Tag Archives: anime

The Sky Was Pink

los ninjas shōnen quieren tu jugabilidad

null

Los nin­jas son in­creí­ble­men­te fas­ci­nan­tes, el ani­me bien rea­li­za­do es es­pec­ta­cu­lar, aun­que es una au­tén­ti­ca ma­la suer­te que la com­bi­na­ción de am­bas nos de al­go tan pres­cin­di­ble co­mo Naruto. Pero el vi­deo­jue­go, con to­do lo que es, ja­más ha con­se­gui­do re­crear la ac­ción ver­ti­gi­no­sa y bru­tal del shō­nen, al me­nos has­ta la lle­ga­da de la de­mo de Naruto Ultimate Ninja Storm 2.

Un vi­deo­jue­go de com­ba­tes de­be ser di­ná­mi­co y exi­gir al ju­ga­dor una des­tre­za y ve­lo­ci­dad men­tal sig­ni­fi­ca­ti­va, co­sa que cum­ple de so­bra es­te jue­go. Sin em­bar­go los pu­ris­tas no le per­do­na­ran al jue­go que so­lo ha­ya un bo­tón pa­ra gol­pear y los com­bos se ha­gan, bá­si­ca­men­te, so­los. Pero aquí ha­bla­mos de un es­ti­lo ani­me, don­de pri­ma la ve­lo­ci­dad y la eje­cu­ción de tác­ti­cas asom­bro­sas. La des­truc­ción de es­ce­na­rios que los cam­bian com­ple­ta­men­te, la ne­ce­si­dad de uti­li­zar ob­je­tos, el uso cons­tan­te de los cha­kras pa­ra po­ten­ciar nues­tros ata­ques o rea­li­zar nue­vos com­bos o ma­nio­bras, y el uso de un per­so­na­je asis­ten­te ha­cen del jue­go al­go mag­ní­fi­co. Añadiendo ele­men­tos dis­pa­res de jue­gos de lu­cha bi­di­men­sio­na­les, es­pe­cial­men­te ideas de jue­gos de Capcom, trans­por­ta­dos al 3D y aña­dien­do cier­to au­to­ma­tis­mo pa­ra per­mi­tir un com­ba­te mu­cho más ace­le­ra­do con­si­guen una (ca­si) per­fec­ta re­crea­ción de que es un com­ba­te de ani­me. Y si fal­ta al­go con unos sen­ci­llos QTE bien im­ple­men­ta­dos con­si­guen ha­cer es­pec­ta­cu­la­res ata­ques que ha­rá que se les cai­ga la ba­ba a los fans, e in­clu­so a quie­nes no lo sean, de la se­rie. Todo es­to su­ma­do a un sano in­ter­cam­bio en­tre lu­cha tri­di­men­sio­nal y com­ba­te de jue­go de aven­tu­ras en mo­men­tos pun­tua­les ha­cen de Naruto Ultimate Ninja Storm 2 una más que po­si­ble re­vo­lu­ción en co­mo con­ce­bir los vi­deo­jue­gos de ani­me.

Una de­mo es una de­mo y no sa­be­mos si da­rá to­do lo que pro­me­te en ella, pe­ro de mo­men­to es­tán en el buen ca­mino. El ace­le­ra­do rit­mo y lo es­pec­ta­cu­lar de los com­ba­tes es so­lo com­pa­ra­ble con la re­crea­ción en sus grá­fi­cos, pu­ro or­gas­mo grap­hic who­re. Y es que un buen nin­ja siem­pre da un pun­to de co­lor a la vi­da.