sensualidad

La catarsis se produce en la proyección del placer puro

13/04/2012
/ / /

null

Bloody Kisses, de Type O Negative

La ca­pa­ci­dad ca­tár­ti­ca de la mú­si­ca es al­go que ya ha ocu­pa­do a lo lar­go de la his­to­ria tan­tas pá­gi­nas, pul­pa muer­ta re­su­ci­ta­da en su nue­va for­ma pro­pi­cia­da por la car­pin­te­ría de la téc­ni­ca in­dus­trial ma­de­re­ra, que re­pe­tir­lo una vez más re­dun­da­ría ya en cier­to ab­sur­do por has­tío. Todos sa­be­mos que, cuan­do se es­cu­cha mú­si­ca y no sim­ple­men­te se oye co­mo te­lón de fon­do, es cuan­do es­ta nos pro­du­ce es­ta­dos al­te­ra­dos del áni­mo con el cual afron­tar nues­tro día a día; la mú­si­ca que se me­re­ce tal epí­te­to pa­ra sí mis­ma, que ha de ser lla­ma­da ar­te sin ex­cep­ción, es aque­lla que nos ha­ce al­can­zar nue­vos es­ta­dos de nues­tro pro­pio ser que ge­ne­ral­men­te se en­cuen­tran ve­la­dos en el sub­cons­cien­te. Es por ello que si va­mos a ha­blar de ca­tar­sis, ya que no hay ca­tar­sis ma­yor y más con­ju­ra­da que el or­gas­mo, só­lo nos ca­be in­vo­car al über-mensch de nues­tro tiem­po, al rap­so­da vam­pí­ri­co, al hi­jo pre­di­lec­to de las ti­nie­blas de sa­tén: Peter Steele.

Con dos dis­cos a sus es­pal­das, en los cua­les co­pu­la­ban qui­zás de­ma­sia­do cer­ca­nos con el doom me­tal y otras tra­zas fi­nas de de­pre­sión de­mo­dé –lo cual en el gru­po que se tien­de a ca­te­go­ri­zar co­mo el más sen­sual del mun­do, es preocupante-, Bloody Kisses se ar­ti­cu­la­ría co­mo su gran obra maes­tra en la cual se mos­tra­ría co­mo el mons­truo­so hi­jo de pu­ta del éx­ta­sis que es. En és­te to­do se tor­na más cer­ca­no al hard cock aban­do­nan­do pau­la­ti­na­men­te el mus­tio me­tal –aun­que con hon­ro­sas ex­cep­cio­nes co­mo la muy Black Sabbath can­ción que da nom­bre al disco- pa­ra con­for­mar­se en com­po­si­cio­nes in­fi­ni­ta­men­te más sexys, pro­fun­das y hú­me­das. Es por ello que un des­te­llo ctó­ni­co co­mo Christian Woman, tan blas­fe­ma co­mo su nom­bre pue­de in­di­car, se ha con­ver­ti­do en el clá­si­co in­dis­cu­ti­ble del gru­po; su es­ti­lo par­ti­cu­lar­men­te pau­sa­do, dul­ce y con el pun­to jus­to de pe­ga­jo­si­dad (pop) pro­du­ce que la can­ción sea un per­fec­to cru­ce de ar­mó­ni­cos flui­dos que bai­lan uni­dos en ós­mo­sis. Steele nos su­su­rra al oí­do con su cá­li­da y pro­fun­da voz en im­por­tan­tes cam­bios de re­gis­tro que de­no­tan la sen­sual ca­ver­no­si­dad de sus ori­fi­cios. La can­ción, en su tra­yec­to fi­nal, se desa­rro­lla co­mo una len­ta pe­ro muy pla­cen­te­ra fric­ción de di­fe­ren­tes ca­pas que se aca­ban vo­la­ti­li­zan­do en ar­mo­nía en una muer­te pe­que­ñi­ta, mi­nús­cu­la, pe­ro mu­cho tiem­po desea­da.

Read More

en nuestros sueños: besos

09/05/2011
/ / /

null

Entre los se­res hu­ma­nos es co­mún la bús­que­da del pa­raíso, ya sea per­di­do o no, ba­jo la es­fe­ra del cie­lo con­fi­gu­rán­do­se co­mo una de las re­pre­sen­ta­cio­nes más co­mu­nes en el ar­te hu­ma­no; si­no en­con­tra­mos tal pa­raíso lo fa­bu­la­mos. De es­te mo­do no es de ex­tra­ñar la ob­se­sión pa­ra­le­la del hom­bre por car­to­gra­fiar aque­llo que nos pue­de lle­var ha­cia tal pa­raíso, jus­to lo que va­mos a ha­cer en es­tas li­neas con Shangri-la de Denki Groove.

La can­ción se desa­rro­lla en unos rit­mos re­don­dos muy sexys que nos re­cuer­dan una ite­ra­ción ja­po­nis­ta de un par­ti­cu­lar­men­te ele­gan­te soul post-Isaac Hayes. Bajo es­tas pre­mi­sas van cul­ti­van­do su so­ni­do tan par­ti­cu­lar­men­te per­so­nal de shibuya-kei aña­dien­do unas per­cu­sio­nes tri­ba­les que re­don­dean el con­jun­to, tre­men­da­men­te sen­sual. En la le­tra se ve par­ti­cu­lar­men­te re­for­za­do es­to es­pe­cial­men­te en la pri­me­ra fra­se de ese pe­ga­di­zo es­tri­bi­llo tan lle­no de be­sos, don­de de un mo­do si­bi­li­no in­tro­du­cen la idea cen­tral de la can­ción: el pa­raíso (Shangri-la) co­mo un lu­gar de paz en tan­to amor. Así ha­ce con­ti­nuas evo­ca­cio­nes ha­cia el ca­rác­ter pa­sa­do del pa­raíso, siem­pre an­he­lan­do ese lu­gar exac­to en el pa­sa­do en que los cuer­pos se en­con­tra­ron. Pero le­jos de que­dar­se con es­ta idea nos pro­po­nen una vi­sión di­fe­ren­te, el amor es un es­ta­do que se vi­ve en ca­da ins­tan­te del tiem­po pa­sa­do o fu­tu­ro; nun­ca hay una vuel­ta ha­cia el pa­sa­do pa­ra amar. Pero aquí que­re­mos rea­li­zar una ge­nea­lo­gía del pa­raíso co­mo el amor en el tiem­po así que vea­mos su ite­ra­ción in­me­dia­ta­men­te an­te­rior y pos­te­rior.

Read More