De la muerte conocemos sus hábitos. Resumen del especial de Halloween

null

El ser hu­mano es una ra­ra avis en la na­tu­ra­le­za. Incapaz de so­bre­vi­vir por sí mis­mo has­ta pa­sa­dos un buen pu­ña­do de años, ni si­quie­ra ma­du­ra lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ser con­si­de­ra­do adul­to has­ta al­can­zar cer­ca de los vein­te años. Eso es una ab­so­lu­ta ano­ma­lía en la na­tu­ra­le­za. Y tam­bién ex­pli­ca nues­tro rit­mo vi­tal. Que un pro­yec­to so­bre­vi­va seis años se­gui­dos, cre­cien­do ca­da vez, sin de­cli­nar en nin­gún mo­men­to, es una ra­re­za. Para nues­tra des­gra­cia, en nues­tro sép­ti­mo año he­mos te­ni­do que re­ba­jar el rit­mo: es­ta vez el es­pe­cial ha si­do más mo­des­to. Con to­do, es­ta­mos con­ten­tos. Estamos con­ten­tos por­que con­ti­núa, aun­que sea con otro rit­mo, y por­que vol­ve­re­mos el año que vie­ne, quién sa­be con qué há­bi­tos. Porque la vi­da si­gue y la muer­te no exis­te, por­que in­clu­so la muer­te mo­ri­rá cuan­do ya no que­de na­die pa­ra ver­lo.

Sumario:

Especial de Halloween en The Sky Was Pink

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *