viaje al centro de M83

null

Debido a la den­si­dad del post pue­den es­cu­char una ilus­tra­ti­va lis­ta de Spotify que les guia­rá y des­gra­na­rá to­do es­te aná­li­sis aquí

Messier 83 es una pre­cio­sa ga­la­xia en for­ma de es­pi­ral que, por su pro­pia for­ma, pa­re­ce que es­té in­ten­tan­do es­ca­par de si mis­ma. Esto es un po­co lo que pa­sa con el gru­po que hoy nos ocu­pa y cu­yo nom­bre de­be a es­ta ga­la­xia, M83.

El gru­po M83 sur­ge en la pri­ma­ve­ra del 2001 y ya el 18 de Abril de ese mis­mo año sa­can su pri­mer dis­co, el ho­mó­ni­mo M83 pu­bli­ca­do por el se­llo con el que han tra­ba­ja­do siem­pre, Gooom. En es­tos co­mien­zos el gru­po es aun esen­cial­men­te dos, el shoe­ga­zer os­cu­ro y vio­len­to Anthony Gonzalez y el apa­sio­na­do de la elec­tró­ni­ca de bai­le lu­mi­no­so y vi­ta­lis­ta Nicolas Fromageau. En es­te pri­mer dis­co ya em­pe­za­mos a pre­sen­ciar una cons­tan­te en sus pri­me­ros tra­ba­jos, la ba­ta­lla de egos de am­bos mú­si­cos.

En es­te dis­co ho­mó­ni­mo es­ta­mos siem­pre en­tre vi­ta­lis­tas pis­tas de bai­le de Fromageau (Sitting, Slowly) nos en­con­tra­mos pie­zas de pu­ro os­cu­ran­tis­mo y ma­jes­tuo­si­dad de Gonzalez (Facing That, Kelly) siem­pre con uno me­tien­do ma­no en las com­po­si­cio­nes del otro, aca­ban­do la ma­yor par­te de las oca­sio­nes en tie­rra de na­die. Esto no se­ría ma­lo de no ser que aca­ba por que­dar un ex­tra­ño pas­ti­che no muy co­ne­xo en­tre so­ni­dos de pis­ta de bai­le, un am­bient muy flo­jo y un cier­to to­que shoe­ga­ze ga­lác­ti­co. A pe­sar de to­do nos en­con­tra­mos al­gu­nos mo­men­tos don­de se­me­jan­te mez­cla fun­cio­na, co­mo en la es­qui­zo­fré­ni­ca pe­ro igual­men­te su­bli­me Violet Tree. Una es­qui­zo­fre­nia que, por otra par­te, es la ma­yor la­cra del dis­co. En cual­quier ca­so abun­dan los so­ni­dos más de bai­le, am­bient y lu­mi­no­sos en ge­ne­ral, no hay ape­nas es­ce­na­rios fan­tas­ma­gó­ri­cos y la po­ca vio­len­cia que hay es con­te­ni­da y li­mi­ta­da a unos muy bre­ves y es­ca­sos mo­men­tos. Todo es­to se ve po­ten­cia­do por la pro­duc­ción de Morgan Daguenet, muy lu­mi­no­sa y re­for­zan­do la la­bor po­co ins­pi­ra­da, de Fromageau. Un dis­co irre­gu­lar, in­co­ne­xo, sin nin­gu­na con­ti­nui­dad so­no­ra ni es­ti­lís­ti­ca que ha­ce aguas por to­dos la­dos. La ex­cep­ción es­ta­ría en al­gu­nos te­mas par­ti­cu­la­res pa­ra club­bers que no pe­gan en ab­so­lu­to con el es­pí­ri­tu de M83, a pe­sar de acier­tos co­mo el aña­dir­les un cier­to to­que chip­tu­ne. Pero don­de en­con­tra­mos la ver­da­de­ra ma­gia es en lo po­co que, pro­ba­ble­men­te, se le per­mi­tió tra­ba­jar a Gonzalez en con­di­cio­nes, co­mo la fan­tás­ti­ca Kelly, don­de ya se ven los pul­sos más co­mu­nes que ten­drá en un fu­tu­ro el gru­po.

Casi dos años de inac­ti­vi­dad don­de ape­nas si rea­li­za­ron un re­mix del gru­po Trans-Pennine Expres vuel­ven a la car­ga con nue­vo dis­co, Dead Cities, Red Seas & Lost Ghosts. Con una pun­ta de lan­za dis­pues­ta a ba­rrer to­da du­da de la ca­li­dad del gru­po y que, ade­más, pu­die­ra ser un hit in­me­dia­to, co­mo así fue, es Run Into Flowers. Una can­ción vi­tal y her­mo­sa con un mu­ro de rui­do blan­co que, aho­ra si, nos en­se­ña los pri­me­ros pa­sos en la di­rec­ción co­rrec­ta de lo que se­rían en un fu­tu­ro M83.

El cam­bio en es­te nue­vo tra­ba­jo es no­to­rio, ya que de en­tra­da te­ne­mos un te­ma co­mo Birds don­de aun con ese es­ti­lo más vi­ta­lis­ta ya em­pe­za­mos a ver li­ge­ros de­jes más os­cu­ros. El dis­co así se tor­na una con­ti­nua lu­cha en­tre un dream pop elec­tró­ni­co me­lo­so pa­ra ven­der a las ma­sas y un ins­pi­ra­do y rui­dis­ta shoe­ga­ze. El pri­mer te­ma don­de ve­mos ya es­tos de­jes más shoe­ga­ze es en Unrecorded, que de to­dos mo­dos aca­ba vién­do­se las­tra­da por un ba­jón in­ne­ce­sa­rio y unos ele­men­tos elec­tró­ni­cos que aca­ban por ser la an­tí­te­sis de la pro­pia can­ción. En cual­quier ca­so es­te es­que­ma se re­pe­ti­rá en otros te­mas, tam­bién ma­gis­tra­les, co­mo America, de la cual vol­ve­re­mos bre­ve­men­te más ade­lan­te. Por lo de­más va­mos en­con­tra­do ejem­plos de un me­lo­sí­si­mo, ca­si in­aguan­ta­ble, dream pop pe­ga­jo­so acom­pa­ña­do de una elec­tró­ni­ca pe­sa­da y re­pe­ti­ti­va si­guien­do el es­que­ma hi­per­bo­li­za­do de Run Into Flowers. La pro­duc­ción vuel­ve a co­rrer car­go de Daguenet pe­ro en es­ta oca­sión se le aña­de su ex­tra­ña­men­te si­mi­lar co­le­ga Fromageau y Gonzalez, ex­pli­can­do la pre­sen­cia de és­te úl­ti­mo pa­ra es­te vuel­co más os­cu­ro. En es­te Dead Cities, Red Seas & Lost Ghosts cae­mos en lo mis­mo pe­ro en me­nor me­di­da, es un dis­co bue­no pe­ro des­com­pen­sa­do, de nue­vo muy in­co­ne­xo y con esa ten­den­cia y mez­cla es­qui­zo­fré­ni­ca in­com­pren­si­ble. A pe­sar de que los ma­yo­res te­mas sean arrui­na­dos por la ob­se­sión de al­gu­no de los miem­bros del gru­po por aña­dir una ful­gu­ran­te elec­tró­ni­ca el el dis­co ya pre­sen­cia­mos cla­ra­men­te al­gu­nas de las cons­tan­tes del gru­po.

En es­te mo­men­to, por una se­rie de desave­nen­cias des­co­no­ci­das Fromageau de­ci­di­ría aban­do­nar el gru­po de­jan­do so­lo a Gonzalez al fren­te de M83, con re­sul­ta­dos mag­ní­fi­cos. Entre dis­cos ca­be acer­car­se con una mi­ra­da cu­rio­sa ha­cia uno de sus EP’s, America, con un nue­vo arre­glo de la pro­pia America que va­ti­ci­na el es­ti­lo que a par­tir de aho­ra, con la sa­li­da de Fromageau, va a asu­mir el gru­po. En esa mis­ma li­nea de os­cu­ri­dad y sam­plers muy bien dis­pues­tos en­con­tra­mos Tsubasa y des­pués en God Of Thunder po­de­mos ver ya de­fi­ni­ti­va­men­te esa mez­cla de shoe­ga­ze y elec­tró­ni­ca que cul­ti­va­rían con tan­to éxi­to en su si­guien­te dis­co. Con res­pec­to a sus re­mi­xes si­guen sin ha­cer de­ma­sia­do rui­do y qui­zás lo más in­tere­san­te sea su per­so­nal re­mix de Protège Moi de Placebo que en­tron­ca­ra fuer­te­men­te en su pró­xi­mo dis­co.

En Enero de 2005 ate­rri­za lo nue­vo del gru­po, Before the Dawn Heals Us, con el gran­dí­si­mo te­ma Don’t Save Us from the Flames abrien­do fue­go. El sin­gle no po­dría ele­gir­se me­jor, un him­no vi­tal pe­ro rui­dis­ta y os­cu­ro de le­tra sim­ple pe­ro ab­so­lu­ta­men­te de­mo­le­do­ra y ca­ren­te de cual­quier ti­po de ful­gu­ren­cia, es­pe­ran­za o ale­gría. Así ve­mos es­te dis­co co­mo to­da la fu­ria y las som­bras con­te­ni­das por Gonzalez has­ta el mo­men­to desata­das que, ade­más, se le de­be su­mar un es­pe­cial pa­so de la ins­tru­men­ta­ción en con­tra de la elec­tró­ni­ca, es­pe­cial­men­te en esas pre­cio­sas gui­ta­rras ins­pi­ra­ción de Placebo.

En es­ta oca­sión sin el las­tre de la ob­se­sión de los to­nos lu­mi­no­sos de Fromageau cam­pan a sus an­chas los pai­sa­jes cós­mi­cos de Gonzalez. Las me­lo­días muy bien pen­sa­das y con su pun­to jus­to de elec­tró­ni­ca nos con­du­cen a nue­vos mun­dos don­de la vio­len­cia, el te­rror y la os­cu­ri­dad son la pe­li­gro­sa cons­tan­te. El dis­co no tar­da en ci­men­tar­se en las di­fe­ren­tes fa­ce­tas del par­ti­cu­lar uni­ver­so que Gonzalez ha­ce es­ta­llar en es­te dis­co. Así nos pre­sen­ta des­de am­bien­tes fríos y de­sola­dos con fal­sas es­pe­ran­zas (In The Cold I’m Standing, Safe) has­ta te­rro­rí­fi­cos can­tos vi­ta­lis­tas a la (auto-)destrucción (Teen Angst, A Guitar And A Heart) pa­san­do por un shoe­ga­ze as­fi­xian­te y rui­dis­ta (*, Car Chase Terror!) pe­ro siem­pre trans­por­tán­do­nos a sus par­ti­cu­la­res pai­sa­jes men­ta­les. Cabe re­se­ñar con al­go de aten­ción Car Chase Terror! ya que es cu­rio­sa­men­te he­re­de­ra es­pi­ri­tual de aque­lla bru­tal America, lle­ván­do­la has­ta su ex­tre­mo más os­cu­ro y ate­rra­dor, con un re­sul­ta­do te­rro­rí­fi­co que es ca­paz de ame­dren­tar a cual­quie­ra que se acer­que a ella en las cir­cuns­tan­cias ade­cua­das. Este Before the Dawn Heals Us es una bru­tal ma­sa­cre en un ac­ci­den­te de trá­fi­co múl­ti­ple ba­llar­dia­no, una bru­tal y ex­tre­ma vio­len­cia, os­cu­ra, in­clu­so in­sa­na, has­ta en los mo­men­tos que se le su­po­ne fe­liz y vi­tal. De es­te mo­do se im­po­ne co­mo el dis­co más ab­so­lu­ta­men­te re­don­do de M83 por su es­pec­ta­cu­lar ho­mo­ge­nei­dad en el ran­go he­te­ro­gé­neo en el que se mue­ve. Y es­to tie­ne mu­cha ló­gi­ca, pro­du­ci­do y com­pues­to por el pro­pio Gonzalez es la fu­sión de to­dos sus pul­sos men­ta­les en un úni­co y mo­no­lí­ti­co ál­bum.

Entre dis­cos es­ta vez si se pro­di­ga­ron con al­gu­nos re­mi­xes muy in­tere­san­tes que ca­bría la pe­na se­ña­lar y pa­rar­se un mo­men­to con ellos. Su re­mix de The Pioneers de los me­dio­cres Bloc Party lle­va la can­ción ha­cia ca­mi­nos os­cu­ros pe­ro con un to­no ca­si épi­co ma­ti­za­do por la voz de Kele Okereke que le da cier­to to­que de soul à la pop, ca­si co­mo una ver­sión (mu­cho más) os­cu­ra y me­jor rea­li­za­da de Curtain Falls de Blue. Con Suffer Well de Depeche Mode con­si­guen lle­var­lo a su te­rre­no pe­ro de un mo­do un tan­to ex­tra­ño, ha­cién­do­la aun más si ca­be de los 80’s, lo cual la em­pa­re­ja­ría y se­ra el pre­ce­den­te pa­ra el fu­tu­ro Saturdays = Youth.

En Septiembre de 2007 des­em­bar­can de nue­vo pe­ro con unos cam­bios tan cu­rio­sos co­mo sus­tan­cia­les en Digital Shades Vol. 1 co­gien­do ca­mi­nos mu­cho más am­bien­ta­les con una fuer­te car­ga ins­tru­men­tal. Casi un ca­pri­cho de Gonzalez crea me­dian­te un am­bient or­to­do­xo y no de­ma­sia­do sor­pre­si­vo una se­rie de pai­sa­jes men­ta­les en un dis­co bre­ve pe­ro, aun con to­do, su­ges­ti­vo. A pe­sar, o pre­ci­sa­men­te por, ser una obra muy per­so­nal es una pie­za cla­ve pa­ra en­ten­der cier­tos de­va­neos por ca­mi­nos más cer­ca­nos al am­bient y, so­bre­to­do, su mo­do de cons­truir es­tos pai­sa­jes men­ta­les en los cua­les nos in­tro­du­ci­mos con fa­ci­li­dad en es­te dis­co.

En es­te dis­co se mue­ve siem­pre por unos sen­ci­llos pa­tro­nes que nos van crean­do una se­rie de pai­sa­jes que vi­si­ta­mos con par­si­mo­nia e in­terés. Pese a su sen­ci­llez, que no fa­ci­li­dad, con­si­gue crear unas su­ges­ti­vas me­lo­días, es­pe­cial­men­te en la mez­cla de sus gui­ta­rras con ele­men­tos elec­tró­ni­cos, que dan for­ma a esos lu­ga­res fan­tas­ma­gó­ri­cos tan pro­pios de Gonzalez. A su vez, su rea­li­za­ción de unos ex­qui­si­tos dro­nes y unas cor­ti­nas de un li­ge­ro rui­do blan­co vio­len­ta li­ge­ra­men­te las can­cio­nes mien­tras les da a su vez mu­cha más per­so­na­li­dad, fir­mán­do­las así con su se­llo. Producido, es­cri­to e in­ter­pre­ta­do en su to­ta­li­dad ex­clu­si­va­men­te por Gonzalez es un do­cu­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra acer­car­se a M83 y en­ten­der su evo­lu­ción y por­que de sus cam­bios. Además nos abre la puer­ta pa­ra su pró­xi­mo tra­ba­jo que par­ti­rá de al­gu­nas de las me­lo­días y for­mas con las que ya en es­te dis­co co­mien­za a co­que­te­ar más se­ria­men­te.

No se ha­ce mu­cho de desear y en Junio del 2008 se pre­sen­ta en so­cie­dad su úl­ti­mo tra­ba­jo, al me­nos de mo­men­to, Saturdays = Youth. Su car­ta de pre­sen­ta­ción en es­ta oca­sión es el des­con­cer­tan­te Couleurs, can­ción ins­tru­men­tal fan­tas­ma­gó­ri­ca que mez­cla un post-rock bien lle­va­do con el shoe­ga­ze y una bue­na can­ti­dad de elec­tró­ni­ca. Casi co­mo tra­tán­do­se de unos Shonen Knife pa­sa­dos por el fil­tro de M83. Pero es­to ya nos ade­lan­ta al­go muy ob­vio, es­te dis­co va a ser al­go nue­vo y pien­sa des­pun­tar de lo he­cho an­te­rior­men­te pe­ro no tan­to cam­biar co­mo evo­lu­cio­nar.

Este dis­co le­jos de acer­car­se a un es­ti­lo tan vio­len­ta­do y shoe­ga­ze co­mo nos tie­ne acos­tum­bra­dos se apro­xi­ma y se de­ja que­rer en ma­yor me­di­da por un me­lo­dio­so pe­ro os­cu­ro dream pop en la li­nea de Cocteau Twins co­mo po­de­mos ver en las fan­tás­ti­cas You Appearing o Skin of the Night. Sin em­bar­go vuel­ve en oca­sio­nes ha­cia el es­ti­lo de Before the Dawn Heals Us co­mo en la ma­ra­vi­llo­sa We Own the Sky, un in­ten­so y ju­gue­tón apo­ca­lip­sis de ins­ti­tu­to. Y esa es la gran pro­me­sa y la gran de­cep­ción, si es que pue­de con­si­de­rar­se co­mo tal, del dis­co, es la con­tra­par­ti­da pue­ril de Before the Dawn Heals Us. El dream pop análo­go al shoe­ga­ze, las me­lo­días pre­ten­di­da­men­te ochen­te­ras y ju­ve­ni­les nos da lu­gar a un es­ti­lo mar­ca­da­men­te ado­les­cen­te, de des­cu­bri­mien­to del mun­do y del spleen, del angst exis­ten­cial. Todo es­to sin re­nun­ciar a su ca­rac­te­rís­ti­ca vio­len­cia que ha­ce que aca­be por ser co­mo si en Sensación de Vivir apa­re­cie­ra de re­pen­te Jason Voorhees ace­chan­do y ase­si­nan­do a sus pro­ta­go­nis­tas. En cual­quier ca­so la com­pa­ra­ción se­ría in­jus­ta. Este es un dis­co in­ten­cio­na­da­men­te ju­ve­nil a pe­sar de guar­dar­se esos tics co­mu­nes en el que aun con to­do, es co­mo una pa­li­za a un va­ga­bun­do por un gru­po de ado­les­cen­tes lo cual, en com­pa­ra­ción con lo ba­llar­dia­no de la pro­pues­ta an­te­rior se que­da un jue­go de críos. Pero no hay que de­jar­se en­ga­ñar, la com­pa­ra­ción es in­ne­ce­sa­ria, Saturdays = Youth es un dis­co muy bue­no y con al­gu­nos hits in­creí­bles a pe­sar de que pa­de­ce de cier­tos pro­ble­mas de ho­mo­ge­nei­dad y de con­ti­nui­dad ade­más de al­gu­nas can­cio­nes alar­ga­das ar­ti­fi­cial­men­te. La la­bor de Gonzalez de ar­queó­lo­go de los 80’s res­pe­tan­do tan­to su pu­re­za per­so­nal co­mo la de sus me­lo­días es en­co­mia­ble y, pa­ra más in­ri, muy dis­fru­ta­ble.

A pos­te­rio­ri de es­te dis­co sa­ca­ron el EP de la ma­ra­vi­llo­sa Own the Sky en la cual en­con­tra­mos su ver­sión re­du­ci­da en la cual va di­rec­ta­men­te al gra­no lo cual lle­ga a ha­cer­la in­clu­so más di­ge­ri­ble y ado­les­cen­te si ca­be. Es cu­rio­so el otro gran hi­to del EP, Je Vous Hais Petites Filles, que se­ría la con­tra­par­ti­da so­lem­ne, ca­si sa­cra, de la pro­pia Own the Sky, co­mo una iró­ni­ca ver­sión ce­les­tial de la mis­ma. Estos mis­mos de­rro­te­ros se­gui­rían en los re­mi­xes de es­ta épo­ca, co­mo en el cu­rio­so re­mix de Shadows de Midnight Juggernauts don­de si­guien­do su pau­ta ha­bi­tual lo lle­va­rían a unos te­rre­nos es­pe­cial­men­te vi­ta­lis­tas ador­na­dos por un pre­cio­so rui­do blan­co. Y su úl­ti­mo re­mix es el des­con­cer­tan­te e in­des­crip­ti­ble re­mix de Rocket Skates de Deftones, can­ción que aca­ba por ha­cer­se una suer­te de M83 ace­le­ra­do, pa­sa­do de ros­ca y pa­sa­do por el fil­tro de Aphex Twin.

Cual se­ra el pró­xi­mo pa­so de Gonzalez con M83 es des­co­no­ci­do pe­ro no pa­re­ce de­ma­sia­do atre­vi­do va­ti­ci­nar una vuel­ta ha­cia los “orí­ge­nes” con un re­gre­so al es­plen­di­do so­ni­do de su obra más re­don­da, Before the Dawn Heals Us. Claro que si nos ate­ne­mos a lo que he­mos es­cu­cha­do en los úl­ti­mos re­mi­xes no se­ría ex­tra­ño que op­ta­ra por una vía más ex­pe­ri­men­tal, qui­zás más elec­tró­ni­ca en la cual sor­pren­der­nos dan­do así, una vez más, una vuel­ta de tuer­ca al pro­pio con­cep­to de M83. Para sa­ber­lo so­lo nos ca­be una co­sa, es­pe­rar.

Sea co­mo fue­re al­go pa­re­ce cla­ro, M83 es el gru­po de Gonzalez y con el es con quien des­pe­go de ver­dad. El que se mue­ve co­mo pez en el agua con la os­cu­ri­dad, las do­sis jus­tas de rui­do blan­co y los trans­mun­dos in­ven­ta­dos que va ori­gi­nan­do con su pro­pia mú­si­ca es el que, fi­nal­men­te, se im­pu­so co­mo al­ma má­ter de M83. Con una se­rie de cons­tan­tes muy de­fi­ni­das y ob­vias y ob­se­sio­na­do con una pers­pec­ti­va del mun­do a su vez ba­llar­dia­na en su vio­len­cia y exis­ten­cia­lis­ta en su an­gus­tia se con­for­ma co­mo un mú­si­co muy os­cu­ro con una arro­lla­do­ra per­so­na­li­dad. Mirando des­de los trans­mun­dos in­ven­ta­dos co­no­ce­rás el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do del do­lor.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someone

2 thoughts on “viaje al centro de M83”

  1. ¡Excelente, Álvaro!
    Me ha gus­ta­do mu­cho, la ver­dad es que me que­dé en Run in­to the flo­wers, pe­ro le­yen­do tu re­view me han da­do ga­nas de es­cu­char más…

    Buen tra­ba­jo, ami­go!

  2. Thank you for any ot­her ex­ce­llent post. The pla­ce el­se could an­yo­ne get that kind of in­for­ma­tion in su­ch a
    per­fect way of wri­ting? I ha­ve a pre­sen­ta­tion next week, and
    I’m at the look for su­ch in­fo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *