The Sky Was Pink

Sobre lo divino y lo humano en Shin mazinger shougeki! z henm

null

Existe al­go in­he­ren­te en la na­tu­ra­le­za que nos ha­ce pen­sar siem­pre en di­co­to­mías. O al me­nos así de­be pen­sar Yasuhiro Imagawa, da­da la re­vi­sión que ha­ce del uni­ver­so de Mazinger Z.

Shin Mazinger Shougeki! Z Hen no es un re­ma­ke (pues no si­gue con fi­de­li­dad la obra ori­gi­nal), sino un re­boot (ya que re-escribe el con­flic­to en­tre Mazinger Z y el Dr. Hell. Además de la di­co­to­mía clá­si­ca de to­da his­to­ria, el vi­llano sien­do el re­ver­so te­ne­bro­so del hé­roe —ade­más, en el ca­so de Mazinger, la re­la­ción máquina-piloto — , aquí ca­be su­mar un ele­men­to nue­vo: el ori­gen di­vino de Mazinger. Ahora los ro­bots son dio­ses pri­mi­ge­nios ve­ni­dos de to­dos los rin­co­nes del uni­ver­so, en­ce­rra­dos por la im­pla­ca­ble ira de Zeus. Aunque con cla­ras re­fe­ren­cias al uni­ver­so lo­ve­craft­niano, aquí en vez de se­res in­for­mes ten­ta­cu­la­res, que al­guno hay, nos en­con­tra­mos con bes­tias he­chas de me­tal. Dios ya no es­tá he­cho a ima­gen y se­me­jan­za del hom­bre, sino que es una má­qui­na en el sen­ti­do más li­te­ral po­si­ble del deus ex ma­chi­na grie­go: Zeus es una má­qui­na, Mazinger Z, y só­lo el Tártaro, el Dr. Hell, es hu­mano en­tre las di­vi­ni­da­des.

Continue reading