The Sky Was Pink

La vida de Blur: cómo y por qué

null

A ve­ces pa­sa­mos por la vi­da sin re­pa­rar en cuan­to nos ro­dea, pa­san­do de lar­go sin pres­tar­les ma­yor aten­ción in­clu­so si nos sal­tan a la ca­ra una y otra vez con la evi­den­cia de que se­rán de nues­tro in­te­rés. Ese es mi ca­so con Blur, la so­lu­ción ha si­do Midlife: A Beginner’s Guide to Blur.

En ho­nor a su vuel­ta a los es­ce­na­rios de­ci­die­ron ha­cer, ya no un grea­test hits, sino un dis­co de lo que con­si­de­ran que son sus can­cio­nes más sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra ini­ciar a los que aun no co­no­cían al gru­po. Así en vez de un sim­ple re­co­pi­la­to­rio de sin­gles, un in­ten­to de hi­lar sin mo­di­fi­car aque­llo que no es­tá pen­sa­do pa­ra en­ca­jar, ha­cen una ex­ten­sa se­lec­ción que va des­de lo evi­den­te has­ta lo sor­pren­den­te, des­mar­cán­do­se en la ma­yor me­di­da de lo po­si­ble de lo más ob­vio y po­pu­lar. Así, des­pués de to­do, fir­man un re­co­pi­la­to­rio de­ma­sia­do ex­ten­so pa­ra el neó­fi­to y ca­ren­te de las fi­lias par­ti­cu­la­res pa­ra el fan acé­rri­mo, per­fi­lán­do­se co­mo un dis­co pa­ra aque­llos que, co­no­cien­do ya a Blur, nun­ca nos acer­ca­mos más allá de la even­tual es­cu­cha de al­gu­nos de sus sin­gles. Un dis­co que ha­ce fans, pe­ro só­lo en tan­to és­tos en­tren dis­pues­tos al jue­go.