do se per­fi­la co­mo es­tú­pi­do, ab­sur­do e in­fan­til en una de­mos­tra­ción de co­mo de­be ser el có­mic me­dio, des­pre­jui­cia­do y cohe­ren­te so­lo con­si­go mis­mo.

Magnum Opus es co­mo el pro­pio Deadpool y los Thunderbolts, una mi­ria­da de ex­ce­sos ab­sur­dos bien or­ques­ta­dos pe­ro que es, a fin de cuen­tas, el co­mo es la exis­ten­cia de es­tos per­so­na­jes, ab­sur­da y ex­ce­si­va.