Tag Archives: Música

The Sky Was Pink

es la Estación Nuestra de la Humillación

null

Situar el pun­to exac­to don­de aca­ba la jus­ti­cia y co­mien­za la ven­gan­za es un de­ba­te de tan sen­ci­lla so­lu­ción que, ca­si por ne­ce­si­dad, pa­re­ce es­con­der al­gu­na tram­pa tras de sí. En el es­ta­do de na­tu­ra­le­za no hay dis­tin­ción al­gu­na en­tre ellas en tan­to do­mi­na­rá siem­pre el más fuer­te pe­ro en una so­cie­dad de de­re­cho se pre­su­po­ne a la jus­ti­cia el ca­rác­ter des­per­so­na­li­za­do del de­re­cho mien­tras la ven­gan­za es el ca­rác­ter pa­sio­nal de los im­pli­ca­dos. Nuestro de­ber no es só­lo po­ner­lo en du­da, sino tam­bién ex­po­ner es­ta du­da de la for­ma más cla­ri­vi­den­te po­si­ble co­mo ha­ce Tetsuya Nakashima en la me­jor pe­lí­cu­la de lo que lle­va­mos de año, Confessions.

Yuko Moriguchi es una pro­fe­so­ra de ins­ti­tu­to que anun­cia su di­mi­sión al co­mien­zo de una de sus cla­ses. Sus jó­ve­nes alum­nos, lle­nos de jú­bi­lo, no tar­da­rán en con­te­ner su fe­li­ci­dad cuan­do es­ta co­mien­ce a con­tar­les es­truc­tu­ra­da­men­te, ca­si co­mo si de una cla­se se tra­ta­ra, to­do lo ocu­rri­do des­de ha­ce unos me­ses en su vi­da pa­ra to­mar es­ta de­ci­sión. Y en la de otras per­so­nas. Pronto des­ple­ga­rá sus car­tas mos­trán­do­nos que la de­pre­sión su­fri­da por la muer­te de su hi­ja le im­pi­de so­bre­lle­var la si­tua­ción, es­pe­cial­men­te des­pués de des­cu­brir que Estudiante A y Estudiante B de su cla­se fue­ron los que la ase­si­na­ron. Entonces no du­da­rá ni un se­gun­do en de­cla­rar­les su in­ten­ción de ven­gan­za ya que, al te­ner só­lo 12 años, la ley no po­dría ha­cer na­da con ellos más allá de una in­su­fi­cien­te re­pri­men­da por su com­por­ta­mien­to; su in­ten­ción ya cum­pli­da de mez­clar la san­gre in­fec­ta­da de VIH de su ma­ri­do muer­to en la le­che que esa mis­ma ma­ña­na to­ma­ron en cla­se. Aunque só­lo es­te frag­men­to po­dría ha­ber si­do un ex­ce­len­te cor­to­me­tra­je en ver­dad no es­ta­mos más que an­te el pre­lu­dio, el co­mien­zo pa­ra la au­tén­ti­ca pe­lí­cu­la: la su­ce­sión de con­fe­sio­nes don­de ca­da uno de los im­pli­ca­dos irán dan­do su par­ti­cu­lar vi­sión de lo ocu­rri­do en el trans­cur­so del tiem­po. Hasta la ven­gan­za fi­nal.

Continue reading