The Sky Was Pink

Seul ya no nos quiere

null

Está bas­tan­te ex­ten­di­da la vi­sión de que Corea no pa­sa de ser una pro­duc­to­ra de co­me­dias ro­mán­ti­cas y au­teurs de la ín­do­le más ga­fa­pas­ta ima­gi­na­ble, al igual que pa­re­ce que China so­lo es el wu­xia, Hollywood las su­per­pro­duc­cio­nes de George Lucas y que Inglaterra em­pie­za y aca­ba con James Bond. De to­do es­to se ríe el di­rec­tor co­reano Ryu Seung-wan en su co­me­dia de aven­tu­ras y es­pio­na­je Dachimawa Lee.

Dachimawa Lee es un es­pía del fren­te de li­be­ra­ción de Corea, el me­jor de to­dos los es­pías, el úni­co ca­paz de re­cu­pe­rar el bu­da do­ra­do don­de es­ta la lis­ta de los es­pías que bus­can fi­nan­cia­ción en el ex­tran­je­ro pa­ra la cau­sa de la in­de­pen­den­cia co­rea­na. A su pa­so los ciu­da­da­nos le ado­ran y ad­mi­ran mien­tras que aque­llos que se en­fren­tan con el aca­ban su­pli­can­do por su vi­da. Su be­lle­za des­lum­bra a to­das las fé­mi­nas y sus com­pa­ñe­ras siem­pre son sus nue­vas aman­tes. Una suer­te de es­te­reo­ti­po de James Bond lle­va­do al ex­tre­mo cu­yo pa­pel os­ci­la en­tre la épi­ca con sor­na y el ex­tre­mo ri­dícu­lo o am­bas a la vez cuan­do ma­ta a su me­jor ami­go he­ri­do por unos es­pías ri­va­les al as­fi­xiar­lo con sus pro­pias fle­mas y mo­cos. Dachimawa Lee es he­roi­co des­de su ri­di­cu­lez.

Desde el prin­ci­pio has­ta el fi­nal no pa­ra de pa­ro­diar la per­fec­ción de James Bond, los ade­ma­nes aven­tu­re­ros de Indiana Jones y las co­reo­gra­fías exa­ge­ra­das del wu­xia, to­do pa­ra aca­bar en una di­ver­ti­da his­to­ria de aven­tu­ras que nos de­ja en­tre la fas­ci­na­ción y la pu­ra car­ca­ja­da con­ti­nua­men­te. Porque el hé­roe del si­glo XXI no es un aven­tu­re­ro, es un co­me­dian­te.