The Sky Was Pink

pide que el camino sea largo

null

La vi­da es una aven­tu­ra que se de­be vi­vir dis­fru­tán­do­la, sin pri­sas y con pa­cien­cia, con ri­sas y llan­tos por igual. De es­te mis­mo mo­do se de­be dis­fru­tar Up, la nue­va pe­lí­cu­la de Pixar.

Up nos cuen­ta en sus pri­me­ros 20 mi­nu­tos co­mo se co­no­cie­ron, vi­vie­ron y ama­ron Carl y Eli en un frag­men­to mu­do que da arran­que a la pe­lí­cu­la con un Carl ya an­ciano que de­ci­de cum­plir el sue­ño de su di­fun­ta es­po­sa aho­ra que sien­te que so­bra en la ciu­dad, vi­vir en su ca­sa en las ca­ta­ra­tas Paraíso. A par­tir de aquí em­pie­za la ver­da­de­ra his­to­ria que Carl vi­vi­rá acom­pa­ña­do de un ni­ño gor­do, un pá­ja­ro de vi­vos co­lo­res y un pe­rro que ha­bla. Aventura don­de el hé­roe no tie­ne ma­de­ra de hé­roe has­ta que al fi­nal, des­cu­bre el ver­da­de­ro sen­ti­do de su pe­re­gri­na­ción. Lo im­por­tan­te no es lle­gar a las ca­ta­ra­tas Paraíso, lo im­por­tan­te es dis­fru­tar el via­je, el vi­vir la aven­tu­ra.

Aunque la ha­lles po­bre, las ca­ta­ra­tas Paraíso no te ha en­ga­ña­do. Así, sa­bio co­mo te has vuel­to, con tan­ta ex­pe­rien­cia, en­ten­de­rás ya qué sig­ni­fi­can las ca­ta­ra­tas Paraíso.