The Sky Was Pink

Declaración de intenciones: lo antiguo y lo moderno. Sobre shin‐eimei28shuuku

En 1988 dos au­to­res de man­ga, Suehiro Maruo y Kazuichi Hanawa, pu­bli­ca­ron un li­bro de ilus­tra­cio­nes de muzan‐e —una for­ma de ukiyo‐e de fi­lia­ción te­má­ti­ca más pró­xi­ma al go­re que a la re­pre­sen­ta­ción del mun­do flo­tan­te— don­de la be­lle­za su­til de los días se ve sus­ti­tui­da por la vio­len­cia ex­tre­ma de eje­cu­cio­nes y tor­tu­ras. Como si lo real só­lo pu­die­ra co­di­fi­car­se a tra­vés de ac­tos san­grien­tos. Para ello re­pre­sen­tan 28 es­ce­nas de ase­si­na­tos ins­pi­ra­dos en la ma­ca­bra obra de Yoshitoshi, el pri­mer au­tor de muzan‐e del cual es­te li­bro es un ho­me­na­je. O un re­ma­ke.

Ahora bien, ac­tua­li­zar siem­pre im­pli­ca ha­cer un via­je de ida y vuel­ta, ir al pa­sa­do pa­ra pro­yec­tar­se en el fu­tu­ro. Carece de sen­ti­do co­piar al­go del pa­sa­do sin apor­tar al­go nue­vo. Por ello sal­pi­can su obra de as­pec­tos cul­tu­ra­les mo­der­nos, co­mo el sui­ci­dio de Adolf Hitler y Eva Brown o una re‐interpretación del fi­nal de Caperucita Roja, con la in­ten­ción de apor­tar al­go que Yoshitoshi to­da­vía no po­día co­no­cer: el con­flic­to en­tre la cul­tu­ra clá­si­ca ja­po­ne­sa y la in­tro­mi­sión que su­po­ne la cul­tu­ra eu­ro­pea en su desa­rro­llo. En ese cho­que ra­di­cal Maruo y Hanawa di­suel­ven la dis­tan­cia, ha­cien­do que lo an­ti­guo se vo­la­ti­li­ce en lo mo­derno co­mo lo oc­ci­den­tal lo ha­ce en lo orien­tal. Asumen que Japón ya no es el mis­mo, que ya no pue­de en­ten­der­se sin la ra­di­cal in­fluen­cia oc­ci­den­tal, y ac­túan en con­se­cuen­cia. De ahí la ne­ce­si­dad de ac­tua­li­zar su obra.

Todo tie­ne sen­ti­do en su con­tex­to. Y en oca­sio­nes, pa­ra apre­ciar el va­lor de una obra es ne­ce­sa­rio re­crear su con­tex­to. Ese es el ca­so del muzan‐e, que gra­cias al tra­ba­jo de Maruo y Hanawa vuel­ve a co­brar sen­ti­do al traer­lo al con­tex­to de nues­tras con­ven­cio­nes. Bon ape­tit.