Transformaciones. «Tokyo Ghoul» a la luz de Franz Kafka

Adentrándonos en un mundo extraño

Sobre la pregunta del ser (humano)

¿Qué sig­ni­fi­ca «ser hu­mano»? Podríamos dar una mi­ría­da de res­pues­tas y ni si­quie­ra acer­car­nos a la esen­cia de la ver­da­de­ra pre­gun­ta. Podríamos de­cir que es es­tar en la ci­ma de la ca­de­na tró­fi­ca, te­ner sen­ti­mien­tos, vi­vir en so­cie­dad. También que im­pli­ca ser un en­te ra­cio­nal, fi­lo­so­far, sen­tir em­pa­tía por tus igua­les. Pero, in­clu­so si to­das esas res­pues­tas de­fi­nen lo que con­si­de­ra­mos «ser hu­mano», no de­jan de ser par­cia­les. Si es que no di­rec­ta­men­te inú­ti­les.

Si hay al­go in­he­ren­te a la ex­pe­rien­cia hu­ma­na, ese al­go se nos es­ca­pa en­tre las ma­nos. Es al­go in­apren­si­ble. Y sin em­bar­go, po­de­mos re­co­no­cer­lo cuan­do lo ve­mos.

Cuando al­guien ac­túa de un mo­do inade­cua­do, de­ci­mos que lo es­tá ha­cien­do es in­hu­mano; cuan­do al­guien ha­ce al­go loa­ble, ha­bla­mos de su no­to­ria hu­ma­ni­dad. En cier­to mo­do, sa­be­mos qué ras­gos aso­cia­mos al he­cho de ser hu­mano. Aquellos que no aso­cia­mos a los ani­ma­les. Ya sea la em­pa­tía, pa­ra quie­nes con­si­de­ra­mos muy hu­mano, o la mal­dad, pa­ra quie­nes con­si­de­ra­mos po­co hu­ma­nos, to­do cuan­to hay de hu­mano es, pre­ci­sa­men­te, aque­llo que no te­ne­mos de ani­ma­les.

La po­si­bi­li­dad de ha­cer jui­cios ético-morales.

Ahora bien, si de­ci­mos jui­cios, es por­que só­lo en el jui­cio se da al­go in­he­ren­te­men­te hu­mano. Todo lo de­más lo com­par­ti­mos con otros en­tes. Existen va­rias cla­ses de ma­mí­fe­ros ca­pa­ces de de­mos­trar em­pa­tía. También en­tre es­tos exis­ten quie­nes van a la gue­rra, tor­tu­ran o ase­si­nan sin mo­ti­vo. Ni la em­pa­tía ni la cruel­dad son ras­gos in­he­ren­tes hu­ma­nos. Sólo el he­cho de ser ca­pa­ces de ha­cer jui­cios, ético-morales o es­té­ti­cos, pa­re­ce, de uno u otro mo­do, lo úni­co que po­de­mos ha­cer que no pue­den ha­cer otros ani­ma­les.

Eso nos da cier­ta idea de lo que nos ha­ce hu­ma­nos. Pero tam­bién abre otras pre­gun­tas. Por ejem­plo, ¿nos se­ría po­si­ble dis­tin­guir a un «ser hu­mano» de «al­go con as­pec­to hu­mano?».

¿Es posible ser humano cuando tienes que alimentarte de personas?

De eso tra­ta Tokyo Ghoul. Sobre las im­pli­ca­cio­nes de ser hu­mano. De dón­de co­lo­ca­mos la ba­rre­ra de qué es hu­mano y qué es otra co­sa: un ani­mal, un ob­je­to, un mons­truo. Porque no es un de­ba­te es­té­ril o ab­sur­do. De có­mo ca­te­go­ri­za­mos a los otros en­tes, de co­mo juz­ga­mos sus cua­li­da­des, de­pen­de có­mo nos com­por­ta­mos an­te ellos. Los hu­ma­nos tie­nen de­re­chos y obli­ga­cio­nes, los ani­ma­les só­lo de­re­chos y los ob­je­tos só­lo obli­ga­cio­nes. En el ca­so de los mons­truos, ni eso. No tie­nen de­re­chos ni obli­ga­cio­nes. De ahí que pue­dan ser ex­ter­mi­na­dos: son en­tes inú­ti­les cu­ya me­ra exis­ten­cia ha­ce da­ño a la idea del jui­cio. No pue­den ser juz­ga­dos por­que no apor­tan na­da. Sólo exis­ten pa­ra no exis­tir. Para po­ner en com­pro­mi­so el jui­cio en sí.

Entonces, ¿qué di­fe­ren­cia al hu­mano del ani­mal, el ob­je­to o el mons­truo? El he­cho de ser vi­si­bi­li­za­do co­mo hu­mano. Que nues­tro jui­cio nos di­ga «ese al­go es un ser hu­mano». No que ese al­go de­mues­tre su co­ne­xión con la es­pe­cie hu­ma­na. Sólo el he­cho de que lo acep­te­mos co­mo tal se­gún una se­rie de va­lo­res, bio­ló­gi­cos o ideo­ló­gi­cos, es­ta­ble­ci­dos de an­te­mano.

No por na­da, en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad hay mu­chos mo­men­tos don­de no se con­si­de­ra­ban hu­ma­nos a gru­pos en­te­ros de per­so­nas. Aunque el ca­so más cla­mo­ro­so sea el de los na­zis, con­si­de­ran­do no-humanos a los ju­díos, es una cons­tan­te his­tó­ri­ca. Los paí­ses co­lo­nia­les eu­ro­peos, y América des­pués, no con­si­de­ra­ba per­so­nas, se­res hu­ma­nos, a los ne­gros. De ahí la es­cla­vi­tud. Lo cual nos lle­va en ge­ne­ral al con­cep­to de ciu­da­da­nía en la Roma y la Grecia clá­si­cas: ciu­da­dano es aquel que se ga­na su con­di­ción de ser hu­mano. Sea por na­cer de un hu­mano, sea por com­prar su li­ber­tad ha­bien­do si­do es­cla­vo (por tan­to, ob­je­to, pro­pie­dad: no hu­mano) en for­ma de re­co­no­ci­mien­to de su con­di­ción hu­ma­na.

En otras pa­la­bras, no exis­te al­go así co­mo na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Eso es un cons­truc­to. Algo que de­pen­de del jui­cio del que mi­ra. Y la so­cie­dad siem­pre mi­ra. Porque, in­clu­so hoy, no con­si­de­ra­mos igual­men­te hu­ma­nos a to­dos aque­llos que se con­si­de­ran hu­ma­nos.

De cómo afecta la transformación

Conexión Kafka

Para en­ten­der es­to, Sui Ishida, au­tor de Tokyo Ghoul, se va­le del mis­mo me­ca­nis­mo que un au­tor re­co­no­ci­do del ca­non oc­ci­den­tal. Franz Kafka. Si aquel ha­cía que Gregorio Samsa se des­per­ta­rá un día con­ver­ti­do en un mons­truo­so in­sec­to, es­te ha­ce que Ken Kaneki se des­pier­te un día con­ver­ti­do en un mons­truo­so ghoul.

Por su­pues­to, su desa­rro­llo no es el mis­mo. A Kaneki lo co­no­ce­mos mien­tras to­da­vía es hu­mano. Durante el pri­mer ca­pí­tu­lo, don­de se nos da el con­tex­to —exis­ten ghouls, cria­tu­ras de as­pec­to des­co­no­ci­do que se ali­men­tan de se­res hu­ma­nos — , to­da­vía es hu­mano. Tiene una vi­da nor­mal. Va a cla­se, que­da con su me­jor ami­go, se enamo­ra a pri­me­ra vis­ta de una chi­ca pre­cio­sa. Salvo por­que es­ta chi­ca, Kamishiro Rize, aca­ba sien­do la que des­en­ca­de­na, en pa­la­bras del pro­pio Kaneki, la tra­ge­dia que es su vi­da.

Esa es la prin­ci­pal di­fe­ren­cia con res­pec­to de la his­to­ria de Kafka, a la cual ci­ta ex­plí­ci­ta­men­te en es­te pri­mer ca­pí­tu­lo. Aquí sa­be­mos có­mo ocu­rre la trans­for­ma­ción. Rize es un ghoul, in­ten­ta de­vo­rar a Kaneki, pe­ro és­te, de­bi­do a un afor­tu­na­do ac­ci­den­te, so­bre­vi­ve. Pero pa­ra sal­var su vi­da, de­ben trans­plan­tar­le un ór­gano de Rize lo cual lo con­vier­te a él, en el pro­ce­so, en un ghoul.

Del descubrimiento de un nuevo ser

Es aquí don­de se ori­gi­na la ma­gia de la obra. Al igual que Kafka se re­crea en có­mo Samsa se sien­te ho­rro­ri­za­do an­te su nue­va con­di­ción sin po­der evi­tar se­guir sus im­pul­sos, Ishida ha­ce lo mis­mo con Kaneki. Pero don­de el che­co se per­mi­te un hu­mor ne­gro so­ca­rrón, el ja­po­nés pre­fie­re man­te­ner­se en el dra­ma.

De ese mo­do, el pri­mer to­mo de Tokyo Ghoul tie­ne un en­fo­que bien de­fi­ni­do: no im­por­ta cuan­to desee vol­ver a ser hu­mano, Kaneki aho­ra es un ghoul. Y de­be com­por­tar­se en con­so­nan­cia. O co­me car­ne hu­ma­na o mo­ri­rá de ham­bre. Será a par­tir de esa pre­mi­sa que se irá des­ve­lan­do la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za de los ghouls. Porque sus par­ti­cu­la­ri­da­des no aca­ban en el he­cho de que los ghouls sean idén­ti­cos a aque­llos de quie­nes se ali­men­tan.

Eso lo ire­mos des­cu­brien­do de la mano de Kaneki. Pudiendo ali­men­tar­se só­lo de ca­fé y car­ne hu­ma­na, pron­to des­cu­bri­rá que la abs­ti­nen­cia tie­ne un lí­mi­te. El lí­mi­te del an­sia. Cuando pa­sa mu­cho tiem­po sin ali­men­tar­se, un ghoul em­pie­za a per­der su as­pec­to hu­mano, en­tran­do en fre­ne­sí y bus­can­do, deses­pe­rá­da­men­te, ali­men­tar­se. Cueste lo que cues­te. Incluso si eso sig­ni­fi­ca de­vo­rar a fa­mi­lia­res, ami­gos o des­co­no­ci­dos. De ese mo­do se irán en­ca­de­nan­do los pro­ble­mas de Kaneki.

Descubriendo la sociedad ghoul

Todos esos pro­ble­mas se mi­ti­ga­rán cuan­do des­cu­bra que exis­ten otros ghouls. No só­lo la fa­lle­ci­da Rize, tam­bién otros. Y al­gu­nos más cer­ca de lo que ima­gi­nó nun­ca.

Con unos ini­cios abrup­tos, en­con­trán­do­se al bor­de de la muer­te a cau­sa de en­trar en el te­rri­to­rio de otro ghoul, pron­to des­cu­bri­rá que en el mun­do hay más co­sas de las que ja­más pu­do ima­gi­nar. Por ejem­plo, que su ca­fe­te­ría fa­vo­ri­ta, el Anteiku, es­tá re­gen­ta­da por ghouls. Y se­rá pre­ci­sa­men­te esa ca­fe­te­ría, y quie­nes son par­te de ella, quie­nes le ayu­da­rán a in­te­grar­se en esa an­ti­gua so­cie­dad que has­ta en­ton­ces le era des­co­no­ci­da.

De ese mo­do es co­mo se desa­rro­lla el se­gun­do to­mo del man­ga. Kaneki va apren­dien­do los mo­dos de ali­men­ta­ción de los ghoul, las la­bo­res hu­ma­ni­ta­rias del Anteiku res­ca­tan­do ca­dá­ve­res de sui­ci­das pa­ra ali­men­tar a aque­llos que no pue­den o no quie­ren ca­zar hu­ma­nos, có­mo to­dos los ghouls tie­nen un ór­gano pre­da­to­rio co­no­ci­do co­mo ka­gu­ne —una es­pe­cie de miem­bro re­trác­til más fuer­te que el ace­ro y que cam­bia de per­so­na a per­so­na— y có­mo ha­cen los de su es­pe­cie pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­dos en­tre los hu­ma­nos. Trucos que van des­de có­mo in­ge­rir co­mi­da hu­ma­na, que pa­ra ellos tie­ne un sa­bor ho­rri­pi­lan­te —con «sa­bor a mier­da de ca­ba­llo», se­gún di­ce Nishio Nishiki—, o siem­pre lle­var más­ca­ras con­fec­cio­na­das es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ca­da ghoul en par­ti­cu­lar al sa­lir de ca­za. Un mo­do de, al mis­mo tiem­po, ocul­tar su iden­ti­dad e iden­ti­fi­car­se ca­ra a los hu­ma­nos y otros ghouls.

Porque los hu­ma­nos sa­ben que exis­ten los ghouls. Y en­tre quie­nes lo sa­ben, hay un gru­po en par­ti­cu­lar que tie­nen una gue­rra abier­ta con­tra ellos: las «pa­lo­mas». Los ins­pec­to­res de la agen­cia gu­ber­na­men­tal con­tra los ghouls co­no­ci­da co­mo la CCG.

La ambiguedad de ser un ghoul

Eso no im­pli­ca que la re­la­ción de los ghouls con el mun­do hu­mano se sos­ten­ga, ex­clu­si­va­men­te, ba­jo la di­co­to­mía «ca­zar o ser ca­za­dos». Ni mu­cho me­nos. Aquí tam­bién hay si­tio pa­ra la com­pren­sión, la em­pa­tía y un in­ten­to ra­di­cal de acer­ca­mien­to al otro.

Esto se pue­de apre­ciar, en pri­me­ra ins­tan­cia, en las re­la­cio­nes de Kaneki.

Siendo un ne­xo en­tre am­bos mun­dos, na­ci­do hu­mano, pe­ro con­ver­ti­do en ghoul —al­go inusual y que no ha­bía ocu­rri­do nun­ca an­tes — , no tar­da en des­cu­brir que no es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra vi­vir en nin­guno de los dos mun­dos. Quiere es­tar con su me­jor ami­go, Hide, pe­ro eso po­ne en pe­li­gro a am­bos. A uno por­que se des­cu­bra su nue­va con­di­ción, al otro por la po­si­bi­li­dad de ser de­vo­ra­do. Y ahí en­tra a coa­li­ción la brú­ju­la mo­ral de la se­rie. El per­so­na­je que sir­ve pa­ra co­nec­tar a Ken Kaneki con la so­cie­dad de los ghouls: Touka Kirishima.

En prin­ci­pio tí­mi­da e in­di­fe­ren­te, des­pués vio­len­ta y de­ci­di­da, es la que afir­ma que Kaneki pue­de mo­rir­se si de­pen­de de ella, pe­ro tam­bién es la que ha­ce un es­fuer­zo ac­ti­vo pa­ra sal­var­le y que se adap­te a su nue­va con­di­ción. Es su ne­xo con el mun­do de los ghoul, pe­ro tam­bién una he­bra ne­ce­sa­ria pa­ra se­guir co­nec­ta­do con el mun­do hu­mano. No por na­da, cuan­do Kaneki pier­de to­da su ra­cio­na­li­dad a cau­sa del ham­bre con­vir­tién­do­se en una bes­tia sal­va­je, ella es la úni­ca ca­paz de pa­rar­le. Y lo ha­ce no por­que ga­ne al­go con ello, sino por­que es lo co­rrec­to. Porque, en el fon­do de su ser, sa­be que am­bos se arre­pen­ti­rán a pos­te­rio­ri sino ha­cía na­da pa­ra que Kaneki, en un mo­men­to de de­bi­li­dad, aca­ba­ra de­vo­ran­do, pre­ci­sa­men­te, a su me­jor ami­go. A Hide. A la úni­ca per­so­na que te­nía en el mun­do cuan­do to­da­vía era hu­mano.

Ni monstruos ni humanos: personas

Ahí ra­di­ca otra di­fe­ren­cia con res­pec­to de Kafka. Donde aquel no veía sa­li­da al­gu­na en la trans­for­ma­ción —a fin de cuen­tas, era una con­ti­nui­dad de la vi­da de Gregorio Samsa: ser un ofi­ci­nis­ta gris y des­per­so­na­li­za­do, al­go me­nos que hu­mano: un re­cur­so hu­mano, un ob­je­to con for­ma hu­ma­na — , Ishida sí cree que pue­de ha­ber al­go po­si­ti­vo. Kaneki en el mun­do hu­mano no era na­die. Huérfano, aban­do­na­do por su fa­mi­lia y con só­lo un ami­go y el re­cuer­do de su pa­dre en for­ma del há­bi­to de la lec­tu­ra, en el mun­do ghoul en­cuen­tra al­go. Amigos. Familia. Algo que de­fen­der. También un ideal: la re­con­ci­lia­ción de los hu­ma­nos y los ghouls.

Porque ahí ra­di­ca la cues­tión de la obra. Cómo exis­ten ghouls de to­das las cla­ses: ase­si­nos crue­les, gen­te que só­lo quie­re vi­vir en paz, per­so­nas que desea­rían no te­ner que ali­men­tar­se de hu­ma­nos. No son un gru­po uni­for­me. Cada ghoul es un mun­do. Pero to­dos tie­nen al­go en co­mún: son per­se­gui­dos. Y lo son por su con­di­ción de mi­no­ría, de ser di­fe­ren­tes. De ser con­si­de­ra­dos no-humanos.

Esto no ha­ce sino re­for­zar la idea de que no exis­ten ni bue­nos ni ma­los. No en­tre las es­pe­cies. Que to­do de­pen­de del in­di­vi­duo y sus cir­cuns­tan­cias. Esto se ha­ce es­pe­cial­men­te pa­ten­te en la pri­me­ra par­te a tra­vés de una de las pa­lo­mas, el ins­pec­tor Kureo Mado. Este no só­lo ase­si­na ghouls por el apa­ren­te pla­cer de ha­cer­lo, sino que ade­más abu­sa de sus ob­je­ti­vos tan­to fí­si­ca co­mo ver­bal­men­te. Algo que con­tras­ta de for­ma bru­tal con los ha­bi­tua­les del Anteiku que, por lo ge­ne­ral, ni ma­tan ni se re­crean en ello cuan­do ne­ce­si­tan ha­cer­lo.

O, co­mo en el ca­so de Renji Yomo, in­clu­so re­zan an­te los ca­dá­ve­res de los sui­ci­das, pi­dien­do que pue­dan des­can­sar en paz, an­tes de dar­les un uso que no sea que se lo co­man los gu­sa­nos.

Con to­do, ni to­dos los ghouls son bue­nos sa­ma­ri­ta­nos ni to­dos los hu­ma­nos son se­res in­hu­ma­nos. Como ya se­ña­la­mos, eso va­ría de in­di­vi­duo en in­di­vi­duo. Y en el ca­so de mu­chos de ellos, de lo que se­pa­mos de su pa­sa­do. Personajes co­mo Suzuya Juuzou, hu­mano, o Tsukiyama Shuu, ghoul, pue­den pa­re­cer mons­truo­sos y car­ne de vi­lla­nía de la peor ca­la­ña, has­ta que des­cu­bri­mos que, co­mo to­dos los otros per­so­na­jes, ocul­tan un pa­sa­do tris­te y trau­má­ti­co que les ha arro­ja­do ha­cia un com­por­ta­mien­to no siem­pre del to­do no­ble.

Ese es el pro­ble­ma. Que si los ghouls son per­se­gui­dos por el he­cho de ha­ber na­ci­dos ghouls, es na­tu­ral que ha­ya mu­chos ca­sos de iden­ti­fi­ca­ción con lo mons­truo­so, pe­ro si hay hu­ma­nos que lo han per­di­do to­do por cul­pa de los ghouls, es ló­gi­co que los vean co­mo una ame­na­za.

Consecuencias del desarraigo

El problema de la venganza

De ese mo­do lle­ga­mos al pro­ble­ma cen­tral del mun­do de Tokyo Ghoul. Humanos y ghouls es­tán con­de­na­dos a no en­ten­der­se. Siendo los pri­me­ros el ali­men­to de los se­gun­dos, es di­fí­cil que am­bos gru­pos pue­dan en­con­trar ra­zo­nes pa­ra sen­tar­se en la me­sa a ne­go­ciar. Ambos tie­nen mu­chas ba­jas en sus ban­dos. Ambos tie­nen que la­men­tar la pér­di­da de se­res que­ri­dos por los ac­tos del otro.

Algo que Ishida re­tra­ta de for­ma ac­ti­va en to­do mo­men­to.

Lejos del body count que prac­ti­can los es­cri­to­res me­dio­cres pa­ra man­te­ner la ten­sión de su obra cuan­do sus ca­pa­ci­da­des na­rra­ti­vas no se lo per­mi­ten, Ishida só­lo ma­ta cuan­do es ne­ce­sa­rio. Y ma­ta pro­por­cio­nal­men­te po­co. Pero ese ma­tar po­co lle­va a con­se­cuen­cias más de­vas­ta­do­ras, por­que ca­da muer­te se sien­te más pe­sa­da y pro­ble­má­ti­ca. Hace que los efec­tos de ca­da hu­mano o ca­da ghoul muer­to ten­gan con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras, y po­ten­cial­men­te des­co­no­ci­das, en­tre to­dos aque­llos que les ro­dean. Consecuencias, al­gu­nas de ellas, a muy lar­go pla­zo.

Esto lo per­so­ni­fi­can, en la pri­me­ra par­te de la his­to­ria, un par de pa­re­jas: las ghoul Hinami y Touka y los in­ves­ti­ga­do­res de la CCG Koutarou Amon y Kureo Mado. El se­gun­do de ellos ma­ta a la ma­dre de Hinami, es­tan­do es­ta pre­sen­te. Y da­do que ella es to­da­vía muy jo­ven, Touka de­ci­de ven­gar­se en su nom­bre ma­tan­do a va­rios miem­bros de la CCG. Algo que desem­bo­ca en un ba­ño de san­gre que aca­ba con las dos chi­cas en­fren­tán­do­se a Mado en un due­lo don­de, tras des­cu­brir­se que Hinami tam­bién pue­de usar su ka­gu­ne, lo de­jan con­tra las cuer­das.

Pero lo sor­pren­den­te es có­mo re­suel­ven lo ocu­rri­do. Hinami, pu­dien­do ven­gar­se, pre­fie­re per­do­nar­le la vi­da al ins­pec­tor. Algo que, de to­dos mo­dos, no evi­ta­rá su muer­te.

En cual­quier ca­so, el men­sa­je aquí es­tá cla­ro. La ven­gan­za no sir­ve pa­ra na­da. La vio­len­cia só­lo sir­ve pa­ra en­gen­drar más vio­len­cia. Al me­nos cuan­do es­tá di­ri­gi­da só­lo ha­cia re­pa­rar nues­tra si­tua­ción. Porque el cli­ma de vio­len­cia, sin con­trol, sin di­rec­ción, sin ob­je­ti­vo, só­lo sir­ve pa­ra per­pe­tuar el sta­tus quo. Algo ló­gi­co si con­si­de­ra­mos la si­tua­ción de los ghouls en la his­to­ria. Necesitan pe­lear pa­ra so­bre­vi­vir, pa­ra ali­men­tar­se, pe­ro ase­si­nar miem­bros de la CCG por ven­gan­za só­lo di­fi­cul­ta to­da po­si­bi­li­dad de en­ten­di­mien­to en­tre las par­tes.

Y de la lucha armada al mesianismo intelectual

Eso nos lle­va, in­va­ria­ble­men­te, al otro la­do de la ba­rri­ca­da. No a la lu­cha in­di­vi­dual de per­so­na­jes con­tra la CCG, sino a la lu­cha or­ga­ni­za­da con­tra la mis­ma. En otras pa­la­bras, al gru­po te­rro­ris­ta com­pues­to ex­clu­si­va­men­te por ghouls que bus­can sub­yu­gar a la hu­ma­ni­dad lla­ma­do Árbol de Aogiri.

Comandados por una ghoul ven­da­da de pies a ca­be­za co­no­ci­da co­mo Eto, la or­ga­ni­za­ción rin­de plei­te­sía a un ghoul en las som­bras co­no­ci­do co­mo El rey cí­clo­pe. O en una tra­duc­ción que no se car­gue mi­se­ra­ble­men­te las re­so­nan­cias oní­ri­cas del tí­tu­lo ori­gi­nal, El rey de un só­lo ojo. Diferenciación im­por­tan­te, por lo que tie­ne de sim­bó­li­co. Ya que es­te rey de un só­lo ojo, co­mo Odín, aca­ba­ra sien­do un per­so­na­je que ha­rá una bús­que­da exis­ten­cial don­de ten­drá que per­der sus ojos pa­ra lo­grar la sa­bi­du­ría y ha­cer un via­je don­de ten­drá que po­ner­lo en jue­go to­do, in­clu­so su pro­pia iden­ti­dad, pa­ra lle­gar a ser aque­llo que de­be ser. No ya un rey, sino un guía. Alguien ca­paz de guiar a los ghouls ha­cia su li­be­ra­ción.

En otras pa­la­bras, al­guien ca­paz de de­mos­trar al mun­do que los ghouls tam­bién son per­so­nas. Que, en cier­to mo­do, tam­bién son se­res hu­ma­nos.

En la singularidad está la belleza

Es la guerra contra el prejuicio, no contra los humanos

Tokyo Ghoul no tra­ta so­bre la gue­rra en­tre hu­ma­nos y ghouls. Trata so­bre la gue­rra con­tra los pre­jui­cios. Contra nues­tro pa­sa­do. Contra to­do aque­llo que nos ate­na­za y nos con­vier­te no só­lo en una ame­na­za pa­ra los de­más, sino tam­bién pa­ra no­so­tros mis­mos.

¿Quién tie­ne ra­zón en el con­flic­to? No lo sa­be­mos. No po­de­mos sa­ber­lo. Cada cual tie­ne su par­te de ra­zón, mo­ti­vos de so­bra pa­ra reac­cio­nar co­mo lo ha­cen. El pro­ble­ma es que par­te de ser hu­mano es ali­near­se. Y cuan­to más sa­be­mos, más di­fí­cil es no ali­near­se por la me­ra ra­zón del des­car­te. De ahí las alian­zas im­po­si­bles, las ex­tra­ñas pa­re­jas. Que nun­ca se­pa­mos exac­ta­men­te qué ocu­rri­rá, con quién lu­cha­rá ca­da per­so­na­je tras ca­da cam­bio. Todos tie­nen mo­ti­vos, to­dos es­tán equi­vo­ca­dos, y ni si­quie­ra exis­ten ideas uni­for­mes so­bre qué ha­cer en nin­guno de los dos ban­dos.

En ese sen­ti­do, Kaneki es el ele­men­to ca­ta­li­za­dor de to­da la obra. Ni hu­mano ni ghoul. Algo en­tre me­dio. Alguien ca­paz de en­ten­der am­bas pos­tu­ras: co­no­ce el ho­rror de ser ca­za­do co­mo si fue­ra un ani­mal, el de­seo de un in­di­vi­duo ca­na­li­zán­do­se a tra­vés de tu mul­ti­la­ción o muer­te; pe­ro tam­bién co­no­ce el ho­rror del ham­bre, que­rer sa­tis­fa­cer esa ne­ce­si­dad, pe­ro no po­der ha­cer­lo prác­ti­ca­men­te de nin­gún mo­do, sal­vo que sea hi­rien­do a un hu­mano o al­guien de su pro­pia es­pe­cie.

Es un equi­li­brio de­li­ca­do. De ahí la cons­tan­te de­pre­sión que atra­vie­sa el per­so­na­je. Que aban­do­ne a las per­so­nas a las que quie­re, que ac­túe en las som­bras, que sea cie­go al amor. Se eli­ge a sí mis­mo pa­ra ha­cer una la­bor im­po­si­ble: en­con­trar un mo­do de que hu­ma­nos y ghouls pue­dan con­vi­vir.

Kaneki ejer­ce de voz de la ra­zón. Literaliza lo que pen­sa­mos —que la gue­rra en­tre ghouls y hu­ma­nos no tie­ne sen­ti­do — , pe­ro des­cu­brien­do que no es su­fi­cien­te con te­ner ra­zón: cuan­do la bes­tia ata­ca, cuan­do el ham­bre o el do­lor se vuel­ven pro­ta­go­nis­tas, la ra­zón, el jui­cio, que­da en se­gun­do plano.

Ejerce, por ex­ten­sión, de ejem­plo sin­gu­lar al en­con­trar­se, co­mo al prin­ci­pio, en­tre am­bos mun­dos: no es del to­do hu­mano, no es del to­do ghoul. Y de ese mo­do, pue­de ca­rac­te­ri­zar la cul­pa, la ra­zón y la im­po­si­bi­li­dad de se­guir la ra­zón mis­ma que nin­guno de los otros po­drían ex­pre­sar ple­na­men­te por sí mis­mos.

La esencia es el nombre del prejuicio

Porque la existencia precede a la esencia

Tokyo Ghoul es la ex­plo­ra­ción su­til, na­rra­ti­va­men­te ex­ce­len­te, de lo que im­pli­ca ser hu­mano. Cómo to­do lo que nos ha­ce hu­ma­nos no des­apa­re­ce al trans­for­mar­nos en otra co­sa, al sal­tar­nos al­gu­na de nues­tras nor­mas in­vio­la­bles; al ser in­sec­tos o ghouls, po­de­mos, por pri­me­ra vez, ver los ver­da­de­ros co­lo­res de nues­tra hu­ma­ni­dad. Porque ahí es don­de ra­di­ca el ger­men de lo que sig­ni­fi­ca ser hu­mano.

Porque de eso tra­ta Tokyo Ghoul. Y tam­bién La trans­for­ma­ción. Al me­nos, en cier­ta me­di­da. Ambos tra­tan de có­mo la tra­ge­dia nos gol­pea, nos hie­re y nos re­ve­lan aque­lla par­te de no­so­tros mis­mos que siem­pre he­mos in­ten­tan­do aca­llar fin­gien­do que no exis­te. De ahí que, en Tokyo Ghoul, las fi­gu­ras pa­ter­nas des­apa­rez­can o sean ase­si­na­das tan a me­nu­do, y en La trans­for­ma­ción, que la fa­mi­lia aban­do­ne e in­ten­te ma­tar al pro­ta­go­nis­ta, por­que es un mo­do de po­ner en ac­ción a los per­so­na­jes, ha­cien­do pa­ten­te una he­ri­da in­de­le­ble que siem­pre es­tu­vo ahí: es­tán so­los en el mun­do. Incluso si fin­gían no es­tar­lo. Su trans­for­ma­ción só­lo vi­si­bi­li­za de for­ma gro­tes­ca el he­cho de que nun­ca, na­die, les con­si­de­ro se­res hu­ma­nos de pleno de­re­cho.

Pero Ishida, a di­fe­ren­cia de Kafka, no cree que ese sea el des­tino esen­cial de to­do ser hu­mano. Existe la po­si­bi­li­dad de cam­bio. Incluso si ese cam­bio, le­jos de la éti­ca, es pu­ra­men­te es­té­ti­co. Poético.

Tokyo Ghoul aca­ba con una muer­te trá­gi­ca. Con Kaneki cie­go, con los dos ojos li­te­ral­men­te des­trui­dos so­bre lo que el ima­gi­na co­mo un le­cho de li­rios. Tras eso, elip­sis. Ahora es­ta­mos en un ce­men­te­rio, don­de hay una ins­pec­to­ra de la CCG, Akira Mado, hi­ja de Kureo Mado. Y jun­to a ella, Haise Sasaki, ins­pec­tor de la CCG y pro­ta­go­nis­ta de la se­rie que con­ti­núa la his­to­ria de Tokyo Ghoul, to­da­vía en pu­bli­ca­ción, Tokyo Ghoul:re.

Pero hay al­go cu­rio­so. El ins­pec­tor Heise Sasaki tie­ne exac­ta­men­te el mis­mo as­pec­to que Ken Kaneki. Su úni­ca di­fe­ren­cia es el co­lor del pe­lo.

Eso nos ha­ce pen­sar que en lo poé­ti­co exis­te un im­pas­se. La po­si­bi­li­dad de una éti­ca fu­tu­ra. Porque si bien la his­to­ria de Tokyo Ghoul aca­ba aquí, ya que es­tá to­do per­fec­ta­men­te ce­rra­do, su mun­do con­ti­núa. Pero lo ha­ce no con el Anteiku, sino con el :Re; no con Ken Kaneki, sino con Heise Sasaki. Porque qui­zás ahí ra­di­ca la cues­tión. Tal vez la res­pues­ta sea re­na­cer, ol­vi­dar to­do lo ocu­rri­do, en­con­trar las res­pues­tas re­gre­san­do, for­zo­sa­men­te, al es­ta­do pre­vio a la trans­for­ma­ción.

A se­guir ob­vian­do que no so­mos hu­ma­nos. Que la so­cie­dad no nos con­si­de­ra hu­ma­nos. Que so­mos re­cur­sos, ob­je­tos, me­nos que ani­ma­les: al­go pres­cin­di­ble y sus­ti­tui­ble.

Algo que Ken Kaneki, co­mo Gregorio Samsa,no com­pren­de has­ta que se le­van­ta un día con­ver­ti­do ya no só­lo en al­go no-humano, sino en al­go en lo que la so­cie­dad tu­vo a bien juz­gar co­mo un mons­truo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *