A painter in my mind. Diseccionando «Touch» (el anime) de Mitsuru Adachi (I)

null

A ve­ces la nos­tal­gia tie­ne ra­zón de ser. No siem­pre nos de­ja­mos lle­var por los can­tos de si­re­na, por la me­dio­cri­dad o el signo de los tiem­pos, sino que, muy de vez en cuan­do, co­sas real­men­te pro­di­gio­sas con­si­guen con­quis­tar el co­ra­zón de to­da una ge­ne­ra­ción sin que ello sig­ni­fi­que un de­mé­ri­to pa­ra su pro­pia ca­li­dad. Y si bien eso es una ex­cep­ción, si nor­mal­men­te ga­na el mar­ke­ting o la ex­tra­ña al­qui­mia que es la suer­te o la ca­sua­li­dad, cuan­do ocu­rre hay que qui­tar­le el pol­vo de la nos­tal­gia a aque­llas obras que con­si­guen su­pe­rar la prue­ba del tiem­po de­mos­tran­do que siem­pre fue­ron bri­llan­tes.

Algo así po­dría­mos de­cir de Touch. Adaptación del man­ga de Mitsuru Adachi, to­da­vía hoy con­si­de­ra­do uno de los ani­mes más im­por­tan­tes de la his­to­ria, se emi­tió en España ba­jo el nom­bre de Bateadores y vol­ver a ella es­tá te­ñi­do de una fi­na ca­pa de nos­tal­gia que nos ha­ce pen­sar en la se­rie co­mo en un pro­duc­to me­nor, in­fan­til; un re­fle­jo de lo que fui­mos que na­da tie­ne que ver con la se­rie­dad y pro­fun­di­dad que ha al­can­za­do la te­le­vi­sión, ani­me in­clui­do, hoy en día.

null

Salvo por­que eso es men­ti­ra. Ni Touch es «una se­rie pa­ra ni­ños», ya que es­ta­ba y si­gue en la van­guar­dia de la ani­ma­ción, ni «vi­vi­mos en la edad de oro de la te­le­vi­sión», pues siem­pre han exis­ti­do se­ries con fuer­te car­ga na­rra­ti­va. Sólo que aho­ra los de­par­ta­men­tos de mar­ke­ting in­vier­ten más di­ne­ro en la te­le­vi­sión.

Touch nos na­rra la his­to­ria de dos fa­mi­lias, los Uesugi y los Asakura, que tie­nen res­pec­ti­va­men­te un par de ge­me­los y una hi­ja: Tatsuya y Kazuya, dos chi­cos, por par­te de los Uesugi; Minami, una chi­ca, por par­te de los Asakura. Si ade­más su­ma­mos que los tres na­cie­ron más o me­nos al mis­mo tiem­po, que la ma­dre de Minami mu­rió en al­gún mo­men­to del pa­sa­do y que de ni­ños se com­por­ta­ban co­mo au­tén­ti­cos de­mo­nios —has­ta el pun­to de que, no sin ra­zón, am­bas fa­mi­lias de­ci­den unir sus jar­di­nes pa­ra po­der edi­fi­car un pe­que­ño edi­fi­cio en­tre am­bas ca­sas don­de pue­dan pa­sar­se to­do el día ju­gan­do sin mo­les­tar — , te­ne­mos to­das las cla­ves pa­ra la his­to­ria: se com­por­tan co­mo her­ma­nos, pe­ro só­lo dos de ellos lo son. Y co­mo di­ce el pro­pio Tatsuya, que ejer­ce de na­rra­dor en las po­cas es­ce­nas ex­tra­die­gé­ti­cas den­tro de la se­rie, al lle­gar a ado­les­cen­tes se die­ron cuen­ta que uno de los tres era una chi­ca.

Aunque po­dría pa­sar per­fec­ta­men­te por ser una más de las mu­chas se­ries de ro­man­ces ado­les­cen­tes con de­por­te de fon­do, Touch es bas­tan­te más com­ple­ja que eso. Para em­pe­zar, a cau­sa de los ge­me­los. A pe­sar de que son fí­si­ca­men­te idén­ti­cos, di­fe­ren­cián­do­se só­lo por el pei­na­do —rec­to y re­cor­ta­do en el ca­so de Kazuya, es­ca­lo­na­do y re­vuel­to en el ca­so de Tatsuya —, en per­so­na­li­dad, sin ser an­ti­té­ti­cos, no guar­dan nin­gu­na re­la­ción: Kazuya es se­rio, con­fia­ble y tra­ba­ja­dor, lo cual le ha­ce ser el pit­cher del equi­po de ba­se­ball que les lle­va­ra a la fi­nal de la li­ga, mien­tras que Tatsuya es un tricks­ter de­ma­sia­do va­go co­mo pa­ra es­for­zar­se en na­da, al­guien con po­ten­cial que no tie­ne in­te­rés al­guno en ex­plo­tar­lo. Eso ha­ce que Kazuya sea cons­tan­te­men­te es­po­lea­do por to­dos, in­clui­da Minami, sien­do con­si­de­ra­dos la pa­re­ja per­fec­ta. Algo que mo­les­ta a Tatsuya en cier­to gra­do, que ni es po­pu­lar ni pa­re­ce te­ner el res­pe­to o ca­ri­ño de na­die de cuan­tos le ro­dean, pe­ro en lo que no se en­tro­me­te en nin­gún mo­men­to: pre­fie­re ver­lo to­do des­de la ba­rre­ra, ya que es de­ma­sia­do va­go pa­ra ha­cer na­da al res­pec­to.

Salvo por­que no es eso en ab­so­lu­to. Touch es una se­rie de en­ga­ños, re­fle­jos, gi­ros na­rra­ti­vos. Toda una pa­no­plia de es­tra­te­gias no pa­ra con­fun­dir­nos, sino pa­ra mos­trar­nos las con­tra­dic­cio­nes in­ter­nas de unas per­so­nas que no se re­ve­lan tal y co­mo son de en­tra­da.

null

A lo lar­go de sus pri­me­ros vein­ti­sie­te epi­so­dios ve­mos có­mo to­do se desa­rro­lla de tal mo­do que, una vez asen­ta­da la tram­pa de las fal­sas con­cep­cio­nes —en su­ma, ha­cer­nos creer que los per­so­na­jes son ar­que­ti­pos sin ma­yor pro­fun­di­dad; per­so­na­jes, no per­so­nas — , to­do va en­ca­mi­nán­do­se ha­cia otro te­rreno di­fe­ren­te. Ambos her­ma­nos es­tán enamo­ra­dos de Minami, pe­ro ni Kazuya es un ge­nio del ba­se­ball co­mo to­dos creen ni Tatsuya es sim­ple­men­te va­go. Tatsuya ha si­do siem­pre el ge­nio, el ca­paz de ha­cer­lo to­do bien, mien­tras que Kazuya iba siem­pre a re­bu­fo, pe­ro es­for­zán­do­se mu­cho; mien­tras que el her­mano ma­yor de­jó de es­for­zar­se pa­ra no ha­cer da­ño a los de­más, su her­mano se es­for­zó has­ta el lí­mi­te pa­ra po­der es­tar a su al­tu­ra. Algo que ja­más lo­gra­rá.

Es en ese jue­go de ten­sio­nes don­de se di­lu­ci­da la his­to­ria. Minami es­tá enamo­ra­da de Tatsuya, pe­ro mues­tra su apo­yo ha­cia Kazuya por­que es el que ne­ce­si­ta es­for­zar­se pa­ra es­tar don­de es­tá; Kazuya es el pro­to­ti­po de buen chi­co ba­jo los cá­no­nes pa­ter­nos, pe­ro con­ci­be to­do en tér­mi­nos com­pe­ti­ti­vos, ga­nar o per­der, sin te­ner en con­si­de­ra­ción los sen­ti­mien­tos aje­nos. Y lo mis­mo va pa­ra los pa­dres. Incluso si pa­re­cen sen­tir mu­cho más afec­to por el her­mano pe­que­ño (has­ta el pun­to de ha­cer­se odio­sos en al­gún mo­men­to), ja­más du­dan de él o creen que es­té por de­ba­jo de su her­mano.

Toda la pri­me­ra tem­po­ra­da de Touch es un bai­le de más­ca­ras. Descubrir qué pien­san o sien­ten en ver­dad los per­so­na­jes es lo más im­por­tan­te, con el ba­se­ball co­mo te­lón de fon­do sin ma­yor im­por­tan­cia —que co­bra im­por­tan­cia al fi­nal de la tem­po­ra­da, pe­ro es­pe­cial­men­te a par­tir de la se­gun­da — , pa­ra aca­bar en un gi­ro que lo cam­bio to­do.

Aquí no ca­be la nos­tal­gia. Ni la mú­si­ca ni el di­bu­jo ni la for­ma de ani­ma­ción nos re­mi­ten a otra épo­ca (al me­nos, que po­da­mos iden­ti­fi­car co­mo fa­mi­liar sal­vo que sea­mos ja­po­ne­ses), por lo cual no ca­be ex­cu­sa al­gu­na pa­ra de­fen­der la se­rie más allá de sus mé­ri­tos na­rra­ti­vos. Y esos, du­ran­te su pri­me­ra tem­po­ra­da, so­bre­pa­san am­plia­men­te lo in­dis­cu­ti­ble.

One thought on “A painter in my mind. Diseccionando «Touch» (el anime) de Mitsuru Adachi (I)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *