Pietas. Breve nota sobre «Calvary» de John Michael McDonagh

null

El cris­tia­nis­mo es la re­li­gión de la cul­pa. Aunque hu­bo una épo­ca en la que lo fue del per­dón, de la pie­dad —acep­tar el do­lor del otro co­mo si fue­ra nues­tro, abra­zar al pe­ca­dor por su su­fri­mien­to in­clu­so si no po­de­mos com­pren­der­lo — , con el tiem­po fue es­co­ran­do pe­li­gro­sa­men­te ha­cia la cul­pa. No im­por­ta­ba el arre­pen­ti­mien­to o la vir­tud o la re­fle­xión so­bre la pro­pia cul­pa, sino el jui­cio con­de­na­to­rio que con­lle­va­ba cual­quier ac­to po­si­ble; la exis­ten­cia de­ve­ni­da en cal­va­rio, in­fierno te­rre­nal, im­po­si­bi­li­dad fác­ti­ca de en­con­trar un sen­ti­do que no sea el do­lor sin nin­gu­na cla­se de re­den­ción po­si­ble: la vi­da se con­vir­tió no só­lo en un va­lle de lá­gri­mas, sino tam­bién en un es­pa­cio ca­ren­te de cual­quier cla­se de em­pa­tía en­tre per­so­nas. La de­ri­va re­li­gio­sa te­nía un com­po­nen­te po­lí­ti­co. Con ello la igle­sia cris­tia­na lo­gró ser una de las ma­yo­res fuer­zas vi­vas de la his­to­ria, ya que al con­de­nar al su­fri­mien­to cons­tan­te a mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas du­ran­te to­da la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad muy po­cos se­rían los que cues­tio­na­rían su si­tua­ción.

Incluso si no so­mos cris­tia­nos, cul­tu­ral­men­te es­ta­mos con­di­cio­na­dos por los re­ta­zos de un cris­tia­nis­mo he­re­da­do. Nuestra vi­da es­tá me­dia­da por la cul­pa. Damos por he­cho la exis­ten­cia del bien y del mal, que son fá­cil­men­te dis­cer­ni­bles, que si los de­más (o no­so­tros mis­mos) no so­mos ca­pa­ces de evi­tar­lo es por­que el mal ha anida­do siem­pre en el in­te­rior del hom­bre; se ha re­nun­cia­do a la mís­ti­ca per­so­nal, a la creen­cia fle­xi­ble que só­lo pue­de na­cer de una re­fle­xión cons­tan­te. Damos por he­cho que el hom­bre es mal­va­do por na­tu­ra­le­za. No sen­ti­mos pie­dad por el otro por­que cree­mos com­pren­der­lo, cree­mos que sus ac­tos son mal­va­dos por­que no­so­tros mis­mos nos sen­ti­mos mal­va­dos; ca­re­ce­mos de pers­pec­ti­va, por­que la cul­pa nos con­su­me des­de den­tro.

null

¿Significa eso que el cris­tia­nis­mo sea una ideo­lo­gía per­ni­cio­sa? En ab­so­lu­to. Sólo se­gui­mos aque­llo que nos dic­ta: amar al pró­ji­mo co­mo a uno mis­mo. En tan­to nos odia­mos por pe­ca­do­res, odia­mos a los de­más co­mo nos odia­mos a no­so­tros mis­mos. No exis­te la po­si­bi­li­dad del per­dón, de que los ac­tos que no po­de­mos com­pren­der no sean ni bue­nos ni ma­los, sino que to­do ac­to es, ne­ce­sa­ria­men­te, fru­to de un co­no­ci­mien­to del mal que se de­ci­de abra­zar li­bre­men­te. Aunque eso nun­ca sea tan sen­ci­llo.

Aquel hom­bre bueno que re­fle­xio­na, que no juz­ga sino que in­ten­ta guiar, aun sien­do cons­cien­te de que él mis­mo no tie­ne to­das las res­pues­tas po­si­bles, no pue­de ha­cer na­da. Nada, sal­vo mo­rir por nues­tros pe­ca­dos. No tan­to por­que nues­tros pe­ca­dos sean im­per­do­na­bles co­mo por­que so­mos in­ca­pa­ces de per­do­nar­nos a no­so­tros mis­mos; odia­mos al pró­ji­mo tan­to co­mo odia­mos mi­rar­nos en el es­pe­jo, ya que lle­van dos mi­le­nios exi­gién­do­nos que nos odie­mos, que nos vea­mos co­mo pe­ca­do­res que ac­túan mal a sa­bien­das de es­tar ha­cién­do­lo: «si no ha­ces bien las co­sas es por­que no te es­fuer­zas lo su­fi­cien­te» —re­pi­ten co­mo un man­tra el cris­tia­nis­mo ecle­siás­ti­co acom­pa­ña­do del ca­pi­ta­lis­mo neo­li­be­ral mien­tras nos aplas­tan la tra­quea. No nos de­jan res­pi­rar, pe­ro nos di­cen que no que­re­mos res­pi­rar.

Entonces lle­gó John Michael McDonagh con Calvary pa­ra mos­trar­nos ha­cia don­de nos lle­va la cul­pa, la au­sen­cia de pie­dad: a ma­tar al úni­co hom­bre bueno del mun­do por el me­ro he­cho de ser­lo. Porque no po­de­mos com­pren­der­lo y no sa­be­mos per­do­nar lo que cree­mos com­pren­der in­clu­so si no es cier­to. Amén.

2 thoughts on “Pietas. Breve nota sobre «Calvary» de John Michael McDonagh”

  1. Ya sa­lio el fas­cis­ta o so­cia­lis­ta que lle­vas den­tro: el ca­pi­ta­lis­mo es la for­ma eco­no­mi­ca de la de­mo­cra­cia, y só­lo los fa­cha­rro­jos y los fas­cis­tas lo con­de­nan. A los que ha­blan con­tra el ca­pi­ta­lis­mo les va la dic­ta­du­ra cri­mi­nal cu­ba­na o la ve­ne­zo­la­na o la chi­na

  2. Al igual que acla­ro en el ar­tícu­lo que no con­deno al cris­tia­nis­mo, sino lo que se ha he­cho con el cris­tia­nis­mo, cuan­do aña­do «neo­li­be­ral» des­pués de la pa­la­bra «ca­pi­ta­lis­mo» es por­que no con­deno el ca­pi­ta­lis­mo, sino lo que se ha he­cho con el ca­pi­ta­lis­mo. Por lo de­más, lo ri­dícu­lo de po­ner al mis­mo ni­vel fas­cis­mo y so­cia­lis­mo —lo cual di­ce más de us­ted que de mí, en úl­ti­mo tér­mino — , me ha­ce reír es­pe­cial­men­te cuan­do me ha­bla de China, Venezuela o Cuba, lu­ga­res con re­gí­me­nes con los que no sim­pa­ti­zo ideo­ló­gi­ca­men­te. La pró­xi­ma vez pro­cu­re si ya no en­ten­der me­jor lo que lee, al me­nos sí no es­cu­dar­se de­trás de lu­ga­res co­mu­nes. Al me­nos en es­ta san­ta ca­sa.

    Un sa­lu­do y gra­cias por su co­men­ta­rio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *