The Sky Was Pink

un astronauta muerto en el espacio

null

La ge­nia­li­dad no es siem­pre bien en­ten­di­da, las ma­sas en oca­sio­nes en­cum­bran a ído­los ab­sur­dos que no me­re­cen esa po­si­ción, pe­ro en otras oca­sio­nes, aun acer­tan­do, ele­van a los cie­los co­mo obra mag­na la obra equi­vo­ca­da de un gran au­tor. Y es­to le ocu­rre a Marilyn Manson con su in­fra­va­lo­ra­do Mechanical Animals.

En es­te dis­co Marilyn Manson se di­so­cia en dos, es a la vez Alpha, su alter-ego y Omēga, un alie­ní­ge­na glam con in­de­fi­ni­ción se­xual y adic­to a las dro­gas. Ya des­de es­te pri­mer mo­men­to en­con­tra­mos un cla­ro y con­ti­nuo pa­ra­le­lis­mo, Omēga es a Marilyn Manson lo que Ziggy Stardust es a David Bowie. Así las can­cio­nes de ca­da una de las per­so­na­li­da­des di­fie­ren, las can­cio­nes de Marilyn Manson son re­fle­xi­vas y os­cu­ras arre­me­tien­do con­tra la ten­den­cia ha­cia el ex­ce­so del ser hu­mano en una suer­te de dis­cur­so nihi­lis­ta, mien­tras Omēga and the Mechanical Animals dan una vi­sión sór­di­da, su­per­fi­cial y auto-destructiva del ca­rác­ter hu­mano y alie­ní­ge­na, que es so­lo la re­pre­sen­ta­ción de to­dos los ex­ce­sos hu­ma­nos. Así mien­tras Omēga nos na­rra sus ex­ce­sos y pa­sio­nes Marilyn Manson nos da la vi­sión de las con­se­cuen­cias, el alie­ní­ge­na nos ha­bla de la tie­rra y el te­rrá­queo del es­pa­cio. La muer­te, el mie­do y la lo­cu­ra es el des­tino de la hu­ma­ni­dad des­bo­ca­da en una im­pa­ra­ble es­pi­ral ha­cia la des­truc­ción.

En el dis­co, to­do es­ta pa­sa­do por fil­tro de la aes­té­ti­ca, así el es­ti­lo glam que im­preg­na tan­to las can­cio­nes co­mo la pro­pia es­té­ti­ca del gru­po se ven tor­na­das ha­cia un as­pec­to feis­ta y som­brío. Si Ziggy Stardust era un alie­ní­ge­na que nos ve­nia a sal­var de nues­tra pro­pia des­truc­ción, Omēga vie­ne a re­go­dear­se en la cra­pu­len­cia jun­to con no­so­tros. Y así mien­tras Alpha so­lo se li­mi­ta a na­rrar la des­truc­ción.

Y es que pa­ra Marilyn Manson es­ta di­so­cia­ción era ne­ce­sa­ria, nues­tro mun­do nos es­ta ma­tan­do. Simplemente flo­ta­mos en el mie­do.