Tag Archives: nu‐goth

The Sky Was Pink

e† prob†ema de la †den‡dad ‡ mul‡p‡c†dad

null


El witch hou­se
, en tan­to mo­vi­mien­to y no só­lo gé­ne­ro mu­si­cal, tie­ne al­gu­nas par­ti­cu­la­ri­da­des que re­mi­ten pa­ra­le­la­men­te a las pro­pias del 15M. En los dos ca­sos nos en­con­tra­mos que los su­je­tos que lo com­po­nen, su fan­dom, son gen­te de cla­se media‐baja y ba­ja, lo cual in­clu­ye es­tu­dian­tes y pa­ra­dos de to­da cla­se, con un fuer­te des­con­ten­to con la si­tua­ción ac­tual. También com­par­ten el he­cho de ser mo­vi­mien­tos que imi­tan otros mo­vi­mien­tos an­te­rio­res des­de una pers­pec­ti­va hips­ter: des­de la iro­nía y el dis­tan­cia­mien­to; neu­tra­li­zan­do par­te de su ca­pa­ci­dad sub­ver­si­va pa­ra po­der mo­ver­se más li­bre­men­te en su en­torno. Pero el pun­to más in­tere­san­te se­gu­ra­men­te sea su ne­ce­si­dad de con­ver­tir­se en ai­den­ti­ta­rios. En es­ta ne­ce­si­dad de no te­ner una iden­ti­dad de­fi­ni­da, de po­der mu­tar co­mo me­jor les con­ven­ga en ca­da ins­tan­te, rehu­yen cual­quier no­mi­na­lis­mo glo­ba­li­zan­te co­mo mo­do de com­ba­tir la iden­ti­fi­ca­ción y, por en­de, la neu­tra­li­za­ción. Tanto en el ca­so del witch hou­se -tam­bién co­no­ci­do co­mo drag, ra­pe ga­ze, haun­ted hou­se, screw­ga­ze o crunk shoe­ga­ze; sus se­gui­do­res, nu-goth’s- co­mo en el del 15M -tam­bién co­no­ci­do co­mo Movimiento 15M, Spanish re­vo­lu­tion y ¡Democracia Real Ya!; sus se­gui­do­res, indignados‐ su iden­ti­dad es de­li­mi­ta­da de for­ma ab­so­lu­ta por la pren­sa, pues ellos ja­más se han auto‐denominado de un úni­co mo­do; son una mul­ti­pli­ci­dad.

Un ejem­plo bas­tan­te ob­vio, aun­que na­da nue­vo, se­ría el co­mo se desa­rro­lla es­ta iden­ti­dad múl­ti­ple en el witch hou­se: a tra­vés del re­mix. En Ghetto Ass Witch de †‡† (aka Ritualz) nos en­con­tra­mos una fa­ce­ta clá­si­ca del gé­ne­ro: un so­ni­do he­re­de­ro del hip‐hop con re­mi­nis­cen­cias del EBM. Pero, en tan­to mul­ti­pli­ci­dad, el witch hou­se no se li­mi­ta a ese so­ni­do. Así, si­guien­do el re­mix del mis­mo te­ma que ha­rían GVCCI HVCCI nos en­con­tra­mos una fa­ce­ta com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te del te­ma. Con un par­ti­cu­lar én­fa­sis en lo elec­tró­ni­co, ade­más de unos en­can­ta­do­res efec­tos de ba­rra­ca de fe­ria, nos en­se­ñan la par­te más épi­ca y mains­tream del gé­ne­ro. A su vez, en el otro re­mix de GVCCI HVCCI del te­ma, asu­me los ras­gos más shoe­ga­ze del te­ma pe­ro los lle­va ha­cia el hard tran­ce en una com­po­si­ción bru­tal, com­ple­ta­men­te rui­dis­ta, que com­po­ne una at­mós­fe­ra so­fo­can­te. Y, aun­que los tres te­mas sean com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes en cuan­to que so­ni­dos en­fa­ti­zan, to­dos ellos son witch hou­se. ¿Por qué? Porque el gé­ne­ro, en cuan­to es una mul­ti­pli­ci­dad, pue­de amol­dar lo que es, su iden­ti­dad, pa­ra re­com­po­ner­se co­mo la mis­ma en­ti­dad en una nue­va for­ma.

Es por eso que el witch hou­se, co­mo el 15M, tie­nen un ín­di­ce de su­per­vi­ven­cia ma­yor que cual­quier otro mo­vi­mien­to con­tem­po­rá­neo su­yo: han asu­mi­do una tác­ti­ca in­abor­da­ble por el im­pe­ria­lis­mo. Es por eso que, en su in­ca­pa­ci­dad de ser de­fi­ni­do, se es­ca­pa con­ti­nua­men­te po­li­for­mán­do­se en cuan­tas iden­ti­da­des les con­ven­gan. Pero, tan­to en un ca­so co­mo en otro, de­be­rán apren­der a ma­ni­pu­lar esas evo­lu­cio­nes y no de­jar­las al li­bre al­be­drío de lo que la alea­to­rie­dad quie­ra ha­cer con ellas. Yo soy yo, por­que soy mu­chos.