trash se escribe con cursiva rosa

null

Incluso los me­nos pues­tos en la cul­tu­ra pop más tee­na­ger del lu­gar co­no­ce­rán la inefa­ble se­rie de los 90’s Sabrina: Cosas de Bruja. Menos de us­te­des sa­brán que en reali­dad era una adap­ta­ción de unos hó­rri­da­men­te fas­ci­nan­tes del se­llo Archie. Pero no ve­ni­mos aquí a ha­blar­les de la se­rie en­te­ra (eso lo de­ja­mos pa­ra otro día) sino pa­ra cen­trar­nos en el nú­me­ro 58 de la se­rie.

A Sabrina de re­pen­te le en­can­tan los man­gas ya que se han pues­to de mo­da y, co­mo to­dos sa­be­mos ya, co­mo bue­na ado­les­cen­te im­bé­cil tie­ne que ha­cer­se fan de cuan­to se pon­ga de mo­da. Así por un ca­pri­cho su­yo aca­ba lan­zan­do un he­chi­zo que con­vier­te la reali­dad a una es­té­ti­ca co­mo si se tra­ta­ra de una es­pe­cie de man­ga shō­jo. Si bien en un as­pec­to ar­gu­men­tal no po­de­mos es­pe­rar más que el so­co­rri­do pe­ro cho­rras he­chi­zo que sa­le mal y que so­lu­cio­na Sabrina pa­san­do mu­cha ver­güen­za pe­ro apren­dien­do la im­por­tan­cia de un va­lor mo­ral, en el as­pec­to for­mal si apor­ta al­go nue­vo. El es­ti­lo mar­ca­da­men­te man­ga del tra­zo le da un cier­to cam­bio al per­so­na­je sien­to jus­to es­to lo que ne­ce­si­ta­ba: con­ver­tir­se en un ar­que­tí­pi­co shō­jo tam­bién en lo for­mal. Todo es­to es po­si­ble gra­cias a Tania del Río, que fue ade­más ele­gi­da pa­ra el Rising Stars of Manga de TOKYOPOP, que con­si­gue cam­biar al per­so­na­je a una di­men­sión más pro­pi­cia. Al me­nos a pe­sar de que su tra­zo sea irre­gu­lar y, ge­ne­ral­men­te, bas­tan­te feo en la li­nea de la tra­di­ción ame­ri­man­ga. El pro­ble­ma, o pre­ci­sa­men­te su vir­tud, es que si­gue sien­do exac­ta­men­te lo mis­mo de siem­pre, una imi­ta­ción ran­cia en for­ma­to epi­só­di­co de una mez­cla en­tre Doraemon y cual­quier shō­jo que po­da­mos es­co­ger alea­to­ria­men­te de su es­ta­ble­ci­mien­to es­pe­cia­li­za­do fa­vo­ri­to.

Pero no nos de­je­mos lle­var al en­ga­ño, si us­te­des dis­fru­tan con el in­sul­so im­bé­cil de Nobita y sien­ten cier­ta fas­ci­na­ción por hor­te­ra­das del ca­li­bre de Marmalade Boy, se­rie ex­qui­si­ta don­de las ha­ya por otra par­te, y re­nie­gan de Sabrina se es­tán per­dien­do un gran­dí­si­mo amor cul­pa­ble. Y na­da me­jor pa­ra em­pe­zar que es­te san­gran­te cam­bio ha­cia las li­des del ame­ri­man­ga más pú­tri­do. El amor se es­con­de en los in­te­rreg­nos del trash más ro­sa.

3 thoughts on “trash se escribe con cursiva rosa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *