Tag Archives: Mr. Mortem

The Sky Was Pink

Kim Ji‐woon. Una arqueología del ser.

null

Ilustración ori­gi­nal de Mikelodigas.

1. Introducción.

Abordar un es­pe­cial de un ci­neas­ta tan pe­cu­liar co­mo Kim Ji‐woon es, por de­fi­ni­ción, una ta­rea de­li­ca­da que re­quie­re de ver más allá de las pre­mi­sas más ob­vias de su ci­ne. Algunos crí­ti­cos lo cir­cuns­cri­bi­rían ba­jo un re­no­va­dor del ci­ne de gé­ne­ro mien­tras otros que­rrían ver su­per­fluas se­pa­ra­cio­nes de su obra se­gún se tra­te de sus obras con un par­ti­cu­lar én­fa­sis en lo hu­mo­rís­ti­co o en un cier­to aci­ca­le me­ta­fí­si­co; am­bas po­si­bi­li­da­des son tan vá­li­das co­mo ab­so­lu­ta­men­te inexac­tas. Uno de los pun­tos más im­por­tan­tes de la obra de Kim Ji‐woon es co­mo ha­ce un via­je no ya cir­cu­lar sino ri­zo­má­ti­co; des­de el ci­ne de gé­ne­ro oc­ci­den­tal mi­ra los pro­ble­mas orien­ta­les de­vol­vién­do­nos así el gé­ne­ro con­ver­ti­do en una mi­ra­da orien­tal de los pro­ble­mas oc­ci­den­ta­les. Por eso, ade­más, se ha­ce to­tal­men­te ab­sur­da la se­pa­ra­ción en­tre obras de ca­la­do me­ta­fí­si­co y de tin­tes hu­mo­rís­ti­co: en Kim Ji‐woon el hu­mor, que se da en to­das sus obras en ma­yor o me­nor me­di­da, es un ca­ta­li­za­dor del com­po­nen­te so­cial que abor­da en to­das ellas.

Ahora bien, to­do lo an­te­rior nos si­túa en el cen­tro mis­mo de la ob­se­sión que cir­cu­la­rá li­bre­men­te por to­da la fil­mo­gra­fía del di­rec­tor: co­mo se con­fi­gu­ra la iden­ti­dad del hom­bre. En ca­da una de sus pe­lí­cu­las in­ves­ti­ga­rá co­mo las per­so­nas se con­fi­gu­ran con res­pec­to a ins­ti­tu­cio­nes co­mo la fa­mi­lia o el tra­ba­jo pe­ro tam­bién an­te fi­gu­ra­cio­nes abs­trac­tas co­mo la ven­gan­za o el de­seo; pro­fun­di­za en el seno ín­ti­mo de aque­llo que pro­du­ce la for­ma­ción so­cia­li­za­da de los en­tes hu­ma­nos. De es­te mo­do po­de­mos ver su obra co­mo una me­tó­di­ca in­ves­ti­ga­ción pro­yec­ta­da en su ar­te, Kim Ji‐woon ca­te­go­ri­za y vi­si­bi­li­za ob­se­si­va­men­te to­dos y ca­da uno de aque­llos flu­jos mo­la­res que nos pre­con­fi­gu­ran. Así se apro­ve­cha de la es­té­ti­ca co­mo un me­dio pa­ra sub­ver­tir es­tos cá­no­nes so­cia­les; su mi­ra­da atra­vie­sa la es­tric­ta reali­dad pa­ra hi­per­bo­li­zar es­tos com­po­nen­tes de con­fi­gu­ra­ción pa­ra así ha­cer im­po­si­ble apar­tar la mi­ra­da an­te ellos. Ya sea a tra­vés de una vio­len­cia ex­pli­ci­ta o un hu­mor des­bo­ca­do su cá­ma­ra es el ojo inor­gá­ni­co que re­tra­ta la reali­dad del hom­bre.

Para po­der abor­dar del me­jor mo­do po­si­ble la obra de Kim Ji‐woon he in­vi­ta­do a al­gu­nas de las me­jo­res -y por su­pues­to de mis favoritas‐ plu­mas de Internet pa­ra que ca­da uno abor­de la pe­lí­cu­la que me­jor le pa­re­cie­ra del di­rec­tor. Aquí en­con­tra­rán aná­li­sis des­de (ca­si) to­dos los es­pec­tros po­si­bles del aná­li­sis fíl­mi­co pre­ten­dien­do así, des­de una di­ver­si­dad ce­ga­da, po­der al­can­zar al­gún pun­to co­mún cohe­ren­te que se nos pu­die­ra es­ca­par in­di­vi­dual­men­te. Antes de de­jar­le con los apa­sio­nan­tes tex­tos de mis com­pa­ñe­ros y yo mis­mo só­lo me que­da desear­le las gra­cias, tan­to a co­la­bo­ra­do­res co­mo lec­to­res, y desear­les una fe­liz pro­fun­di­za­ción en la críp­ti­ca men­te de uno de los di­rec­to­res más in­tere­san­tes de la con­tem­po­ra­nei­dad.

Continue reading