Paul Nizan

Sólo la ideología necesita de perros guardianes

02/02/2013
/ / /

null

Los pe­rros guar­dia­nes, de Paul Nizan

¿Cual es la au­tén­ti­ca la­bor de la fi­lo­so­fía? Esta pre­gun­ta no es ba­la­dí, aun cuan­do se cir­cuns­cri­ba den­tro de al­go que po­dría­mos de­no­mi­nar Filosofía de la fi­lo­so­fía, en tan­to só­lo a par­tir de la res­pues­ta que de­mos de ella po­dre­mos sa­ber no só­lo que es­pe­ra­mos de la dis­ci­pli­na en sí, si­no del pen­sa­mien­to hu­ma­no: si fi­lo­so­far es pen­sar so­bre las con­di­cio­nes par­ti­cu­la­res del ser, en­ton­ces sa­ber que sig­ni­fi­ca fi­lo­so­far se tor­na de­ter­mi­nan­te pa­ra po­der sa­ber qué pen­sa­mos. Y, par­tien­do de la ne­ce­si­dad de res­pon­der es­ta pre­gun­ta, lo que nos plan­te­ará Paul Nizan a lo lar­go de su pan­fle­to se­rá un pro­gre­si­vo re­tra­to de lo que pa­ra él son los pro­ble­mas esen­cia­les os­ten­ta­dos por lo cual lla­ma­ría fi­lo­so­fía idea­lis­ta —aun­que pa­ra ha­cer ho­nor a la exac­ti­tud y sus pro­fun­das raí­ces mar­xis­tas de­be­ría­mos lla­mar­la fi­lo­so­fía bur­gue­sa — , que se ale­ja de for­ma ra­di­cal de la au­tén­ti­ca fi­lo­so­fía que se­ría aque­lla que se acer­ca a los pro­ble­mas de la ca­lle su­fri­dos en el día a día de los hom­bres.

De és­te mo­do se cues­tio­na­rá las am­bi­cio­nes y ca­mi­nos que to­ma­ran los jó­ve­nes nó­ve­les que se acer­can a las fas­tuo­sas li­des de la fi­lo­so­fía, an­te lo cual pre­ten­de es­cla­re­cer­nos la pro­ble­má­ti­ca de su si­tua­ción: la ju­ven­tud car­ga­da de bue­nas in­ten­cio­nes, co­mo no po­dría ser de otra for­ma en una ju­ven­tud idea­lis­ta, con­fía en que la fi­lo­so­fía les do­ta­rá de un ca­mi­no a tra­vés del cual así po­der bus­car la eman­ci­pa­ción au­tén­ti­ca del hom­bre. Pese a to­do, la fi­lo­so­fía en sí mis­ma no ha­ce me­re­ce­dor a na­die de ser lla­ma­do hé­roe de la hu­ma­ni­dad. Y si es así es por­que, se­gún Nizan, aun cuan­do hay tan­tas fi­lo­so­fías co­mo hom­bres hay en el mun­do to­dos ellos con­tie­nen la mis­ma pro­ble­má­ti­ca co­mún de raíz: el fi­ló­so­fo no vi­ve en el mun­do de los hom­bres, si­no en Lugares Inteligibles don­de el fi­ló­so­fo cree ha­bi­tar. De és­te mo­do ex­pli­ca su vi­sión al res­pec­to de la tra­di­ción fi­lo­só­fi­ca, la cual ata­ca con vi­ru­len­cia, al cen­trar­se en gran­des pro­ble­mas que po­co ata­ñen al ciu­da­da­no de a pie; la ra­zón co­mo for­ma re­gi­do­ra del pen­sa­mien­to no es ló­gi­ca pa­ra Nizan en tan­to to­da re­vo­lu­ción es­ca­pa de la ra­cio­na­li­za­ción es­pu­ria de la fi­lo­so­fía, ya que la au­tén­ti­ca fi­lo­so­fía del pro­le­ta­ria­do se da en la ve­na prác­ti­ca que es­tá tie­ne pa­ra la vi­da. El pro­ble­ma es que no só­lo su lec­tu­ra es li­mi­ta­da, si­no que ade­más cae en una na­da su­til car­ni­ce­ría del pen­sa­mien­to.

Read More

incendia la falsedad del cielo helado

25/07/2011
/ / /

null

El gran triun­fo del ca­pi­ta­lis­mo es só­lo uno: ha­cer­nos creer que la cla­se obre­ra no ne­ce­si­ta de la lu­cha pa­ra su auto-reconocimiento; es en sí una cla­se me­dia par­te del sis­te­ma. Esta pro­ble­má­ti­ca –plan­te­ada ya ha­ce ca­si un si­glo por Paul Nizan, con su es­ti­lo tos­co y pan­fle­ta­rio, ca­si de pa­sa­da en “Los pe­rros guar­dia­nes”- hun­de sus raí­ces en el ins­tan­te en que el for­dis­mo en­tra en es­ce­na. Cada tra­ba­ja­dor con su co­che, sus cré­di­tos a me­di­da y sus hi­po­te­cas a 45 años se sien­ten par­te de un sis­te­ma que los in­te­gra, que nun­ca los dis­cri­mi­na co­mo me­ros me­dios de pro­duc­ción, di­so­cian­do su en­ti­dad de obre­ro con la pro­pia de sí; la cla­se obre­ra se trans­for­ma así en cla­se me­dia. Ahí se ini­cia la era de la men­ti­ra.

En Frozen Sky el tó­tem cE­vin Key nos de­mues­tra co­mo la men­ti­ra es la fan­tas­ma­go­ría que co­si­fi­ca al su­je­to que la guar­da co­mo un te­so­ro. El cie­lo co­mo un lu­gar con­ge­la­do que nos pro­me­te el tí­tu­lo con­tras­ta con los si­nies­tros pri­me­ros ver­sos des­pués de los gri­tos de lo­cu­ra “Llegar a lo al­to, la al­tu­ra es­tá en lla­mas / ro­jo de nue­vo, leer una men­ti­ra / to­do el mun­do es­tá en lla­mas” lo cual nos plan­tea una ima­gen cla­ra: el Infierno, o el apo­ca­lip­sis. Pero no­so­tros, es­pec­ta­do­res pri­vi­le­gia­dos, po­de­mos ver co­mo se pro­pa­ga cuan­do afir­ma que “Lo es­toy vien­do / dis­pa­rar­se ha­cia tu la­do”; co­mo na­die es­tá a sal­vo de caer en las lla­mas. Pero lo trá­gi­co es la afir­ma­ción fi­nal de es­ta par­te de la can­ción “te afe­rras a una men­ti­ra / tú crees en ella”, no só­lo pa­de­ce la afec­ción de una men­ti­ra –que en es­te ca­so es el fue­go que es­tá con­su­mien­do el mundo- si­no que la in­te­rio­ri­za co­mo una ver­dad per­so­nal. El obre­ro que cree ser de la cla­se me­dia es­tá des­ti­na­do a siem­pre errar los ata­ques que ha­ga con­tra aque­llos que le in­du­cen a su la­men­ta­ble es­ta­do ac­tual, que siem­pre fue una con­quis­ta so­cial y nun­ca un de­re­cho por mo­tu pro­prio.

¿Por qué mi­rar un cie­lo con­ge­la­do? Porque nos cree­mos la men­ti­ra de que na­da es­tá en lla­mas, de que to­do si­gue igual y po­de­mos jac­tar­nos de ser una cla­se me­dia fa­vo­re­ci­da. Sin em­bar­go las lla­mas exis­ten y tie­nen nom­bre pro­pio: Crisis. Y el úni­co mo­do de des­ha­cer­nos de es­tos gri­lle­tes em­pie­za por sa­ber­nos cla­se obre­ra; no creer­nos las fa­la­cias de que so­mos par­te de un sis­te­ma que se ali­men­ta de nues­tra san­gre. Sino co­men­za­mos acep­tan­do es­to cae­re­mos en lo que nos di­ce cE­vin Key “En al­gún lu­gar por allá / cuan­do lo in­ten­to y lu­cho / no pue­do re­cor­dar los ac­tos de la mal­dad”. Debemos acep­tar la ne­ce­si­dad de re­for­mar­nos de nue­vo en com­ba­tien­tes, en reanu­dar esa oxi­da­da –aun­que al­gu­nos pre­fe­ri­rían caduca- lu­cha de cla­se, por nues­tros de­re­chos, no en aco­mo­da­dos su­je­tos que no so­mos: “la­van­do la san­gre que co­noz­co / más ma­ña­na, tus men­ti­ras en­sor­de­ce­do­ras”.

Read More