F。ur Wa(ll)「s」. About Burial(s) and Massive Attack(s)

null

Hipöstάsis Ä®àkî

01*

In li­ne last night held the light
Down to sa­ve me from pain, hap­pi­ness can lie
Remembering our lost ho­me (our lost way)

Four Walls, de Massive Attack Vs. Burial

Conocer los lí­mi­tes de la ex­pe­rien­cia ocul­tos más allá del co­no­ci­mien­to in­me­dia­to, las cir­cuns­tan­cias ge­ne­ra­les por las cua­les ocu­rren las co­sas, es al­go que es­tá ve­da­do al ser hu­mano; co­no­ce­mos las si­tua­cio­nes co­mo nos son da­das, pe­ro nos re­sul­ta im­po­si­ble reac­cio­nar se­gún la ma­ra­ña de ac­cio­nes y con­trac­cio­nes que las for­man. Somos es­cla­vos de las cir­cuns­tan­cias. Conocer las in­ten­cio­nes de aque­llos in­vo­lu­cra­dos en una ac­ción de la cual no dis­po­ne­mos in­for­ma­ción pre­via es im­po­si­ble, o si la dis­po­ne­mos co­no­cer si no ocu­rri­rá un even­to es­ta­dís­ti­ca­men­te im­pro­ba­ble que nos lle­ve de ca­be­za ha­cia la in­cer­ti­dum­bre es de­ma­sia­do po­si­ble: se­gún nues­tra ex­pe­rien­cia, to­da elec­ción es siem­pre la más ra­cio­nal en el mo­men­to en que ha si­do to­ma­da; o tem­po: exis­te un mar­gen de fa­llo da­do por la im­po­si­bi­li­dad de co­no­cer to­do acon­te­ci­mien­to ocu­rri­do en la no­che del mun­do.

Four Walls nos trans­mi­te esa sen­sa­ción de des­am­pa­ro an­te una se­rie de elec­cio­nes mal plan­tea­das, só­lo vis­tas en pers­pec­ti­va co­mo tal, a tra­vés de su mu­si­ca­li­dad: los si­len­cios, el down­tem­po y las di­so­nan­cias ar­mó­ni­cas trans­mi­ten el de­rrum­ba­mien­to de una vo­lun­tad más allá del lí­mi­te de lo co­no­ci­do. A tra­vés de la can­ción pa­sea­mos por las ca­lles os­cu­ras, re­ple­tas de óxi­do, de aquel de­ma­sia­do ocu­pa­da en no per­mi­tir que le den ca­za sus re­cuer­dos. Después de un ata­que ma­si­vo, no que­da na­da; lo que acon­te­ce aquí son los pa­sos so­li­ta­rios de un al­ma en pe­na que in­ten­ta lle­gar has­ta al­gu­na par­te que ya no exis­te, por­que se vo­la­ti­li­zo con el mun­do que has­ta en­ton­ces co­no­cía. No que­da na­da des­pués del en­tie­rro de la vo­lun­tad. Por eso nos trans­mi­te esa cul­pa ex­tra­ña que só­lo ocu­rre en aque­llos que se fla­ge­lan por las de­ci­sio­nes to­ma­das que no po­drían no ha­ber to­ma­do, por­que en­ton­ces era ló­gi­co ha­ber­las asu­mi­do. Si bien lo que pa­re­cía desea­ble pu­do ser una ma­la idea, sal­vo que ha­ble­mos de la per­di­da de las ca­pa­ci­da­des in­te­lec­ti­vas, nun­ca es una cir­cuns­tan­cia de la cual po­da­mos ex­traer una cul­pa que se sus­trai­ga de nues­tra pro­pia in­ten­ción.

¿Qué que­da tras la cul­pa que va­cía el co­ra­zón? Nada, sal­vo la po­si­bi­li­dad de re­cons­truir el mun­do ba­jo nues­tros pies. Por eso el fi­nal de la can­ción pa­re­ce una puer­ta de en­tra­da ha­cia otro lu­gar, ha­cia un cla­ro de luz en­tre los ho­rro­res que ha­bi­tan en­tre las som­bras: des­pués de la no­che, el ama­ne­cer. Un ama­ne­cer som­brío, lleno de vi­da, que que­ma los ojos y re­sul­ta di­fí­cil de so­por­tar. Todo re­na­cer, to­do ama­ne­cer, es siem­pre una trans­for­ma­ción que nos lle­va más allá de las cua­tro pa­re­des que ha­bi­ta­mos; una vez he­mos su­fri­do por la in­com­pren­sión de nues­tro pro­pio des­tino, vol­ve­mos con es­pí­ri­tu re­no­va­do pa­ra apro­piar­nos del sino has­ta el mo­men­to hui­do. Quizás no sin error, qui­zás no sin vol­ver a la de­ses­pe­ra­ción del caos, pe­ro sí con cier­tas coor­de­na­das de co­mo sa­lir de él.

Aceptar que no po­día­mos ha­ber pla­nea­do el fra­ca­so, que lo que creía­mos que se­ría un pa­so ha­cia la lu­ci­dez só­lo era un pa­so ha­cia la de­fe­nes­tra­ción, es la úni­ca ma­ne­ra de sa­lir del som­brío cam­po del te­rror pa­ra re‐encontrarse con la po­si­bi­li­dad de la vi­da. Tan sen­ci­llo, tan com­ple­jo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *