los ojos del álma ven más allá de los sentidos

null

Una de las as­pi­ra­cio­nes más co­mu­nes y le­gi­ti­mas de to­do ser hu­mano es el de la in­mor­ta­li­dad. Todo hom­bre se es­cu­da tras la re­li­gión, el eso­te­ris­mo o la cien­cia en un qui­zás vano in­ten­to de po­der per­pe­tuar­se con res­pec­to al in­fi­ni­to; y eso es­tá bien. Pero al­gu­nos en vez de ele­gir la in­mor­ta­li­dad bus­can una más pe­ren­to­ria, aun­que in­clu­so ab­sur­da, in­tem­po­ra­li­dad del ser y aquí Thurston Moore la al­can­za en Psychic Hearts.

Sin aban­do­nar en nin­gún mo­men­to to­do aque­llo que de­fi­ne el ya clá­si­co so­ni­do Sonic Youth ve­mos co­mo Moore se aden­tra en los con­fi­nes más pro­fun­dos de la psy­cho­de­lia hip­pie ali­vián­do­la de to­do po­si­ble pe­so téc­ni­co has­ta des­nu­dar­la co­mo adorno com­po­si­ti­vo. Por es­to mis­mo el dis­co sue­na in­ter­mi­ten­te, cam­bian­te, pe­ro con una ba­se co­mún; aun­que pue­da ir va­rian­do des­de el in­die rock de los se­gun­dos Sonic Youth has­ta los de­va­neos más noi­se que ten­drían con Yamantaka Eye to­do sue­na uni­for­me por una li­ge­ra ca­pa psy­cho­dé­li­ca. Quien bus­que aquí al­gu­na cla­se de ori­gi­na­li­dad no po­drá dis­fru­tar del dis­co, aquí só­lo hay un ejer­ci­cio de cons­truc­ción me­tó­di­ca de unas for­ma­cio­nes fe­ti­chis­tas que en con­jun­to con­for­man un to­do uni­for­me. Quizás cons­cien­te de la im­po­si­bi­li­dad de su­pe­rar el so­ni­do de su pro­pio gru­po él se des­pla­za a un la­do dan­do to­do el pe­so dra­má­ti­co a las mí­ni­mas pin­ce­la­das de LSD en la mú­si­ca; en la im­po­si­bi­li­dad de cer­cio­rar­se de la in­mor­ta­li­dad de su obra cons­ti­tu­ye al­go tan an­ti­guo y mo­no­lí­ti­co de­fi­nién­do­la den­tro de sí que la ha­ga re­co­no­ci­ble en to­do tiem­po pasado‐futuro.

Existen obras con unas re­so­nan­cias tan fuer­tes, con unos com­po­nen­tes tan car­ga­dos de sim­bo­lis­mo, que es im­po­si­ble no re­co­no­cer al ins­tan­te esa po­ten­cia tras de sí. Este es el ca­so de Psychic Hearts un dis­co tan bru­tal­men­te sin­ce­ro que des­de su mis­mo tí­tu­lo nos ex­pli­ci­ta sus in­ten­cio­nes; mues­tra con or­gu­llo aque­llo sin lo que no se­ría na­da y otros tra­ta­rían de ocul­tar. Y su be­lle­za es la del fe­ti­che que aun per­di­do en el tiem­po si­gue cau­san­do es­tu­por en aque­llos que lo ven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *