Tag Archives: cómics

The Sky Was Pink

el pasado ya fue contado

null

La edad de oro es una épo­ca de na­ci­mien­to, de gran­des epo­pe­yas don­de to­do es po­si­ble y, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el có­mic, don­de to­do es alo­ca­da­men­te nue­vo y gran­dio­so. Aunque po­de­mos re­vi­si­tar los an­ti­guos có­mics, ese tiem­po ya pa­so ha­ce mu­cho, el sen­ti­do de la ma­ra­vi­lla de la edad de oro se ha per­di­do. Salvo en la mi­ni­se­rie de có­mics ins­pi­ra­da en el vi­deo­jue­go Freedom Force.

En ple­na gue­rra fría un in­tré­pi­do agen­te in­ten­ta cap­tu­rar a un agen­te do­ble que tra­ba­ja pa­ra URSS con tan ma­la suer­te que aca­ba sien­do ase­si­na­do por es­te de un dis­pa­ro. O lo hu­bie­ra si­do de no ha­ber caí­do a los pies de una es­ta­tua de­di­ca­da al sol­da­do des­co­no­ci­do que irra­dia­ba ener­gía y le con­fi­rió su­per­po­de­res con­vir­tién­do­le en ¡Minuteman! Así em­pie­za es­te de­li­rio en seis nú­me­ros don­de nos van pre­sen­tan­do di­fe­ren­tes hé­roes, que ya vi­mos en el vi­deo­jue­go, con sus orí­ge­nes y la lu­cha con­tra sus siem­pre pe­cu­lia­res enemi­gos. Antes de­cía que es pu­ra edad del oro es­te có­mic y ahí ra­di­ca su ma­yor vir­tud a la par que su peor de­fec­to. Es tan ge­nui­na­men­te cán­di­do que lle­ga a ser ex­ce­si­va­men­te naïf y sub­ra­ya­do. Los ma­los son ma­lí­si­mos y los bue­nos son bue­ní­si­mos, co­mo es ló­gi­co en un có­mic de es­te ti­po, pe­ro lle­ga al es­per­pen­to cuan­do los vi­lla­nos de la URSS tie­nen su­per­po­de­res de con­ge­la­ción o van ves­ti­dos con gran­des go­rros de vi­són. Este es­per­pen­to se re­pi­te con­ti­nua­men­te y nos lle­va de la mano a má­gi­cos via­jes en el tiem­po y lu­chas in­ter­ga­lác­ti­cas co­mo es­tá man­da­do en el gé­ne­ro. Así plan­tea­do no pa­re­ce ser un de­fec­to es­to pe­ro el pro­ble­ma es que no in­ten­ta in­no­var ni dar una vi­sión pro­pia de la edad de oro, se li­mi­ta a co­ger lo que ya ha­bía e imi­tar­lo con cier­ta gra­cia pe­ro sin nin­gu­na ori­gi­na­li­dad. Es un más de lo mis­mo de lo que ya se pu­do leer en su día so­lo que con per­so­na­jes nue­vos que son, la­men­ta­ble­men­te, cal­cos de per­so­na­jes que to­dos co­no­ce­mos y ama­mos.

Con Freedom Force re­me­mo­ra­mos tiem­pos an­te­rio­res que, sí, qui­zás fue­ron me­jo­res pe­ro en cual­quier ca­so son pa­sa­do y siem­pre po­de­mos re-visitar. Lo que tie­ne sen­ti­do en el vi­deo­jue­go, una in­ter­pre­ta­ción in­ter­ac­ti­va de la edad de oro de los su­per­hé­roes, ca­re­ce de tal en el có­mic, pues en es­te ya exis­tió. El uni­ver­so de la ce­lu­lo­sa nun­ca con­tó con vo­so­tros.