Ironía∼Fascinación. Sobre «Otaku no Video» de Takeshi Mori

null

Aunque ten­ga ma­la pre­sen­ta en nues­tro tiem­po, no exis­te na­da ne­ga­ti­vo en la iro­nía que le ven­ga de for­ma in­na­ta. En tan­to he­rra­mien­ta, uten­si­lio del len­gua­je que uti­li­za­mos pa­ra co­mu­ni­car­nos de un mo­do más efec­ti­vo, si la iro­nía es bue­na o ma­la de­pen­de­rá del uso que ha­ga­mos de ella; nin­gu­na he­rra­mien­ta es­tá car­ga­da per se en la to­ta­li­dad de sus po­si­bles ac­cio­nes, sino que de­pen­de siem­pre de quién la es­gri­me. La iro­nía pue­de ser tan­to un ar­ma de li­be­ra­ción co­mo de opre­sión. Por ello ca­re­ce de sen­ti­do con­de­nar la iro­nía de pleno, co­mo si fue­ra un ac­to per­ni­cio­so por sí mis­mo, cuan­do pue­de ser tam­bién una he­rra­mien­ta efec­ti­va pa­ra la eman­ci­pa­ción de los opri­mi­dos.

En Gainax siem­pre han he­cho buen uso de la iro­nía. Además de sa­ber reír­se de su ten­den­cia a los «fi­na­les Gainax» —caó­ti­cos fi­na­les abier­tos con po­ca o nin­gu­na ex­pli­ca­ción, de­jan­do to­do a la in­ter­pre­ta­ción del es­pec­ta­dor — , cuan­do han mi­ra­do ha­cia su interior-exterior, ha­cia el mun­do ota­ku, no han te­ni­do nin­gún pro­ble­ma en re­la­ti­vi­zar su im­por­tan­cia del mis­mo mo­do. En Otaku no Video ha­cen una pa­ro­dia de lo que su­po­nía ser ota­ku en los años 80’s, pa­ro­dian­do al mis­mo tiem­po a los pro­pios fun­da­do­res del es­tu­dio. Por el ca­mino, co­mo no po­día ser de otro mo­do, po­nen el fo­co en to­dos los pre­jui­cios que la so­cie­dad de la épo­ca te­nía por cual­quie­ra in­tere­sa­do por la ani­ma­ción, el man­ga o los vi­deo­jue­gos; el ejem­plo más cla­ro es el pro­pio mo­tor de la pe­lí­cu­la: mien­tras el pro­ta­go­nis­ta es afi­cio­na­do al te­nis nos lo pre­sen­tan co­mo un chi­co po­pu­lar e in­tere­san­te, pe­ro cuan­do se afi­cio­na al ani­me es au­to­má­ti­ca­men­te ex­clui­do por su en­torno a pe­sar de ser la mis­ma per­so­na. Ironía, en­ton­ces, in­clu­so des­de su plano na­rra­ti­vo.

null

Todo tra­ta, en úl­ti­mo tér­mino, so­bre la ob­se­sión. Obsesión que en el ota­ku, a ojos de Takeshi Mori, es siem­pre au­to­cons­cien­te, mo­ti­vo de iro­ni­za­ción de los es­te­reo­ti­pos. Las cons­tan­tes con­tra­dic­cio­nes, ab­sur­dos o si­tua­cio­nes lí­mi­te en las cua­les va co­lo­can­do a los per­so­na­jes —es­pe­cial­men­te en las par­tes de ima­gen real, don­de des­gra­nan ci­fras es­ta­dís­ti­cas al res­pec­to de su co­mu­ni­dad a tra­vés de fal­sos tes­ti­mo­nios— sir­ven pa­ra dar una ima­gen de ellos co­mo en­ti­da­des ex­tre­ma­da­men­te ob­se­si­vas, en­fer­mi­zas, in­ca­pa­ces de con­ci­liar la vi­da co­ti­dia­na con el con­su­mo ma­si­vo del ma­te­rial de su in­te­rés. El ges­to iró­ni­co re­sul­ta cla­ro. Desde los hom­bres que dan tes­ti­mo­nio que pi­den que su iden­ti­dad que­de ocul­ta pa­ra no ser des­cu­bier­tos co­mo ota­kus has­ta los que di­rec­ta­men­te hu­yen de las cá­ma­ras, co­mo si fue­ran en­ti­da­des sub­te­rrá­neas que vi­ven aje­nos a la so­cie­dad hu­ma­na —lo cual es, iró­ni­ca­men­te, la ima­gen que tie­ne el co­mún de los mor­ta­les de cual­quie­ra que ten­ga una afi­ción o in­te­rés con­si­de­ra­do no-normal — , pa­san­do por la ob­se­sión co­mo pun­to de gi­ro dra­má­ti­co. Al fin y al ca­bo, por la ob­se­sión el pro­ta­go­nis­ta ga­na y pier­de, en di­fe­ren­tes oca­sio­nes, to­do lo que tie­ne.

¿Es po­si­ble que exis­tan ota­kus así? Existen, de he­cho. ¿Sso sig­ni­fi­ca que to­dos lo sean? En ab­so­lu­to. Lo que la gen­te «nor­mal», los no-otakus, pien­san (o pen­sa­ban) que eran ellos es lo que plas­ma la pe­lí­cu­la lle­ván­do­lo has­ta el ex­tre­mo, crean­do una di­so­nan­cia cog­ni­ti­va pro­pia de la iro­nía: es­tá lle­va­do has­ta tal pun­to ri­dícu­lo que es evi­den­te que no pue­de ser real. No pue­de exis­tir una gran ma­sa de gen­te así, por más que la so­cie­dad pre­ten­da ha­cer ver que sí.

null

Otaku no Video es, al mis­mo tiem­po, un moc­ku­men­tary, una epo­pe­ya ota­ku pu­ra­men­te rea­lis­ta y una reivin­di­ca­ción de la ima­gi­na­ción, to­do ello en­cap­su­la­do en un ani­me de mon­ta­je de­li­cio­so —fru­to de las im­po­si­bi­li­da­des téc­ni­cas, co­mo de­ja en­tre­ver la can­ti­dad de es­ce­nas no-animadas de las que ha­ce ga­la— con la con­ju­ra­ción de los pro­pios miem­bros de Gainax ju­gan­do a pa­ro­diar­se a sí mis­mos a tra­vés de sus per­so­na­jes. Todo ello lle­va a que las dos ver­tien­tes que abre, la real y la ani­ma­da, se va­yan en­tre­la­zan­do de for­ma sor­pren­den­te, ca­si qui­jo­tes­ca, pa­ra aca­bar en una fan­ta­sía es­ca­pis­ta que no es tal: el ota­ku nun­ca en­ve­je­ce, nun­ca mue­re, por­que vi­ve en una reali­dad don­de los sue­ños to­da­vía son po­si­bles. Está por en­ci­ma de los «adul­tos» que le acu­san de un pe­ter­pa­nis­mo que no es tal, por­que es cons­cien­te de su ob­se­sión.

Se ríe de sí mis­mo por­que es un mé­to­do efec­ti­vo pa­ra ha­cer­se ver co­mo real­men­te es, por­que no tie­ne sen­ti­do de­jar en las ma­nos de los otros la pers­pec­ti­va real de aque­llo que son. Pese a to­do, Mori no ha­bla tan­to del ota­ku me­dio co­mo del ota­ku ca­paz de crear, ca­paz de so­bre­po­ner­se a to­do y en­con­trar su lu­gar en el mun­do. Nos ha­bla de sí mis­mo y de to­dos sus com­pa­ñe­ros de Gainax y, en un sen­ti­do pro­fé­ti­co, po­dría­mos de­cir tam­bién que de to­dos aque­llos que aca­ba­rían mar­chán­do­se, da­do el es­ca­so ni­vel de la em­pre­sa en los úl­ti­mos tiem­pos, pa­ra fun­dar Trigger. O lo que es lo mis­mo, ha­cen iro­nía de la iro­nía tam­bién: exis­ten los ota­kus co­mo la gen­te di­ce que son, pe­ro la ma­yo­ría son otra co­sa.

La ver­dad, en úl­ti­mo tér­mino, es­tá del la­do de los anor­ma­les. El ota­ku pue­de so­ñar con tras­cen­der, con pi­lo­tar un me­cha o con­ver­tir­se en una ma­gi­cal girl (e, in­clu­so, que­rer cam­biar el mun­do si­guien­do su ejem­plo), ¿y a la gen­te «nor­mal» que les que­da? Nada, sal­vo la des­es­pe­ran­za de un mun­do hos­til. Un mun­do hos­til que ellos mis­mos es­tán per­pe­tuan­do.

One thought on “Ironía∼Fascinación. Sobre «Otaku no Video» de Takeshi Mori”

  1. No creo que se pue­da aña­dir más, Gainax siem­pre ha he­cho pro­duc­tos que ha­blan de la cul­tu­ra ota­ku pa­ra con­su­mo de los ota­kus al mis­mo tiem­po que da un men­sa­je Anti-escapismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *