The Sky Was Pink

Alegre canto de la virginidad recuperada

null

No exis­ten for­mas ar­tís­ti­cas inocen­tes. Siempre que crea­mos ar­te es­ta­mos trans­mi­tien­do una se­rie de va­lo­res de for­ma cons­cien­te o in­cons­cien­te, in­clu­so cuan­do no lo pre­ten­de­mos; pre­ten­der que es po­si­ble es­tar más allá de la ideo­lo­gía no só­lo es in­ge­nuo, sino tam­bién pro­fun­da­men­te ideo­ló­gi­co. Es por ello que, den­tro de las di­fe­ren­tes for­mas ar­tís­ti­cas, el pop sea un vehícu­lo par­ti­cu­lar­men­te apro­pia­do pa­ra trans­mi­tir men­sa­jes ideo­ló­gi­cos, ya que in­clu­so con­cep­tos com­ple­jos o in­de­sea­bles en pri­me­ra ins­tan­cia pue­den asi­mi­lar­se con na­tu­ra­li­dad a tra­vés de su es­ti­lo re­pe­ti­ti­vo, sen­ci­llo y co­rea­ble. Los es­tri­bi­llos del pop son a la mú­si­ca lo que los afo­ris­mos al pen­sa­mien­to fi­lo­só­fi­co: des­via­cio­nes can­ce­rí­ge­nas de al­go más com­ple­jo. Especialmente cuan­do sir­ven pa­ra ju­gar con la pro­pia am­bi­güe­dad de su men­sa­je.

Urbangarde, gru­po de Tokyo que de­fi­nen su es­ti­lo co­mo post-pop —eti­que­ta iró­ni­ca don­de las allá, ya que la su­pera­ción del pop con­flu­ye en las mis­mas for­mas que se ha­bían aban­do­na­do an­te­rior­men­te — , de­fien­den su po­si­ción ideo­ló­gi­ca des­de la ex­pli­ci­tud que só­lo es po­si­ble lo­grar con un es­lo­gan sen­ci­llo y di­rec­to: No More Sex; sus can­cio­nes de­fien­den la abs­ti­nen­cia se­xual, enal­te­cen la vir­gi­ni­dad y de­fien­den el fin de cual­quier cla­se de acer­ca­mien­to erótico-festivo en­tre se­res hu­ma­nos. Todo lo que no sea la pu­re­za ab­so­lu­ta con­du­ce, ne­ce­sa­ria­men­te, ha­cia el do­lor. A tra­vés de su es­truc­tu­ra pop, ar­ti­cu­la­da en men­sa­jes sen­ci­llos y di­rec­tos, acom­pa­ña­da de bue­nas do­sis de pro­vo­ca­ción punk, ha­cien­do uso de un be­be gi­gan­te en­san­gren­ta­do que apa­re­ce tan­to en sus con­cier­tos co­mo en sus vi­deo­clips, lle­van la re­pre­sen­ta­ción de sus ac­tos has­ta el lí­mi­te de lo ra­zo­na­ble: la re­pre­sen­ta­ción di­rec­ta e hi­per­bó­li­ca de las con­se­cuen­cias de una ac­ti­tud irres­pon­sa­ble fren­te al se­xo. Donde «irres­pon­sa­ble» de­be­ría­mos en­ten­der «cual­quie­ra». O, al me­nos, se­rá así has­ta que un gru­po to­da­vía más ex­tre­mo arro­je fe­tos abor­ta­dos con­tra su pú­bli­co.

Asexualidad, tes­ti­mo­nios so­bre el ho­rror que fue abor­tar, efec­tos chip­tu­ne, gui­ta­rras pe­sa­das, un be­be gi­gan­te en­san­gren­ta­do bai­lan­do, pro­vo­ca­ción punk y la dul­ce voz de Yokotan: eso es Urbangarde. Si es un ac­to de pu­ra pro­vo­ca­ción es lo me­nos im­por­tan­te, ya que el in­te­rés de to­do ges­to po­ten­cial­men­te iró­ni­co es nun­ca sa­ber cuán­do es­tá sien­do en se­rio o en bro­ma, por­que qui­zás lo es las dos.