en el amarillo resalta mejor el rojo de tu sangre

null

Nada co­mo el te­rror des­de el dis­tan­cia­mien­to iró­ni­co, pro­ba­ble­men­te des­de la es­tul­ti­cia, de un enaje­na­do co­mo cual­quie­ra de los miem­bros de la fa­mi­lia Simpson pa­ra en­ten­der el sen­ti­mien­to de Halloween. Y es que ya des­de el prin­ci­pio es­te Tree House of Horror XX se si­túa co­mo un must ha­ve de la fa­mi­lia ama­ri­lla. Ya des­de la se­cuen­cia de aper­tu­ra te­ne­mos el de­li­rio de Drácula, Frankenstein, la Momia y el Hombre Lobo ne­ce­si­tan­do dis­fra­zar­se pa­ra po­der ce­le­brar una fes­ti­vi­dad que les es pro­pia, ya que se con­si­de­ra des­fa­sa­do el dis­fra­zar­se, el ser, un mons­truo clá­si­co. Así la fes­ti­vi­dad co­mo pan­to­mi­ma se sal­da con un Drácula Iron Man sien­do apa­lea­do por su mu­jer por co­que­tear con otras. Una per­fec­ta en­tra­da que re­su­me la opi­nión que hay en es­ta ca­sa so­bre el dis­fra­zar­se de ele­men­tos de la cul­tu­ra po­pu­lar más ma­ni­da en Halloween: una con­tun­den­te pa­li­za al su­so­di­cho por­ta­dor de tal dis­fraz.

Empezando ya con el ca­pí­tu­lo pro­pia­men­te di­cho nos en­con­tra­mos un pri­mer frag­men­to, pro­ba­ble­men­te el más ins­pi­ra­do, en Dial «M» For Murder (Dial «#» to Return to Main Menu) En él Lisa se ca­brea con la se­ño­ri­ta Hoover por ele­gir a uno de sus des­ce­re­bra­dos com­pa­ñe­ros pa­ra una com­pe­ti­ción de or­to­gra­fía y aca­ba ha­cien­do un criss‐cross con su her­mano; ella aca­ba­rá con la se­ño­ri­ta Krabappel y él con la se­ño­ri­ta Hoover. Pero pron­to in­tui­mos don­de es­ta­rá el tru­co, mien­tras Lisa so­lo le gas­ta una bro­ma in­fan­til a su ob­je­ti­vo, Bart ase­si­na y de­ca­pi­ta al su­yo em­pe­zan­do así el te­rror ho­mi­ci­da que vi­vi­rá la po­bre hi­ja me­dia­na de la fa­mi­lia. Con una ins­pi­ra­ción na­da ve­la­da por las pe­lí­cu­las de Hitchcock nos pre­sen­ta una in­tere­san­te es­té­ti­ca en tono de gri­ses que le da un cier­to es­ti­lo dis­tin­gui­do y atem­po­ral. Y es que aquí to­do son re­fe­ren­cias al es­ti­lo del oron­do di­rec­tor con gi­ros con­ti­nuos, la vic­ti­ma inocen­te pre­sa de un pac­to ma­lé­vo­lo y, por su­pues­to, un ines­pe­ra­do pe­ro sa­tis­fac­to­ria­men­te agri­dul­ce fi­nal don­de el bien ga­na una vez más… a me­dias. Aun con la in­ne­ce­sa­ria apa­ri­ción sim­pso­nia­na del pro­pio di­rec­tor es al­go que se le de­be per­do­na por el mag­ní­fi­co uso fi­nal del ca­rru­sel del pa­tio del co­le­gio co­mo eli­mi­na­dor de ca­dá­ve­res al más pu­ro es­ti­lo slaps­tick.

La sa­li­da de una nue­va krusty­bur­gue­sa siem­pre es una bue­na no­ti­cia aun­que es­ta es­té ori­gi­na­da en el he­cho de tri­tu­rar va­cas pa­ra dár­se­la de co­mer a otras va­cas pa­ra ha­cer una va­ca al cua­dra­do. Claro que en Don’t Have a Cow, Mankind al­go tan obs­ce­na­men­te sa­crí­le­go y bru­tal so­lo pue­de te­ner una po­si­ble con­se­cuen­cia, una epi­de­mia zom­bie. El frag­men­to me­nos ins­pi­ra­do de to­do el ca­pí­tu­lo sin lu­gar a du­das nos da una suer­te de re­mien­do de 28 Días Después con un fi­nal ba­sa­do en un chis­te que ro­za lo sim­ple y lla­na­men­te pa­té­ti­co. Entre me­dias te­ne­mos unas bue­nas do­sis de zom­bies y al­gún que otro chis­te co­mo Dios man­da, pe­ro na­da fun­cio­na co­mo de­be­ría fun­cio­nar. Incluso la ani­ma­ción se re­sien­te con al­gu­nas elec­cio­nes es­té­ti­ca in­com­pren­si­bles don­de a los muy po­co ins­pi­ra­dos chis­tes no acom­pa­ñan ni una mí­ni­ma ca­li­dad que pue­da dar cier­to em­pa­que al des­lu­ci­do con­jun­to. Un frag­men­to pres­cin­di­ble que, sin du­da, arrui­na un tan­to el muy digno ni­vel de los otros dos frag­men­tos del epi­so­dio.

Para aca­bar ire­mos a pre­sen­ciar un mu­si­cal de Broadway pro­ta­go­ni­za­do por nues­tros ami­gos ama­ri­llos en el in­ge­nio­so There’s No Business Like Moe Business. El eter­na­men­te so­lo Moe se la­men­ta de la im­po­si­bi­li­dad de te­ner ja­más una mu­jer a la que ¿amar? Por su­pues­to, la muer­te ac­ci­den­tal de Homer al caer so­bre su ma­qui­na de des­ti­lar cer­ve­za le da una opor­tu­ni­dad de in­ten­tar se­du­cir a Marge me­dian­te men­ti­ras so­bre lo que ocu­rrió ver­da­de­ra­men­te con su ami­go. Su plan pa­ra con­quis­tar­la se­rá dar­le la cer­ve­za con­ta­mi­na­da con la san­gre de su ami­go, que ad­quie­re los sín­to­mas «de la ver­da­de­ra amis­tad, co­mo el cá­li­do abra­zo de un buen ami­go» en una ori­gi­nal y ex­cep­cio­nal­men­te di­ver­ti­da ver­sión de Sweeney Todd. La otra de sus ar­ti­ma­ñas se­rá de­cir que Homer la aban­do­nó ya que se vol­vió gay y de­ci­dió que que­ría pro­bar a to­dos los hom­bres del mun­do en sus apre­ta­das y gra­so­sas car­nes. Al fi­nal el amor triun­fa y el aho­ra mons­truo­so Homer, mi­tad ma­qui­na de cer­ve­za mi­tad hom­bre, ma­ta a Moe y vuel­ve con su ama­da es­po­sa. Pero si es­te ca­pí­tu­lo es digno de ser re­cor­da­do es co­mo apro­ve­chan to­dos los ele­men­tos del tea­tro pa­ra crear gags ve­ro­sí­mi­les y com­ple­ta­men­te idio­tas. Un mu­ñe­co de tra­po de Moe lan­za­do por los ai­res pa­ra si­mu­lar su ase­si­na­to o el pe­que­ño pro­ble­ma de és­te mis­mo con los fo­cos al echar­se a vo­lar por el efec­to del amor son so­lo un par de los su­rrea­les ejem­plos que se po­drían po­ner de es­te des­ter­ni­llan­te frag­men­to. Añadan a es­to la in­ter­ac­ción en el pú­bli­co de al­guno de los ve­ci­nos de Springfield y ten­drán la so­pa de cul­ti­vo de una su­rrea­lis­ta pe­ro di­ver­ti­dí­si­ma fun­ción.

Los ago­re­ros de­cían que Los Simpson es­tán ya muer­tos y qui­zás sí, así es, son zom­bies que nos pro­pi­nan una di­ver­sión que tar­da­rá en con­ver­tir­se en pú­tri­dos clá­si­cos pe­ro no im­por­ta que es­tos zom­bies co­rran, aca­ba­rán sien­do clá­si­cos co­mo sus tam­ba­lean­tes an­te­pa­sa­dos. Nunca te­mas a un ama­ri­llo de cua­tro de­dos, so­lo da­le otra opor­tu­ni­dad de per­tur­bar­te y de ha­cer­te reír.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *