The Sky Was Pink

yes we ken!

null

Existen obras que por me­ra ca­sua­li­dad o por la ge­nia­li­dad de su au­tor con­si­guen ade­lan­tar­se a la reali­dad de su tiem­po, co­mo por ejem­plo va­ti­ci­nar la ca­rre­ra al po­der de un no-anglosajón por la pre­si­den­cia a la Casa Blanca, pe­ro en Eagle es un ja­po­nes de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción en vez de un mes­ti­zo ne­gro.

Eagle es una obra de Kaiji Kawaguchi que nos ha­bla de co­mo lle­ga un hom­bre a ser pre­si­den­te de la na­ción más po­de­ro­sa del mun­do. Una his­to­ria lle­na de co­rrup­ción, ma­las ar­tes y en al­gu­nos ca­sos, es­pe­ran­zas y amor, con his­to­rias pa­ra­le­las co­mo la del pe­rio­dis­ta Takashi Jo, hi­jo bas­tar­do del fu­tu­ro pre­si­den­te Keneth Yamaoka y pe­rio­dis­ta per­so­nal de es­te pa­ra que es­cri­ba su his­to­ria.

Lo más cu­rio­so de es­te man­ga es co­mo el au­tor re­tra­ta to­do el am­bien­te po­lí­ti­co, no es na­da que sor­pren­da a los fans de El Ala Oeste de la Casa Blanca o The War Room (pe­lí­cu­la que sir­vió de ins­pi­ra­ción a Kawaguchi, por otra par­te) pe­ro que ha­ce un im­por­tan­te re­tra­to, pa­ra lo bueno y lo ma­lo, de la po­lí­ti­ca y lo que la mue­ve, que no siem­pre es la pro­pia po­lí­ti­ca. Todo es­to se sos­tie­ne gra­cias a unos per­so­na­jes bien cons­trui­dos re­pre­sen­ta­cio­nes de per­so­na­jes reales, ya sea Bill Clydon, Al Noah o George Tuck. Pese a to­do, el pe­so ge­ne­ral de la obra cae una y otra vez en el ca­ris­ma y po­der de Keneth Yamaoka que siem­pre da la vuel­ta a los pro­ble­mas ines­pe­ra­da­men­te.

Eagle es así la for­ja de un pre­si­den­te y tam­bién, la for­ja del en­ten­di­mien­to de los me­ca­nis­mos po­lí­ti­cos.