el socialismo del cangrejero

null

En la so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta es ne­ce­sa­ria la san­gre del obre­ro pa­ra lu­bri­car la ma­qui­na­ría del Capital. Esta idea es a la que nos con­du­ce en su bre­ve pe­ro mo­nu­men­tal no­ve­la Kanikosen. El Pesquero el es­cri­tor Takiji Kobayashi.

En Kanikosen, a prin­ci­pios de si­glo XX, un gru­po de obre­ros en­tran a tra­ba­jar en un bar­co pes­que­ro de can­gre­jos. Este tra­ba­jo, le­jos de ser ideal y apo­yán­do­se en la co­yun­tu­ra de una eco­no­mía re­sen­ti­da, se ex­plo­ta­ra tan­to a los obre­ros co­mo a los ma­ri­ne­ros has­ta su pro­pia muer­te. Así nos pre­sen­ta una his­to­ria de ex­plo­ta­ción, fra­ca­so y triun­fo de la re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta. Solo cuan­do to­dos se con­cien­cian, ya cer­ca­nos a la muer­te, y ac­túan co­mo una en­ti­dad úni­ca con­si­guen triun­far so­bre su ex­plo­ta­dor. El obre­ro, el cal­de­re­ro, el pes­ca­dor y el car­pin­te­ro, son to­dos par­te de la mis­ma en­ti­dad, el pro­le­ta­rio, que de­be lu­char por po­seer su fuer­za y ho­nor. No es de ex­tra­ñar que una no­ve­la con un men­sa­je so­cia­lis­ta tan fuer­te triun­fe ac­tual­men­te en un mun­do de­ma­cra­do por las ga­rras del ca­pi­tal.

Con un es­ti­lo cer­cano y sim­ple, da­do que se na­rra des­de la pers­pec­ti­va de los prác­ti­ca­men­te anal­fa­be­tos obre­ros, Kobayashi nos acer­ca la reali­dad del pro­le­ta­ria­do. Sin flo­ri­tu­ras, sin con­ce­sio­nes y con un len­gua­je que lle­ga has­ta lo gro­se­ro pe­ro de una cla­ri­dad e im­pac­to que ya que­rrían pa­ra si mu­chas lu­mi­na­rias de las le­tras. Por otra par­te, en­tre la na­rra­ción de co­mo es la pes­ca in­ter­ca­la la bru­ta­li­dad del tra­to, co­mo se da la ges­tión del ca­pi­tal e in­clu­so, la vi­sión que tie­nen los ja­po­ne­ses tan­to de si mis­mos co­mo de la Rusia co­mu­nis­ta. Casi se pue­de afir­mar que es­te li­bro es una por­me­no­ri­za­da guía pa­ra en­ten­der la lu­cha por la re­vo­lu­ción ja­po­ne­sa que se desato a prin­ci­pios del si­glo.

Takiji Kobayashi, már­tir del so­cia­lis­mo, mu­rió el 21 de Febrero tor­tu­ra­do y ase­si­na­do por la po­li­cía por su idea­rio po­lí­ti­co. Hoy, 15 de Marzo, tan­to allí sus ami­gos co­mo aquí en es­te blog, ce­le­bra­mos los triun­fos de Kobayashi; so­bre el ca­pi­tal, so­bre la muer­te. Un es­pí­ri­tu no­ble per­vi­ve a la muer­te de su pro­pio cuer­po.

One thought on “el socialismo del cangrejero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *