usagi to nōsagi no monogatari

null

Tú y yo, to­dos no­so­tros, so­mos co­ne­ji­llos de in­dias de unos cuan­tos car­ni­ce­ros que quie­ran pro­bar sus ex­pe­rien­cias más per­ver­sas en cual­quier as­pec­to y plano de su vi­da. La si­tua­ción de la cla­se me­dia no es mu­cho más en­vi­dia­ble que la de los ani­ma­les que se uti­li­zan pa­ra ex­pe­ri­men­tar en los la­bo­ra­to­rios. Nuestro te­rror se es­con­de en A Bunny’s Life de Monokron.

Un gru­po de psi­có­pa­tas ves­ti­dos de co­ne­jos al­re­de­dor de una me­sa de me­tal ha­cen ex­pe­ri­men­tos vio­lan­do y tor­tu­ran­do cruel­men­te al so­ni­do pa­ra con­se­guir di­fe­ren­tes ca­pas de rui­do de co­lor. A fre­cuen­cias ba­jas se­ría un ali­vio pa­ra la ten­sión ce­re­bral, a fre­cuen­cias al­tas es una au­tén­ti­ca bom­ba pa­ra nues­tros oí­dos, in­ca­paz de pro­ce­sar bien ese ex­ce­so de in­for­ma­ción. Monokron nos pe­gan una pa­ta­da en pleno ló­bu­lo cen­tral pa­ra que nos de­mos cuen­ta de que igual que ellos no­so­tros tam­bién so­mos co­ne­jos e igual que aho­ra ellos nos es­tán tor­tu­ran­do otros mu­chos po­drían y pue­den ha­cer­lo. La vi­da del co­ne­jo es ser tor­tu­ra­do, ate­ner­se a las re­glas de un sis­te­ma crea­do a sus es­pal­das y que no res­pe­ta su vi­da en fa­vor de un bien ma­yor, ya se lla­me Dios, se lla­me Mercado o se lla­me Estado. Así es­tos sim­pá­ti­cos ger­ma­nos in­ten­tan abrir­nos los ojos de la úni­ca ma­ne­ra que reac­cio­nan los se­res hu­ma­nos: a hos­tias. Con có­le­ra, con fue­go, es­cu­pién­do­nos su bi­lis ama­ri­lla a la ca­ra in­ten­tan­do cris­ta­li­zar nues­tro odio que se es­con­de en lo más pro­fun­do de nues­tro ser con­tra un sis­te­ma que no es que nos ha­ya da­do la es­pal­da, es que ja­más nos tu­vo en cuen­ta.

Si Happiness In Slavery nos ha­bla­ba de la acep­ta­ción de la tor­tu­ra sien­do no­so­tros mis­mos nues­tros peo­res enemi­gos, A Bunny’s Life gi­ra la mi­ra­da ha­cia el otro co­mo cul­pa­ble de nues­tro do­lor una vez nos he­mos desata­do de las co­rreas que nos opri­men. Y es que yo soy el otro pa­ra los de­más y yo pa­ra mi mis­mo. Tú y yo so­mos los cul­pa­bles ab­so­lu­tos del po­der de El Otro.

One thought on “usagi to nōsagi no monogatari”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *