Black Mirror en su propio reflejo (VI). «Hated in the Nation», sodomizados por los binarismos

null

Internet es la tie­rra li­bre de pe­ca­do. El pa­raí­so. El mun­do más allá del mun­do don­de na­da ni na­die ha co­me­ti­do ja­más un des­liz, juz­gan­do de for­ma con­tun­den­te e in­cruen­ta cual­quier mí­ni­mo error que pue­da co­me­ter el pró­ji­mo. Si co­mo di­jo aquel «el que es­té li­bre de pe­ca­do, que ti­ré la pri­me­ra pie­dra», en­ton­ces las re­des so­cia­les de­ben es­tar lle­nas de san­tos lla­ma­dos a ejer­cer mi­la­gros por to­da la tie­rra in­clu­so más allá de la muer­te de sus iden­ti­da­des di­gi­ta­les.

Pero eso no tie­ne na­da de nue­vo. En to­da épo­ca ha exis­ti­do la fi­gu­ra de la tur­ba, la agru­pa­ción de per­so­nas que, ba­jo un le­ma co­mún, se aú­nan pa­ra di­la­pi­dar al pró­ji­mo. ¿Y ha­cia don­de se di­ri­ge la tur­ba? Hacia el ob­je­ti­vo. Hacia el dé­bil. Hacia quien sien­ten que pue­den de­rri­bar, por la fuer­za mis­ma de la mul­ti­tud, sin te­ner en cuen­ta las con­se­cuen­cias de sus ac­tos. A fin de cuen­tas, quien se su­ma a la tur­ba, es por­que cree que la in­te­li­gen­cia de la ma­yo­ría no pue­de errar; si to­dos pien­san de la mis­ma ma­ne­ra, ¿có­mo po­dría ser que es­tén equi­vo­ca­dos? O peor aún, si to­dos pien­san de la mis­ma ma­ne­ra, ¿no se­ré yo el pró­xi­mo ob­je­ti­vo si me nie­go a su­mar­me al en­tu­sias­mo ge­ne­ra­li­za­do? Internet no ha crea­do la mi­se­ria mo­ral, só­lo ha am­pli­fi­ca­do la vie­ja cos­tum­bre del lin­cha­mien­to.

Charlie Brooker lo sa­be. No por na­da, es un op­ti­mis­ta al cual el mun­do in­sis­te en pe­gar­le de pu­ñe­ta­zos en la ca­ra. Por eso Hated in the Nation, le­jos de ser una oda tec­nó­fo­ba, es, al mis­mo tiem­po, una bri­llan­te re­fle­xión so­bre los lí­mi­tes de la opi­nión y so­bre los lí­mi­tes de la iden­ti­dad. En otras pa­la­bras, es una re­fle­xión po­lí­ti­ca.

null

Reflexión, que no sá­ti­ra. Donde nos he­mos acos­tum­bra­do que de po­lí­ti­ca siem­pre se ha­bla en tono jo­co­so o gran­di­lo­cuen­te, sin con­ce­bir un pun­to me­dio don­de se pue­da abor­dar des­de el cam­po de ba­ta­lla sin ren­dir­le plei­te­sía —ya que, in­cli­nar­se an­te la po­lí­ti­ca, es acep­tar una in­vio­la­bi­li­dad de la mis­ma que per­mi­te, por ejem­plo, cri­mi­na­li­zar ma­ni­fes­ta­cio­nes fren­te al con­gre­so — , Brooker de­ci­de cal­zar­se las bo­tas pa­ra no ser ni so­lem­ne ni sa­tí­ri­co. Incluso si es se­rio y hu­mo­rís­ti­co. Porque el úl­ti­mo epi­so­dio de la ter­ce­ra tem­po­ra­da es, por un buen mo­ti­vo, un pro­ce­di­men­tal que nos per­mi­te en­tre­ver la ló­gi­ca de la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea.

Para en­ten­der la ra­zón ha­bría que en­ten­der que el epi­so­dio se cir­cuns­cri­be en un cons­tan­te jue­go de po­la­ri­za­ción. De os­ci­la­ción en­tre dos po­los opues­tos. Ese jue­go es evi­den­te en el eje cen­tral del epi­so­dio — Karin Parke, la re­ti­cen­te an­te la tec­no­lo­gía, tie­ne por com­pa­ñe­ra a Blue, la ex­fo­ren­se tec­no­ló­gi­ca, del mis­mo mo­do que de­trás del vi­llano apa­ren­te, la tur­ba de Internet, hay otro vi­llano, Garrett Scholes—, pe­ro es­tá ahí en to­dos los ni­ve­les. Internet vs. «Mundo real». Corporaciones vs. Gente de a pie. Gobiernos vs. Ciudadanos. Todo al fi­nal se aca­ba ar­ti­cu­lan­do en una es­pe­sa red de re­la­cio­nes en la que exis­te siem­pre una opo­si­ción bi­na­ria en la cual, de al­gún mo­do, to­dos los in­vo­lu­cra­dos aca­ban cum­plien­do el pa­pel que el es­pec­ta­dor es­pe­ra de ellos.

Pero no es eso. O no só­lo. Es tam­bién un su­til ca­ba­llo de tro­ya con el que Brooker quie­re re­fle­xio­nar so­bre los lí­mi­tes de la iden­ti­dad. De la opi­nión. De qué so­mos, cuán­do lo so­mos y por qué. Porque, si to­dos ves­ti­mos más­ca­ras, ¿es nues­tra opi­nión lo que de­fi­ne nues­tra iden­ti­dad?

Ahí re­si­de el ver­da­de­ro nú­cleo del epi­so­dio. En la im­po­si­bi­li­dad de ar­ti­cu­lar un dis­cur­so bi­na­rio. Todo cuan­to ocu­rre pa­re­ce dar­se por pu­ro ac­to de con­tra­po­si­ción, pe­ro lo es só­lo en la me­di­da que que­ra­mos ver­lo así. Karin Parke no es tec­nó­fo­ba co­mo Blue no es tec­nó­fi­la; la tur­ba de Internet son víc­ti­mas y cul­pa­bles de va­rios ase­si­na­tos co­mo Garrett Scholes es quien crea las he­rra­mien­tas pa­ra pro­vo­car va­rios ase­si­na­tos que des­pués usa co­mo coar­ta­da mo­ral pa­ra ase­si­nar a quie­nes usa­ron esa he­rra­mien­ta; Internet se ca­mu­fla en el mun­do real, las cor­po­ra­cio­nes tra­ba­jan pa­ra el go­bierno y los ciu­da­da­nos no se que­jan. Si que­re­mos creer que aquí hay al­gu­na cla­se de bi­na­ris­mo chus­co de pa­tio de co­le­gio, nos he­mos equi­vo­ca­do de his­to­ria.

null

Et voi­là! Aquello que pa­re­cía un me­ro ex­ploit al es­ti­lo de los po­li­cia­cos de la BBC, es­té­ti­ca in­clui­da —al­go que, por des­gra­cia, aca­ba lus­tran­do su ex­ce­len­te guión — , se con­vier­te en una re­fle­xión so­bre los lí­mi­tes del con­trol.

¿Y por qué del con­trol? Porque los lí­mi­tes que se des­di­bu­jan son los lí­mi­tes mis­mos. La po­si­bi­li­dad de con­tro­lar los lí­mi­tes. De crear ta­xo­no­mías. Porque una mu­jer res­pon­sa­ble, con un buen tra­ba­jo y que ja­más ha­ría da­ño a na­die, cree ló­gi­co ame­na­zar de muer­te a al­guien, por­que lo que ocu­rre en Internet no es de ver­dad, des­do­blán­do­se, en apa­rien­cia, en dos per­so­nas dis­tin­tas: la mu­jer res­pon­sa­ble y la psi­có­pa­ta pe­li­gro­sa. Pero no es cier­to. Esa per­so­na es la mis­ma per­so­na en Internet y en el mal lla­ma­do mun­do real. Y en ese ges­to, en esa im­po­si­bi­li­dad de re­con­ci­liar am­bas imá­ge­nes de la mis­ma per­so­na, sal­ta por los ai­res to­da po­si­bi­li­dad de cla­si­fi­car to­do en fac­to­res bi­na­rios.

Izquierda o de­re­cha. Luz u os­cu­ri­dad. Hombre o mu­jer. Cielo o tie­rra. Realidad o fic­ción. Todo bi­na­ris­mos pues­tos en cues­tión, vio­la­dos de for­ma in­mi­se­ri­cor­de por las me­jo­res men­tes de nues­tra épo­ca, pe­ro que no­so­tros se­gui­mos usan­do has­ta el ri­dícu­lo pa­ra in­ten­tar crear un or­den inexis­ten­te. Una sim­pli­fi­ca­ción del mun­do que só­lo sir­ve pa­ra la­ce­rar nues­tras iden­ti­da­des.

Por ex­ten­sión, no tra­ta de Internet. Trata de lo que ocu­rre cuan­do se jun­tan la su­fi­cien­te can­ti­dad de per­so­nas co­mo pa­ra que des­hu­ma­ni­zar al otro no ten­ga con­se­cuen­cias. A fin de cuen­tas, ¿la­pi­dar a al­guien vía Internet por­que ha he­cho al­go que no nos gus­ta no es una for­ma co­mo otra cual­quie­ra de bull­ying? La men­ta­li­dad de ma­tón de co­le­gio, esa for­ma de pen­sar que se es­cu­da en el «él sa­be que es­toy bro­mean­do» pa­ra ocul­tar una ab­so­lu­ta au­sen­cia de em­pa­tía ha­cia el otro, ha­cia el que es di­fe­ren­te, en Internet al­can­za una nue­va di­men­sión. Una for­ma más re­fi­na­da y pu­ra de que, quie­nes se creen po­pu­la­res —o pue­den ge­ne­rar una coar­ta­da de po­pu­la­ri­dad — , pue­dan ge­ne­rar lin­cha­mien­tos pú­bli­cos que otros más dé­bi­les se­gui­rán a pies jun­ti­llas.

De nue­vo: po­pu­lar vs. Impopular. Otro dua­lis­mo. Otra ta­xo­no­mía. Y mien­tras no sal­ta por los ai­res, mien­tras exis­te la idea de «yo es­toy en un gra­do evo­lu­ti­vo su­pe­rior a ti», to­do si­gue igual. Todo si­gue en la per­fec­ta cir­cu­la­ri­dad an­gus­tio­sa de un mun­do he­cho pa­ra el mal­tra­to.

Entonces, ¿dón­de que­da la po­lí­ti­ca? Soterrada, en el men­sa­je. Porque el epi­so­dio no de­ja de ser un pro­ce­du­ral con sub­tex­to po­lí­ti­co con un pa­ra­tex­to de ins­ti­tu­to. No «de ins­ti­tu­to» co­mo in­sul­to, sino li­te­ral­men­te de ins­ti­tu­to: a lo que ha­ce re­fe­ren­cia de for­ma cons­tan­te el epi­so­dio es al clá­si­co ca­so del chi­co im­po­pu­lar, pe­ro bri­llan­te, que su­fre por el bull­ying y de­ci­de ven­gar­se de for­ma ab­so­lu­ta­men­te des­pro­por­cio­na­da de quie­nes le hi­cie­ron eso. Salvo que aquí el chi­co im­po­pu­lar, le­jos de co­ger dos uzis y liar­se a ti­ros, tie­ne mi­llo­nes de abe­jas ro­bó­ti­cas con las cua­les em­pren­der su tra­ba­jo su­cio.

Abejas ro­bó­ti­cas crea­das por el go­bierno. Una ma­ra­bun­ta de cá­ma­ras crea­das con el pro­pó­si­to de vi­gi­lar que «na­die co­me­ta ac­tos te­rro­ris­tas», pe­ro que, co­mo en el ca­so de las cá­ma­ras en los co­le­gios, no só­lo no im­pi­den los ti­ro­teos, sino que de­jan im­pu­nes in­fi­ni­dad de pe­que­ños ca­sos por­que «no son una ame­na­za pa­ra la es­ta­bi­li­dad del país». O del co­le­gio.

A par­tir de ahí es fá­cil se­guir des­hi­la­chan­do re­fe­ren­cias. Desde las más ob­vias, co­mo Unabomber, has­ta los con­cep­tos más abs­trac­tos, co­mo la im­po­si­bi­li­dad de la exis­ten­cia de cual­quier for­ma bi­na­ria en tan­to es una ca­te­go­ri­za­ción in­tere­sa­da. Pero no va­mos a sa­car aho­ra a Foucault a pa­sear por el ar­tícu­lo. No cuan­do ya lo he­mos he­cho de for­ma (po­co) so­te­rra­da. Porque en es­te ca­so, co­mo en tan­tos otros, par­te del en­can­to es des­cu­brir­nos re­fle­ja­dos en esa pan­ta­lla ne­gra que nos da la peor ima­gen de no­so­tros mis­mos. Esa que nos ne­ga­mos a ver, pe­ro tam­bién tie­ne nues­tro ros­tro.

One thought on “Black Mirror en su propio reflejo (VI). «Hated in the Nation», sodomizados por los binarismos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *