colonialismo

Cada día es del ladrón. O la sutil forma de hilvanar realidad y ficción de Teju Cole

22/10/2016
/ / /

null

En li­te­ra­tu­ra no siem­pre se lla­man a las co­sas por su nom­bre. Por ejem­plo, cuan­do un es­cri­tor se mas­tur­ba en me­dio de la pá­gi­na, no lo lla­ma­mos se­xo, si­no «ejer­ci­cio de auto-ficción». No es ba­la­dí se­ña­lar esa cla­se de jer­ga pro­fe­sio­nal. Ayuda a dar con­tex­to. A fin de cuen­tas, só­lo así po­dría­mos en­ten­der por qué, al abrir el grue­so de los li­bros de au­to­res que to­man su pro­pia vi­da co­mo ma­te­rial pri­mor­dial de su tra­ba­jo (sea de fic­ción o no fic­ción), to­do lo que se pue­de apre­ciar es la cos­tra le­cho­sa de un eflu­vio vi­tal que ni nos im­por­ta ni nos apor­ta na­da.

¿Qué hay de ma­lo en la mas­tur­ba­ción? Que es el va­no in­ten­to de ha­cer pa­sar por real, por re­le­van­te, al­go que, en el me­jor de los ca­sos, de­be­ría que­dar­se en la in­ti­mi­dad de aquel que lo ex­hi­be. En el peor, re­tra­ta al que se mas­tur­be co­mo un idio­ta o co­mo un mi­se­ra­ble. Ahí ra­di­ca lo ma­lo. En que mas­tur­bar­se no es ha­cer li­te­ra­tu­ra, en que imi­tar la vi­da no sig­ni­fi­ca es­cri­bir bien.

Read More

Cultura sin relativismo. Sobre «El crisantemo y la espada» de Ruth Benedict

26/05/2014
/ / /

null

El prin­ci­pal pro­ble­ma que en­con­tra­mos en la mun­dia­li­za­ción no es que ex­ter­mi­ne las par­ti­cu­la­ri­da­des pro­pias de ca­da cul­tu­ra, si­no que se im­po­ne ig­no­ran­do su exis­ten­cia. Las po­lí­ti­cas económico-sociales no pue­den ser las mis­mas en Japón y Estados Unidos, en España e Inglaterra, por la sen­ci­lla ra­zón de que la idio­sin­cra­sia de ca­da uno de los paí­ses re­sul­ta, en úl­ti­ma ins­tan­cia, aje­na a las de­más; pue­den exis­tir pa­ra­le­lis­mos y pun­tos en co­mún, pe­ro to­da po­lí­ti­ca de­be­ría adap­tar­se a la cul­tu­ra del lu­gar y no al re­vés. Cosa que tan ape­nas sí ocu­rre. ¿Cómo de­be­ría en­ton­ces bus­car­se ha­cer una po­lí­ti­ca co­mún a más de una zo­na cul­tu­ral sin que por ello se im­pon­gan so­bre las cos­tum­bres y mo­dos de vi­da de las de­más? Comprendiendo no só­lo aque­llos ras­gos que se com­par­ten, si­no tam­bién en­ten­der có­mo se ve la vi­da des­de sus ojos.

El cri­san­te­mo y la es­pa­da es una ra­re­za por su mo­do de abor­dar el pen­sa­mien­to ja­po­nés, sis­te­má­ti­co y des­de den­tro, pe­ro tam­bién por có­mo lo ex­po­ne, sin ne­gar­se los arre­ba­tos lí­ri­cos o las re­fe­ren­cias cons­tan­tes ha­cia el pa­pel de la cul­tu­ra, la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía en la pro­duc­ción del pen­sa­mien­to. Ruth Benedict si­gue la evo­lu­ción his­tó­ri­ca del país, los cam­bios que se pro­du­cen en su sis­te­ma político-social, los vai­ve­nes eco­nó­mi­cos y mi­li­ta­res, pa­ra en­con­trar pun­tos en co­mún que, a pe­sar de los cam­bios, nun­ca cam­bien; su pri­me­ra con­clu­sión es evi­den­te, que los ja­po­ne­ses no tie­nen la mis­ma con­cep­ción que los es­ta­dou­ni­den­ses so­bre los va­lo­res so­cia­les, y su te­sis es tan su­til co­mo cer­te­ra, que los ja­po­ne­ses creen en el ho­nor por en­ci­ma de to­do. Habría que ma­ti­zar aquí. Lo que nos pro­po­ne es una lec­tu­ra de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa des­de el con­cep­to de «deu­da de ho­nor», no de «ho­nor» —la im­por­tan­cia re­cae so­bre la deu­da, so­bre el otro y la so­cie­dad, y no so­bre el ho­nor, so­bre uno mis­mo fren­te al otro o la so­cie­dad — , dán­do­nos una in­ter­pre­ta­ción de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa que la ha­ce, só­lo a prio­ri, irre­con­ci­lia­ble con la idio­sin­cra­sia de las cul­tu­ra­les oc­ci­den­ta­les: el res­pe­to por los de­re­chos hu­ma­nos en ge­ne­ral y por la li­ber­tad per­so­nal en par­ti­cu­lar.

Read More

La dicotomía Oriente-Occidente es la ficción conveniente para el status quo del poder

03/09/2012
/ / /

null

Orientalismo, de Edward Said

A pe­sar de ser un tér­mi­no de uso re­la­ti­va­men­te co­mún, la reali­dad es que exis­te un cier­to des­co­no­ci­mien­to ha­cia lo que su­po­ne el orien­ta­lis­mo —lo cual re­sul­ta par­ti­cu­lar­men­te preo­cu­pan­te en una épo­ca don­de hay una re­su­rrec­ción de es­ta con­cep­ción en nue­vas y más trá­gi­cas con­for­ma­cio­nes. ¿Qué es en­ton­ces el orien­ta­lis­mo? El orien­ta­lis­mo es la se­rie de re­pre­sen­ta­cio­nes oc­ci­den­ta­les que se crean des­de una se­rie de elec­cio­nes afec­ti­vas —en­ten­dien­do por es­tas des­de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción has­ta la cul­tu­ra y, en ge­ne­ral, cual­quier for­ma de re­pre­sen­ta­ción— al res­pec­to de orien­te, sean es­tas reales o no. Esto acon­te­ce de tal mo­do por­que se ha ido ori­gi­nan­do ya des­de la épo­ca co­lo­nial la idea ra­di­cal de orien­te co­mo un ne­ga­ti­vo per­fec­to de Occidente; la di­co­to­mía Oriente-Occidente es una crea­ción oc­ci­den­tal a tra­vés de la cual crear un otro, una en­ti­dad ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te a no­so­tros, pa­ra es­ta­ble­cer así un evi­den­te po­ten­cial enemi­go al cual plan­tar ca­ra. El orien­ta­lis­mo po­dría­mos con­si­de­rar­lo en­ton­ces co­mo una vi­sión cul­tu­ral ideo­lo­gi­za­da que en­raí­za en las ins­ti­tu­cio­nes, el vo­ca­bu­la­rio, las en­se­ñan­zas, las imá­ge­nes, las doc­tri­nas y, en ge­ne­ral, to­do ac­to dis­cur­si­vo so­bre Oriente.

Sin em­bar­go cuan­do Edward Said nos ha­bla de orien­ta­lis­mo no lo ha­ce en una úni­ca acep­ción po­si­ble, si­no que lo ha­ce de múl­ti­ples de ellas al mis­mo tiem­po sien­do to­das ellas, a su vez, in­clu­si­vas. La acep­ción que ha si­do acep­ta­da con ma­yor na­tu­ra­li­dad den­tro de los ám­bi­tos aca­dé­mi­cos, aun­que no fue­ra ni mu­cho me­nos la que te­nía en men­te és­te cuan­do cons­truía su dis­cur­so, se­ría la de la en­se­ñan­za, es­cri­tu­ra o in­ves­ti­ga­ción so­bre orien­te, sea cual sea el ám­bi­to del mis­mo que es­tu­die —aun­que, en cual­quier ca­so, en la ac­tua­li­dad pa­re­ce ha­ber una re­mi­sión del uso del ter­mi­no de orien­ta­lis­mo por otros mas neu­tros co­mo es­tu­dios orien­ta­les, pa­ra pro­cu­rar des­vin­cu­lar­se del au­to­ri­ta­ris­mo pro­pio del co­lo­nia­lis­mo del XIX — . Sin em­bar­go pa­ra Said el orien­ta­lis­mo se­ría más bien la dis­tin­ción on­to­ló­gi­ca y eti­mo­ló­gi­ca que se es­ta­ble­ce en­tre Oriente y Occidente co­mo dos ra­di­ca­les bien di­fe­ren­cia­dos — el orien­ta­lis­mo se­ría la con­di­ción a tra­vés de la cual se cons­tru­ye un dis­cur­so que je­rar­qui­za y es­te­reo­ti­pa al ri­val, per­mi­tien­do así tam­bién la exis­ten­cia de un oc­ci­den­ta­lis­mo que se die­ra en di­rec­ción con­tra­ria —con el mis­mo pro­pó­si­to de edi­fi­car su iden­ti­dad a tra­vés de un otro—: la vi­sión por par­te de cier­tas fac­cio­nes cap­cio­sas orien­ta­les que cons­tru­yen una vi­sión de oc­ci­den­te hi­per­bó­li­ca en la que pri­mar sus fan­ta­sías dis­tó­pi­cas en con­tra­po­si­ción de una idea­li­za­ción de la pro­pia cul­tu­ra; he ahí las fan­ta­sio­sas in­ter­pre­ta­cio­nes de am­bos po­los por par­te de sus opo­si­to­res en la cul­tu­ra.

Read More

La forma de la violencia es el sello particular del arte de cada cultura

23/06/2012
/ /
in Cine
/

null

The Raid: Redemption, de Gareth Evans

La exis­ten­cia de la hu­ma­ni­dad des­de que se ha de­fi­ni­do co­mo ape­ga­do a una tie­rra es­pe­cí­fi­ca a par­tir del se­den­ta­ris­mo, lo cual per­mi­tió to­da una con­cep­ción mo­no­lí­ti­ca del mun­do que só­lo per­mi­tió pros­pe­rar a unos po­cos, ha per­mu­ta­do to­da con­ven­ción (psico)geográfica del mun­do. Es por ello que, a par­tir del co­lo­nia­lis­mo que se pro­du­ci­ría en la mo­der­ni­dad, to­da la con­for­ma­ción cul­tu­ral de los di­fe­ren­tes lu­ga­res se irían vien­do pro­gre­si­va­men­te eclip­sa­dos en fa­vor de un fe­nó­me­no que, sin ser nue­vo, si se cons­ti­tuía co­mo nue­vo mo­tor de lo real-cultural: la me­tró­po­lis co­mo pa­ra­dig­ma de la exis­ten­cia. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Significa que la cul­tu­ra a par­tir de és­te mo­men­to se po­la­ri­za y se ve im­pues­ta por las de­ci­sio­nes que to­man ya no só­lo las gran­des fuer­zas co­lo­nia­les, co­mo de he­cho pro­cla­ma­ba Edward Said, si­no que to­da esa cul­tu­ra se pro­du­ce y fa­bri­ca ex­clu­si­va­men­te en el se­no de la me­tró­po­lis; a tra­vés del se­den­ta­ris­mo el po­der se cen­tra­li­za en un úni­co pun­to que se con­vier­te en pa­ra­dig­ma de lo real. Pero hoy la co­sa tan ape­nas ha cam­bia­do, pues el pa­ra­dig­ma del ci­ne si­gue si­tuán­do­se en una me­tró­po­lis, Hollywood, a tra­vés de la cual se or­ques­ta y so­fla­ma co­mo de­be ser to­da for­ma de re­pre­sen­ta­ción fíl­mi­ca.

La si­tua­ción de The Raid: Redemption en es­te con­tex­to pa­re­ce ser la an­tí­te­sis de lo que po­dría­mos con­si­de­rar ideal, ya que sien­do una pe­lí­cu­la in­do­ne­sia con ac­to­res lo­ca­les só­lo se ex­pli­ca su dis­tri­bu­ción in­ter­na­cio­nal por el he­cho de que el di­rec­tor, Gareth Evans, sea ame­ri­ca­no y que la pe­lí­cu­la se cir­cuns­cri­ba en el uni­ver­sal en­ten­di­mien­to del ci­ne de ac­ción. Nada en la pe­lí­cu­la nos re­sul­ta aje­no, a pe­sar de la di­fe­ren­cia idio­má­ti­ca y ac­to­ral, por­que de he­cho to­do en ella nos re­sul­ta cul­tu­ral­men­te fa­mi­liar –el edi­fi­cio do­mi­na­do con ma­no de hie­rro por un ma­fio­so lo­cal, el len­to avan­ce pi­so a pi­so por és­te cuan­do se con­vier­te a su vez en una tram­pa mortal,los es­pec­ta­cu­la­res en­fren­ta­mien­tos acrobáticos- se van su­ce­dien­do a lo lar­go de la pe­lí­cu­la con una na­tu­ra­li­dad pas­mo­sa. Si la me­tró­po­lis ha apa­dri­na­do es­ta pe­lí­cu­la co­mo hi­ja su­ya, co­mo par­te de su ca­non cul­tu­ral, es por­que de he­cho apa­ren­ta ser des­de su gé­ne­sis par­te de ella. Para nues­tra for­tu­na, no es exac­ta­men­te así.

Read More

el terror ganó cuando nos dejamos invadir por su semilla

11/09/2011
/ / /

null

En to­do con­flic­to siem­pre hay, co­mo mí­ni­mo, dos vi­sio­nes del mis­mo y sus vi­sio­nes son irre­con­ci­lia­bles: ca­da uno só­lo pue­de ha­blar des­de la pers­pec­ti­va con­sen­sual de su ex­pe­rien­cia. Esto se ve am­pli­fi­ca­do de una for­ma os­ten­si­ble cuan­do el con­flic­to se re­cru­de­ce y/o afec­ta a una can­ti­dad ma­yor de in­di­vi­duos de una so­la vez, aun cuan­do pue­dan con­si­de­rar­se es­tos mis­mos una co­mu­ni­dad. El pro­ble­ma es que hoy, 11 de Septiembre, te­ne­mos que re­cor­dar que ha­ce 10 años Occidente en ge­ne­ral y Nueva York en par­ti­cu­lar su­frió el ma­yor ata­que te­rro­ris­ta de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. ¿Como se pue­de en­ton­ces afron­tar un con­flic­to don­de las vi­sio­nes en­fren­ta­das son las de Oriente y Occidente? Un buen prin­ci­pio se­ría ha­blar de Four Lions, la sa­tí­ri­ca pie­za de hu­mor ne­gro del di­rec­tor bri­tá­ni­co Chris Morris.

Cuando cua­tro mu­sul­ma­nes de ori­gen bri­tá­ni­co de­ci­den con­ver­tir­se en te­rro­ris­tas pa­re­ce que na­da pue­de sa­lir mal, si­no fue­ra por­que nin­gu­no tie­ne una con­vic­ción fir­me y real de mo­rir por la yihad. El ato­lon­dra­do Waj acep­ta­rá es­ta mi­sión sui­ci­da por­que es la vi­sión más adre­na­lí­ti­ca que ja­más ha­ya oí­do an­tes; Barry, un blan­co oc­ci­den­tal, ca­na­li­za su nihi­lis­mo vi­tal a tra­vés de la po­si­bi­li­dad de vo­lar en pe­da­zos al pró­ji­mo con su cuer­po; Faisal es el in­ge­nie­ro del gru­po, un au­tén­ti­co ma­go de las bom­bas, con el úni­co pro­ble­ma de que no quie­re mo­rir por lle­var una pe­ga­da en el pe­cho; o lo que es lo mis­mo, nin­gu­no tie­ne in­ten­ción de mo­rir. Con és­te con­tex­to pa­re­ce im­po­si­ble que nin­gu­no de es­tos su­je­tos con­si­gan aten­tar ni con­tra la dro­gue­ría de la es­qui­na –lo cual se ve am­pli­fi­ca­do por una in­ca­pa­ci­dad ab­so­lu­ta de no vo­lar por los ai­res los ob­je­ti­vos equivocados- si­no fue­ra por la si­ner­gía de ac­ción que van in­du­cien­do unos so­bre otros y, so­bre­to­do, por la pre­sen­cia de Omar.

Read More