post-punk

Movimientos (totales) en el arte mínimo (XX)

16/07/2014
/ / /

null

Igla
Rashid Nugmanov
1988

Existen cul­tos es­pu­rios ge­ne­ra­dos por ideas equí­vo­cas o ra­zo­nes sim­plis­tas que, a la ho­ra de la ver­dad, no re­co­no­cen la au­tén­ti­ca di­men­sión de­trás de cier­tas obras. En el ca­so de la pe­lí­cu­la de Rashid Nugmanov ocu­rre eso en tan­to su cul­to na­ce no por la pe­lí­cu­la en sí, si­no por su pro­ta­go­nis­ta: Viktor Tsoi, lí­der del gru­po de post-punk KinoКино́ pa­ra los ami­gos y quie­nes se­pan ru­so. Su va­lor, en ver­dad, tras­cien­de la me­ra mi­to­ma­nía.

Read More

Sólo fuera de su espacio-tiempo se conoce la verdad inmanente de los fenómenos

02/09/2012
/ / /

null

Esta en­tra­da fue pu­bli­ca­da ori­gi­nal­men­te el día 20 de Febrero de 2012 en Studio Suicide.

Unknown Pleasures, de Joy Division

Un lu­gar co­mún en to­das las épo­cas es la hi­po­té­ti­ca inexis­ten­cia de nue­vos re­vo­lu­cio­na­rios que lle­ven el ar­te, o cual­quier otra fa­ce­ta de la reali­dad, más allá de lo que has­ta su pre­ci­so ins­tan­te acon­te­ció; la (nue­va) ju­ven­tud son pla­gia­rios de sus ído­los de ju­ven­tud que, a su vez, eran vis­tos co­mo pla­gia­rios de los su­yos por sus adul­tos. En es­te eter­no re­tor­no de lo mis­mo evo­lu­cio­nis­ta po­dría­mos dar­nos cuen­ta del pro­ble­ma esen­cial del crí­ti­co —mu­si­cal, o de cual­quier otra cla­se— pa­ra con res­pec­to del ar­te, pues de­be si­tuar­se siem­pre fue­ra de ese ci­clo de tó­xi­ca ran­cie­dad que le ha­ga pen­sar que to­do es­tá ya in­ven­ta­do sin po­der si­quie­ra apre­ciar co­mo es­tá cam­bian­do el mun­do. Quizás, pa­ra ello, sea útil vol­ver la vis­ta atrás pa­ra ana­li­zar los que una vez fue­ron uno más pe­ro se con­vir­tie­ron con el tiem­po en le­yen­das (no)vivas a tra­vés de los cua­les los jó­ve­nes de hoy se cons­ti­tu­yen, a nues­tros ojos, co­mo es­tul­tos pla­gia­rios in­ca­pa­ces de crear su pro­pia mú­si­ca. Ya que, aun hoy, no es fá­cil ha­blar de Joy Division.

Después de un EP com­ba­ti­vo, co­mo de he­cho fue An Ideal for Living, con un so­ni­do cru­do y os­cu­ro que es­ta­ba más cer­ca de ser una suer­te de punk gó­ti­co que el so­ni­do pro­pio cons­ti­tu­ti­vo que les con­ver­ti­ría en una le­yen­da, la lle­ga­da de Unknown Pleasures de­bió lle­gar co­mo una fur­ti­va pa­ta­da en la fu­tu­ri­ble en­tre­pier­na del or­gu­llo de la ya an­qui­lo­sa­da crí­ti­ca del mo­men­to. Unos jó­ve­nes de vein­ti­po­cos con un nom­bre mar­ca­da­men­te na­zi, co­sa que ya co­men­za­ba a atraer a la gen­te in­de­sea­ble, ha­cían una suer­te de punk os­cu­re­ci­do con vo­ces en­go­la­das de afec­ta­ción y una pre­do­mi­nan­cia de ba­jos y me­ta­les que ape­nas sí apor­tan al­go sus­tan­cial­men­te nue­vo con res­pec­to de lo vis­to has­ta aho­ra; es­tos Joy Division no son más que una mo­da de los su­bur­bios, de los jó­ve­nes semi-lobotomizados, de­bió pen­sar más de un crí­ti­co con res­pec­to de ellos. Es ló­gi­co, no en­con­tra­mos aquí na­da que no hu­bié­ra­mos vis­to ya an­tes en po­ten­cia en tan­tos y tan­tos gru­pos de punk, ¿por qué de­be­ría­mos ce­der­les el pa­tro­naz­go de un nue­vo gé­ne­ro si hoy, en el ’79, es­to es el pan nues­tro de ca­da día só­lo que más os­cu­ro y más afec­ta­do? No ha­bía na­da nue­vo en unos jó­ve­nes pro­vo­ca­do­res que atraían skin­heads, por pri­me­ra vez neo-nazis, en con­cier­tos don­de el can­tan­te con­vul­sio­na­ba —qui­zás bai­lan­do, qui­zás por epi­lep­sia— de for­ma cons­tan­te.

Read More

Yo soy la fiesta –dijo el joven artista mientras veía la realidad

27/02/2012
/ / /

null

Middle Of The Night, de Lion Club

Cuando se ha­bla de ar­te, y con un es­pe­cial hin­ca­pié en la mú­si­ca, pa­re­ce co­mo si la ju­ven­tud fue­ra un va­lor se­gu­ro an­te el cual ne­ce­sa­ria­men­te han de po­la­ri­zar­se las opi­nio­nes: o se va­lo­ra de for­ma ex­tre­ma la ju­ven­tud o se des­pre­cia de for­ma ta­xa­ti­va; to­do ar­tis­ta (jo­ven) ra­di­ca siem­pre en la pro­ble­má­ti­ca de su pro­pia edad. Así pa­re­ce co­mo si to­do ar­tis­ta jo­ven só­lo pue­da ser o un crío pre­ten­cio­so que pre­ten­de ha­blar de al­go que no sa­be, co­mo si de he­cho la ju­ven­tud ex­clu­ye­ra to­da no­ción de la reali­dad, o co­mo si só­lo fue­ra ca­paz de ha­blar so­bre el va­lor de la fies­ta, el se­xo, las dro­gas la amis­tad y el amor sin apor­tar na­da sus­tan­cial al ar­te el cual es­tá fe­cun­dan­do. De es­te mo­do la po­la­ri­za­ción de las ideas opues­tas lle­gan a un pun­to en co­mún, la vi­sión de que to­da apues­ta de una voz jo­ven de­be ser, ne­ce­sa­ria­men­te, fri­vo­la y po­co con­cre­ta pe­ro que, sin lu­gar a du­das, con la ma­du­rez su­fi­cien­te po­drá ser uno de los nues­tros, uno de esos que han vi­vi­do. Y co­mo no to­dos so­mos Rimbaud, y de he­cho ni él mis­mo lo fue –o, al me­nos, no tal co­mo lo con­si­de­ra­mos hoy-, ser un ar­tis­ta jo­ven pa­sa por el trá­mi­te de no po­der te­ner el res­pe­to de tus ma­yo­res.

Precisamente por eso Lion Club re­sul­tan tan cá­li­da­men­te en­tra­ña­bles: su pe­co­si­dad pue­ril uni­do a su lán­gui­do fí­si­co de in­ci­pien­tes po­sa­do­les­cen­tes con esa me­di­da es­té­ti­ca gótica-pero-no es la cer­te­ra ima­gen de la ju­ven­tud que ha vi­vi­do más que sus an­te­ce­so­res. Sus mi­ra­das tí­mi­das pe­ro atre­vi­das, las fo­tos he­chas con re­flex a con­tra­luz, las po­si­cio­nes for­za­das en po­ses po­co na­tu­ra­les pe­ro in­su­ti­da­men­te en­can­ta­do­ras; el es­pí­ri­tu de una ado­les­cen­cia en ebu­lli­ción que in­ten­ta es­ca­par, in­apren­si­ble a nues­tros sen­ti­dos, de un es­pa­cio y un tiem­po que les es pro­pio. Por eso se tie­ne mie­do de la ju­ven­tud, por­que si ya son bue­nos aho­ra y el fu­tu­ro es su­yo po­drán ba­tir los lí­mi­tes de la com­pren­sión de sus ma­yo­res.

Read More

Para volar como un pájaro de papel necesitas ser en el amor

06/02/2012
/ / /

null

Alps, de Motorama

Un pre­jui­cio ra­ya­no el ab­sur­do es la in­sis­ten­cia en que la poe­sía só­lo exis­te en los li­bros, co­mo sí só­lo la ac­ti­vi­dad poé­ti­ca pu­die­ra ser tra­du­ci­da, ne­ce­sa­ria­men­te, cuan­do se es arro­ja­da so­bre un so­por­te don­de de­be ser leí­do. Sin em­bar­go una par­te muy pre­sen­te de to­da ac­ti­vi­dad poé­ti­ca es siem­pre la re­ci­ta­ción, el ha­cer que las pa­la­bras co­bren vi­da me­dian­te su ca­den­cia y su rit­mo par­ti­cu­lar, lo cual pro­du­ce que en la poe­sía sea tan im­por­tan­te la me­tá­fo­ra in­ter­na co­mo su so­no­ri­dad; la poe­sía jue­ga con el mis­mo ca­non in­ter­no que la mú­si­ca. Pero aun­que po­da­mos con­si­de­rar que, efec­ti­va­men­te, en la mú­si­ca hay dis­cur­sos poé­ti­cos no de­be­ría­mos caer en cha­ba­ca­nos acer­ca­mien­tos con­tem­po­rá­neos de es­ta cla­se. Las le­tras de Leonard Cohen o Bob Dylan pue­den ser evo­ca­do­ras pa­ra quien gus­ten de su cla­se de mú­si­ca pe­ro, sin em­bar­go, ca­re­cen de cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas for­ma­les extra-poéticas ne­ce­sa­rias pa­ra cons­ti­tuir­se co­mo obras poé­ti­cas en su con­tex­to. Lo pri­mor­dial pa­ra que un mú­si­co pue­da con­si­de­rar que su mú­si­ca es au­tén­ti­ca­men­te poé­ti­ca es que nun­ca sea vi­si­ble el ca­rác­ter poé­ti­co por en­ci­ma del mu­si­cal; la mú­si­ca cons­ti­tu­ye el con­tex­to que re­fuer­za y con­tie­ne el sen­ti­do ul­te­rior má­xi­mo de las me­tá­fo­ras im­pre­sas en­tre sus ver­sos.

El ca­so más pa­ra­dig­má­ti­co po­si­ble de es­ta con­jun­ción músico-poética se­ría Alps de Motorama por­que el post-punk de los ru­sos es ca­paz de sin­te­ti­zar a la per­fec­ción unas imá­ge­nes vi­vi­das, reite­ra­ti­vas y ras­trea­bles co­mo me­tá­fo­ras con­sis­ten­tes a la par que con­si­guen su par­ti­cu­lar evo­ca­ción a tra­vés de su mú­si­ca en sí. No só­lo es que di­gan me­tá­fo­ras par­ti­cu­la­res que fun­cio­nen en un ni­vel de en­ten­di­mien­to poé­ti­co, es que la mú­si­ca es en sí mí­me­sis de ese ca­rác­ter poé­ti­co en su ca­pa­ci­dad de evo­car esas mis­mas for­mas.

Read More

el problemático devenir del no-muerto

23/07/2011
/ / /

null

El vam­pi­ro es una en­ti­dad que, si la abor­da­mos des­de una cier­ta ló­gi­ca del si­glo XX, re­sul­ta muy mal eje­cu­ta­da con res­pec­to a sus po­si­bles vi­sos de reali­dad. Por un la­do cien­tí­fi­co el ce­re­bro hu­ma­no tie­ne una ca­pa­ci­dad li­mi­ta­da por lo cual no exis­ti­ría ser vi­vo, o no-muerto, que pu­die­ra re­cor­dar una vi­da de si­glos o mi­le­nios sin in­men­sas la­gu­nas en su me­mo­ria. Desde una pers­pec­ti­va fi­lo­só­fi­ca el da­sein, el ser en el mun­do, lo es só­lo en tan­to es una en­ti­dad su­je­ta al tiem­po; su con­di­ción de mor­ta­li­dad de la cual los vam­pi­ros ca­re­cen es lo que les ha­ce en­ti­da­des en con­ti­nuo de­ve­nir. En Acero el bri­llan­te Todd Grimson se per­mi­te co­rre­gir es­tas dos la­gu­nas con su bri­llan­te re­tra­to del vam­pi­ris­mo, en for­ma par­ti­cu­lar a tra­vés de Justine: la me­mo­ria de un vam­pi­ro es bo­rro­sa y no co­no­ce de­ve­nir al­gu­no; es­tá es­tan­ca­do en un per­pe­tuo pen­sa­mien­to y ac­ti­tud que no evo­lu­cio­na des­pués de su no-muerte.

La no­ve­la nos cuen­ta la his­to­ria de Keith un ex-músico mo­de­ra­da­men­te fa­mo­so de post-punk que se en­car­ga de to­das las ne­ce­si­da­des dia­rias de la vam­pi­ro Justine. Durante to­da la no­ve­la ve­mos co­mo evo­lu­cio­na la re­la­ción de es­tos, co­mo se ajus­tan a la de­pre­da­ción y a la pau­la­ti­na ga­nan­cia de la con­di­ción aje­na; en el re­fle­jo del otro Keith se vam­pi­ri­za y Justine se hu­ma­ni­za pro­gre­si­va­men­te. Entre ellos se si­túa David, un an­ti­guo vam­pi­ro que creo por ac­ci­den­te Justine con­ven­ci­do de des­truir­la co­mo mo­do de ven­gan­za por ha­ber­lo aban­do­na­do dé­ca­das atrás. 

Y na­da más. ¿Pero aca­so es ne­ce­sa­rio que ocu­rra al­go más? Rotundamente no. La re­la­ción amo­ro­sa en­tre Keith y Justine co­pa el tras­fon­do de to­do el li­bro al pre­sen­tar­nos que lo úni­co que nos di­fe­ren­cia de los ani­ma­les, lo que nos ha­ce úni­cos, son las ra­cio­na­li­za­cio­nes cul­tu­ra­les; las pa­sio­nes. El amor co­mo rue­da que mue­ve el mun­do, co­mo los úl­ti­mos ji­ro­nes que afe­rran a hu­ma­nos y vam­pi­ros a la vi­da, al de­ve­nir co­mo en­ti­dad fu­tu­ra. ¿Y el odio de David? Muy le­jos de ser al­go di­fe­ren­te só­lo es la de­cep­ción pro­du­ci­da por un amor sin co­rres­pon­der, un in­ten­to de ra­cio­na­li­zar la per­di­da de un amor que nun­ca fue su­yo y le trans­mu­to en un de­pre­da­dor. Por eso no hay na­da más en la his­to­ria: to­do em­pie­za y aca­ba en las gran­des pa­sio­nes que los de­fi­nen co­mo hu­ma­nos; co­mo vi­vos y no tan só­lo no-muertos. En la his­to­ria los tres pro­ta­go­nis­tas son tres no-muertos, tres per­so­nas cu­ya vi­da es­ta va­cía de sig­ni­fi­ca­ción, y só­lo pue­den al­can­zar la vi­da tras­cen­dien­do a tra­vés de su amor, de­vi­nien­do en la muer­te. No so­mos en­ti­da­des pa­ra la muer­te, siem­pre he­mos si­do se­res pa­ra nues­tros de­seos; pa­ra el amor.

Read More

el punk no es música; es actitud

04/07/2011
/ / /

nullEn tan­to ani­ma­les los se­res hu­ma­nos nos mo­ve­mos por pa­sio­nes que caen con asi­dui­dad en una con­no­ta­ción cul­tu­ral de vio­len­cia. Aun cuan­do he­mos ri­tua­li­za­do es­tos as­pec­tos pa­ra con­ver­tir­los en he­chos más ad­mi­si­bles –véa­se por ejem­plo la ma­yo­ría de de­por­tes con es­pe­cial hin­ca­pié en el fut­bol co­mo ri­tua­li­za­ción del combate- es­tán siem­pre pre­sen­tes en nues­tra vi­da co­ti­dia­na en la es­fe­ra de lo sim­bó­li­co; aun cuan­do so­mos ani­ma­les esen­cial­men­te cul­tu­ra­les no po­de­mos es­ca­par de nues­tra reali­dad ins­tin­ti­va siem­pre pre­sen­te. De es­te mo­do no de­be­ría ex­tra­ñar­nos la pro­li­fe­ra­ción de los AV, o Adult Videos, en los cua­les se mez­cla el se­xo con la vio­len­cia pan­di­lle­ra con una ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad. Algo que aña­di­rían AV Okubo en sus mú­si­ca com­ple­men­tar es­ta, vio­len­ta y con un pun­to des­ce­re­bra­do, con unas le­tras re­cién sa­li­das de cual­quier pro­duc­ción cas­po­sa hong­ko­ne­sa pa­ra ma­yo­res de edad. Entre lo por­no­grá­fi­co, lo sal­va­je y lo naïf se si­túan en la po­si­ción que pa­re­ce que pa­re­cía que só­lo pue­de asu­mir un ja­po­nés a la ho­ra de ha­cer ar­te: la ab­so­lu­ta pa­ra­do­ja de tér­mi­nos cohe­ren­te con res­pec­to de sí.

En su dis­co de­but, Wall of Sounds, los chi­nos AV Okubo con­si­guen esa su­til mez­cla en­tre los so­ni­dos más vio­len­tos y un pop qui­zás no tan di­ge­ri­ble co­mo de cos­tum­bre pe­ro aun ac­ce­si­ble pa­ra las ma­sas. Su com­bi­na­ción, to­tal­men­te úni­ca, da lu­gar a un ace­le­ra­do pas­ti­che que, le­jos de de­rrum­bar­se por in­cohe­ren­te, fun­cio­na co­mo un con­jun­to par­ti­cu­lar­men­te sub­ver­si­vo; punk. Cayendo en el post-punk a me­nu­do pe­ro sin aban­do­nar ja­más su vio­len­cia son co­mo un ti­ro di­rec­ta­men­te a la en­tre­pier­na: son di­rec­tos y sen­ci­llos en su bru­ta­li­dad.

Ver la ri­tua­li­za­ción de la vio­len­cia en su sín­te­sis más ac­ce­si­ble es al­go que len­ta­men­te se ha ido re­cu­pe­ran­do pa­ra la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea. Todo lo que tie­ne el punk de ex­plí­ci­ta­men­te vio­len­to, de des­ve­la­dor de la vio­len­cia tras no­so­tros, es lo que ale­ja a la ma­sa de un gé­ne­ro que les in­co­mo­da por lo evi­den­te de su ca­rác­ter sub­ver­si­vo. Sin em­bar­go con AV Okubo ocu­rre pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio, en su ca­rác­ter más pop crea una po­si­ble vía de ac­ce­si­bi­li­dad que per­mi­te man­dar un men­sa­je con­tun­den­te, bru­tal in­clu­so, sin que el oyen­te se sien­ta in­có­mo­do. Y he ahí la ma­gia de los oriun­dos de Wuhan, nos res­trie­gan la vio­len­cia que no es con­na­tu­ral por la ca­ra a tra­vés de su semi-explicitación; el fu­tu­ro del punk es ser tan punk que (ca­si) no pa­rez­ca que lo es.

Read More

rompiendo los esquemas del caos

10/09/2010
/ / /

null

Cuando al­go lle­ga a su ce­nit hay que dar­le un gi­ro ra­di­cal al pun­to de vis­ta del mis­mo o de­jar­lo mo­rir en una re­pe­ti­ción cons­tan­te de unas coor­de­na­das que no tar­da­rán en que­dar­se ob­so­le­tas. En es­te sen­ti­do el hard­co­re tu­vo una gran for­tu­na al ver apa­re­cer en es­ce­na, a fi­na­les de los 80’s, a Fugazi. Con una nue­va pro­pues­ta ba­jo el bra­zo de­ja­ron caer su dis­co de­but, Repeater, co­mo una bom­ba so­bre nues­tras ca­be­zas.

Alejándose de ma­ni­das es­truc­tu­ras, que ya to­dos co­no­cen y re­pi­ten has­ta la sa­cie­dad, Ian MacKaye se zam­bu­lle en las aguas de la no­ve­dad de la for­ma más bru­tal po­si­ble. Distorsiones im­po­si­bles que an­ti­ci­pan los so­ni­dos del shoe­ga­ze, so­ni­dos he­re­de­ros de riffs más pro­pios del me­tal, to­ques ca­li­for­nia­nos y ja­mai­ca­nos pa­ra dar­les un to­no más bai­la­ble al­gu­nos te­mas y, so­bre­to­do, un hard­co­re de pri­me­rí­si­mo ni­vel so­te­rra­do ba­jo las de­li­cio­sas ca­pas de ex­pe­ri­men­ta­ción con las que inun­dan el dis­co. Y es que, aun hoy, es­te hard­co­re de atro­na­do­res ba­jos post-punk si­gue sien­do una ab­so­lu­ta no­ve­dad. Pese a los in­ten­tos que ha ha­bi­do to­da­vía no se ha con­se­gui­do igua­lar la ge­nia­li­dad de los con­tras­tes de es­te dis­co to­tal­men­te ade­lan­ta­do a su tiem­po. Una re­vo­lu­ción con­den­sa­da en al­go más de cua­ren­ta mi­nu­tos de bru­ta­li­dad con­te­ni­da en una ele­gan­te eje­cu­ción. Un dis­co sal­va­je y sen­ti­men­tal que, en sus im­pos­tu­ras, en­cuen­tra el ver­da­de­ro ca­mi­no que se­gui­rá aun hoy el gé­ne­ro.

Intentar con­ce­bir la mú­si­ca hoy sin es­te dis­co es ab­so­lu­ta­men­te im­po­si­ble. La con­mo­ción y la in­fluen­cia que cau­so en to­dos los es­pec­tros de la mú­si­ca es so­lo com­pa­ra­ble en co­mo, aun hoy, si­gue sor­pren­dien­do. Ni ni­ña­tos ska­ters ca­li­for­nia­nos ni ra­di­ca­les anar­quis­tas sue­cos hu­bie­ran si­do na­da si no hu­bie­ra apa­re­ci­do es­te dis­co en los ini­cios de los anes­te­sian­tes años 90. Aquí tie­nen el pa­so na­tu­ral de una ju­ven­tud en­ra­bie­ta­da a unos mú­si­cos ex­pe­ri­men­ta­do­res.

Read More

esta melodía es para ti

06/08/2010
/ / /

null

Lo ecléc­ti­co, el ra­ra avis den­tro de la ca­rre­ra de un ar­tis­ta sue­le ser lo más in­tere­san­te que es­te sue­le dar­nos en el cam­po ar­tís­ti­co. Esto se acen­túa aun más en un gru­po de ex­tre­mos tan evi­den­tes co­mo es Scooter, que nos de­ja cua­tro su­rrea­lis­tas jo­yas en su Under the Radar Over the Top.

Su pe­cu­lia­ri­dad em­pie­za des­de la pro­pia por­ta­da, rea­li­za­da en la ba­se de la NSA si­tua­da en la co­li­na Teufelsberg en Berlín. Por de­ba­jo del ra­dar del mains­tream pe­ro con un gran éxi­to de oyen­tes te­ne­mos la me­tá­fo­ra fá­cil de que sim­bo­li­za tan­to el tí­tu­lo co­mo la por­ta­da y su mag­ní­fi­ca in­tro, Stealth. Pero a su vez po­de­mos in­ter­pre­tar­lo por co­mo con­si­guen co­lar en­tre sus can­cio­nes pie­zas he­chas con amor y sen­si­bi­li­dad de una ca­li­dad muy por en­ci­ma del res­to de su du­do­sa obra. Así nos en­con­tra­mos un par de te­mas que for­man una pe­cu­liar pa­re­ja de con­tras­te que se sa­le de to­do lo que ha­cen nor­mal­men­te. En The Sound Above My Hair se en­tre­cru­za el hard tran­ce con el eu­ro­tran­ce más bai­la­ble pa­ra los en­fer­mos del pa­ra­pa­ra con un buen uso del vo­co­der mien­tras en Metropolis prac­ti­can el ca­mi­no con­tra­rio al ce­der­nos una pis­ta de pro­gres­si­ve tran­ce ma­gis­tral. Si en la pri­me­ra lle­gan a la es­tul­ti­cia co­mún en el gru­po des­de otras coor­de­na­das en la se­gun­da al­can­zan una pe­que­ña jo­ya dán­do­le la vuel­ta a lo que ha­cen en la an­te­rior. Pero con Second Skin es don­de se ve la ab­so­lu­ta ge­nia­li­dad del gru­po. Una ver­sión de The Chameleons en cla­ve synth­pop que le da un in­con­fun­di­ble so­ni­do à la Depeche Mode ha­cen la me­jor de las ver­sio­nes po­si­bles de unos clá­si­cos del post-punk. Para sor­pre­sa de pro­pios y ex­tra­ños, sí, Scooter son ca­pa­ces de abo­fe­tear­nos con nues­tros pro­pios pre­jui­cios.

No ca­be du­da de que Scooter es un gru­po irre­gu­lar, su­rrea­lis­ta, un pla­cer cul­pa­ble ex­tre­ma­da­men­te co­mún que, en su con­jun­to, no com­pen­sa el tiem­po in­ver­ti­do. Sin em­bar­go, una y otra vez, nos de­mues­tran con pe­que­ñas pie­zas de ca­li­dad que son ca­pa­ces de mu­cho más. Es so­lo tu se­gun­da piel.

Read More

Los nietos del terror rojo

15/05/2010
/ / /

null

Dzierzynski Bitz, de Dzierzynski Bitz

Aunque en oca­sio­nes pue­da pa­re­cer lo con­tra­rio, aun hoy hay en la tie­rra lu­ga­res por ex­plo­rar pa­ra el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo don­de des­cu­brir un in­terés más allá de los li­mi­ta­dos már­ge­nes de nues­tra con­cep­ción ya no só­lo del mun­do, si­no in­clu­so de lo hu­ma­no. Hay lu­ga­res que aun­que son de so­bras co­no­ci­dos, aun­que en nues­tro ima­gi­na­rio es­tán pre­sen­tes de for­ma ra­di­cal cuan­do no di­rec­ta­men­te co­mún, en reali­dad des­co­no­ce­mos to­do de ellos has­ta un pun­to tan ab­sur­do que de­be­ría aver­gon­zar­nos el creer si­quie­ra que te­ne­mos al­gún mí­ni­mo co­no­ci­mien­to al res­pec­to de ellos; no hay na­da co­no­ci­do en el mun­do que va­ya más allá de nues­tro aco­mo­da­ti­cio pun­to de vis­ta oc­ci­den­ta­cen­tris­ta. Es por ello que una afir­ma­ción tan ob­via co­mo que Rusia es un país má­gi­co por su ca­pa­ci­dad pa­ra ali­men­tar­se y be­ber de to­das las fuen­tes que tie­nen, des­de su os­cu­ra his­to­ria con­tem­po­rá­nea has­ta su po­si­ción co­mo par­te de Europa pa­ra be­ber de los gé­ne­ros y for­mas más po­pu­la­res del con­ti­nen­te no só­lo no es una ob­vie­dad, si­no que re­sul­ta al­go com­ple­ta­men­te aje­no pa­ra el co­mún de los mor­ta­les, aun hoy in­ca­paz de re­co­no­cer en un ve­ci­no tan pró­xi­mo la au­tén­ti­ca lla­ma del in­terés que ellos co­bi­jan. Es por ello que to­da la olea­da de gru­pos ru­sos que adop­tan sus cos­tum­bres y for­mas ha­cia las for­mas cul­tu­ra­les más emi­nen­te­men­te cul­tu­ra­les no de­ben sor­pren­der­nos, si­no que de he­cho de­ben es­po­lear­nos a ex­plo­rar lo inex­plo­ra­do de su pro­pues­ta.

En és­te sen­ti­do, el gru­po de jó­ve­nes mos­ko­vi­tas co­no­ci­dos co­mo Dzierzynski Bitz se­rían un ejem­plo par­ti­cu­lar­men­te no­to­rio de es­ta con­for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca del sen­ti­do úl­ti­mo de la pro­pues­ta: su in­tere­san­te con­for­ma­ción del post-punk que aú­nan de una for­ma ex­tra­ña­men­te na­tu­ral con unas fuer­tes in­fluen­cias del jazz en for­ma de unass muy bien ele­gi­das me­lo­días de trom­pe­ta abren nues­tro pa­ra­dig­ma de po­si­bi­li­dad has­ta un nue­vo lí­mi­te: no só­lo es po­si­ble ha­cer post-punk en el si­glo XXI, si­no que de he­cho es po­si­ble se­guir en­con­tran­do nue­vos rin­co­nes a tra­vés de los cua­les evo­lu­cio­nar de una for­ma más o me­nos ra­di­cal. Aun cuan­do es­tán siem­pre mo­vién­do­se siem­pre en la fi­na li­nea en­tre Joy Division y Blank Dogs, sos­pe­cho­sos po­co ha­bi­tua­les de ins­pi­ra­ción pa­ra una in­no­va­ción ro­tun­da, aca­ban por caer en un post-punk más si­mi­lar a las ín­fu­las new wa­ve más pro­pio de los 80’s de su tie­rra na­tal; aun cuan­do su in­fluen­cia y raíz an­glo­sa­jo­na es­tá pre­sen­te, siem­pre ace­chan­te en su es­tío, la reali­dad es que su per­so­na­li­dad he­re­da­da de su tie­rra siem­pre pre­va­le­ce por en­ci­ma de ello: y, por si es­to fue­ra po­co, es­tán siem­pre tran­si­tan­do por el de­li­ca­do te­ma del te­rror ro­jo co­mo una de las ba­ses in­he­ren­tes al pro­pio gru­po. Una mi­ra­da cu­rio­sa, sar­dó­ni­ca y achis­pa­da ha­cia uno de los mo­men­tos de ho­rror más ab­sur­dos del si­glo XX por par­te de unos ru­sos in­dies que apren­die­ron muy bien la lec­ción de co­mo de­be ser un gru­po de post-punk.

Read More

en dirección a la mediocridad

17/10/2009
/ / /

null

Entre evo­lu­cio­nar y per­der el nor­te hay una pe­que­ñí­si­ma di­fe­ren­cia que, en oca­sio­nes, es di­fí­cil de di­fe­ren­ciar, es­to es lo que ocu­rre con Editors en su nue­vo dis­co, In This Light and On This Evening.

Siempre res­pe­tan­do su so­ni­do clá­si­co Editors bus­can una re­no­va­ción abra­zan­do un so­ni­do emi­nen­te­men­te elec­tró­ni­co, ca­si synth­pop, sus­ti­tu­yen­do gran par­te de las gui­ta­rras por el uso de sin­te­ti­za­do­res. El re­sul­ta­do fi­nal es una irre­gu­lar su­ce­sión de ano­di­nas can­cio­nes que no con­si­guen que­dar­se en tu ca­be­za. Las úni­cas can­cio­nes que con­si­gue bri­llar al­go por luz pro­pia son Papillon y Bricks and Mortar, sien­do lo de­más post-punk de ín­fu­las de si­nies­treo (The Big Exit, The Boxer) o del glam mas Bowie (Eat Raw Meat = Blood Drool) lo cual da una sen­sa­ción de fal­ta de con­ti­nui­dad y so­bre­to­do, de cier­ta fal­ta de per­so­na­li­dad pro­pia.

Globalmente In This Light and On This Evening es un buen dis­co al cual le fal­ta uni­for­mi­dad y un po­co mas de per­so­na­li­dad, lo cual se hu­bie­ra con­se­gui­do con un so­ni­do que di­va­ga­ra me­nos en­tre es­ti­los y un par de te­mas que se que­den en la ca­be­za, co­sa que en es­te dis­co es inexis­ten­te. La evo­lu­ción a la de­ri­va pro­du­ce la me­dio­cri­dad.

Read More