IDM

La música es la cirugía sónico-cerebral que se apropia del sentido del mundo

27/10/2012
/ / /

null

steel­ton­gued, de Hecq

El au­tén­ti­co te­rror só­lo se pro­du­ce cuan­do el desaso­sie­go que con­si­gue pro­du­cir en no­so­tros sus for­mas más pro­fun­das cris­ta­li­za en el te­mor de que la os­cu­ri­dad a la que es­ta­mos asis­tien­do en par­to se ma­te­ria­li­ce exi­gien­do pa­ra sí to­do aque­llo en no­so­tros que nos es pre­cia­do; el te­rror se pa­re­ce en la mú­si­ca en ese arre­ba­tar, en el ro­bar a su víc­ti­ma al­go que le es pre­cia­do (de for­ma tem­po­ral o per­ma­nen­te) pa­ra que des­cu­bra al­go nue­vo con res­pec­to de sí. Bajo es­ta pers­pec­ti­va la con­si­de­ra­ción de la mú­si­ca nos si­tua­ría en la po­si­ción en la que no­so­tros no ha­ce­mos nues­tra la mú­si­ca si­no que la mú­si­ca es la que se ha­ce po­see­do­ra de no­so­tros mis­mos al apo­de­rar­se de nues­tra pro­pio sen­tir nues­tro ser-en-el-mundo. ¿Qué es la mú­si­ca ba­jo es­ta mi­ra­da? La vi­vi­sec­ción de las al­mas de aque­llos que se en­fren­tan con­tra el má­gi­co en­can­to que sus arru­llos ejer­cen so­bre su fas­ci­na­ción mis­ma, so­bre aque­llos sin los cua­les no exis­ti­ría ni en fon­do ni en for­ma.

Dentro de es­ta de­fi­ni­ción poé­ti­ca, pe­ro no por ello ca­ren­te de un ca­riz si­nies­tro, Hecq se sen­ti­ría tan có­mo­do co­mo un mé­di­co sin es­crú­pu­los en Auswitch: só­lo en lo más pro­fun­do de la no­che el hom­bre pue­de des­cu­brir los pro­pios lí­mi­tes de su me­cá­ni­ca. Pero la poé­ti­ca só­lo es pro­pi­cia cuan­do se ejer­ce a tra­vés de la ac­ción poé­ti­ca mis­ma, y por eso Hecq ha­ce de es­tos pos­tu­la­dos su mo­dus vi­ven­di a tra­vés del cual con­fron­tar un mun­do en rui­nas. A tra­vés de una mez­cla sal­va­je, apa­ren­te­men­te im­po­si­ble, en­tre unos os­cu­ros pai­sa­jes am­bien­ta­les bien afli­gi­dos de glit­ch va desa­rro­llan­do ma­lé­vo­las ca­tar­sis en for­ma de un IDM de ca­rác­ter ex­pe­ri­men­tal; él va dan­do brin­cos en­tre con­cep­tos, ideas y for­mas no usán­do­los co­mo fi­nes en sí mis­mos si­no co­mo he­rra­mien­tas pa­ra un to­do: po­co le im­por­tan los gé­ne­ros, lo im­por­tan­te en steel­ton­gued es co­mo to­do en­ca­ja a la per­fec­ción pa­ra con­for­mar me­lo­días que van más allá de to­da ló­gi­ca im­pe­ran­te. La re­sis­ten­cia es fú­til, cuan­do no di­rec­ta­men­te sui­ci­da, por­que en­fren­tar­se ca­ra a ca­ra con­tra te­mas co­mo dfrm nos de­ja en una po­si­ción de in­de­fen­sión equi­va­len­te al in­ten­tar pa­rar una llu­via de mo­to­sie­rras en lla­mas con los dien­tes: no só­lo es que sea im­po­si­ble, es que in­ten­tar pa­rar se­me­jan­te es­pec­tácu­lo de la im­po­si­bi­li­dad ya es una blas­fe­mia en sí mis­ma.

Read More

nunca olvides esquivar las heces rapaces

30/03/2011
/ / /

null

Como ya nos de­mos­tró el doc­tor Frankenstein nun­ca es bue­na idea jun­tar par­tes de dis­tin­tos ca­dá­ve­res pa­ra re­vi­vir­los en una nue­va for­ma de vi­da. La au­to­no­mía de es­ta nue­va for­ma, le­jos de nues­tro con­trol vi­tal, pue­de con­ver­tir­se en un tre­men­do caos de per­so­na­li­dad anu­la­da. Con es­to lu­chan to­dos aque­llos mú­si­cos que pre­ten­dan hi­bri­dar gé­ne­ros ya muer­tos li­bre­men­te y es­pe­cí­fi­ca­men­te, es lo que ha­cen Nedry en Condors.

Con una mú­si­ca que ellos de­fi­nen co­mo post-dubstep van tran­si­tan­do los tri­lla­dos ca­mi­nos del trip-hop des­de las ru­das for­mas del dubs­tep post-Burial. Sus can­cio­nes así no se cir­cuns­cri­ben ni en la de­li­ca­de­za os­cu­ra pro­pia de los gru­pos del gé­ne­ro con voz fe­me­ni­na pe­ro tam­po­co se que­da en el fluc­tuan­te hip­no­tis­mo del dubs­tep. Así in­ten­tan unir am­bos gé­ne­ros des­de el la­do que tie­nen en co­mún, el la­do os­cu­ro de la mú­si­ca. El pro­ble­ma es que no aca­ba de fun­cio­nar co­mo un con­jun­to nue­vo tan­to co­mo un pas­ti­che de am­bos gé­ne­ros uni­dos sin ton ni son. Las vo­ces nos de­vuel­ven de­ma­sia­do ha­cia los ca­mi­nos ya tran­si­ta­dos por Portishead o, ¡ho­rror!, Fever Ray co­mo pa­ra que no nos en­vuel­va en un te­dio so­po­rí­fe­ro. Su dubs­tep con to­ques gri­me à la Zomby pe­ro sin el in­ge­nio de és­te aca­ba sien­do de­vo­ra­do por los arre­glos IDM que, aun­que ha­cen ho­nor a su eti­que­ta por su in­te­li­gen­cia, no aca­ban de en­ca­jar. Sin em­bar­go des­pués de es­cu­char el dis­co, un dis­co en­de­ble y sin una per­so­na­li­dad pro­pia, se per­ca­ta de que han con­se­gui­do uni­fi­car to­do en una suer­te de pas­ta pri­mi­ge­nia; han con­se­gui­do ha­cer de lo dis­par sin­gu­lar.

Como los ca­rro­ñe­ros que ilus­tran la por­ta­da de és­te su de­but se ali­men­tan de los ca­dá­ve­res mez­clán­do­los to­dos en un con­sis­ten­te bo­lo ali­men­ti­cio pa­ra des­pués de­fe­car­lo en al­gún lu­gar in­de­ter­mi­na­do de los mon­tes don­de ha­bi­tan. O co­mo en su ca­so, en un es­tu­dio de gra­ba­ción de Londres. ¿Y pa­ra qué? Para fi­nal­men­te que­dar to­do en un ejer­ci­cio de in­ge­nio de­sigual don­de, aun­que cohe­ren­te con­si­go mis­mo, no con­si­gue des­pe­gar de la me­dio­cri­dad. No con­fíes en las he­ces del cón­dor.

Read More

el viaje del héroe continua

30/11/2010
/ / /

null

Llegamos ya a la ter­ce­ra y úl­ti­ma en­tre­vis­ta de es­ta tri­lo­gía con Marlon Dean Clift. Esta vez abor­da­mos el ex­ce­len­te dis­co co­no­ci­do co­mo Suddenly, Last Summer que pue­den en­con­trar y des­car­gar de for­ma gra­tui­ta tal que aquí. Hablamos de in­fluen­cias del ci­ne, lo pai­sa­jís­ti­co, lo in­tem­po­ral y nos hun­di­mos en los cam­pos pu­ra­men­te mu­si­ca­les pa­ra en­con­trar una vi­sión ab­so­lu­ta­men­te per­so­nal de la mú­si­ca y del mun­do. No se pier­den por na­da del mun­do el fi­nal de una se­rie de en­tre­vis­tas he­chas des­de lo más hon­do de las en­tra­ñas. Y re­cuer­den leer las otras dos par­tes: Almost Ghost y Heavenly Creatures.

A. Siento una es­pe­cial fas­ci­na­ción por Suddenly, Last Summer de­bi­do a que ten­go la sen­sa­ción de que es­tá muy pre­sen­te el te­ma de fu­ti­li­dad. La mú­si­ca, el co­mo se va desa­rro­llan­do to­do, ca­si pa­re­ce una acep­ta­ción de lo vo­la­ti­les –aun cuan­do maravillosos- que son los sen­ti­mien­tos hu­ma­nos. ¿Hay qui­zás al­go de es­to en el dis­co?

M. Sí, la ima­gen del ve­ra­no es­tá ahí por eso, pe­ro tam­bién pa­ra se­ña­lar un com­po­nen­te trá­gi­co, no ex­plí­ci­to, que se ha­lla pre­sen­te a lo lar­go de to­do el dis­co. La idea en­ton­ces era com­pri­mir una se­rie de su­ce­sos que tie­nen lu­gar du­ran­te un ve­ra­no, fa­tí­di­co, co­mo in­di­ca el pro­pio tí­tu­lo.

Read More

música demostrada según el orden geométrico

23/11/2010
/ / /

null

En es­ta se­gun­da par­te abor­da­mos Heavenly Creatures, que pue­den des­car­gar aquí, con el siem­pre dis­pues­to Marlon Dean Clift. Hablamos del amor, le bus­ca­mos pa­ra­le­lis­mos con Heavenly Creatures y nos me­te­mos de lle­no en co­mo fue rea­li­za­do el dis­co en si. Entre me­dios se­gui­mos des­gra­nan­do el ci­ne que in­fluen­ció es­tos dis­cos y, co­mo no, pro­pon­go ideas de in­ter­pre­ta­ción ab­so­lu­ta­men­te per­so­na­les. Pero no les en­tre­ten­go más, va­yan di­rec­ta­men­te a la fuen­te se­gui­da­men­te.

A. Si en Almost Ghost ha­blá­ba­mos del amor co­mo al­go es­qui­vo pa­re­ce que en Heavenly Creatures te me­tes de lle­no en la idea de que ocu­rre cuan­do se da el con­tac­to. Y pa­re­ce que, en cual­quier ca­so, es un he­cho du­ro y do­lo­ro­so pe­ro que pa­re­ce te­ner tam­bién un tras­fon­do po­si­ti­vo. ¿Consideras el amor co­mo un he­cho ca­tár­ti­co o co­mo aquel que nos arro­ja ha­cia las ti­nie­blas?

M. Trata bá­si­ca­men­te la idea de que eso ocu­rra, y en es­te ca­so es igual de ca­tár­ti­ca que de do­lo­ro­sa. Claro que la es­té­ti­ca del dis­co apun­ta a la ca­tar­sis, pe­ro la his­to­ria de­trás es más bien do­lo­ro­sa. El con­cep­to vie­ne de un film de Alan Rudolph, Made In Heaven. Quien ha­ya vis­to la pe­lí­cu­la y la ha­ya com­pren­di­do sa­brá en­ten­der es­te dis­co.

Read More

casi humanos

16/11/2010
/ / /

Intentando di­ver­si­fi­car el con­te­ni­do del blog pen­sé que po­dría apor­tar y me di cuen­ta que no me gus­ta en ab­so­lu­to co­mo se ha­cen en­tre­vis­tas ac­tual­men­te y, aun me­nos, co­mo se en­tre­vis­ta a los mú­si­cos. Debido a ello in­ten­to apor­tar mi gra­ni­to de are­na con una se­rie irre­gu­lar de en­tre­vis­tas. La pri­me­ra en­tre­vis­ta, di­vi­di­da en tres par­tes, irá de­di­ca­da a tres de los tra­ba­jos de elec­tró­ni­ca del mú­si­co Marlon Dean Clift don­de nos irá des­ve­lan­do los se­cre­tos y ve­ri­cue­tos de su mú­si­ca y su al­ma. Aunque nos hu­bie­ra gus­ta­do abor­dar tam­bién su fa­ce­ta más roc­ke­ra, ten­drá que ser en otra oca­sión. En es­ta pri­me­ra par­te nos alla­na­rá el te­rre­no pa­ra en­ten­der su obra más bá­si­ca, Almost Ghosts, la cual pue­den des­car­gar des­de aquí. Y es que a tra­vés de es­ta abor­da­re­mos su pa­sión por el dro­ne, sus pri­me­ros usos de la elec­tró­ni­ca y el amor co­mo cons­truc­ción des­de el otro; hu­ma­no o mu­si­cal.

A. Una cons­tan­te en tu tra­ba­jo es la bús­que­da de un amor que se mues­tra siem­pre es­qui­vo. En Almost Ghosts pa­re­ces que­rer mos­trar el amor, al otro, co­mo al­go ne­ce­sa­rio pa­ra con­for­mar la iden­ti­dad per­so­nal, ¿es al­go in­ten­cio­na­do?

M. Totalmente in­ten­cio­na­do. Creo que es bas­tan­te evi­den­te. Pero no se tra­ta só­lo de amor es­qui­vo; la cul­pa de mu­cho de ello la tie­ne Hal Hartley, ya sea co­mo mú­si­co o ci­neas­ta. Viene a tra­tar­se de di­vi­ni­zar lo vul­gar. Tengo la sen­sa­ción de que hoy en día lo ro­mán­ti­co es una po­se, y co­mo po­se fun­cio­na. Pero el ver­da­de­ro ro­man­ti­cis­mo crea re­cha­zo. De ahí qui­zás que se dé esa cons­tan­te a es­ca­par ha­cia el es­pa­cio, o fa­bri­car es­pa­cios ima­gi­na­rios. Vengo a trans­cri­bir mi per­cep­ción del amor, sí. Pero tam­bién fa­bri­car es­pa­cios don­de és­te po­dría cre­cer sin in­ter­fe­ren­cias.

Read More