el amor es una flor regada con sangre

null

Como ya he­mos pre­sen­cia­do la per­di­da del amor pue­de con­ver­tir a los hom­bres bue­nos en bes­tias se­dien­tas de san­gre. Esto nos pro­pu­so tan­to Bram Stoker co­mo Francis Ford Coppola en su vi­sión de Drácula co­mo fi­gu­ra trá­gi­ca do­mi­na­da por la per­di­da que le arro­jó ha­cia la lo­cu­ra. Y es­te có­mic es una adap­ta­ción fiel de es­ta tris­te his­to­ria.

Todo co­mien­za cuan­do sor­pre­si­va­men­te Jonathan Harker, un sim­ple ofi­ci­nis­ta, es en­via­do a los Cárpatos pa­ra acu­dir al ma­jes­tuo­so cas­ti­llo del des­co­no­ci­do Conde Drácula ya que es­te ha­bía ad­qui­ri­do unos vi­vien­das en Londres y de­bía fir­mar los con­tra­tos. Una vez allí tie­ne que que­dar­se un tiem­po has­ta de­jar to­dos los pa­pe­les en re­gla y en­cuen­tra que su an­fi­trión es ca­da vez más ex­tra­ño y hu­ra­ño. Todos co­no­ce­mos la his­to­ria ya que el có­mic nos cuen­ta, li­te­ral­men­te, to­do lo que ocu­rre en la pe­lí­cu­la pa­so por pa­so. Pero si no des­ta­ca en el guión, tam­po­co lo ha­ce en lo vi­sual pues tie­ne un tra­zo bas­tan­te irre­gu­lar y no muy vis­to­so. Ahora bien, don­de real­men­te ga­na es­te có­mic es co­mo un me­ro com­ple­men­to a la pe­lí­cu­la ya que to­do el sim­bo­lis­mo con el que car­ga la pe­lí­cu­la se ve aun am­pli­fi­ca­do en el có­mic. Cada es­ce­na pa­re­ce te­ner al­go nue­vo que con­tar­nos, al­gún pe­que­ño re­cón­di­to es­con­di­do que que­da­ba sin pro­nun­ciar. Sí, si­gue sien­do una his­to­ria de amor pe­ro es­ta vez lo ha­ce gui­ñán­do­nos el ojo, es­pe­ran­do que vea­mos más allá, que en­ten­da­mos lo que ya sa­bía­mos por la pe­lí­cu­la en un agra­da­ble ejer­ci­cio re­fe­ren­cial. Así, aun sin gran­des as­pa­vien­tos ni mé­ri­tos, con­si­gue ser un có­mic digno que ha­rá las de­li­cias de los fans y trae­rá por la ca­lle de la amar­gu­ra a sus de­trac­to­res.

A ve­ces con­tar la mis­ma his­to­ria des­de otro me­dio es su­fi­cien­te pa­ra con­se­guir un efec­to lo su­fi­cien­te­men­te nue­vo co­mo pa­ra sor­pren­der gus­to­sa­men­te. El amor es una flor de­li­ca­da que hay que re­gar y mi­mar ca­da día, por eso el tra­ba­jo de ser fan es du­ro, pues ese amor no se cui­da so­lo. Por amor lee­mos la mis­ma his­to­ria con­ta­do dos ve­ces.

One thought on “el amor es una flor regada con sangre”

  1. Oh, oh, sa­bes lo fan que soy de la pe­lí­cu­la (re­cien­te­men­te leí un li­bro so­bre ella <3), así que ten­dré que bus­car es­to.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *