The Sky Was Pink

observe al terror de su angustia existencial

null

En las cri­sis más gra­ves -he­cho que ca­brá vi­vir con una pro­xi­mi­dad atroz- na­cen las gran­des pa­sio­nes don­de las no­bles y va­lien­tes ac­cio­nes de hé­roes anó­ni­mos has­ta las más co­mu­nes vi­les in­ten­cio­nes y co­bar­des reac­cio­nes de la ma­sa en­fu­re­ci­da bri­llan con luz pro­pia. Esto es co­mún en tan­to en épo­ca de cri­sis, la épo­ca de ex­cep­ción de la nor­ma­ti­vi­dad co­mún, es don­de sa­le el ca­rác­ter qui­zás no au­tén­ti­co pe­ro sí es­con­di­do de las per­so­nas; na­die de­mues­tra quien es de ver­dad en la cri­sis -pues es un es­ta­do excepcional- pe­ro sí de­mues­tra sus ins­tin­tos más ba­jos. He ahí el in­te­rés de la cul­tu­ra por la ca­tás­tro­fe, el tiem­po an­tes y du­ran­te la des­truc­ción im­pa­ra­ble de to­do cuan­to co­no­ce­mos, pues ese es el ins­tan­te exac­to don­de la hu­ma­ni­dad se di­vi­de en­tre hu­ma­nos y ani­ma­les an­tro­po­mór­fi­cos. Es por ello que, al fi­nal, to­do se re­suel­ve en co­mo eli­ge ca­da per­so­na vi­vir los que se­rán, in­va­ria­ble­men­te, los úl­ti­mos mo­men­tos de la vi­da in­te­li­gen­te de la Tierra y es que, ¿qué ha­cer cuan­do na­da se pue­de ha­cer? Eso nos res­pon­de­rá Junji Ito en “Remina”.

En es­ta obra se nos na­rra lo que acon­te­ce des­de el des­cu­bri­mien­to de un nue­vo pla­ne­ta al cual, su crea­dor, bau­ti­za­rá co­mo Remina en ho­nor de su úni­ca hi­ja. Lo que no po­dían ima­gi­nar es que el pla­ne­ta si­gue una tra­yec­to­ria di­rec­ta ha­cia la ór­bi­ta te­rres­tre, lo cual pro­du­ci­rá una inevi­ta­ble ca­tás­tro­fe fi­nal don­de to­do que­da­rá ani­qui­la­do. A pe­sar del en­tu­sias­mo de su pa­dre Remina no com­par­ti­rá el ho­nor del re­ga­lo brin­da­do; si ya de en­tra­da no acep­ta­rá de bue­na ga­na la pre­sión me­diá­ti­ca me­nos aun lo ha­rá cuan­do se le acu­se de atraer al pla­ne­ta en su bús­que­da. Es por ello que du­ran­te to­do el re­la­to Remina no cam­bia, no evo­lu­cio­na, pues su in­tro­ver­sión -que es, a su vez, una com­bi­na­ción de ab­so­lu­ta au­sen­cia de es­pe­ran­za en el fu­tu­ro y una inac­ción ab­so­lu­ta por su destino- ha­ce que se de­je lle­var con­ti­nua­men­te por los in­tere­ses de hé­roes anó­ni­mos o, en el peor de los ca­sos, de los mons­truos ani­ma­li­za­dos que creen de nue­vo en el po­der de un to­tem re­den­tor. Es así co­mo Remina se cons­ti­tu­ye co­mo ejem­pli­fi­ca­ción de la an­gus­tia exis­ten­cial, pues na­da pue­de ha­cer­se por­que na­da tie­ne sen­ti­do con­tra Remina, el pla­ne­ta; con­tra la per­so­ni­fi­ca­ción de un ho­rror pri­mi­ge­nio más pro­fun­do que el pen­sa­mien­to del hom­bre.

Remina es el din­torno y el con­torno, el la­do ex­te­rior e in­te­rior de una lu­cha exis­ten­cial que se ba­sa en la acep­ta­ción de la na­tu­ra­le­za co­mo fuer­za aje­na al con­trol hu­mano. Enfrentarse con­tra lo im­po­si­ble no tie­ne nin­gún sen­ti­do ni sig­ni­fi­ca­ción y el he­roís­mo de la lu­cha só­lo tie­ne va­lor en tan­to que­da, al me­nos, un es­pec­ta­dor que pue­da aplau­dir la ha­za­ña. Luchar so­lo sir­ve pa­ra so­bre­vi­vir un po­co más, pe­ro a ve­ces es su­fi­cien­te con so­bre­vi­vir un día más pa­ra po­der ver un nue­vo co­mien­zo del hom­bre.