Movimientos (totales) en el arte mínimo (XIV)

null

Yûkoku
Yukio Mishima
1966

La pa­tria del hom­bre es­tá allí don­de su co­ra­zón re­si­de. Creer que amar no es un ac­to po­lí­ti­co, cuan­do se han per­se­gui­do y en­sal­za­do per­so­nas por ello, o que la po­lí­ti­ca no co­no­ce de amor al­guno, cuan­do sus ma­yo­res sa­cri­fi­cios han si­do cla­mo­ro­sos ac­tos ro­mán­ti­cos, es no ha­ber en­ten­di­do la in­trin­ca­da re­la­ción exis­ten­te en­tre am­bos as­pec­tos de la vi­da; si la po­lí­ti­ca es la or­de­na­ción de la vi­da jun­to al otro, en­ton­ces el mo­ti­vo más pró­xi­mo ha de ser, por ne­ce­si­dad, el amor.

Aunque siem­pre se sa­ca a coa­li­ción el fu­ri­bun­do fas­cis­mo de Yukio Mishima, fas­cis­mo que qui­zás no pa­sa de con­ser­va­du­ris­mo —creía en la san­ti­dad del em­pe­ra­dor y el po­der de los sa­mu­ráis; si por eso fas­cis­ta, de­be­ría ser­lo quien cre­ye­ra en la vir­gen y los al­mo­gá­va­res — , su gran in­te­rés fue el amor ro­mán­ti­co. Su úni­ca pro­duc­ción de ci­ne, Patriotismo (憂国 Yūkoku), nos de­mues­tra has­ta que pun­to es así: un jo­ven sol­da­do de una so­cie­dad se­cre­ta re­nun­cia al gol­pe de es­ta­do que aco­me­te­rán sus com­pa­ñe­ros, sui­ci­dán­do­se con su mu­jer pa­ra mar­char jun­tos ocu­rra lo que ocu­rra. Suicidio ri­tual, sep­pu­ku, si­guien­do los dic­ta­dos del bus­hi­do, que eje­cu­ta­ría del mis­mo mo­do Mishima cuan­do fra­ca­sa­ra con aquel gol­pe de es­ta­do que sa­bía ja­más triun­fa­ría; don­de en fic­ción por amor pu­do cor­tar­se la ca­be­za pa­ra aho­rrar do­lor a su mu­jer, des­pués no pu­do ha­cer­lo en ver­dad obli­gan­do a otro sol­da­do a aho­rrar­le el su­fri­mien­to. No es el sui­ci­dio un mé­to­do de fu­ga pa­ra el su­fri­mien­to en él, sino el mé­to­do a tra­vés del cual ani­dar en la po­si­bi­li­dad de un fi­nal a la al­tu­ra de aque­llo que anida en el pe­cho: un gran amor, ten­ga­mos por pa­tria a una per­so­na, una na­ción o una idea, re­quie­re no per­mi­tir que sea cap­tu­ra­do, rea­li­zar un sa­cri­fi­cio a su al­tu­ra.

Los jó­ve­nes aman­tes, her­mo­sos, se mi­ran, si­len­cio­sos, se aman, du­ran­te lar­go ra­to, pa­ra aca­bar en sui­ci­dio que es só­lo pró­lo­go, des­car­na­do, de un amor que se nos de­mues­tra en los fal­do­nes en­san­gren­ta­dos de la mu­jer or­gu­llo­sa de mo­rir so­bre el pe­cho de su amor, in­fi­ni­to. ¿Qué es el pa­trio­tis­mo? Besar la car­ne de la per­so­na ama­da has­ta su úl­ti­mo re­cón­di­to rin­cón an­tes de sa­jar­se la pro­pia ofre­cién­do­la al mun­do co­mo tri­bu­to de lo vis­to y de lo que no se res­pe­ta­rá, aun­que el mun­do es­té tan va­cío co­mo pa­ra con­si­de­rar que nin­gún sa­cri­fi­cio es de­ma­sia­do pe­que­ño co­mo pa­ra no ser con­si­de­ra­do ex­ce­si­vo. ¿Quién no desea mo­rir en los bra­zos de una gran his­to­ria, un gran ideal, un gran amor? Incluso el más mi­sán­tro­po de los hom­bres pien­sa «¿es mi úl­ti­mo ac­to uno digno pa­ra ser re­cor­da­do?».

Sacrificar una vi­da en­te­ra por un mo­men­to de amor ver­da­de­ro no es un des­per­di­cio, es el ac­to de un al­ma no­ble, en­gran­de­ci­da por la trans­cen­den­cia, cons­cien­te de que no hay pre­cio a pa­gar por tal va­lor: el del ac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de una vi­da, ex­ten­dién­do­se co­mo una ka­ta­na por la gar­gan­ta de la exis­ten­cia de aque­llo que lla­ma­mos pa­tria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *