tras la carcajada: la nada

null

Cuando nos en­con­tra­mos an­te lo ab­so­lu­ta­men­te ate­rra­dor so­lo que­da el in­ten­tar ra­cio­na­li­zar­lo pa­ra po­der in­ten­tar en­ten­der­lo pe­ro si de­más es ab­sur­do so­lo nos que­da la ri­sa pa­ra eva­dir­nos de una reali­dad im­po­si­ble. En pro­du­cir­nos es­to se­gun­do es ex­per­to el auto‐denominado man­ga­ka de la mier­da, Shintaro Kago.

Pero no va­mos a ha­blar de sus có­mics sino de sus pe­que­ñas pie­zas de ani­ma­ción que se pue­den en­con­trar en su cuen­ta de you­tu­be. Pequeños pe­da­zos de ho­rror in­com­pren­si­ble se des­plie­gan an­te nues­tros ojos en­tre lo obs­ceno y lo ri­si­ble ha­cién­do­nos sen­tir en cier­ta me­di­da cul­pa­bles por reír­nos an­te las su­rrea­les pe­ro fu­nes­tas con­se­cuen­cias en la sa­lud de los per­so­na­jes de Kago. Su hu­mor ba­sa­do en el su­fri­mien­to y en el más di­fi­cil to­da­vía del ab­sur­do in­co­mo­da­rá, pro­ba­ble­men­te, in­clu­so a men­tes acos­tum­bra­das a es­tos dan­tes­cos es­ce­na­rios del caos. Los no acos­tum­bra­dos y los bien pen­san­tes que se acer­quen en­ar­bo­la­rán la ban­de­ra del res­pe­to y le acu­sa­rán de mons­truo mi­só­gino que de­be­ría ser cen­su­ra­do no una sino mil ve­ces ya que per­tur­ba la men­te de los jó­ve­nes. Por su­pues­to ani­mo des­de aquí a ver­los in­clu­so a quie­nes sa­ben de an­te­mano que les des­agra­da­rá pues so­lo así se po­drán sen­tir sa­tis­fe­chos re­go­deán­do­se en la cra­pu­len­cia de sus con­vic­cio­nes cen­su­ra­do­ras. Y si al­guien se que­da con cu­rio­si­dad, tal que aquí pue­de ver co­mo se di­se­ña un có­mic de es­te gran ar­tis­ta.

Tanto el hu­mor co­mo el te­rror son ar­te aun­que re­sul­ten in­có­mo­dos o vio­len­ten a al­gu­nos su­je­tos in­ca­pa­ces de en­ten­der­lo. Y es que más allá del hu­mor so­lo que­da el ári­do mun­do de la de­ses­pe­ra­ción úl­ti­ma del al­ma hu­ma­na arro­ja­da.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *