My Little Wish. Diseccionando «Touch» (el anime) de Mitsuru Adachi (II)

null

Para quien no lo ha­ya he­cho aún, se pue­de leer la pri­me­ra par­te de es­te ar­tícu­lo tal que aquí.

Cómo su­pe­rar una pér­di­da cam­bia de per­so­na en per­so­na. Existen quie­nes ne­ce­si­tan abra­zar la tris­te­za, quie­nes ne­ce­si­tan eva­dir­se e, in­clu­so si no es el mo­do más sa­lu­da­ble, quie­nes ne­ce­si­tan au­to­des­truir­se pa­ra po­der vol­ver a re­sur­gir de sus ce­ni­zas. A fin de cuen­tas, no ve­ni­mos con un ma­nual de­ba­jo del bra­zo que nos di­ga có­mo ac­tuar cuan­do nues­tra vi­da se vie­ne aba­jo.

Kazuya mu­rió en un ac­ci­den­te al fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da de Touch. Nadie pu­do ha­cer na­da por evi­tar­lo. No hu­bo cul­pa­bles. Ni si­quie­ra hu­bo ra­zón al­gu­na —ra­zón en el mun­do de Touch, al me­nos — , por­que la vi­da a ve­ces es eso: pér­di­das sin mo­ti­vo al­guno. Era un día cual­quie­ra, era un día im­por­tan­te ca­ra a la fi­nal que po­dría lle­var­le a él y a su equi­po al kos­hien (el tor­neo na­cio­nal de ba­se­ball en­tre ins­ti­tu­tos), pe­ro se mu­rió por el ca­mino. Murió por el ca­mino y na­die lo su­po has­ta que aca­bó la fi­nal por­que Tetsuya no qui­so que na­die que no fue­ran sus pa­dres tu­vie­ran que cen­trar­se en al­go que no fue­ra el par­ti­do. El par­ti­do por el que, en cier­to sen­ti­do, su her­mano dio la vi­da.

null

Toda la se­gun­da tem­po­ra­da ex­plo­ra las con­se­cuen­cias (in)directas de ese su­ce­so. No só­lo en los per­so­na­jes prin­ci­pa­les, sino en to­do el pue­blo. De ahí que la pri­me­ra mi­tad de la tem­po­ra­da se cen­tre en mos­trar­nos el pul­so vi­tal de la co­mu­ni­dad: Kazuya era el gol­den boy, la úni­ca per­so­na im­por­tan­te que ha­bía sur­gi­do en el ba­rrio en mu­cho tiem­po, y su pér­di­da, más que una tra­ge­dia fa­mi­liar, es una tra­ge­dia co­lec­ti­va. Con él se pier­de no só­lo la vi­da de un jo­ven o un pit­cher de ta­len­to, sino la po­si­bi­li­dad de que to­do Japón cen­tre su aten­ción en el ba­rrio. Que al­guien na­ci­do allí sea tan sig­ni­fi­ca­ti­vo y es­pe­cial que ha­ga sen­tir del mis­mo mo­do a to­dos sus con­ve­ci­nos.

A par­tir de esa pre­mi­sa se ar­ti­cu­lan to­dos los con­flic­tos que ocu­rren en la tem­po­ra­da. Con el equi­po de ba­se­ball del ins­ti­tu­to caí­do en des­gra­cia, ya que no tie­nen ca­pa­ci­dad real pa­ra ga­nar una vez des­apa­re­cen de la ecua­ción Tetsuya y los ju­ga­do­res de ter­cer año, es ne­ce­sa­rio en­con­trar un nue­vo ído­lo pa­ra el pue­blo, si es que eso es po­si­ble. Y ese ído­lo lo en­cuen­tran en el per­so­na­je que, has­ta el mo­men­to, ha­bía que­da­do en un su­til se­gun­do plano só­lo co­mo epi­to­me de la fe­mi­ni­dad, la be­lle­za y la res­pon­sa­bi­li­dad. Hablamos, co­mo no po­dría ser de otro mo­do, de Minami.

A pe­ti­ción de una com­pa­ñe­ra de cla­se, Minami de­ci­de cu­brir un hue­co en la com­pe­ti­ción in­ter­es­co­lar de gim­na­sia. Dada su com­bi­na­ción de ex­tre­ma com­bi­na­ción, ta­len­to na­tu­ral y be­lle­za, a pe­sar de no ga­nar, si con­si­gue pa­sar a la si­guien­te fa­se y ha­cer que la pren­sa lo­cal se fi­je en ella co­mo the next big thing. Y con ello co­mien­za el con­flic­to.

Tetsuya, to­da­vía en pro­ce­so de due­lo, se ve in­mer­so en un pro­fun­do con­flic­to in­terno con dos la­dos: por un ladoMinami, de quien es­tá enamo­ra­do, co­mo lo es­ta­ba su her­mano; por otro la­do el ba­se­ball, pa­ra el cual tie­ne ta­len­to, co­mo lo te­nía su her­mano. El pro­ble­ma ra­di­ca en que Tetsuya siem­pre es­tu­vo por de­lan­te de Kazuya. Tanto en el ta­len­to co­mo en el amor. De ahí que si la cul­pa le im­pi­dió se­guir prac­ti­can­do ba­se­ball, de­jan­do que él fue­ra la es­tre­lla, aho­ra se en­cuen­tra con las con­se­cuen­cias ló­gi­cas de una vi­da pe­re­zo­sa: in­clu­so con un ta­len­to des­pro­por­cio­na­do no pa­sa de ser un ju­ga­dor me­dia­na­men­te bueno. Y eso se hi­la con la cul­pa. Se sien­te cul­pa­ble por la muer­te de su her­mano, por­que no pu­die­ran ga­nar el tor­neo el año an­te­rior, por lo cual se po­ne en la si­tua­ción de ne­ce­si­tar ser el me­jor pit­cher po­si­ble pa­ra de­vol­ver no só­lo a Minami, sino a to­do el co­le­gio y el ba­rrio, aque­llo que per­die­ron cuan­do mu­rió su her­mano: la po­si­bi­li­dad de lle­gar al kos­hien. Y con ello, cum­plir el sue­ño de Kazuya de lle­var a Minami al tor­neo.

El pro­ble­ma es que el amor es un ca­ta­li­za­dor po­ten­te. Mientras ella de­ci­de cen­trar­se en las prác­ti­cas de gim­na­sia pa­ra su­pe­rar la pér­di­da, no per­mi­tién­do­se dis­traer­se ni un ins­tan­te, él de­ci­de cen­trar­se en las prác­ti­cas de ba­se­ball pa­ra de­vol­ver aque­llo que sien­te arre­ba­to a los de­más, en­con­trán­do­se an­te un mu­ro im­po­si­ble de re­ba­sar. Tanto en un plano fí­si­co co­mo men­tal. Tetsuya siem­pre se re­fre­nó pa­ra per­mi­tir bri­llar a su her­mano, mien­tras que Minami siem­pre se es­for­zó al má­xi­mo: mien­tras que a él le mue­ve la cul­pa, a ella le mue­ve su for­ma de ser. Parece lo mis­mo, pe­ro no lo es. Donde pa­ra ella es só­lo ha­cer lo que ha he­cho siem­pre, pa­ra él es in­ten­tar re­co­ger el tes­ti­go de su her­mano.

null

Ese an­ta­go­nis­mo ló­gi­co es el que sos­tie­ne to­da la tem­po­ra­da. Aunque com­par­ten el mo­do de lle­var el lu­to, la di­fe­ren­cia es de ca­rác­ter: am­bos tie­nen ta­len­to y gra­cia na­tu­ral pa­ra los de­por­tes, pe­ro la ten­sión psi­co­ló­gi­ca que so­por­tan es de di­fe­ren­te or­den. Ella es­tá in­ten­tan­do es­qui­var el pro­ble­ma, fin­gien­do que no ocu­rre na­da, mien­tras él es­tá abra­zan­do el pro­ble­ma, no pu­dien­do pa­sar pá­gi­na has­ta que con­si­ga re­pa­rar su deu­da.

Eso ex­pli­ca tam­bién có­mo se de­fi­nen la re­la­ción de to­dos los per­so­na­jes se­cun­da­rios. Dado el cis­ma exis­ten­te en­tre am­bos pro­ta­go­nis­tas apa­re­cen nue­vos pre­ten­dien­tes que, si bien no tie­nen po­si­bi­li­da­des con ellos, per­mi­ten que su re­la­ción no se en­fríe nun­ca al man­te­ner­los en un es­ta­do per­ma­nen­te de ce­los —tal vez más evi­den­tes en Tetsuya, pe­ro no me­nos in­ten­sos en al­gu­nas de las reac­cio­nes de Minami — , ade­más de nue­vas re­la­cio­nes, co­mo es el ca­so de Kōtarō Matsudaira —que pa­sa de odiar a Tetsuya a in­ten­tar con­ver­tir­lo en Kazuya y, só­lo al fi­nal de la tem­po­ra­da, acep­tar­lo tal y co­mo es — , ha­cien­do que to­do flu­ya de for­ma na­tu­ral en un cons­tan­te vai­vén emo­cio­nal.

Eso no qui­ta pa­ra que la se­rie mues­tre tam­bién al­gu­nos pe­que­ños pro­ble­mas. Algunas de sus sub­tra­mas se re­pi­ten en ex­ce­so y otras se abren y cie­rran tan rá­pi­do que di­fí­cil­men­te pue­den te­ner im­pac­to emo­cio­nal al­guno, pe­ro eso se pue­de per­do­nar te­nien­do en cuen­ta el am­plí­si­mo plan­tel de per­so­na­jes re­le­van­tes que hay en la his­to­ria. Tantos que se­ría im­po­si­ble nom­brar­los a to­dos. Todos de­fi­ni­dos, en cual­quier ca­so, por los mis­mos atri­bu­tos: la cul­pa, los ce­los, la an­gus­tia de sa­ber­se juz­ga­dos por una so­cie­dad que les exi­ge re­sul­ta­dos. En su­ma, per­so­nas, no per­so­na­jes.

Con la ter­ce­ra tem­po­ra­da en­tra en jue­go un nue­vo en­tre­na­dor, un Tetsuya que co­mien­za a ha­cer­se al en­tre­na­mien­to y una Minami con po­ten­cial pa­ra con­ver­tir­se no só­lo en una gim­nas­ta de ni­vel na­cio­nal, sino tam­bién en al­go más. Con to­da la pro­ble­má­ti­ca aso­cia­da que ello con­lle­va.

Y en­ton­ces, ¿el ba­se­ball? Muy bien, gra­cias. Sigue ahí, ca­da vez más pre­sen­te, pe­ro nun­ca pi­san­do el te­rreno del dra­ma que tan­to y tan bien cul­ti­va la se­rie en­tre par­ti­do y par­ti­do, que ca­da vez se su­ce­den an­tes. Está, se le es­pe­ra, pe­ro to­da­vía es­tá ca­len­tan­do. Pues si la pri­me­ra tem­po­ra­da ce­rra­ba con una se­rie de par­ti­dos ejem­pla­res, epi­to­mes de la ten­sión en tan­to el equi­po era ab­so­lu­ta­men­te de­pen­dien­te de Kazuya, la se­gun­da desa­rro­lla otra se­rie de par­ti­dos don­de la ten­sión se ge­ne­ra por el due­lo, al me­nos en do­ble sen­ti­do: el due­lo por Kazuya, que da a en­ten­der que es im­po­si­ble que lle­guen al kos­hien, pe­ro que de­ben ha­cer­lo por él; pe­ro tam­bién el due­lo con­tra Kazuya, pues Tetsuya ne­ce­si­ta de­mos­trar que pue­de ser tan bueno co­mo su her­mano. Que pue­de no só­lo sus­ti­tuir­lo, sino tam­bién cum­plir su úni­co de­seo en la vi­da. Y al ha­cer­lo, de­mos­trar que el sue­ño del kos­hien, y la po­si­bi­li­dad de lle­var a Minami con­si­go has­ta aquel, to­da­vía es po­si­ble. Incluso si es a tra­vés de un ava­tar, no de su pro­pia mano.

Hasta aquí lle­ga la se­gun­da tem­po­ra­da de Touch. Veintiocho epi­so­dios que bai­lan ba­jo el con­cep­to ori­gi­na­do en un gi­ro de guión ca­paz de tras­to­car la vi­da en­te­ra de to­dos sus in­vo­lu­cra­dos. Y que se­gui­rá te­nien­do efec­tos. Porque el due­lo no aca­ba cuan­do nos so­bre­po­ne­mos a la muer­te, sino cuan­do nos mar­ca tan pro­fun­do que ya nun­ca po­de­mos vol­ver a ser los que éra­mos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *