el origen del horror se esconde en nuestras entretelas

null

La re‐interpretación de los clá­si­cos mo­der­nos del te­rror es al­go que es­tá de mo­da y ate­rro­ri­za a los fans más que las pro­pias pe­lí­cu­las en sí de lo in­crei­ble­men­te ma­los que tien­den a ser. Por su­pues­to no siem­pre es así y en oca­sio­nes se con­si­guen gran­des nue­vas ver­sio­nes de an­ti­guos clá­si­cos. Y ese es el ca­so de Zombie Zombie re‐interpretando los gran­des clá­si­cos de las BSO’s de John Carpenter.

En es­te Zombie Zombie Plays John Carpenter nos en­con­tra­mos al dúo con­te­ni­do, cal­ma­do, sin gran­des as­pa­vien­tos y con una in­ter­pre­ta­ción que no co­rre los ries­gos de su dis­co de­but. Con un es­ti­lo con­ti­nuis­ta tan­to de su pro­pio krau­trock co­mo el de John Carpenter es más una ac­tua­li­za­ción de los te­mas más que una ver­da­de­ra nue­va in­ter­pre­ta­ción. Pero no nos lle­ve­mos a en­ga­ño, apues­tan por un so­ni­do más am­bien­tal, cós­mi­co in­clu­so, que nos abre la puer­ta a nue­vas in­ter­pre­ta­cio­nes de las can­cio­nes ele­gi­das. Con la nue­va ver­sión del main the­me de Assault on Precinct 13 la pe­lí­cu­la po­dría ha­blar­nos de una in­va­sión ex­tra­te­rres­tre de la cual ape­nas si pue­den con­te­ner ser afec­ta­dos, li­te­ral o me­ta­fó­ri­ca­men­te, los de­fen­so­res de la co­mi­sa­ria del dis­tri­to 13. No im­por­ta que nos con­ta­ra la his­to­ria ori­gi­nal, con es­tas can­cio­nes pa­re­cen ha­blar­nos de pla­nes mi­le­na­rios de se­res más allá de la com­pren­sión que vie­nen a por nues­tro mun­do. Ahora bien, si es­te ai­re lo­ve­craft­niano le sien­ta de fa­bu­la a las más mun­da­nas en­cuen­tra la hor­ma de su za­pa­to en la can­ción de The Ting que que­da des­lu­ci­da y de­ma­sia­do ge­né­ri­ca. Pero sea co­mo fue­re el re­sul­ta­do fi­nal es ex­ce­len­te, apa­bu­llan­te y muy ri­co en su re‐interpretación en cla­ve de ho­rror cós­mi­co.

Mientras John Carpenter nos ha­cía mi­rar den­tro de no­so­tros pa­ra en­con­trar que nues­tros te­rro­res in­ter­nos se han he­cho ver­bo los Zombie Zombie nos pro­po­nen mi­rar ha­cia el es­pa­cio pa­ra en­con­trar que nues­tros te­rro­res se han he­cho dio­ses. Dos vi­sio­nes de mie­dos si­mi­la­res, pro­ba­ble­men­te equi­va­len­tes, que en am­bos ca­sos nos ha­blan del cam­bio inefa­ble. La inevi­ta­bi­li­dad del mal nos al­can­za­rá des­de den­tro (o des­de fue­ra) de nues­tro mun­do.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *