Tag Archives: Kyoto Animation

The Sky Was Pink

Llega la primavera. O qué anime de estreno ver en 2015 (II)

null

Hacer cri­bas no es fá­cil. De en­tre to­do lo que se es­tre­na en te­le­vi­sión —es­pe­cial­men­te en el ca­so de la te­le­vi­sión ani­ma­da ja­po­ne­sa, de­pen­dien­te en ex­ce­so del mer­ca­do de ni­cho más que del pú­bli­co ge­ne­ral, la crí­ti­ca o los in­tere­ses ar­tís­ti­cos — , ape­nas sí des­ta­can un pe­que­ño pu­ña­do de pro­duc­cio­nes al año; el grue­so de lo que se pro­du­ce es po­co in­tere­san­te, cuan­do no di­rec­ta­men­te de­lez­na­ble. Aunque de la pa­sa­da tem­po­ra­da des­ta­ca­mos cin­co ani­mes, só­lo uno de ellos lo­gró ha­cer­se im­pres­cin­di­ble con el tiem­po: Yuri Kuma Arashi. La obra de Kunihiko Ikuhara, abra­zan­do la re­pe­ti­ción es­truc­tu­ral y te­má­ti­ca tan fuer­te co­mo el yu­ri, ha aca­ba­do eri­gién­do­se co­mo un clá­si­co den­tro de la obra del au­tor gra­cias a una na­rra­ti­va tan com­ple­ja co­mo in­tere­san­te. Por otra par­te, Assassination Classroom se per­fi­la co­mo un en­tre­te­ni­mien­to só­li­do con una cui­da­da na­rra­ti­va mien­tras que Death Parade aca­bó des­in­flán­do­se a par­tir del quin­to epi­so­dio por su ex­ce­si­va de­pen­den­cia del mé­to­do pro­ce­di­men­tal. Corramos un tu­pi­do ve­lo al res­pec­to de los ani­mes restantes.

Sacar de una co­se­cha una obra de cul­to y dos obras in­tere­san­tes no es po­co, ¿qué po­de­mos es­pe­rar en­ton­ces de la tem­po­ra­da de pri­ma­ve­ra de ani­me? Aún es pron­to pa­ra de­cir­lo, aun­que no se pue­da afir­mar que la co­sa ha­ya em­pe­za­do fuer­te. Existe al me­nos una se­rie que ha­bría que se­guir sus pa­sos de for­ma aten­ta y otro par que po­drían cre­cer has­ta ha­cer­se im­pres­cin­di­bles; no ca­be ade­lan­tar­se a los acon­te­ci­mien­tos, al me­nos no to­da­vía. No me­re­ce la pe­na ha­cer­lo. Por eso he­mos ele­gi­do cin­co es­tre­nos, aque­llos que han su­pe­ra­do un mí­ni­mo ni­vel, los más pro­me­te­do­res y só­li­dos, acep­tan­do que pue­den que­dar­se en el tin­te­ro co­sas in­tere­san­tes o no acer­tar en nues­tra se­lec­ción. Al fin y al ca­bo, es­to no es más que una pri­me­ra criba.

Continue reading