Tag Archives: Mr. Mortem

The Sky Was Pink

explorando las ruinas de la inmediatez pasada

null

Existe una ge­ne­ra­li­za­da pa­sión por la rea­li­za­ción de lis­tas anua­les cuan­do aun no ha ter­mi­na­do el año y, ge­ne­ral­men­te, a me­ses de que es­te aca­be. Tampoco me gus­tan de es­tas la cier­ta in­ten­ción ob­je­ti­va­do­ra que po­seen im­plí­ci­ta den­tro de si mis­mas, co­mo si de ver­dad se pu­die­ra cla­si­fi­car de un mo­do cla­ro y pro­fun­do que es lo me­jor del año en los di­fe­ren­tes as­pec­tos de la cul­tu­ra. Pese a to­do, con­si­de­ré in­tere­san­te ha­blar de que ha su­pues­to es­te año 2010 pa­ra el mun­do de la cul­tu­ra y por eso de­ci­dí ha­cer al­go di­fe­ren­te. ¿Para que ha­cer una lis­ta yo si pue­do in­vi­tar a unos cuan­tos ami­gos y co­le­gas blo­ge­ros pa­ra que me ex­pli­quen que ha si­do lo más im­por­tan­te del 2010 se­gún ellos? Y así he­mos lle­ga­do a es­to.

Con las mis­mas pau­tas mí­ni­mas pa­ra to­dos se ha con­fec­cio­na­do es­ta pe­que­ña gran lis­ta del 2010 más sub­je­ti­vo que po­drían us­te­des ima­gi­nar. Las pau­tas que les di eran te­ner que re­se­ñar tres ob­je­tos cul­tu­ra­les pu­bli­ca­dos du­ran­te 2010 en bre­ves re­se­ñas que no su­peren las dos o tres li­neas. Debido a la va­gue­dad de las re­glas y una cier­ta la­xi­tud que he per­mi­ti­do ca­da una de las in­ter­ven­cio­nes aca­ba por de­fi­nir de un mo­do ta­jan­te la sub­je­ti­vi­dad de ca­da uno de los im­pli­ca­dos. Cada cual ha in­ter­pre­ta­do que es un ob­je­to cul­tu­ral co­mo me­jor le ha con­ve­ni­do y los hay quie­nes han se­gui­do las re­glas a ra­ja­ta­bla, de un mo­do me­nos rí­gi­do o quie­nes no las han se­gui­do en ab­so­lu­to. Lo úni­co que he he­cho es man­te­ner un cier­to es­ti­lo co­mún y ca­si ni eso, ca­da una de es­tas bre­ví­si­mas lis­tas es in­di­so­lu­ble del es­ti­lo de ca­da uno de ellos. Después del sal­to les de­jo con to­das ellas, só­lo res­ta de­cir que gra­cias a to­dos y por fa­vor, dis­fru­tad con la lis­ta del 2010 de los, pa­ra mi, me­jo­res au­to­res de la blo­gos­fe­ra.

Continue reading