Animadoras, muertos vivientes, tupés y ataúdes: «Return of the Loving Dead» de Nekromantix

null

Para nues­tra pri­me­ra co­la­bo­ra­ción de Halloween he­mos pe­di­do a Xabier Cortés, alias Dulcemorgue, al cual qui­zás co­noz­cáis por ser com­pa­ñe­ro de fa­ti­gas en el blog de crí­ti­ca mu­si­cal Studio Suicide, que es­cri­ba de aque­llo que con tan­to ar­te do­mi­na: la mú­si­ca. Para la oca­sión nos ha­bla de Nekromantix; só­lo un apun­te más an­tes de de­ja­ros con la crí­ti­ca: hoy es su cum­plea­ños, ¡no ol­vi­déis fe­li­ci­tar­le!

Un error con el que, de vez en cuan­do, nos to­ca li­diar es con­si­de­rar al psy­cho­billy co­mo so­la­men­te una sen­ci­lla y su­per­fi­cial unión, un lu­gar co­mún en el que el punk bri­tá­ni­co de los 70’s y el roc­ka­billy ame­ri­cano se en­cuen­tran y se ex­plo­ran mu­tua­men­te. El psy­cho­billy no se li­mi­ta a con­ver­tir­se en una suer­te de Doctor Frankenstein, en­he­brar sus úti­les de cos­tu­ra pa­ra unir ele­men­tos pro­pios de, pon­ga­mos, The Clash con gui­ños y cli­chés del mis­mí­si­mo Elvis. Va mu­cho más allá, se adue­ña de los ele­men­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de uni­ver­so de las pe­lí­cu­las de te­rror, ha­ce su­yos los per­so­na­jes ar­que­tí­pi­cos de las ima­gi­na­ria de la Hammer —con una es­pe­cial ob­se­sión por los muer­tos vi­vien­tes— y los si­túa, por ejem­plo, en pleno ins­ti­tu­to usa­me­ri­cano 50’s siem­pre des­de un pris­ma des­qui­cia­do y obs­ceno pe­ro con un in­ten­so tono de­sen­fa­da­do que no ha­ce sino re­for­zar el ca­rác­ter mar­ca­da­men­te hu­mo­rís­ti­co pe­ro té­tri­co de sus ba­ses. Por otra par­te, el psy­cho­billy, un en­te al que po­dría­mos aco­tar co­mo un mo­vi­mien­to ge­nui­na­men­te nor­te­ame­ri­cano, por ser los ca­li­for­nia­nos The Cramps pio­ne­ros, y de­li­be­ra­da­men­te bri­tish, por aque­llo de la cer­ca­nía con sus re­fe­ren­tes —y los Demented Are Go y The Meteors— ha en­con­tra­do en un país tan exó­ti­co co­mo Dinamarca a uno de sus ma­yo­res y más va­lio­sos re­fe­ren­tes: Nekromantix.

Nos bas­ta con es­cu­char los pri­me­ros se­gun­dos de Nice Day For Resurrection, tra­lla­zo que abre Return Of The Loving Dead, pa­ra aden­trar­nos en los sór­di­dos mun­dos en los que es Halloween to­dos los días y en los que ex­tra­ños ghouls, pin‐ups fa­ta­les, mon­jas de­mo­nía­cas em­bu­ti­das en su­ge­ren­tes ves­ti­dos de lá­tex y una or­gía de muer­tos vi­vien­tes nos acom­pa­ña­rán a lo lar­go de tre­ce —co­mo no— him­nos psy­cho­billy. Hits psi­có­ti­cos e in­cen­dia­rios co­mo nun­ca, es­te trío da­nés es un cla­ro ejem­plo de lo que es y re­pre­sen­ta un po­wer trío y có­mo tie­ne que ser un po­wer trío: de­vas­ta­dor. Con una gui­ta­rra que ha­ría son­reír de sa­tis­fac­ción al mis­mí­si­mo Johnny Thunders y que tan pron­to se lan­zan en una vo­rá­gi­ne punk rock des­qui­cia­da y sin con­trol, Gargoyles Over Copenhagen, co­mo nos sor­pren­den con vo­lup­tuo­sos pa­sa­jes con tan­to swing —co­mo su­ce­de en Subcultural Girl— que se­ría ab­sur­do in­ten­tar si­quie­ra des­cri­bir­los. Evidentemente to­do es­te des­plie­gue en la gui­ta­rra no ten­dría sen­ti­do si el con­tra­ba­jo de Kim Nekroman no sos­tu­vie­ra to­do el an­da­mia­je de Nekromantix con su rit­mo fre­né­ti­co y cons­tan­te. Sobre es­ta só­li­da y au­tén­ti­ca ba­se psy­cho­billy Kim Nekroman nos va na­rran­do sór­di­das his­to­rias de ase­si­nos, mons­truos y de­más se­res con un acer­ta­do es­pí­ri­tu pulp y un hi­rien­te hu­mor ne­gro.

Halloween y su ca­rác­ter fes­ti­vo siem­pre si­nies­tro es el mar­co per­fec­to pa­ra de­jar que Nekromantix y su Return Of The Loving Dead ame­ni­ce la ve­la­da noc­tur­na de tru­co, tra­to, dis­fra­ces de du­do­sa pro­ce­den­cia y bre­ba­jes al­cohó­li­cos de in­cier­ta sa­lu­bri­dad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *