brutalismo

defender tu caos es un acto de heroísmo contra el orden

05/11/2011
/ /
in Cine
/

null

Attack the Block!, de Joe Cornish.

Es di­fi­cil, si­no im­po­si­ble, pre­ten­der ha­blar de las bon­da­des de cual­quier acon­te­ci­mien­to –sea ar­tís­ti­co o cul­tu­ral, co­mo es el ca­so, sea es­tric­ta y ne­ce­sa­ria­men­te so­cial o de cual­quier otra índole- sin abor­dar la pro­ble­má­ti­ca pro­pia del con­tex­to que le sub­ya­ce. Esto por su­pues­to pa­sa por co­no­cer sus pre­ce­den­tes, co­mo se lle­gó has­ta la si­tua­ción o quie­nes son los in­vo­lu­cra­dos pe­ro tam­bién, y eso se sue­le ob­viar con tre­men­da fa­ci­li­dad en la ma­yo­ría de los dis­cur­sos im­pe­ran­tes, el en­tor­no psico-geográfico don­de acon­te­cie­ron ta­les even­tos. Es por ello que se­guir las aven­tu­ras de la pan­di­lla de de­lin­cuen­tes ju­ve­ni­les, The Block, no tie­ne nin­gún sen­ti­do si­no lo abor­da­mos des­de la es­tric­ta ne­ce­si­dad de com­pren­der su en­tor­no.

El gru­po de pi­llas­tres pro­ta­go­nis­ta, pri­me­ro ca­rac­te­ri­za­dos co­mo ma­lé­vo­los mons­truos in­fan­ti­les pa­ra ir ca­rac­te­ri­zán­do­los len­ta­men­te co­mo hé­roes de su co­ti­dia­ni­dad, ten­drá que en­fren­tar­se con­tra una olea­da de ata­ques de mons­truo­sos lobos-gorila del es­pa­cio ex­te­rior dis­pues­tos a ani­qui­lar a to­do a su pa­so. Pero, aun en ma­yor me­di­da, ten­drán que con­fron­tar la vi­da que lle­van en unos su­bur­bios de ín­do­le bru­ta­lis­ta que han edi­fi­ca­do su for­ma de ser; no­so­tros so­mos los de­más, pe­ro tam­bién nues­tro en­tor­no ar­qui­tec­tó­ni­co. Viviendo en una zo­na ais­la­da del res­to de la ciu­dad, co­mo una suer­te de mons­truo de hor­mi­gón y cris­tal que aco­ge den­tro de sí el te­rror de mi­les de per­so­nas, las ur­ba­ni­za­cio­nes bru­ta­lis­tas se ca­rac­te­ri­zan por crear un en­tor­no auto-suficiente que pro­pia el ais­la­cio­nis­mo con el res­to de la ciu­dad. Que la de­lin­cuen­cia se vuel­va fe­cun­da en un te­rre­no lle­no de re­co­ve­cos, as­fal­to so­bre as­fal­to y una va­cua su­ce­sión de una na­da ca­si exis­ten­cial es al­go tan pre­vi­si­ble co­mo inevi­ta­ble, co­mo lo es el he­cho mis­mo de que los ni­ños cria­dos en tal am­bien­te ne­ce­si­tan ma­du­rar lo an­tes po­si­ble pa­ra sa­lir del lu­gar. La ur­ba­ni­za­ción mo­der­na es una he­te­ro­to­pía mons­truo­sa don­de se aís­la a las cla­ses medias-bajas pa­ra que no ten­gan ne­ce­si­dad de sa­lir ja­más de su pro­pio con­fi­na­mien­to; es la auto-perpetuación de la de­ca­den­cia eco­nó­mi­ca de Occidente a tra­vés de su pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca.

Read More

el terror es la cotidianeidad

15/09/2009
/ / /

null

Katsuhiro Otomo sien­te una cier­ta in­quie­tud ha­cia don­de se di­ri­ge hu­ma­ni­dad, te­nien­do su mues­tra más co­no­ci­da en Akira. Pero no de­be­ría­mos ob­viar que en una obra an­te­rior ya apun­ta­ría en es­ta di­rec­ción en la cual no coin­ci­de con el es­ti­lo pe­ro sí coin­ci­de pro­fun­da­men­te con la sus­tan­cia. Esta obra no po­dría ser otra que Domu.

Domu nos ha­bla del caos en­gen­dra­do por la hu­ma­ni­dad, una hu­ma­ni­dad en­ce­rra­da en un du­do­so por­ve­nir en el cual los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y so­cia­les so­lo pa­re­cen en­claus­trar­los más en for­ta­le­zas de cris­tal y fan­ta­sías de un ma­ña­na me­jor. Así una ur­ba­ni­za­ción fa­mi­liar se tor­na en una pe­sa­di­lla ho­rri­ble cuan­do ex­tra­ños sui­ci­dios y ase­si­na­tos em­pie­zan a su­ce­der­se den­tro de es­ta, no so­lo te­men ya a la ru­ti­na, te­men tam­bién el no vi­vir un día más. De es­te mo­do nos si­tua­mos en un lu­gar apa­ren­te­men­te apa­ci­ble, una re­pre­sen­ta­ción de la se­gu­ri­dad y el con­fort de la ciu­dad con­tem­po­rá­nea co­mo es la ur­ba­ni­za­ción mo­der­na. Pero don­de el es­ti­lo cy­ber­punk de Akira nos lle­va­ría ha­cia una nue­va car­ne bru­tal y des­car­na­da el es­ti­lo bru­ta­lis­ta –co­mo el de la ur­ba­ni­za­ción en el cual trans­cu­rre la trama- de Domu nos lle­va por un cam­po igual de sal­va­je pe­ro mu­cho más mís­ti­co. La des­car­na­da exis­ten­cia gris, os­cu­ra, que se su­ce­de en un com­ple­jo de edi­fi­cios bru­ta­lis­ta aca­ba pro­du­cien­do una bru­tal lu­cha en­tre los que es­tán más cer­ca de la muer­te y, a la vez, de la vi­da. Así se con­for­ma, co­mo ya es cons­tan­te en su obra, una opo­si­ción en­tre un cier­to pla­no fí­si­co, ma­te­rial si se pre­fie­re, con­tra un cam­po más men­tal, mís­ti­co in­clu­so.

En una ur­ba­ni­za­ción de cla­ses aco­mo­da­das los ni­ños jue­gan ig­no­ran­tes del pa­pel de su inocen­cia y los adul­tos an­he­lan y te­men las fan­ta­sías na­ci­das muer­tas de los fu­tu­ros pa­dres asa­la­ria­dos. Entre las pa­re­des de hor­mi­gón ar­ma­do, lan­gui­de­ce cual­quier pa­sión po­si­ble; la ar­qui­tec­tu­ra es una re­pre­sen­ta­ción fí­si­ca de los con­fi­gu­ra­dos ma­pas men­ta­les de sus ha­bi­tan­tes. El te­rror adul­to en for­ma de la ur­ba­ni­za­ción co­mo cár­cel de los de­seos.

Read More