image-slider

Perdidos en un tiempo de otro mundo. Lista (de listas) del 2016

31/12/2016
/ / /

null

Predecir tie­ne el en­can­to del equí­vo­co. Quien pre­di­ce creer te­ner cier­ta cer­te­za so­bre lo que ocu­rri­rá, ¿pe­ro quién pue­de sa­ber qué nos de­pa­ra­rá el ma­ña­na? Todos nues­tros pla­nes pue­den no ser­vir pa­ra na­da. Todo pue­de sa­lir del peor mo­do ima­gi­na­ble. Pero, con to­do, es im­po­si­ble vi­vir al día. Hay que ha­cer pla­nes. Hay que fa­bu­lar so­bre el fu­tu­ro. Es ne­ce­sa­rio vi­vir co­mo si, de he­cho, el fu­tu­ro fue­ra a al­can­zar­nos.

Porque aquí es­ta­mos. En el fu­tu­ro. Y si el año pa­sa­do de­cía­mos que fue un año ra­ro, de tran­si­ción, hoy ca­be ha­blar del año que de­ja­mos atrás co­mo uno de te­rror e in­cer­ti­dum­bre. El prin­ci­pio del rag­na­rök. Donald Trump nos sa­lu­da des­de la ata­la­ya alt right, eu­fe­mis­mo pa­ra de­no­mi­nar al reac­cio­na­rio de to­da la vi­da, mien­tras a los hu­mo­ris­tas se les con­ge­la la son­ri­sa iró­ni­ca. Porque tal vez David Foster Wallace te­nía ra­zón. Tal vez el úni­co mo­do de com­ba­tir lo que ya no es­tá por ve­nir, si­no que lo te­ne­mos ya en ca­sa, sea la sin­ce­ri­dad. Pero no sin­ce­ri­dad co­mo si­nó­ni­mo de de­cir la ver­dad, si­no de mos­trar­se abier­to y em­pa­tí­co. Ser ca­paz de es­cu­char al otro e in­ten­tar en­ten­der por­qué pien­sa co­mo pien­sa. Porqué ha­ce lo que ha­ce. Incluso si sus ac­tos nos re­sul­tan re­pug­nan­tes. Incluso si, co­mo en el ca­so de Donald Trump, más que un ser hu­ma­no lo que pa­re­ce es una ma­la pa­ro­dia de to­do lo que es­tá mal en es­te mun­do.

Se nos mue­ren los hé­roes. Nos go­bier­nan mons­truos. Pero el ar­te in­sis­te en vi­vir en al­gún pun­to en­tre el op­ti­mis­mo com­ba­ti­vo y la ne­ce­si­dad de ar­ti­cu­lar len­gua­jes que nos ha­gan com­pren­der la reali­dad de otro mo­do di­fe­ren­te. Y no ha­bla­mos só­lo de Pokémon Go!. Pero to­do eso es lo que nos cuen­tan los co­la­bo­ra­do­res y ami­gos de es­te blog. Cada uno con tres ar­te­fac­tos, ca­da uno tram­pean­do más o me­nos las re­glas es­ta­ble­ci­das —¡y ben­di­tos sean por ha­cer­lo! — , han des­gra­na­do to­do lo que ha si­do el pa­sa­do que una vez fue fu­tu­ro en es­te pre­sen­te per­pe­tuo que son nues­tras vi­das. Porque al fi­nal lo úni­co que cuen­ta es la gen­te de la que nos ro­dea­mos. De si po­de­mos con­tar con los de­más cuan­do el fu­tu­ro no lle­gue del mo­do que es­pe­rá­ba­mos. Y, si esa es la cla­ve pa­ra la vi­da, en­ton­ces tal vez es­ta lis­ta du­ra­rá al me­nos otros sie­te años más.

Read More

De cartas y amistades. O cómo filosofar a través de la obra de Yun Sun Limet

18/12/2016
/ / /

null

En oca­sio­nes los pen­sa­mien­tos son co­mo no­tas a pie de pá­gi­na. Ni for­mas desa­rro­lla­das ni es­tric­ta­men­te ideas: só­lo ano­ta­cio­nes. Apostillas por desa­rro­llar. Algo es­pe­cial­men­te cier­to cuan­do ha­bla­mos con ami­gos, don­de ese len­gua­je pri­va­do crea­do con el tiem­po, con el pro­pio trán­si­to de la vi­da, ha­ce in­ne­ce­sa­rio ver­ba­li­zar­lo to­do.

Sobre el sen­ti­do de la vi­da en ge­ne­ral y del tra­ba­jo en par­ti­cu­lar no de­ja de ser eso. Esbozos de ideas. Nada con­cre­to. Nada de to­do desa­rro­lla­do. Más pin­ce­la­das aquí y allá so­bre as­pec­tos tan ge­ne­ra­les co­mo la exis­ten­cia, el tra­ba­jo o la vi­da que al­gu­na cla­se de pen­sa­mien­to or­de­na­do. No es un en­sa­yo. No al me­nos en la pre­ten­sión de ser leí­do co­mo un dis­cur­so ce­rra­do don­de no ca­ben otras pro­pues­tas o con­clu­sio­nes. Algo a lo que ayu­da que el li­bro sea una re­co­pi­la­ción de emails que en­vío la au­to­ra a sus ami­gos mien­tras es­ta­ba sien­do tra­ta­da por un cán­cer. Eso le con­fie­re ese ai­re de fa­mi­lia­ri­dad de quien no ne­ce­si­ta ex­pli­car­se. De quien sien­te la ur­gen­cia de de­cir­lo to­do sin pa­rar­se a con­si­de­rar los an­te­ce­den­tes. Da por sa­bi­das co­sas im­por­tan­tes, omi­te otras tan­tas igual­men­te re­le­van­tes y to­do se re­suel­ve en un es­bo­zo más in­tui­do que dic­ta­do. Como si cual­quier ex­pli­ca­ción ul­te­rior fue­ra in­ne­ce­sa­ria por­que ya se sa­be de qué es­tá ha­blan­do. Algo cier­to pa­ra sus in­ter­lo­cu­to­res, que en cual­quier ca­so no so­mos no­so­tros.

Read More

Del crimen se espera estilo. Breves pinceladas sobre «Estudio en escarlata» de Arthur Conan Doyle

11/12/2016
/ / /

null

Todos co­no­ce­mos a Sherlock Holmes, na­die co­no­ce a Sherlock Holmes.

Si bien la fra­se an­te­rior pue­de pa­re­cer pre­ten­cio­sa o es­tú­pi­da, al­go a lo que sin du­da con­tri­bu­yen los jue­gos ti­po­grá­fi­cos, en reali­dad tie­ne un sen­ti­do prác­ti­co: to­dos co­no­ce­mos al in­sig­ne de­tec­ti­ve lon­di­nen­se más de oí­das que de pri­me­ra ma­no. Esa es la cruel­dad de su si­no. Por ha­ber­se he­cho in­mor­tal tam­bién se ha he­cho po­li­mor­fo. Ya sea por sus mu­chas adap­ta­cio­nes au­dio­vi­sua­les, por la in­fluen­cia que ha te­ni­do en cier­ta cla­se de no­ve­la de­tec­ti­ves­ca pos­te­rior o por el me­ro co­no­ci­mien­to po­pu­lar, nues­tra idea del per­so­na­je es­tá vi­cia­da de cier­tas ideas pre­con­ce­bi­das que no tie­nen por­qué ser cier­tas. Incluso cuan­do sí lo son.

Read More

Not A Hero. O cómo «I Am A Hero» en realidad es un drama (con zombies)

04/12/2016
/ / /

null

Toda nues­tra vi­da tie­ne un úni­co sen­ti­do: aquel que no­so­tros le de­mos. Morir sa­tis­fe­chos an­te la idea de que he­mos vi­vi­do de tal ma­ne­ra que no te­ne­mos na­da de qué arre­pen­tir­nos. Incluso si eso ha im­pli­ca­do el su­fri­mien­to de ir con­tra la so­cie­dad o con­tra aque­llo que nos han in­cul­ca­do —ya que, mu­chas ve­ces, la cul­pa no vie­ne del fra­ca­so, si­no del no en­ca­jar con los cá­no­nes que otros han pen­sa­do pa­ra no­so­tros — , ha­cer aque­llo que nos ha­ce fe­li­ces es la úni­ca pre­rro­ga­ti­va obli­ga­to­ria mien­tras es­ta­mos vi­vos. Y si eso mo­les­ta a la so­cie­dad, me­jor se­ría que to­dos nos fué­ra­mos al in­fier­no.

Eso es lo que ocu­rre en I Am A Hero. Que to­do se va al in­fier­no.

Read More

De la infancia eterna. O cómo Walter Benjamin nos enseña que no sabemos «madurar»

27/11/2016
/ / /

null

Es in­ne­ga­ble que la so­cie­dad tie­ne un pro­ble­ma con la in­fan­cia. No ha­ce fal­ta más que leer los pe­rió­di­cos. Cualquier adul­to con in­tere­ses cul­tu­ra­les o cu­ya vi­da no or­bi­te al­re­de­dor de la idea de la fa­mi­lia tra­di­cio­nal y el tra­ba­jo fi­jo es con­si­de­ra­do in­ma­du­ro. Cualquier ni­ño que se pre­cie de­be te­ner, ade­más de las cla­ses obli­ga­to­rias, no me­nos de dos o tres ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res. Aprender in­glés. Aprender chi­no. Hacer cual­quier co­sa me­nos ju­gar. Descubrir el mun­do. Ser un ni­ño.

Todo gi­ra al­re­de­dor del tra­ba­jo. De la pro­duc­ti­vi­dad. Y eso ha­ce que, lo peor que pue­da ser una per­so­na, es ser un ni­ño. Un en­te im­pro­duc­ti­vo.

Read More

Del mito oral al actioner. «John Wick» como heredera de la narrativa Shōnen Jump

20/11/2016
/ /
in Cine
/

null

Existe cier­ta creen­cia ge­ne­ra­li­za­da de que el pú­bli­co es idio­ta. Que las ver­da­de­ras obras maes­tras nun­ca son en­ten­di­das en su tiem­po. Y si bien pue­de ha­ber al­go de cier­to en ello, no de­ja de ser in­jus­to. Existen tan­tos ni­chos, tan­tos gru­pos ce­rra­dos de gus­tos y cri­te­rios dis­pa­res, que es im­po­si­ble que nin­gu­na obra maes­tra sea ele­va­da a los al­ta­res. O que to­do lo que se re­co­noz­ca co­mo ge­nial por la ma­yo­ría sea na­da más que ba­su­ra. A fin de cuen­tas, la na­rra­ti­va tie­ne la pe­cu­lia­ri­dad de ser aque­llo ca­paz de re­so­nar no só­lo en nues­tras ca­be­zas, si­no tam­bién en nues­tros co­ra­zo­nes.

Eso no quie­re de­cir que ha­ya al­go irra­cio­nal en la apre­cia­ción es­té­ti­ca. Eso im­pli­ca­ría que nues­tros gus­tos son alea­to­rios. Pero co­mo de­mues­tra la ex­pe­rien­cia, la cues­tión es que nues­tros jui­cios se sus­ten­tan en to­da una se­rie de apa­ra­tos crí­ti­cos in­cons­cien­tes de los que no so­le­mos per­ca­tar­nos.

Read More

Estar/No estar. Del ego y la gran escritura en «Aquí estoy» de Jonathan Safran Foer

12/11/2016
/ / /

null

A ve­ces no es su­fi­cien­te con es­tar aquí. Con es­tar pre­sen­te. El me­ro he­cho de exis­tir no nos con­vier­te en na­da es­pe­cial, por­que só­lo nues­tras ac­cio­nes, el he­cho de exis­tir con al­gu­na cla­se de pro­pó­si­to, es lo que do­ta de sen­ti­do a ese es­tar aquí. Estar en el mun­do. Con los otros. Porque, en oca­sio­nes, quie­nes más pro­cla­man su pre­sen­cia son, pre­ci­sa­men­te, quie­nes me­nos es­tán.

Jonathan Safran Foer es­tá muy pre­sen­te en Aquí es­toy. Eso es in­dis­cu­ti­ble. Está tan pre­sen­te que, a lo lar­go de sus más de se­te­cien­tas pá­gi­nas, es im­po­si­ble no no­tar que su pre­sen­cia aca­ba fa­go­ci­tán­do­lo to­do. No só­lo por­que su au­to­bio­gra­fis­mo, su ne­ce­si­dad de se­ña­lar has­ta la úl­ti­ma pe­lu­sa que en­cuen­tra en su om­bli­go, aca­be re­sul­tan­do as­fi­xian­te —y, con­tra to­do pro­nós­ti­co, muy in­tere­san­te; igual que pue­de ha­cer­se te­dio­so y ex­ce­si­vo, es im­po­si­ble no dis­fru­tar de su pro­sa, bri­llan­te y ágil — , si­no tam­bién por­que eso aca­ba re­dun­dan­do en su im­po­si­bi­li­dad de ob­ser­var na­da de cuan­to ocu­rre en el mun­do que le ro­dea. Todo cuan­to exis­te en la no­ve­la es Jonathan Safran Foer y có­mo se ve el mun­do me­dia­do por la vi­sión y ne­ce­si­da­des per­so­na­les de Jonathan Safran Foer.

Read More

De la muerte conocemos sus hábitos. Resumen del especial de Halloween

31/10/2016
/ / /

null

El ser hu­ma­no es una ra­ra avis en la na­tu­ra­le­za. Incapaz de so­bre­vi­vir por sí mis­mo has­ta pa­sa­dos un buen pu­ña­do de años, ni si­quie­ra ma­du­ra lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ser con­si­de­ra­do adul­to has­ta al­can­zar cer­ca de los vein­te años. Eso es una ab­so­lu­ta ano­ma­lía en la na­tu­ra­le­za. Y tam­bién ex­pli­ca nues­tro rit­mo vi­tal. Que un pro­yec­to so­bre­vi­va seis años se­gui­dos, cre­cien­do ca­da vez, sin de­cli­nar en nin­gún mo­men­to, es una ra­re­za. Para nues­tra des­gra­cia, en nues­tro sép­ti­mo año he­mos te­ni­do que re­ba­jar el rit­mo: es­ta vez el es­pe­cial ha si­do más mo­des­to. Con to­do, es­ta­mos con­ten­tos. Estamos con­ten­tos por­que con­ti­núa, aun­que sea con otro rit­mo, y por­que vol­ve­re­mos el año que vie­ne, quién sa­be con qué há­bi­tos. Porque la vi­da si­gue y la muer­te no exis­te, por­que in­clu­so la muer­te mo­ri­rá cuan­do ya no que­de na­die pa­ra ver­lo.

Sumario:

Especial de Halloween en The Sky Was Pink

Read More

An open door. Tres recomendaciones (rápidas) para la noche de Halloween

31/10/2016
/ / /

null

Siempre hay cier­to gra­do de re­la­ti­vi­dad en nues­tros ac­tos. Aquello que es­tá bien o mal de­pen­de del cri­te­rio y la com­pren­sión del que juz­ga, ha­cien­do que sea di­fí­cil dis­cer­nir al­go así co­mo una re­gla uni­ver­sal. Y Halloween no es una ex­cep­ción. Si de­be­ría­mos ce­le­brar­lo o no que­da pa­ra la re­fle­xión in­ter­na de ca­da uno, por­que en es­ta san­ta ca­sa ig­no­ra­mos ese de­ba­te es­té­ril: aquí ce­le­bra­mos Halloween. Al me­nos, has­ta don­de nos dan las fuer­zas.

Eso im­pli­ca tam­bién que es­ta­mos li­mi­ta­dos por las cir­cuns­tan­cias. Halloween es tan­to el al­coho­lis­mo de­sen­fre­na­do y los dis­fra­ces (pre­ten­di­da­men­te) te­rro­rí­fi­cos co­mo el re­co­gi­mien­to y el pla­cer en­con­tra­do en la in­ti­mi­dad de un li­bro o una pe­lí­cu­la de te­rror. Ninguna op­ción es me­jor que la otra. Pero da­da la na­tu­ra­le­za del blog —y de los blogs, que exis­ten só­lo en Internet — , nues­tro úni­co mo­do de po­der ce­le­brar la fes­ti­vi­dad es del se­gun­do mo­do. Y así es­tá bien. Por eso he­mos ele­gi­do tres ar­te­fac­tos cul­tu­ra­les pa­ra que po­dáis pa­sar una no­che tran­qui­la, a la par que te­rro­rí­fi­ca, o, si el al­cohol y la tra­ge­dia se in­ter­po­nen, pa­ra que lo ha­gáis cual­quier otro día. Al fin y al ca­bo this is Halloween y ca­da uno lo ce­le­bra co­mo quie­re. O co­mo pue­de.

Read More